#diocesisdecelaya @diocesis_celaya El drama de los niños usados para atentados suicidas en Nigeria

En lo que llevamos de 2017, ya son 27 los niños que han sido utilizados para ataques bomba suicidas en la zona del lago Chad. Bajo el título Silent Shame (Vergüenza silenciada), UNICEF ha publicado un informe que pone voz a los niños, jóvenes y adolescentes capturados por Boko Haram.

El objetivo, abrir los ojos del mundo para conseguir apoyos que acaben con esta situación y que consigan lo que los hashtags #EndViolence y #BringBackOurChildhood piden.

Los datos ocupan portadas. Las imágenes inundan televisiones y dispositivos. Las denuncias desbordan las redes sociales. Los periodistas comunican las atrocidades que se están viviendo en la zona del lago Chad, en África. Entre miles de titulares, ¿la sociedad entiende la gravedad de la situación? ¿Cómo se ha llegado a ella? Presentamos algunas claves:

En la cuenca del lago Chad, en África Occidental, en zonas de Nigeria, Chad, Níger y Camerún.

Desde hace ocho años, la crisis provocada por la sequía se acentúa con la gravedad del conflicto que provoca Boko Haram y las operaciones militares para combatirlo.

Según Óscar Mateos, investigador del CIDOB especializado en África, “hablamos de una región que sufre problemas muy de fondo”. Se trata de desigualdad, pobreza, impacto del cambio climático, bajo desarrollo humano, etc. “Además la zona ha visto agudizada su situación desde el inicio de la ofensiva de Boko Haram”, explica el experto. La acción empezó en la zona noreste de Nigeria y se ha extendido al conjunto de la región. “Hay millones de desplazados y una situación de inseguridad generalizada. Para Mateos, “la crisis humanitaria es de grandes dimensiones”.

Se trata de un grupo yihadista que ya ha acabado con más de 20.000 vidas. En sus ataques secuestran a menores para utilizarlos como mano de obra, guerreros, herramientas en ataques suicidas o, en el caso de las niñas, para hacerlas sus esposas y abusar sexualmente de ellas.

Hace justo tres años el grupo terrorista secuestró a 276 niñas en la localidad de Chibok, en Nigeria. A día de hoy, sólo algunas de ellas han podido huir y dar testimonio del horror que sus compañeras todavía están viviendo. Algunas hasta han quedado embarazadas de sus secuestradores.  A pesar de la repercusión mediática de esta acción, el informe de UNICEF destaca que los secuestros se daban antes y se han dado después del episodio de Chibok.

Mateos subraya que estas tácticas son ciertas, y reitera que “Boko Haram recluta forzosamente a niños para hacerlos explotar en mercados y otros lugares”. Sin embargo, el investigador afirma que “se trata de un hecho invisibilizado y sólo mediatizado en ciertos momentos”.

El portavoz de UNICEF, Philippe Barragne-Bigot, destaca en El País que sus vidas no son fáciles. En muchos casos, como el mismo informe indica con testimonios reales, estos pequeños viven bajo la duda de a qué nivel están de adoctrinamiento y de si han llegado a actuar en favor del grupo terrorista. Algunos no vuelven a ser aceptados por sus familias. Marie-Pierre Poirer lo explica también en el comunicado de prensa que presentaba el informe.

“Se trata del acto de crueldad más grave registrado contra la infancia”, explica Poirer y no tienen justificación ni respuesta alguna. UNICEF publica los datos para conseguir concienciar a la población. “Es un estudio que hacemos cada año, porque creemos que hay que seguir recordando este drama”, señala Philippe Barragne-Bigot, representante de la organización en Chad, en la mencionada publicación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s