#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Personas y momentos de luz, ¿a que existen?

Necesito la luz en mi vida, en medio de la rutina. Es verdad que hay personas que me dan luz. Iluminan el día con su presencia. Quiero darle gracias a Dios por ellas. De alguna forma transfiguran en ellas el rostro de Dios. ¿Quiénes son?

En sus ojos está la ternura de Dios, su misericordia, su consuelo. A su lado me gustaría quedarme siempre, porque tienen algo de hogar. Esas personas son montaña. Allí hay luz. Desde ellas mi vida es más bonita. Me aman como soy. No me piden lo que no sé dar. Sólo quieren estar conmigo.

Quiero quedarme en aquellas personas que tienen tanta luz. Para cargar el alma. Yo también quiero ser una de esas personas con luz para otros. Quiero pensar en la luz que hay en mí.

Doy gracias a Dios también por los momentos de luz de mi vida. Miro hacia atrás, y hacia mi día a día, y me resulta fácil reconocerlos. Son momentos en los que no quería estar en otro lado. Tienen que ver con las personas con las que estaba. Con la paz de un lugar que recuerdo. No había nada mejor fuera de ese momento. Allí podía anclarme y echar raíces.

Ojalá pueda ser yo para otros ese monte de luz y de paz. A veces siento que hay poca luz en mí. Por eso busco esa luz en Jesús. En el monte. Me retiro a solas para estar con Él. Busco momentos de intimidad profunda con Dios.

Él me regala poder palpar su presencia, respirar su amor. Son momentos sagrados que guardo en mi alma y me gustaría que sucedieran todos los días. De ellos bebo. De esa agua pura.

Comentaba santa Teresa sus experiencias de luz en la oración: “Estando una vez con esta presencia de las tres personas que traigo en el alma, era con tanta luz que no se puede dudar el estar allí Dios vivo y verdadero, y allí se me daban a entender cosas que yo no las sabré decir después”.

Ojalá cada día hubiera un momento de luz y de paz con Jesús. Un momento para subir al monte con Jesús y tocar su luz. Y dejar de luchar. Anhelo el descanso en Dios. Un momento para estar a solas con Él. Quiero volver cada día a él. Aunque no entienda del todo el camino de mi vida.

Hay momentos de luz grabados muy hondo. Momentos que me recuerdan vagamente lo que es el cielo, lo que será para mí. Mi vida es para el cielo.

Sé que a veces la luz en medio del camino puede ser pequeña. Y la oscuridad es muy grande. Es verdad que deseo siempre más luz. No quiero que se apague.

En mi propia alma hay luz y oscuridad. Sombras y sol. Camino y montaña. Dios me ama del todo, completo. Él viene a mi montaña. A mi oscuridad. Él me ayuda a subir desde el valle. Lo hace cada vez que me escoge, me llama, me perdona, me abraza, me consuela. Él camina a mi lado.

Jesús ama tanto a los suyos que quiere estar con ellos siempre. Los ama tanto que les quiere mostrar quién es Él. Los ama tanto que los lleva a su montaña y desde allí les muestra el cielo. Allí descansa con ellos y baja de nuevo con ellos para ponerse en camino.

Jesús no está solamente en la montaña, en los momentos de paz y de oración. Jesús va a mi lado en el valle. Me elige cada día, en cada paso. Me pide que suba con Él al monte y después baja conmigo al valle. Se queda conmigo siempre.

Jesús ha puesto su tienda en medio nuestro. Ha acampado en mí. Camina a mi lado. No se queda en el monte esperando. Él va siempre conmigo. Y comparte conmigo la paz y el miedo, la quietud y el trabajo.

Le doy gracias por los momentos de mi vida en los que me sentí pleno. Dios me ama siempre, soy su predilecto. Esa certeza me da paz. Me da luz.

La experiencia honda de Dios me permite mirar la vida con esperanza. Los problemas son menos pesados. Dios me ama. La vida es más sencilla. Hay más luz. Porque en la luz del todo parece más claro. Allí distingo mejor mis problemas, mis fragilidades. Y escucho que Dios me quiere como soy, tal como me encuentro.

Decía Michel Quoist: “Sé tú mismo. Los otros te necesitan tal cual el Señor ha querido que fueses. No tienes derecho a disfrazarte, a representar una comedia, puesto que sería un robo a los otros. Dite a ti mismo: voy a llevarle algo, puesto que jamás se encontró con alguien como yo, y jamás lo encontrará, puesto que soy un ejemplar único salido de las manos de Dios”.

Jesús quiere que haga presente su rostro entre los hombres. Que lo haga con mi forma de amar. Con mi mirada. Con mis palabras. Quiere que sea fiel a mi verdad. Tal como soy. Soy único. Quiere que no me esconda, que no me disfrace, que no tenga miedo.

Me levanta de mis temores e inseguridades. Me eleva por encima de mis reparos. Me da fuerza para creer en la luz que llevo escondida. Un fuego. Un pozo lleno de agua. Por mis obras lo verán a Él. Por mis palabras.

Soy ya imagen de Jesús. Su rostro vivo resplandece en mí. Tengo la misión de llevar la esperanza en medio de los dolores y tristezas de la vida. Estoy llamado a ser luz en medio de la oscuridad del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s