#diocesisdecelaya @diocesis_celaya ¿Los alimentos precocinados son malos para la salud?

¿Nunca te ha pasado que luego de un día intenso llega el momento de preparar la comida  y no sabes qué hacer? Sí, suele suceder. Necesitamos algo rápido que nos saque del apuro, de pronto abrimos el congelador y tenemos comida precocinada congelada. ¡La salvación!

Diversos estudios demuestran que hoy en día el consumo de los alimentos precocinados ha aumentado considerablemente. Esto se debe, entre otras cosas, a que, por lo general, se dispone de menos tiempo para la compra y para la elaboración de la comida.  

Los cambios en los ritmos de la vida colaboran a priorizar algunas tareas, entre ellas la alimentación. Esto provoca que la manera tradicional de cocinar vaya quedando atrás y se le empiece a dar paso en nuestra cocina a los alimentos “listos para comer” o precocinados.

¿Pero qué son los alimentos precocinados? Son aquellos que están sometidos a menor o mayor grado de procesamiento (cocción y refrigerado). Algunos para consumirlos requieren sólo un calentamiento previo (microondas, horno, hervido).

En el mercado los podemos encontrar de las siguientes maneras:

Ahora bien, ¿estos alimentos precocinados pueden ser siempre considerados los perjudiciales para una alimentación saludable? Quizás lo más recomendable sea saber que cuentan con ventajas y desventajas.

  1. Combínalos

    con alimentos naturales y frescos como vegetales. Si son porotos (judías) precocidos acompáñalos con ensaladas y  así tu plato quedará más completo.

  2. Equilibra

    . Si es fin de semana y quieres comer empanadas, croquetas o papas, cocínalas en el horno e intenta equilibrar tu menú agregando vegetales y frutas.

  3. No añadas más sal

    . Si usas una conserva de carne o  legumbres no le agregues más sal porque de por sí la que tienen estos alimentos ya es suficiente.

  4. Haz tus congelados.

    Elaborar tus propios congelados puede serte de mucha ayuda ya que te permitirá obtener mayor cantidad de alimentos que luego los puedes congelar en porciones individuales para utilizarlas en distintos momentos.  

  5. Realiza un plan semanal.

    Organiza tu plan de comidas semanal en familia. Esto te ayudará a comprar sólo lo que necesitas y además podría representar una actividad didáctica para hacer con los tuyos.

  6. Lee las instrucciones.

    No olvides siempre de seguir las instrucciones de preparación del alimento que aparecen en el empaque y su fecha de caducidad.

En conclusión, estos alimentos no están incluidos dentro de una alimentación saludable, aunque no por ello tienen que ser rechazados de forma tajante. Por ende, no es recomendable consumirlos a diario y es mejor complementarlos con otros alimentos frescos para alcanzar un equilibrio adecuado.  

Ten presente que no necesariamente siempre tienes que hacer preparaciones tipo gourmet, sino que lo ideal es lograr una buena organización en tu cocina y una adecuada selección de alimentos para conseguir un plato simple y tradicional para compartir en familia.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s