#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Cómo se deben usar los leggings

Mucha gente está hablando del hecho de que United Airlines le prohibió a dos de sus pasajeras (que usaban el beneficio de descuento de empleadas de la aerolínea) a abordar en un avión a menos que se cambiaran sus leggings o se pusieran un vestido sobre ellos, alegando que en su reglamento se reservan ciertos códigos de vestimenta.

Sin duda, esta prenda de ropa es muy controversial, pues si bien hay mucha gente que los adora, también hay quienes los desaprueban totalmente. Yo soy del equipo que apoya los leggings siempre y cuando se usen de la forma correcta, así que me pareció que el momento era más que oportuno para hablar de las cosas que debemos -y sobre todo no debemos- hacer al portarlos.

Lo primero que hay que aclarar es que, te gusten o no, los leggings no son un sustituto de los pantalones pero tampoco son medias (lo siento United, pero eso de sugerirle a sus pasarejas que se pusieran un vestido encima para abordar estuvo igual de mal). Son una pieza más que evolucionaron de las lycras utilizadas por las bailarinas y que con toda esta nueva onda del sporty chic se ha intensificado cada vez más. Esto es importante entenderlo porque por eso tiene sus propios códigos de vestimenta que les explicaré a continuación.

A diferencia de un pantalón que puede tener distintos tipos de corte, el del legging es el mismo. No hay uno más anchito y otro más apretado; ni uno de bota angosta y otro de bota ancha. Sin embargo, esto no quiere decir que eso de “talla única” funcione. El legging sí debe venir en distintos tamaños, así que busca una marca que así los fabrique. Debe abrazar tu cuerpo de la cintura para abajo ¡pero no es una faja! Nunca debe ser ni tan apretado como para sacarte gorditos en la cintura, ni tan flojo para que se te hagan pliegues innecesarios (incluyendo esas bolsitas en las rodillas o en tu trasero). Su bota es siempre recta y su ruedo debe estar siempre al nivel de tu tobillo (los tipo capri, ¡ni lo pienses!) De esta forma, no sólo asegurarás verte mejor, sino también estar más cómoda.

Los leggings siempre deben ser de una tela gruesa, sin importar si estás en verano o en invierno (donde será más gruesa aún pero para protegerte del frío) para evitar que se marque demasiado tu ropa interior o hasta se vea tu celulitis a través de ellos. Jamás debe notarse el color de tus calzones, porque quiere decir que tu legging está a punto de explotar o que lo compraste de una tela demasiado transparente o de mala calidad. ¡Dile no al exhibicionismo!

No es una cuestión de discriminación, simplemente hay prendas que le quedan mejor a las personas delgadas como hay otras que le van mejor a las más rellenitas. En el caso de los leggings, las mujeres flacas llevan la delantera porque es una prenda muy pegada al cuerpo y que no tiene, por ejemplo, una bota ancha que compense el ancho de las caderas. Esto no quiere decir que una mujer con curvas no pueda utilizarlos, simplemente debe estar más atenta a los detalles al hacerlo.

Aquí no importa el cuerpo que tengas, lo ideal es usar siempre los leggings con una blusa, chaqueta o sweater largo que llegue debajo de tu pelvis, no tanto para tapar tu derrière (que tampoco está mal cubrirlo un poco, sobre todo cuando no está 100% tonificado), sino para evitar que se vea la llamada patita de camello (¿ya sabes a lo que me refiero, no?)

Seamos honestas, a veces ni los pantalones de tela estampados nos favorecen, mucho menos unos leggings donde nuestras curvas se harán más evidentes cuando la tela se expanda en ciertas zonas haciendo que el dibujo hasta se deforme como diciendo: ¡Sí, aquí soy más ancha, mírame! Lo mejor es usar colores neutros (todos menos el color piel que te hará ver como desnuda) y preferiblemente oscuros porque nos ayudarán a estilizarnos. El blanco ni siquiera es una opción que se debe pensar.

La elección del calzado es casi tan crucial como el del top. Para mí, el look más favorecedor es cuando los usas con botas hasta las rodillas porque le va bien a muchos tipos de piernas, emulando un estilo ecuestre refinado. También los puedes usar con zapatillas, mocasines o botas hasta los tobillos (siempre siendo sincera con tu forma de piernas) para climas más cálidos. Usarlos con tacones como pumps o sandalias altas puede ser arriesgado porque pueden verse muy vulgares a menos que tengas unas piernas largas y esbeltas como las de Olivia Newton-John en Vaselina.

Como el legging es una pieza originalmente deportiva, lo ideal es usarla con otras que no lo sean para que no luzcas como recién salida del gimnasio y que pusiste algo de esfuerzo en tu atuendo. Es como cuando compramos algo en una tienda muy económica y lo mezclamos con otras cosas más finas de nuestro guardarropa para hacer que funcione.

Particularmente, no voy a juzgar a esta aerolínea porque no he visto ninguna foto de estas dos pasajeras. Quizá sí los usaban apropiadamente y United fue discriminatoria; pero también está la posibilidad de que fueran transparentes y se pudiera ver toda su ropa interior.

Aquí la lección está en que en verdad se está perdiendo la etiqueta del buen vestir en la actualidad. Mis padres y abuelos siempre se esmeraban con su vestimenta a la hora de viajar, de ir a misa o hasta hacer una diligencia bancaria. Ahora las instituciones públicas y las iglesias tienen hasta que poner letreros para indicar qué es apropiado y qué no.

La formalidad no es cosa del pasado ni atenta contra la evolución natural del mundo, es simplemente una señal de respeto que nunca pasa de moda.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Paraguay: Los obispos piden legalidad y respeto de la democracia

“Las decisiones tomadas, con serias dudas sobre su legalidad y legitimidad, son una muestra de la absoluta falta de consideración y respeto a la institucionalidad democrática que con tanto esfuerzo y esmero hemos conquistado tras décadas de dictadura”

Esta ha sido la firme declaración de la Conferencia Episcopal de Paraguay sobre los acontecimientos del martes 28 de marzo, cuando el gobierno parlamentario ha establecido un acuerdo con un grupo de oposición para presentar y aprobar, en cuestión de horas, una enmienda constitucional que permita la reelección presidencial.

En Paraguay desde 1992, la reelección del presidente está prohibida por la Constitución para proteger al país de las dictaduras, por lo que el presidente sólo puede realizar un único mandato.

“Es urgente recapacitar, serena y responsablemente, sobre lo actuado y orientar los esfuerzos a restituir la confianza en un órgano de alto valor para la República,  el Poder Legislativo, mostrando voluntad firme para lograr los acuerdos en el marco de la legalidad”, escriben los obispos.

La tensión en el país es alta, informa una nota enviada a la Agencia Fides: anoche mil personas salieron a las calles junto con el alcalde de la capital, Asunción, para protestar contra lo que han definido un “golpe de estado parlamentario”.

En la conclusión del documento los obispos escriben: “Consideramos prudente no insistir en la introducción de la figura de la reelección presidencial por la vía de la enmienda constitucional, porque está visto que produce una innecesaria tensión, crispación y polarización social y que, si no se maneja adecuadamente, podría traducirse en violencia con impredecibles consecuencias”.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Paraguay: Los obispos piden legalidad y respeto de la democracia

“Las decisiones tomadas, con serias dudas sobre su legalidad y legitimidad, son una muestra de la absoluta falta de consideración y respeto a la institucionalidad democrática que con tanto esfuerzo y esmero hemos conquistado tras décadas de dictadura”

Esta ha sido la firme declaración de la Conferencia Episcopal de Paraguay sobre los acontecimientos del martes 28 de marzo, cuando el gobierno parlamentario ha establecido un acuerdo con un grupo de oposición para presentar y aprobar, en cuestión de horas, una enmienda constitucional que permita la reelección presidencial.

En Paraguay desde 1992, la reelección del presidente está prohibida por la Constitución para proteger al país de las dictaduras, por lo que el presidente sólo puede realizar un único mandato.

“Es urgente recapacitar, serena y responsablemente, sobre lo actuado y orientar los esfuerzos a restituir la confianza en un órgano de alto valor para la República,  el Poder Legislativo, mostrando voluntad firme para lograr los acuerdos en el marco de la legalidad”, escriben los obispos.

La tensión en el país es alta, informa una nota enviada a la Agencia Fides: anoche mil personas salieron a las calles junto con el alcalde de la capital, Asunción, para protestar contra lo que han definido un “golpe de estado parlamentario”.

En la conclusión del documento los obispos escriben: “Consideramos prudente no insistir en la introducción de la figura de la reelección presidencial por la vía de la enmienda constitucional, porque está visto que produce una innecesaria tensión, crispación y polarización social y que, si no se maneja adecuadamente, podría traducirse en violencia con impredecibles consecuencias”.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya En imágenes. Diez objetos litúrgicos sorprendentes o desconocidos

Para celebrar la eucaristía, la Iglesia ha diseñado muchos objetos destinados a usos muy precisos. Su origen es a menudo muy antiguo, aunque su uso sigue siendo cotidiano. Otros son mucho más inesperados. Descubre la selección de Aleteia.

Haz click sobre el recuadro Galería fotográfica para ver las fotos.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya 7 claves para rezar sin cesar

Recuerdo la primera vez que leí 1 Tesalonicenses 5:16-18 comprendiendo de verdad lo que leía. En ese pasaje, san Pablo escribió lo siguiente a los miembros de la Iglesia en Tesalónica:

“Estén siempre alegres, oren sin cesar, den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús”.

Me crié en el catolicismo, así que a menudo escuché ese pasaje de las Escrituras. Al menos supongo que lo escuché. Dudo que prestara mucha atención, para ser sinceros. Cierto día de mi primer año de universidad, en una misa de un Centro Newman, escuché ese fragmento de la Primera Carta a los Tesalonicenses y sencillamente no sabía qué hacer con su mensaje: “¿Cómo es posible? ¿Dar las gracias constantemente? ¿Incluso cuando suspendo un examen o cuando tengo morriña o cuando la chica por la que me intereso me rechaza? ¿Y tengo que rezar todo el tiempo? No creo que pueda hacer eso”.

Me rendí ante la evidencia de que sería el mejor cristiano que pudiera ser, pero nunca llegaría a la perfección, sobre todo en el ámbito de la oración. Sin embargo, ahora, 37 años más tarde, puedo decir que de hecho “rezo sin cesar”.

Primero, tuve que decidirme a hacer de la oración una parte de mi vida diaria, no solo una actividad para el tiempo libre, si es que lo hay. Una vez que arraigó esa voluntad, empecé a incorporar gradualmente diferentes formas de oración. Necesité entender que no todas las oraciones son iguales ni se sienten de la misma forma. Veamos la reflexión de santa Teresita del Niño Jesús en su Historia de un alma:

“Para mí, la oración es un impulso del corazón, una simple mirada lanzada hacia el cielo, un grito de gratitud y de amor, tanto en medio del sufrimiento como en medio de la alegría. En una palabra, es algo grande, algo sobrenatural que me dilata el alma y me une a Jesús”.

En eso se convirtió mi vida de oración de 24 horas: un impulso de mi corazón, una mirada hacia el cielo, gratitud y amor. Una expansión de mi alma que me une a Dios.

Aquí están mis siete pilares para una oración constante. Tal vez te interese añadir alguno a tu día como práctica de Cuaresma:

Desde el momento en que me despierto hasta que me preparo para acostarme cada noche, trato de ser agradecido. Cuando pongo los pies en el suelo al salir de la cama doy gracias a Dios por un nuevo día. Antes de meterme en la ducha, doy gracias deliberadamente a Dios por mis manos y dedos, mis hombros y brazos, mis pies, piernas y rodillas, por todos mis sentidos; y le pido que me bendiga, a mí y a todos con los que comparta mi día. Doy gracias a Dios por el agua caliente y limpia, por mantener a salvo a mi familia, por darme un trabajo, por cualquier cosa que se me ocurra. A medida que avanza el día, me detengo a dar gracias cada vez que convenga. Al final del día, reflexiono con gratitud sobre mis experiencias, ya fueran alegres o difíciles. Para una persona que ha luchado contra una depresión crónica y una grave ansiedad durante 15 años, no siempre resulta sencillo. Pero es necesario y es santo.

Saco tiempo para actividades específicas de oración. La misa diaria puede ser la actividad espiritual más importante para cualquiera de nosotros, pero hay muchas más posibilidades. Puedes probar las oraciones matinales, vespertinas y nocturnas de la Liturgia de las Horas. Yo rezo el rosario tan a menudo como me es posible; también está la Oración de Jesús y la recitación de otras oraciones vocales, como las Letanías de la Humildad.

Como la mayoría de cristianos, recibo con frecuencia peticiones para rezar por personas y me encuentro con intenciones especiales. Todos los domingos medito sobre todas esas necesidades y personas y reflexiono sobre cómo exactamente querría que Dios les bendijera. Luego establezco un tiempo específico, cuando es posible, para dedicar cinco minutos a revisar mentalmente esa lista y pedir a Dios que les bendiga como Él sabe que deseo. Cada momento que pronuncio un nombre o una situación, imagino a esa persona en mi mente y los llamo desde mi corazón.

Parte del tiempo que dedico diariamente está reservado al silencio externo y a tanto silencio interno como pueda desarrollar. Podrías empezar meditando sobre algún aspecto de Dios o sobre tu relación con Él. Por último, confío en poder ir a algún lugar donde no esté pensando en nada, sino donde simplemente contemple el amor de Dios. Es algo que puede requerir varios métodos e imágenes mentales. Definitivamente requiere práctica. A fin de cuentas, es un don de Dios.

Por lo general solo escucho música cuando estoy en el coche, pero eso es más o menos una hora todos los días. A veces pongo un CD y otras veces se me ocurre alguna canción sacra de mis favoritas y la pongo en mi móvil, y aprovecho la música como un tipo de oración meditativa mientras conduzco. O tal vez lo apague todo y simplemente cante una canción de alabanza. Normalmente voy solo en el coche, así que mientras Dios pueda soportar mi forma de cantar, vamos bien.

Mi mente nunca para. Hay muchos momentos en que me viene una persona al azar a la mente, o cuando pienso en una razón específica para la alegría o la pena, o cuando me preocupo por algo. Mientras me preparo para llamar a alguien o mientras cuelgo después de una conversación interesante. Mientras leo o escucho las noticias. O mientras entro a una reunión o me preparo para escribir algo. Todos estos momentos son ejemplos de oportunidades para rezar con gratitud o con súplica.

Antes de que te embarques de lleno en el día, puedes centrarte con calma en tu respiración. “Dios”, suelo decir, “te entrego cada aliento. Cada vez que inhale, por favor permíteme que te deje entrar, Padre. Cada vez que exhale, por favor permite que te comparta con el mundo, Jesús. Déjame amar y ser amado. Espíritu Santo, entra en mí para dirigir todas mis acciones, mis juegos, mis palabras y mis pensamientos y emociones. Te lo ofrezco todo como sacrificio de amor”.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya El Papa vs. las grandes potencias sobre las armas nucleares

Mientras el Papa Francisco piensa que el desarme nuclear es, en nuestro tiempo, “un imperativo moral y humanitario”, la embajadora de Estados Unidos ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Nikki Haley, invitó al Papa y a 120 países que piden la desnuclearización a que “sean realistas” ya que la prohibición no se puede llevar a cabo ahora.

Mediante un mensaje el Papa Francisco pidió a la comunidad internacional la eliminación total de las armas nucleares, en el marco de un debate en la ONU sobre un tratado internacional para prohibir dichas armas. En su misiva, el pontífice aseguró que llegar a lograr este objetivo “está al alcance” de la humanidad

El mensaje del Papa fue leído por el subsecretario para las Relaciones con los Estados, Antoine Camilleri, que encabeza la delegación de la Santa Sede ante este debate en la ONU.  En él, el papa Francisco señaló que cualquier tipo de arma nuclear produce “catastróficas consecuencias humanitarias y ambientales (…) con devastadores efectos indiscriminados e incontrolables en el tiempo y en el espacio”.

Francisco recordó su discurso ante la Asamblea General de la ONU el 25 de septiembre de 2015 y subrayó que “debemos comprometernos por un mundo sin armas nucleares, aplicando plenamente el Tratado de no proliferación, en la letra y en el espíritu”.

En la parte central de su mensaje, el Papa advirtió que ante amenazas tales como “el terrorismo, los conflictos asimétricos, la seguridad informática, los problemas ambientales y la pobreza”, se ha demostrado “la insuficiencia de la disuasión nuclear para responder eficazmente a dichos desafíos”.

Se puede…, pero no se puede

Por su parte, Estados Unidos lideró al grupo de miembros de la ONU, incluyendo a Gran Bretaña y a Francia, que han boicoteado las pláticas en torno a la prohibición de armas nucleares.

El esfuerzo para erradicar el armamento nuclear había recibido, anteriormente, el apoyo de más de 120 países; del secretario general de la ONU, el portugués António Guterres, grupos humanitarios y de activistas por la no proliferación de armamento nuclear.

Pero de poco ha valido puesto que la mayoría de las potencias nucleares, entre ellas Rusia y China, se han opuesto a las conversaciones y tienen poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU.

“Como madre, como hija, no hay nada que yo quiera más para mi familia que un mundo que no tiene armas nucleares”, dijo Nikki Haley, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU. Y añadió: “Pero tenemos que ser realistas”.  Es decir, se puede, pero no se puede.  Seguirá ganando “la lógica del miedo” en lugar de “la lógica de la paz”.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya La pregunta que no deberías hacer a una pareja sin hijos

Cada vez hay más parejas que tienen dificultades para tener hijos. Si no eres un especialista, sino un buen amigo o amiga que escucha sus problemas y preocupaciones, o un familiar que les apoya, hay una cosa que puedes hacer: no les preguntes cuándo van a empezar a construir una familia.

Cuando dos personas se casan, la progresión natural es tener un hijo, producto de ese amor, dentro de un tiempo razonable que suele ir desde unos cuantos meses a un año. Tan pronto se han enfriado las felicitaciones de boda, todas las titas, las abuelas, los titos y los primos, empiezan a mirar con detalle el vientre de la nueva esposa. Y surge de forma habitual la pregunta “¿Tenéis alguna noticia que darnos?” en la mayoría de las conversaciones.

Las reuniones familiares con niños de por medio abren la puerta a comentarios del tipo “¡Qué lindos están los pequeños, ¿no creéis que les encantaría tener un primito/amiguito nuevo?”, o quizás “Estás preciosa con ese bebé en brazos, ¡ya va siendo hora de ir a por el vuestro! ¿Para qué esperar más?”.

Y después de varios meses consecutivos sin recibir las esperadas noticias, empiezan a insistir amablemente: “Bueno, ¿cuándo vais a ser padres? Es mejor ahora que sois jóvenes”.

Sin duda, a veces la pareja simplemente quiere seguir siendo una pareja durante un tiempo más, o quizás ya tienen sus planes familiares que hay que conciliar a largo plazo con los planes profesionales y la estabilidad económica. En cualquier caso, el problema rara vez tiene que ver con una falta de ganas (sobre todo para los recién casados) o con interés propio. El problema normalmente son las dificultades para concebir.

Por lo demás la pareja parece feliz. No hay discusiones ni dramas. Siempre han dicho que querían tener hijos. Así que, ¿por qué nos sentimos obligados a hacer esa pregunta quizás incómoda u ofrecer una opinión no solicitada?

Existen una serie de fórmulas conversacionales muy arraigadas en los contextos de familia, vecinos y vida social en general que repetimos casi mecánicamente dependiendo de la situación. A veces solo queremos comenzar una conversación, otras veces solo sentimos curiosidad sobre por qué una pareja, después de dos, tres, cuatro años de matrimonio (todavía) no tiene hijos. Tenemos que dar por sentado automáticamente que es una cuestión de falta de voluntad, ¿no? Y así no conseguimos ver la verdadera historia, una historia de deseo, esperanza, esperanza rota, lágrimas y de empezar de nuevo.

Entender qué puede estar sintiendo una pareja que tiene problemas para concebir nos evitaría decir cosas inoportunas. Entonces, ¿qué sienten?

“Mi reloj biológico ya está en marcha, mis ganas y mi deseo de tener un hijo ya se agitan en mi interior, y encima de todo eso, el mundo insiste en preguntar cuándo. Ya me gustaría a mí saber cuándo. Me hago un ovillo y todos los días intento tener la fuerza para continuar esperando”.

“A veces siento que nos están juzgando sin saber. Si no tenemos hijos debe de ser porque nuestros trabajos son más importantes. Si no tenemos hijos será porque estamos pensando en nuestras cuentas corrientes. No, no tenemos hijos porque no podemos. Estamos esperando”.

“Todos los meses igual. Primero lágrimas porque nuestros intentos fracasaron de nuevo. Luego un momento de silencio y otro momento de esperanza en que la próxima vez… Hasta ahora, solo hay esperanza, nada de realidad. Llevo casada cuatro años y sigo escuchando ‘Bueno, ¿cuándo vais a aumentar la familia?’. ¿Y qué respondo? A veces bromeo, a veces sonrío, doy un poco de charla, y luego escondo mis lágrimas en el cuarto de baño”.

Todos deberíamos prestar más atención a nuestras palabras y así ahorraríamos a alguien unas cuantas lágrimas.

Evangelización y Formación Cristiana Católica

A %d blogueros les gusta esto: