#diocesisdecelaya @diocesis_celaya 6 cosas que tal vez no sabías de la muerte de San Juan Pablo II

REDACCIÓN CENTRAL, 31 Mar. 17 (ACI).- Este domingo 2 de abril se cumplen 12 años del fallecimiento San Juan Pablo II, el Papa peregrino que viajó por el mundo y se convirtió en uno de los líderes más influyentes del siglo XX.

El Pontífice permaneció en la Cátedra de San Pedro 26 años y 5 meses, siendo el suyo el tercer pontificado más largo en los más de 2.000 años de historia de la Iglesia.

Aquí 6 cosas que tal vez no sabías sobre su muerte.

1. Murió de un colapso cardiocirculatorio

San Juan Pablo II falleció el 2 de abril de 2005 a las 09:37 p.m., hora de Roma, a causa de un “choque séptico con colapso cardiocirculatorio debido a una infección, ya detectada, de vías urinarias”. Así lo detalló un exhaustivo informe sobre su agonía y muerte realizado en el Vaticano.

Durante la última semana de vida recibió comida procesada a través de un tubo nasal. Los doctores decían que los problemas en la ingesta de alimentos y en la respiración del Papa de 84 años, eran consecuencia de la enfermedad de Parkinson.

2. Su funeral duplicó la población de Roma

A su funeral asistieron 75 jefes de estado, incluyendo presidentes, príncipes, entre otras autoridades. La población de Roma se duplicó durante ese evento y los asistentes esperaron más de 24 horas para verlo en cuerpo presente.

Cuando la Plaza de San Pedro estuvo al tope de su capacidad, todo quedó completamente en silencio.

3. Sus últimas palabras fueron en polaco

El informe del Vaticano precisa que seis horas antes de su muerte, Juan Pablo dijo en polaco, “con una voz muy débil y con palabras murmuradas, ‘Déjame ir a la casa del Padre’”.

El diario La Repubblica de Roma citó a un sacerdote polaco, Jarek Cielecki, diciendo que el Papa murió “un instante” después de pronunciar con gran esfuerzo la palabra “amén”.

4. Escuchaba la oración de los fieles días antes de su muerte

Miles de fieles se reunieron para orar en voz alta y hacer vigilia en la Plaza de San Pedro en los días previos a su muerte.

El entonces Arzobispo de Cracovia y Secretario Personal de Juan Pablo II durante más de 40 años, Cardenal Stanislaw Dziwisz, aseguró que el Papa escuchaba las oraciones de la multitud.

5. Sumamente enfermo dio una última bendición desde su ventana

Tras su fallido y conmovedor intento de dar la bendición “Urbi et Orbi” el último Domingo de Pascua de 2005, el cual arrancó los aplausos y el llanto de los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro, el Papa Juan Pablo II –que después de su segunda hospitalización sufría “déficit nutricional y marcada debilidad”– volvió a asomarse a la ventana de su habitación el miércoles 30 de marzo para dar la bendición.

Este nuevo intento tampoco tuvo éxito. Aquella comparecencia “fue la última estación pública de su doloroso Vía Crucis”, dice el documento vaticano.

6. “Concelebró” una Misa en su agonía

El informe del Vaticano detalló que los ojos de Juan Pablo II estaban prácticamente cerrados durante una Misa celebrada al pie de su cama en la tarde del 31 de marzo de 2005.

“Pero en el momento de la consagración, débilmente levantó su mano derecha dos veces, es decir, cuando se eleva el pan y el vino. Hizo un gesto indicando que estaba tratando de golpear su pecho durante la recitación de la oración del Cordero de Dios”.

Ese día el Cardenal Marian Jaworski, amigo íntimo desde que ambos eran jóvenes sacerdotes en Polonia, le administró el sacramento de la unción de los enfermos.

También te puede interesar: 

El Papa Francisco narra la historia del mendigo que confesó a San Juan Pablo II https://t.co/oa1ZqZzlCi

— ACI Prensa (@aciprensa) 20 de marzo de 2017

 

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Siria: Religiosa explica cómo es la vida de los cristianos tras liberación de Alepo

ROMA, 31 Mar. 17 (ACI).- Una religiosa del Instituto del Verbo Encarnado (IVE) que vive en la ciudad de Alepo, Siria, contó algunos detalles sobre la vida espiritual y cotidiana de los cristianos tras la liberación de la ciudad del control de los terroristas en diciembre de 2016.

En una entrevista concedida a ACI Prensa, la hermana María Sponsa Iusti Ioseph, originaria de Perú, contó que la gente en Alepo asiste a Misa con frecuencia y que antes de la Eucaristía se reza un Rosario por la paz.

“Una vez al mes se celebra una Eucaristía por los difuntos en la Catedral del Niño Jesús. Ahora gracias a Dios se ha recuperado el cementerio cristiano que estaba controlado por los rebeldes y ellos pueden visitar a sus muertos otra vez y trasladar los cuerpos”, contó.

En cuanto a los sacramentos, la religiosa indicó que los franciscanos y los salesianos suelen encargarse de preparar a los niños, jóvenes y adultos para que los reciban.

La hermana María Sponsa Iusti Ioseph dijo que la actitud de la gente ha mejorado tras la liberación de Alepo del control de los rebeldes en diciembre de 2016.

Comentó que este cambio fue perceptible durante la Navidad. “Vimos que las personas caminaban contentas por la calle. Tenían el rostro totalmente cambiado. Aunque ellos de por sí son muy alegres, se les notaba otro tipo de alegría. Era como un respiro”.

“Algunas de las luces ventanas estaban encendidas y las iglesias habían adornado sus cúpulas también con luces. Incluso armaron un árbol de Navidad en la calle”.

En las navidades anteriores “no había ninguna luz en las ventanas, no habían iglesias adornadas con luces ni se respiraba un ambiente navideño”.

“Cuando visitábamos a la gente les preguntábamos si habían armado el pesebre, pero ellos no querían hacerlo porque les traía recuerdos. Antes de la guerra vivían tan felices, compartían las fiestas con sus familias. Por eso les deprimía poner esas cosas que representaban esos recuerdos en medio de una situación difícil”, expresó.

Sin embargo, para las fiestas del 2016 “algunos volvieron a poner sus adornos navideños”.

La religiosa del IVE también destacó que los sufrimientos por las carencias en la ciudad, como el agua, la comida y el techo, han hecho que los vecinos cristianos y musulmanes trabajen juntos para sobrevivir.

“Ahora todos estamos bajo el mismo techo. Todos están sufriendo por esta situación. Se ayudan entre ellos. La gente de Alepo es muy respetuosa y muy abierta, gracias a Dios. Eso facilita que haya un buen trato entre todos”, dijo.

La hermana María Sponsa Iusti Ioseph indicó que casa que las hermanas del IVE tienen en Alepo está abierta a todo aquel que desee visitarlas.

“A la gente le gusta venir a la casa. Por eso siempre hacemos reunioncitas, tomamos un cafecito. Incluso después de la Misa dominical tomamos café con la gente. A ellos les gusta. Conversan con nosotras y se desahogan un poquito de la situación por la que están pasando”, indicó.

La religiosa explicó que los sirios “expresan el cariño de una forma muy diferente a los latinos. Me parece que son mucho más cálidos. Por ejemplo a los cinco minutos te dicen ‘te extraño’. Cuando te conocen bien te llaman, preguntan cómo estás”.  

“Allá apenas entras a una casa no te preguntan si vas a tomar café, te dicen ‘¿con azúcar o sin azúcar? Conversan contigo cinco minutos y luego te dan el cafecito”, comentó.

La religiosa comentó que todos los jueves se reúnen con las jóvenes universitarias que acogen en su casa. “Hablamos, les damos un poco de doctrina, a veces vemos películas y jugamos juegos de mesa. Para ellas es un momento de diversión y distracción. Siempre están esperando que sea jueves para reunirnos”.

Asimismo, organizan una reunión mixta una vez al mes ya que los varones viven con los sacerdotes del mismo instituto. “Cuando se puede hacer un paseíto vamos a parque, aunque no es muy seguro. Vemos películas con ellos o los invitamos”.

Por otro lado, la hermana María Sponsa Iusti Ioseph indicó que los cristianos de Alepo acogen con cariño las palabras del Papa Francisco.

Cuando liberaron la ciudad en diciembre, las religiosas transmitieron a los fieles “que el Santo Padre reza por nosotros y que también mucha gente en el mundo lo hace. A ellos les gusta mucho eso y se sienten protegidos por las oraciones de todos los cristianos”.

“A la vez ellos también se sienten muy contentos porque saben que su sufrimiento no es en vano, sino que ayuda a la gente de occidente. Si saben que hubieron conversiones por ese ofrecimiento, eso les da mucha fortaleza para seguir adelante”, manifestó.

También te puede interesar:

La incansable labor de la Iglesia Católica a 6 años de iniciada la guerra en Siria https://t.co/krk7hhSgDo

— ACI Prensa (@aciprensa) 17 de marzo de 2017

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Siria: Religiosa explica cómo es la vida de los cristianos tras liberación de Alepo

ROMA, 31 Mar. 17 (ACI).- Una religiosa del Instituto del Verbo Encarnado (IVE) que vive en la ciudad de Alepo, Siria, contó algunos detalles sobre la vida espiritual y cotidiana de los cristianos tras la liberación de la ciudad del control de los terroristas en diciembre de 2016.

En una entrevista concedida a ACI Prensa, la hermana María Sponsa Iusti Ioseph, originaria de Perú, contó que la gente en Alepo asiste a Misa con frecuencia y que antes de la Eucaristía se reza un Rosario por la paz.

“Una vez al mes se celebra una Eucaristía por los difuntos en la Catedral del Niño Jesús. Ahora gracias a Dios se ha recuperado el cementerio cristiano que estaba controlado por los rebeldes y ellos pueden visitar a sus muertos otra vez y trasladar los cuerpos”, contó.

En cuanto a los sacramentos, la religiosa indicó que los franciscanos y los salesianos suelen encargarse de preparar a los niños, jóvenes y adultos para que los reciban.

La hermana María Sponsa Iusti Ioseph dijo que la actitud de la gente ha mejorado tras la liberación de Alepo del control de los rebeldes en diciembre de 2016.

Comentó que este cambio fue perceptible durante la Navidad. “Vimos que las personas caminaban contentas por la calle. Tenían el rostro totalmente cambiado. Aunque ellos de por sí son muy alegres, se les notaba otro tipo de alegría. Era como un respiro”.

“Algunas de las luces ventanas estaban encendidas y las iglesias habían adornado sus cúpulas también con luces. Incluso armaron un árbol de Navidad en la calle”.

En las navidades anteriores “no había ninguna luz en las ventanas, no habían iglesias adornadas con luces ni se respiraba un ambiente navideño”.

“Cuando visitábamos a la gente les preguntábamos si habían armado el pesebre, pero ellos no querían hacerlo porque les traía recuerdos. Antes de la guerra vivían tan felices, compartían las fiestas con sus familias. Por eso les deprimía poner esas cosas que representaban esos recuerdos en medio de una situación difícil”, expresó.

Sin embargo, para las fiestas del 2016 “algunos volvieron a poner sus adornos navideños”.

La religiosa del IVE también destacó que los sufrimientos por las carencias en la ciudad, como el agua, la comida y el techo, han hecho que los vecinos cristianos y musulmanes trabajen juntos para sobrevivir.

“Ahora todos estamos bajo el mismo techo. Todos están sufriendo por esta situación. Se ayudan entre ellos. La gente de Alepo es muy respetuosa y muy abierta, gracias a Dios. Eso facilita que haya un buen trato entre todos”, dijo.

La hermana María Sponsa Iusti Ioseph indicó que casa que las hermanas del IVE tienen en Alepo está abierta a todo aquel que desee visitarlas.

“A la gente le gusta venir a la casa. Por eso siempre hacemos reunioncitas, tomamos un cafecito. Incluso después de la Misa dominical tomamos café con la gente. A ellos les gusta. Conversan con nosotras y se desahogan un poquito de la situación por la que están pasando”, indicó.

La religiosa explicó que los sirios “expresan el cariño de una forma muy diferente a los latinos. Me parece que son mucho más cálidos. Por ejemplo a los cinco minutos te dicen ‘te extraño’. Cuando te conocen bien te llaman, preguntan cómo estás”.  

“Allá apenas entras a una casa no te preguntan si vas a tomar café, te dicen ‘¿con azúcar o sin azúcar? Conversan contigo cinco minutos y luego te dan el cafecito”, comentó.

La religiosa comentó que todos los jueves se reúnen con las jóvenes universitarias que acogen en su casa. “Hablamos, les damos un poco de doctrina, a veces vemos películas y jugamos juegos de mesa. Para ellas es un momento de diversión y distracción. Siempre están esperando que sea jueves para reunirnos”.

Asimismo, organizan una reunión mixta una vez al mes ya que los varones viven con los sacerdotes del mismo instituto. “Cuando se puede hacer un paseíto vamos a parque, aunque no es muy seguro. Vemos películas con ellos o los invitamos”.

Por otro lado, la hermana María Sponsa Iusti Ioseph indicó que los cristianos de Alepo acogen con cariño las palabras del Papa Francisco.

Cuando liberaron la ciudad en diciembre, las religiosas transmitieron a los fieles “que el Santo Padre reza por nosotros y que también mucha gente en el mundo lo hace. A ellos les gusta mucho eso y se sienten protegidos por las oraciones de todos los cristianos”.

“A la vez ellos también se sienten muy contentos porque saben que su sufrimiento no es en vano, sino que ayuda a la gente de occidente. Si saben que hubieron conversiones por ese ofrecimiento, eso les da mucha fortaleza para seguir adelante”, manifestó.

También te puede interesar:

La incansable labor de la Iglesia Católica a 6 años de iniciada la guerra en Siria https://t.co/krk7hhSgDo

— ACI Prensa (@aciprensa) 17 de marzo de 2017

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Obispos de Venezuela llaman a no permanecer pasivos ante eliminación de Asamblea Nacional

CARACAS, 31 Mar. 17 (ACI).- La Presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), señaló este viernes 31 de marzo que “no se puede permanecer pasivos, acobardados ni desesperanzados” ante la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de eliminar la Asamblea Nacional y suplantarla “por una representación de los poderes judicial y ejecutivo”.

La noche del miércoles 29 el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) emitió una sentencia para anunciar que asumirá todas las funciones de la Asamblea Nacional, formada mayormente por parlamentarios de la oposición desde que esta ganó las elecciones legislativas de diciembre de 2015.

La Corte, que es controlada por el gobierno, aprobó esta sentencia dos días después de eliminar también la inmunidad de los parlamentarios opositores y conceder atribuciones
especiales al Presidente Nicolás Maduro.

“Estamos muy cerca de la Semana Santa. Para los católicos la conmemoración de los atropellos contra Nuestro Señor Jesucristo es un urgente llamado a tomar conciencia y a actuar de manera pacífica pero contundente ante la arremetida del poder”, afirmaron los
obispos en su comunicado publicado este 31 de marzo.

“No se puede permanecer pasivos, acobardados ni desesperanzados. Tenemos que defender nuestros derechos y los derechos de los demás. Es hora de preguntarse muy seria y responsablemente si no son válidas y oportunas, por ejemplo, la desobediencia civil, las manifestaciones pacíficas, los justos reclamos a los poderes públicos nacionales y/o internacionales y las protestas cívicas”, añadieron.

La Presidencia de la CEV señaló que las decisiones del TSJ son “moralmente inaceptables y, por tanto, reprobables”, agravan la crisis y “pueden generar en Venezuela una escalada de violencia”.

“La eliminación de la Asamblea Nacional, suplantándola por una representación de los poderes judicial y ejecutivo, es un desconocimiento absoluto de que la soberanía reside en el pueblo”, indicaron.

“Una nación sin parlamento es como un cuerpo sin alma. Está muerto y desaparece toda posibilidad de opinión divergente o contraria a quienes están en el poder. Se abre la puerta a la arbitrariedad, la corrupción y la persecución, un despeñadero hacia la dictadura”, advirtieron.

Los obispos señalaron que “existe una distorsión en el ejercicio del poder en Venezuela. Pareciera que todo gira en torno a lo político, entendido como conquista del poder, olvidando que las necesidades reales de la gente reclaman otra visión del poder”.

“La incapacidad para dar solución a la escasez y carestía de los alimentos y medicinas, la creciente violencia, la incitación al odio y el desconocimiento de las normas elementales para una convivencia en paz, son, entre otras, las causas que nos tienen sumidos en un marasmo que entorpece el entendimiento y el progreso”, recordaron.

“Desconocer la existencia del otro y sus derechos es, sencillamente, destruir toda posibilidad de convivencia democrática y plural”, indicó la Presidencia de la CEV y señaló que ante ello es “necesario generar gestos valientes e iniciativas innovadoras que motiven a esperar contra toda esperanza”. “Frente al mal nadie puede permanecer como simple espectador”, afirmó.

Los obispos invocaron la intercesión de Cristo y la Virgen María para que en “esta hora menguada”, Venezuela encuentre “en la sensatez y prudencia (…) los caminos para superar tan grave y riesgosa crisis”.

“Como católicos, debemos vivir los actos religiosos de la Semana Santa, conmemoración de la pasión y resurrección de Cristo, las celebraciones litúrgicas y los actos piadosos, con un contenido social que nos ayude a mantener la esperanza, la alegría y la solidaridad, en medio de las naturales diferencias, propias de los seres humanos”, expresaron.

El fallo del TSJ ha sido calificado por la oposición como un golpe de estado y varios países de América Latina expresaron su preocupación por la profundización de la crisis política. El Secretario General de la OEA, Luis Almagro, dijo que es “autogolpe de Estado perpetrado por el régimen venezolano contra la Asamblea Nacional”.

Además, la oposición llamó a la población a salir mañana sábado a las calles para rechazar de forma pacífica la eliminación de la Asamblea Nacional.

También te puede interesar:

Venezuela: Presidente del Episcopado alienta a resistir al Estado opresor https://t.co/hasKQRKnCP

— ACI Prensa (@aciprensa) 31 de marzo de 2017

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Venezuela: Presidente del Episcopado alienta a resistir al Estado opresor

CARACAS, 31 Mar. 17 (ACI).- “Hoy en la Iglesia venezolana no hay una auténtica espiritualidad si no se tiene una actitud de resistencia frente al Poder”, afirmó el Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), Mons. Diego Padrón.

El también Arzobispo de Cumaná hizo esta afirmación durante su participación en el VII Congreso Nacional de Laicos que se realiza hasta el 1 de abril, en medio de una nueva crisis política en el país.

La noche del miércoles 29 el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) emitió una sentencia en la que anunció que asumirá todas las funciones de la Asamblea Nacional, formada mayormente por parlamentarios de la oposición desde que esta ganó las elecciones legislativas de diciembre de 2015.

La Corte, que es controlada por el gobierno, aprobó esta sentencia dos días después de eliminar también la inmunidad de los parlamentarios opositores y conceder atribuciones especiales al Presidente Nicolás Maduro.

El fallo del TSJ ha sido calificado por la oposición como un golpe de estado y varios países de América Latina expresaron su preocupación por la profundización de la crisis política. El Secretario General de la OEA, Luis Almagro, dijo que es “autogolpe de Estado perpetrado por el régimen venezolano contra la Asamblea Nacional”.

Venezuela: oposición llama a protestar y a “sesión de calle” para este sábado https://t.co/y6tGXZtldp pic.twitter.com/QkNU30JxzN

— Diario Correo (@diariocorreo) 31 de marzo de 2017

“Mientras el mundo tiene los ojos puestos en Venezuela por causa de su crisis en todos los órdenes de la vida, la Iglesia y sobre todo los laicos tienen que escuchar el clamor del pueblo que reclaman respeto a su dignidad y derechos”, señaló el Presidente de la CEV.

La Iglesia, añadió, debe responder “no solo con palabras sino con hechos de vida porque una religión únicamente vertical, intimista, individualista y espiritualista que no cuestione al sistema y no comprometa al creyente en la transformación de la sociedad sería una religión opio del pueblo”.

Durante su discurso, Mons. Padrón señaló que “los católicos venezolanos, pastores y fieles necesitamos descubrir el sentido del libro del apocalipsis que no es cómo piensan muchos, una interpretación fatalista y catastrófica de la historia, sino que es un libro con mensaje de esperanza para las comunidades que sufren el peso del Estado que fue escrito en la época del Imperio Romano, y es una indicación a crear un movimiento de resistencia frente al Estado opresor y de recuperación de la esperanza de un pueblo abatido y silenciado”.

“Sin resistencia no hay esperanza puesto que resiste el que espera, hoy en la iglesia venezolana no hay una auténtica espiritualidad si no se tiene una actitud de resistencia frente al Poder”, indicó el Arzobispo.

Explicó que “la resistencia se lleva a cabo en la vida diaria, en las cosas sencillas, pero sobre todo en la adquisición de una nueva consciencia personal y comunitaria que se traduce en un renovado espíritu de vida que sea profético, liberador, transformador y solidario”.

“Sin solidaridad no hay resistencia duradera, resistencia es fortaleza en las adversidades y esperanza de superación; por tanto, jamás debe hablarse mal del diálogo en la política, puede criticarse a sus conductores, pero más allá de los malos ejemplos los términos diálogo y política hacen referencia a la decisión democrática de la sociedad”, añadió.

Mons. Padrón recordó a los laicos que “comprometerse con la política no es solo un derecho sino un deber”. “El cristiano no puede evadir su responsabilidad político-social”, afirmó.

Gobierno quiere copar todos los espacios

Por su parte, durante la Misa de inauguración del Congreso Nacional de Laicos, el Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa, advirtió que el Gobierno de Maduro “pretende tener poder absoluto y copar todos los espacios”, incluso eliminando las “actuaciones de quienes no se someten a sus designios, e inclusive encarcelándolos”.

En ese sentido, denunció que la decisión de “neutralizar y penalizar a través del TSJ” a la oposición parlamentaria y suprimir las facultades constitucionales de la Asamblea Nacional es “algo gravísimo”.

Además, añadió, “tenemos también el reto económico que plantea un sistema totalitario y estatista que ha arruinado al país”, la delincuencia, la escasez de alimentos y medicinas, y la inseguridad.

Ante esto, indicó el Purpurado, urge actuar y, “en cuanto podamos hemos de ayudar a nuestros hermanos, y hemos de organizarnos para defender nuestros derechos y los derechos de los demás”.

El Arzobispo también alentó a fortalecer los movimientos apostólicos y la espiritualidad de los laicos, “con una vida espiritual y de oración intensa, con una exigencia permanente de virtud y santidad”.

“Que este Congreso sea un gran impulso para un mayor compromiso de los laicos en la vida política, en el quehacer diario de nuestras comunidades, para que promovamos la justicia y la paz. Que seamos, de veras, luz para el mundo y sal para la tierra. Que trabajemos incesante e intensamente por la paz”, exhortó el Cardenal.

El Purpurado también pidió “la maternal intercesión de nuestra madre amorosa, la Santísima Virgen de Coromoto, patrona de Venezuela”.

También te puede interesar:

En Venezuela ya hay un baño de sangre, lamenta Expresidente del Episcopado https://t.co/jgpCeX1dun

— ACI Prensa (@aciprensa) 28 de enero de 2017

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Obispos de Venezuela llaman a no permanecer pasivos ante eliminación de Asamblea Nacional

CARACAS, 31 Mar. 17 (ACI).- La Presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), señaló este viernes 31 de marzo que “no se puede permanecer pasivos, acobardados ni desesperanzados” ante la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de eliminar la Asamblea Nacional y suplantarla “por una representación de los poderes judicial y ejecutivo”.

La noche del miércoles 29 el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) emitió una sentencia para anunciar que asumirá todas las funciones de la Asamblea Nacional, formada mayormente por parlamentarios de la oposición desde que esta ganó las elecciones legislativas de diciembre de 2015.

La Corte, que es controlada por el gobierno, aprobó esta sentencia dos días después de eliminar también la inmunidad de los parlamentarios opositores y conceder atribuciones
especiales al Presidente Nicolás Maduro.

“Estamos muy cerca de la Semana Santa. Para los católicos la conmemoración de los atropellos contra Nuestro Señor Jesucristo es un urgente llamado a tomar conciencia y a actuar de manera pacífica pero contundente ante la arremetida del poder”, afirmaron los
obispos en su comunicado publicado este 31 de marzo.

“No se puede permanecer pasivos, acobardados ni desesperanzados. Tenemos que defender nuestros derechos y los derechos de los demás. Es hora de preguntarse muy seria y responsablemente si no son válidas y oportunas, por ejemplo, la desobediencia civil, las manifestaciones pacíficas, los justos reclamos a los poderes públicos nacionales y/o internacionales y las protestas cívicas”, añadieron.

La Presidencia de la CEV señaló que las decisiones del TSJ son “moralmente inaceptables y, por tanto, reprobables”, agravan la crisis y “pueden generar en Venezuela una escalada de violencia”.

“La eliminación de la Asamblea Nacional, suplantándola por una representación de los poderes judicial y ejecutivo, es un desconocimiento absoluto de que la soberanía reside en el pueblo”, indicaron.

“Una nación sin parlamento es como un cuerpo sin alma. Está muerto y desaparece toda posibilidad de opinión divergente o contraria a quienes están en el poder. Se abre la puerta a la arbitrariedad, la corrupción y la persecución, un despeñadero hacia la dictadura”, advirtieron.

Los obispos señalaron que “existe una distorsión en el ejercicio del poder en Venezuela. Pareciera que todo gira en torno a lo político, entendido como conquista del poder, olvidando que las necesidades reales de la gente reclaman otra visión del poder”.

“La incapacidad para dar solución a la escasez y carestía de los alimentos y medicinas, la creciente violencia, la incitación al odio y el desconocimiento de las normas elementales para una convivencia en paz, son, entre otras, las causas que nos tienen sumidos en un marasmo que entorpece el entendimiento y el progreso”, recordaron.

“Desconocer la existencia del otro y sus derechos es, sencillamente, destruir toda posibilidad de convivencia democrática y plural”, indicó la Presidencia de la CEV y señaló que ante ello es “necesario generar gestos valientes e iniciativas innovadoras que motiven a esperar contra toda esperanza”. “Frente al mal nadie puede permanecer como simple espectador”, afirmó.

Los obispos invocaron la intercesión de Cristo y la Virgen María para que en “esta hora menguada”, Venezuela encuentre “en la sensatez y prudencia (…) los caminos para superar tan grave y riesgosa crisis”.

“Como católicos, debemos vivir los actos religiosos de la Semana Santa, conmemoración de la pasión y resurrección de Cristo, las celebraciones litúrgicas y los actos piadosos, con un contenido social que nos ayude a mantener la esperanza, la alegría y la solidaridad, en medio de las naturales diferencias, propias de los seres humanos”, expresaron.

El fallo del TSJ ha sido calificado por la oposición como un golpe de estado y varios países de América Latina expresaron su preocupación por la profundización de la crisis política. El Secretario General de la OEA, Luis Almagro, dijo que es “autogolpe de Estado perpetrado por el régimen venezolano contra la Asamblea Nacional”.

Además, la oposición llamó a la población a salir mañana sábado a las calles para rechazar de forma pacífica la eliminación de la Asamblea Nacional.

También te puede interesar:

Venezuela: Presidente del Episcopado alienta a resistir al Estado opresor https://t.co/hasKQRKnCP

— ACI Prensa (@aciprensa) 31 de marzo de 2017

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Venezuela: Presidente del Episcopado alienta a resistir al Estado opresor

CARACAS, 31 Mar. 17 (ACI).- “Hoy en la Iglesia venezolana no hay una auténtica espiritualidad si no se tiene una actitud de resistencia frente al Poder”, afirmó el Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), Mons. Diego Padrón.

El también Arzobispo de Cumaná hizo esta afirmación durante su participación en el VII Congreso Nacional de Laicos que se realiza hasta el 1 de abril, en medio de una nueva crisis política en el país.

La noche del miércoles 29 el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) emitió una sentencia en la que anunció que asumirá todas las funciones de la Asamblea Nacional, formada mayormente por parlamentarios de la oposición desde que esta ganó las elecciones legislativas de diciembre de 2015.

La Corte, que es controlada por el gobierno, aprobó esta sentencia dos días después de eliminar también la inmunidad de los parlamentarios opositores y conceder atribuciones especiales al Presidente Nicolás Maduro.

El fallo del TSJ ha sido calificado por la oposición como un golpe de estado y varios países de América Latina expresaron su preocupación por la profundización de la crisis política. El Secretario General de la OEA, Luis Almagro, dijo que es “autogolpe de Estado perpetrado por el régimen venezolano contra la Asamblea Nacional”.

Venezuela: oposición llama a protestar y a “sesión de calle” para este sábado https://t.co/y6tGXZtldp pic.twitter.com/QkNU30JxzN

— Diario Correo (@diariocorreo) 31 de marzo de 2017

“Mientras el mundo tiene los ojos puestos en Venezuela por causa de su crisis en todos los órdenes de la vida, la Iglesia y sobre todo los laicos tienen que escuchar el clamor del pueblo que reclaman respeto a su dignidad y derechos”, señaló el Presidente de la CEV.

La Iglesia, añadió, debe responder “no solo con palabras sino con hechos de vida porque una religión únicamente vertical, intimista, individualista y espiritualista que no cuestione al sistema y no comprometa al creyente en la transformación de la sociedad sería una religión opio del pueblo”.

Durante su discurso, Mons. Padrón señaló que “los católicos venezolanos, pastores y fieles necesitamos descubrir el sentido del libro del apocalipsis que no es cómo piensan muchos, una interpretación fatalista y catastrófica de la historia, sino que es un libro con mensaje de esperanza para las comunidades que sufren el peso del Estado que fue escrito en la época del Imperio Romano, y es una indicación a crear un movimiento de resistencia frente al Estado opresor y de recuperación de la esperanza de un pueblo abatido y silenciado”.

“Sin resistencia no hay esperanza puesto que resiste el que espera, hoy en la iglesia venezolana no hay una auténtica espiritualidad si no se tiene una actitud de resistencia frente al Poder”, indicó el Arzobispo.

Explicó que “la resistencia se lleva a cabo en la vida diaria, en las cosas sencillas, pero sobre todo en la adquisición de una nueva consciencia personal y comunitaria que se traduce en un renovado espíritu de vida que sea profético, liberador, transformador y solidario”.

“Sin solidaridad no hay resistencia duradera, resistencia es fortaleza en las adversidades y esperanza de superación; por tanto, jamás debe hablarse mal del diálogo en la política, puede criticarse a sus conductores, pero más allá de los malos ejemplos los términos diálogo y política hacen referencia a la decisión democrática de la sociedad”, añadió.

Mons. Padrón recordó a los laicos que “comprometerse con la política no es solo un derecho sino un deber”. “El cristiano no puede evadir su responsabilidad político-social”, afirmó.

Gobierno quiere copar todos los espacios

Por su parte, durante la Misa de inauguración del Congreso Nacional de Laicos, el Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa, advirtió que el Gobierno de Maduro “pretende tener poder absoluto y copar todos los espacios”, incluso eliminando las “actuaciones de quienes no se someten a sus designios, e inclusive encarcelándolos”.

En ese sentido, denunció que la decisión de “neutralizar y penalizar a través del TSJ” a la oposición parlamentaria y suprimir las facultades constitucionales de la Asamblea Nacional es “algo gravísimo”.

Además, añadió, “tenemos también el reto económico que plantea un sistema totalitario y estatista que ha arruinado al país”, la delincuencia, la escasez de alimentos y medicinas, y la inseguridad.

Ante esto, indicó el Purpurado, urge actuar y, “en cuanto podamos hemos de ayudar a nuestros hermanos, y hemos de organizarnos para defender nuestros derechos y los derechos de los demás”.

El Arzobispo también alentó a fortalecer los movimientos apostólicos y la espiritualidad de los laicos, “con una vida espiritual y de oración intensa, con una exigencia permanente de virtud y santidad”.

“Que este Congreso sea un gran impulso para un mayor compromiso de los laicos en la vida política, en el quehacer diario de nuestras comunidades, para que promovamos la justicia y la paz. Que seamos, de veras, luz para el mundo y sal para la tierra. Que trabajemos incesante e intensamente por la paz”, exhortó el Cardenal.

El Purpurado también pidió “la maternal intercesión de nuestra madre amorosa, la Santísima Virgen de Coromoto, patrona de Venezuela”.

También te puede interesar:

En Venezuela ya hay un baño de sangre, lamenta Expresidente del Episcopado https://t.co/jgpCeX1dun

— ACI Prensa (@aciprensa) 28 de enero de 2017