#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Estado Islámico prohíbe a los cristianos abandonar la ciudad siria de Raqqa

MADRID, 01 Abr. 16 (ACI/Actuall).- El Estado Islámico ha prohibido que los últimos cristianos y armenios que viven en Raqqa, (Siria) abandonen la ciudad bajo ninguna circunstancia, según ha informado RBSS (Raqqa is Being Silently Slaughered) un grupo de periodistas que a través de su cuenta de Twitter informan sobre la ocupación islámica en la ciudad.

Según RBSS, el Estado Islámico ha prohibido la salida de las pocas familias cristianas y armenias porque tienen intención de usarles como escudos humanos o rehenes ante el avance del ejército Sirio. Gracias a la ayuda de Rusia, las fuerzas de Al-Assad han conseguido recuperar ciudades estratégicas como Palmira y Raqqa es el próximo bastión del Estado Islámico que desean atacar.

En Raqqa quedan 43 familias cristianas, demasiado pobres para abandonar la ciudad que ocupó el Estado Islámico en marzo de 2013. Antes de que estallara la guerra, los cristianos representaban el 10% de la población siria, más de 22 millones de personas, según informa la BBC.

Cuando se instauró el terror en Siria, el Estado Islámico dio a la elegir a los cristianos que se quedaron entre convertirse al Islam, pagar un impuesto para “infieles” o ser ejecutados. Los que se quedaron fueron torturados, crucificados o decapitados. Además se prohibieron todas las celebraciones cristianas.

El grupo de periodista de RBSS cuentan ya con 60.000 seguidores y aunque es complicado contrastar sus informaciones, son uno de los pocos hilos de comunicación que Occidente tiene para conocer que ocurre en Siria.

Aunque Organismos Internacionales, incluido el Presidente de Estados Unidos Barack Obama, han reconocido como genocidio la matanza de cristianos por el terrorismo islámico, para ellos la liberación de la ciudad solo va a ser un peligro más.

Publicado originalmente en Actuall.

También te puede interesar:

Jóvenes cristianos se resisten a abandonar Siria: “Este es el lugar que Dios nos ha dado” https://t.co/M80Hu1zHHf

— ACI Prensa (@aciprensa) 16 de marzo de 2016

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya El Papa muestra su tristeza por la muerte del Cardenal suizo George Marie Martin Cottier

VATICANO, 01 Abr. 16 (ACI).- El Papa Francisco ha mostrado su tristeza por la muerte del Cardenal Georges Marie Martin Cottier a los 93 años –teólogo emérito de la Casa Pontificia durante muchos años– en un telegrama de condolencias enviada a su hermana, Marie Martin Cottier.

“Acojo con emoción la triste noticia de la  muerte de su hermano, el Cardenal Georges Marie Martin Cottier, y deseo expresar mi profunda participación en el luto que toca a  todos los que conocían y estimaban a este celoso servidor del Evangelio”.

Francisco recuerda “con un profundo agradecimiento” que “a su fuerte fe, su bondad paterna y su intensa actividad cultural y eclesial, sobre todo en el servicio de los Papas San Juan Pablo II y Benedicto XVI, como teólogo de la Casa Pontificia”.

“Ofrezco una oración al Señor, que por la intercesión de la Virgen María y Santo Domingo de Guzmán, otorgue al cardenal difunto el premio prometido a sus fieles discípulos y como signo de consuelo, dirijo a usted de corazón la Bendición apostólica, así como a todos los que han apreciado su celo sacerdotal y su dedicación a la Iglesia y al Papa”.

El purpurado nació en Carouge, Ginebra, Suiza, el 25 de abril de 1922. Entró en la Orden de Predicadores (dominicos) en 1945 y fue ordenado sacerdote el 2 de julio de 1951. Se licenció en estudios clásicos y en filosofía, y se doctoró en teología.

En 1962 comenzó a enseñar en la Facultad de Letras de Ginebra. En 1973, se hizo cargo de algunos cursos en la Universidad de Friburgo. Fue profesor visitante en la Universidad de Montreal, la Universidad del Instituto Católico de París, la Universidad Católica del Sagrado Corazón de Milán y la Universidad de Padua.

Participó como experto en el Concilio Vaticano II y fue consultor del Consejo para el Diálogo con los no creyentes, participando en coloquios de todo el mundo. En 1986 fue nombrado miembro de la Comisión Teológica Internacional y se convirtió en su secretario en 1989.

Fue también presidente de la comisión histórico-teológica del comité organizador del Gran Jubileo del Año 2000. Fue ordenado Arzobispo el 7 de octubre de 2003 y consagrado el 20 de octubre de ese año. 

Fue creado Cardenal por Juan Pablo II en el Consistorio del 21 de octubre de 2003. El 1 de diciembre de 2005 dejó su cargo como teólogo del Papa, siendo sustituido por el dominico fr. Wojciech Giertych.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya El Papa muestra su tristeza por la muerte del Cardenal suizo George Marie Martin Cottier

VATICANO, 01 Abr. 16 (ACI).- El Papa Francisco ha mostrado su tristeza por la muerte del Cardenal Georges Marie Martin Cottier a los 93 años –teólogo emérito de la Casa Pontificia durante muchos años– en un telegrama de condolencias enviada a su hermana, Marie Martin Cottier.

“Acojo con emoción la triste noticia de la  muerte de su hermano, el Cardenal Georges Marie Martin Cottier, y deseo expresar mi profunda participación en el luto que toca a  todos los que conocían y estimaban a este celoso servidor del Evangelio”.

Francisco recuerda “con un profundo agradecimiento” que “a su fuerte fe, su bondad paterna y su intensa actividad cultural y eclesial, sobre todo en el servicio de los Papas San Juan Pablo II y Benedicto XVI, como teólogo de la Casa Pontificia”.

“Ofrezco una oración al Señor, que por la intercesión de la Virgen María y Santo Domingo de Guzmán, otorgue al cardenal difunto el premio prometido a sus fieles discípulos y como signo de consuelo, dirijo a usted de corazón la Bendición apostólica, así como a todos los que han apreciado su celo sacerdotal y su dedicación a la Iglesia y al Papa”.

El purpurado nació en Carouge, Ginebra, Suiza, el 25 de abril de 1922. Entró en la Orden de Predicadores (dominicos) en 1945 y fue ordenado sacerdote el 2 de julio de 1951. Se licenció en estudios clásicos y en filosofía, y se doctoró en teología.

En 1962 comenzó a enseñar en la Facultad de Letras de Ginebra. En 1973, se hizo cargo de algunos cursos en la Universidad de Friburgo. Fue profesor visitante en la Universidad de Montreal, la Universidad del Instituto Católico de París, la Universidad Católica del Sagrado Corazón de Milán y la Universidad de Padua.

Participó como experto en el Concilio Vaticano II y fue consultor del Consejo para el Diálogo con los no creyentes, participando en coloquios de todo el mundo. En 1986 fue nombrado miembro de la Comisión Teológica Internacional y se convirtió en su secretario en 1989.

Fue también presidente de la comisión histórico-teológica del comité organizador del Gran Jubileo del Año 2000. Fue ordenado Arzobispo el 7 de octubre de 2003 y consagrado el 20 de octubre de ese año. 

Fue creado Cardenal por Juan Pablo II en el Consistorio del 21 de octubre de 2003. El 1 de diciembre de 2005 dejó su cargo como teólogo del Papa, siendo sustituido por el dominico fr. Wojciech Giertych.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Obispos defienden derecho a instalar imagen de Virgen María frente a bahía de Uruguay

MONTEVIDEO, 01 Abr. 16 (ACI).- El Arzobispo de Montevideo y el Obispo de Canelones (Uruguay), Cardenal Daniel Sturla y Mons. Alberto Sanguinetti, defendieron el derecho de un grupo de laicos de instalar una imagen de la Virgen María frente a la bahía conocida como La Rambla, y rechazaron que ello afecte la laicidad del estado.

En un comunicado publicado este 29 de marzo, el Arzobispado de Montevideo destacó que el deseo de instalar una imagen de la Madre de Dios nació “de un numeroso grupo de laicos católicos”, fue acogido por el Cardenal Sturla y presentado a la Intendencia Municipal.

“La primera motivación fue que en el lugar elegido (Rambla del Buceo), desde hace cinco años, un grupo cada vez más numeroso de creyentes se reúne el cuarto sábado de enero para el rezo del ‘Rosario por las familias’, orando para que en todas las familias uruguayas reine la paz y la armonía”, explicó.

En ese sentido, rechazó que se diga que el pedido es fruto de una estrategia pensada “y menos aún de un deseo de apropiarse de un espacio”, tal como expresan sus detractores, entre ellos el expresidente Julio María Sanguinetti.

El texto señaló que la Virgen, además de ser venerada en Oriente y Occidente, forma parte de la historia del país. “Desde una visión histórica resulta innegable la devoción mariana de nuestros héroes patrios, comenzando por Artigas. El pueblo cristiano, después de los hechos de 1825, comenzó a llamar ‘Virgen de los Treinta y Tres’ a una pequeña imagen de la Virgen que se venera en Florida, asociándola con la Cruzada de 1825 y la declaratoria de la independencia”.

Por su parte, Mons. Alberto Sanguinetti criticó que se diga “que cualquier símbolo religioso afecta la libertad de los demás. Pero parecería que no fuera así con símbolos masónicos que tenemos en la misma plaza Matriz o Constitución”.

“¿Por qué si el símbolo es religioso ha de estar proscrito del espacio público y si el símbolo o persona es conocido por otras dimensiones de lo humano –o de otras asociaciones– sí puede ser aceptado en el espacio público? ¿Algunas personas, asociaciones o ideas tienen un derecho que es denegado a otros?”, cuestionó en una nota publicada por el Episcopado Uruguayo.

Laicidad del estado

En ese sentido, ante los reclamos de que la instalación de la imagen mariana afecta la laicidad, el Arzobispado señaló que el pedido de los fieles “constituye una expresión de la libertad y por lo tanto de la verdadera laicidad, que significa también la admisión en la sociedad plural del hecho religioso como un elemento clave de humanidad, que naturalmente se manifiesta”.

Durante años, advirtió, se ha querido “’descristianizar’ la sociedad” durante el proceso de secularización de Occidente.

“Este intento de ‘descristianizar’, ¿fue positivo para nuestro país? Es claro que nosotros entendemos que no. Parte de las polémicas que se suscitan en torno a nuestra laicidad, cuando de Iglesia Católica se trata, tiene que ver, a nuestro modo de entender, con algún reflejo que queda de ese ‘laicismo combatiente’ que se dio en nuestro país hace cien años”, advirtió.

Por ello, el Obispo de Canelones pidió “mayor respeto por la libertad religiosa” e invitó a los críticos “no ser tan dogmáticos en el uso de la ‘laicidad’ y de no ser tan temerosos en que otros ocupen espacios y expresen sus principios”.

En ese sentido, el Arzobispado de Montevideo afirmó que “poner una imagen de la Virgen María no es apropiarse de ningún espacio”. “La Iglesia está muy lejos de reclamar antiguas hegemonías. Solamente ejerce su libertad en la sociedad plural”, señaló.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Obispos defienden derecho a instalar imagen de Virgen María frente a bahía de Uruguay

MONTEVIDEO, 01 Abr. 16 (ACI).- El Arzobispo de Montevideo y el Obispo de Canelones (Uruguay), Cardenal Daniel Sturla y Mons. Alberto Sanguinetti, defendieron el derecho de un grupo de laicos de instalar una imagen de la Virgen María frente a la bahía conocida como La Rambla, y rechazaron que ello afecte la laicidad del estado.

En un comunicado publicado este 29 de marzo, el Arzobispado de Montevideo destacó que el deseo de instalar una imagen de la Madre de Dios nació “de un numeroso grupo de laicos católicos”, fue acogido por el Cardenal Sturla y presentado a la Intendencia Municipal.

“La primera motivación fue que en el lugar elegido (Rambla del Buceo), desde hace cinco años, un grupo cada vez más numeroso de creyentes se reúne el cuarto sábado de enero para el rezo del ‘Rosario por las familias’, orando para que en todas las familias uruguayas reine la paz y la armonía”, explicó.

En ese sentido, rechazó que se diga que el pedido es fruto de una estrategia pensada “y menos aún de un deseo de apropiarse de un espacio”, tal como expresan sus detractores, entre ellos el expresidente Julio María Sanguinetti.

El texto señaló que la Virgen, además de ser venerada en Oriente y Occidente, forma parte de la historia del país. “Desde una visión histórica resulta innegable la devoción mariana de nuestros héroes patrios, comenzando por Artigas. El pueblo cristiano, después de los hechos de 1825, comenzó a llamar ‘Virgen de los Treinta y Tres’ a una pequeña imagen de la Virgen que se venera en Florida, asociándola con la Cruzada de 1825 y la declaratoria de la independencia”.

Por su parte, Mons. Alberto Sanguinetti criticó que se diga “que cualquier símbolo religioso afecta la libertad de los demás. Pero parecería que no fuera así con símbolos masónicos que tenemos en la misma plaza Matriz o Constitución”.

“¿Por qué si el símbolo es religioso ha de estar proscrito del espacio público y si el símbolo o persona es conocido por otras dimensiones de lo humano –o de otras asociaciones– sí puede ser aceptado en el espacio público? ¿Algunas personas, asociaciones o ideas tienen un derecho que es denegado a otros?”, cuestionó en una nota publicada por el Episcopado Uruguayo.

Laicidad del estado

En ese sentido, ante los reclamos de que la instalación de la imagen mariana afecta la laicidad, el Arzobispado señaló que el pedido de los fieles “constituye una expresión de la libertad y por lo tanto de la verdadera laicidad, que significa también la admisión en la sociedad plural del hecho religioso como un elemento clave de humanidad, que naturalmente se manifiesta”.

Durante años, advirtió, se ha querido “’descristianizar’ la sociedad” durante el proceso de secularización de Occidente.

“Este intento de ‘descristianizar’, ¿fue positivo para nuestro país? Es claro que nosotros entendemos que no. Parte de las polémicas que se suscitan en torno a nuestra laicidad, cuando de Iglesia Católica se trata, tiene que ver, a nuestro modo de entender, con algún reflejo que queda de ese ‘laicismo combatiente’ que se dio en nuestro país hace cien años”, advirtió.

Por ello, el Obispo de Canelones pidió “mayor respeto por la libertad religiosa” e invitó a los críticos “no ser tan dogmáticos en el uso de la ‘laicidad’ y de no ser tan temerosos en que otros ocupen espacios y expresen sus principios”.

En ese sentido, el Arzobispado de Montevideo afirmó que “poner una imagen de la Virgen María no es apropiarse de ningún espacio”. “La Iglesia está muy lejos de reclamar antiguas hegemonías. Solamente ejerce su libertad en la sociedad plural”, señaló.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Hoy es la fiesta de San Hugo de Grenoble, Obispo y gran orador

REDACCIÓN CENTRAL, 01 Abr. 16 (ACI).- San Hugo fue Obispo de Grenoble (Francia) entre 1080 y 1132, y su elección se dio cuando ni quiera era sacerdote.

En Grenoble permaneció como Obispo durante 50 años, pese a haber presentado su renuncia en cinco oportunidades ante cinco Pontífices distintos. También contribuyó a la fundación de la Orden los Cartujos.

El Santo nació en Francia en el año 1052 y su nombre significa “el inteligente”. Fue nombrado canónigo en la ciudad de Valence y a la edad de 28 años ya estaba instruido en ciencias eclesiásticas. Era tan bueno en su trato que su obispo le pidió acompañarlo al Concilio de Aviñon de 1080.

Los obispos le propusieron que se hiciera ordenar de sacerdote para que se encargue de la diócesis de Grenoble, sin embargo Hugo se oponía porque era muy tímido y se creía indigno.

El Delegado del Sumo Pontífice logró convencerlo y le confirió la ordenación sacerdotal. Luego se lo llevó a Roma para que el Papa Gregorio VII lo ordenara obispo.

Al llegar a Grenoble encontró que la situación de su diócesis era desastrosa y por ello se encargó de introducir la reforma gregoriana. Combatió una serie de abusos como los cargos eclesiásticos conseguidos con dinero (simonía); incumplimiento del celibato en los sacerdotes; laicos apoderados de bienes de la Iglesia; deudas a empleados de la Iglesia; y un pueblo que no recibía instrucción en religión.

Por varios años se dedicó a combatir valientemente todos estos abusos dedicando largas horas a la oración y a la meditación. Asimismo recorría su diócesis de parroquia en parroquia corrigiendo errores y enseñando cómo obrar el bien.

Llegó a convertirse en un gran orador, y como rezaba mucho antes de predicar, sus sermones conmovían profundamente a sus oyentes y lograban numerosas conversiones.

Poco antes de su muerte perdió la memoria y lo único que recordaba eran los salmos y el Padrenuestro. Pasó sus últimos días repitiendo estas oraciones.

San Hugo falleció con casi 80 años el 1 de abril de 1132. El Papa Inocencio II lo declaró santo dos años después de su muerte.

Para saber más de este santo ingrese al siguiente enlace.