#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Un grupo armado vuelve a agredir a un sacerdote en México

Una vez más México se vio sacudido por la agresión a un sacerdote en medio de un confuso episodio. El nuevo caso ocurrió en el estado de Coahulia y fue denunciado por la diócesis de Saltillo a través de un comunicado.

El protagonista es el padre Robert Coogan Francis, responsable de la Pastoral Penitenciaria de la diócesis, quien se encargó de comentar que todo sucedió mientras él permanecía retirado en su habitación.

La noche del 16 de marzo, una mujer y cinco hombres, al parecer pertenecientes a un grupo de delincuencia organizada que se hicieron pasar por integrantes del grupo de elite policial GATE (Grupo de Armas y Tácticas Especiales), identificados con el logo policial en sus chalecos, prosigue el comunicado, entraron de forma violenta al domicilio del presbítero con “la supuesta intención de buscar drogas”.

La situación llegó a la agresión del presbítero y se llevaron a uno de los integrantes que viven junto al sacerdote con la falsa acusación de haber encontrado droga en la casa al señalar un paquete puesto arriba de una mesa. Aunque todo parece indicar, en base al comunicado, que fueron ellos mismos, los agresores, quienes llevaron la droga al lugar –que luego fue puesta sobre esa mesa– para justificar los hechos.

Es que junto a Robert viven otras tres personas que permanecieron presos durante un tiempo en el penal de Saltillo y fue a uno de ellos que este grupo armado se llevó.

Al retirarse uno de los supuestos integrantes del grupo de elite policial dijeron a modo de amedrantar: “A lo mejor también el padre está involucrado en esto”.

Esta situación generó la rápida reacción de parte de la diócesis local.

“Hacemos un llamado a las autoridades para que de manera oportuna tomen cartas en un asunto tan delicado como éste, en el que grupos de delincuencia organizada utilizan equipo para uso exclusivo de fuerzas de seguridad, para amedrentar e intimidar a la ciudadanía”, aseguran.

Es por ello que la diócesis pide que se investiguen y se esclarezcan los hechos, al tiempo que exige que “se trabaje para salvaguardar la seguridad de las personas que habitan esta ciudad”.

No se trata de un caso aislado, denuncia quien firma el comunicado, el obispo de Saltillo, Raúl Vera López, ya que “en las últimas semanas han sido testigos y víctimas de actos de violencia como los ocurridos en el mes de febrero cuando otro sacerdote diocesano, Raymundo Loera, fue asaltado con violencia y despojado de su camioneta cuando se dirigía a ejercer su ministerio”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s