#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Halt and Catch Fire: Es peligroso demostrar que uno es humano

Cuando en septiembre de 2013 la cadena AMC emitió el último episodio de Breaking Bad sabía que con esta ficción se iba a evaporar un segmento muy importante de la audiencia y muy difícil de pegar a un chisme como la televisión. Breaking Bad la veían seriéfilos, culturetas, hipsters, ninis, intelectuales, amantes del cine, de la televisión, de Shakira y de Nietzsche, todo un reto.

Durante mucho tiempo AMC estuvo buscando una ficción que igualara la ocurrencia de Vince Gilligan (creador de Breaking Bad) sobre un profesor de química que decidía traficar con metanfetamina pero claro, estas cosas no surgen de un día para otro. Un día, Christopher Cantwell y Christopher C. Rogers, dos jóvenes escritores sin grandes textos a sus espaldas presentaron un borrador sobre una serie situada en los años 80. Buena idea así, desde el principio. Esa época está de moda. Bien hecho. La serie de Cantwell y Rogers proponía además una astuta aproximación al mundo de la informática fantaseando sobre uno de los grandes hitos del sector: el ordenador portátil.

De esto va Halt and Catch Fire, algo así como, traducido literalmente, Detener y atrapar el fuego. La serie creada por Cantwell y Rogers arranca planteando una hipotética historia sobre la portabilidad, da unos cuantos bandazos en su segunda temporada y se zambulle en los problemas de compartir información a nivel comunitario en su tercera sesión. ¿El resultado?

Aunque a años luz de Breaking Bad, Halt and Catch Fire resulta una propuesta interesante sobre personajes que trabajan en torno a la fría y déspota maquinaria de la informática y que al mismo tiempo luchan por disimular lo que hay de humanos en ellos. En un mundo de una competencia feroz y casi irracional, evidenciar que uno puede ser compasivo, imperfecto y en suma, humano, puede resultar un error fatal.

Halt and Catch Fire propone una aproximación al ser humanos a través de los códigos binarios y desfasados de la informática en pañales de los años 80. Un punto nostálgica, otro punto fría y descorazonada, un aliñado de densidad moral y otro poco de complejidad existencial y ahí tendremos Halt and Catch Fire.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s