#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Clique: Todas las historias de amor son historias de fantasmas

¿Qué es Clique? Farra y juventud revestidas de aparente glamour; en el fondo, droga, sexo, traiciones y violencia en una suma de pulsiones de eros y thánatos. Placer y muerte.

Estamos en la Universidad de Edimburgo. Es el primer año de carrera de Holly (¡bravo por Synnove Karsen!) y Georgia (Aisling Franciosi, The Fall), dos amigas de infancia escocesas. La uni es un rollo. ¿Estudiar para qué? Pero pronto llega un aliciente: la profesora Jude McDermid (Louise Brealey, Sherlock) propone en clase formar parte de un clique, esto es: un grupo exclusivo con intereses comunes. Aquí el clan va de chicas VIP, Mujeres Solasta.

Para convencer al auditorio de estas atípicas prácticas, la profesora sale con un discurso trillado sobre el feminismo y la culpabilidad de la mujer: que si es sumisa, que si autocompasiva, que si tal y cual, y que si levántate y haz algo. Bla bla bla. Vaya, un discurso propio de un guion de Shonda Rhimes (Scandal). Claro, viendo la belleza y elegancia de las becarias, Holly y Georgia se tiran de cabeza. Al fin y al cabo las tentaciones que el clique ofrece a estas pueblerinas no pueden ser mejores: libertinaje, lujo, droga, sexo y poder…; en suma, vanidad. Eso de romper las barreras de género iba solo por aquí…

Pronto Georgia, psicológicamente más débil que su amiga, empieza a comportarse de modo extraño, y se aleja de Holly. A la vez, Fay, una de las flamantes chicas Solasta, muere de un suicidio más que sospechoso. Holly descubrirá que bajo la apariencia espectacular del grupito de becarias inteligentes se esconde una organización sombría vinculada a empresarios turbios. La trama avanzará hacia un thriller en el que Holly tratará tanto de recuperar a su amiga como de descifrar las claves de la estructura criminal.

Jess Brittain (Skins) escribe esta miniserie de BBC3 en la que el mundo juvenil se mezcla con el adulto. Sin duda, Clique habla del rite de passage, de esa prueba iniciática que marca la transición del joven a la edad adulta. En el mundo adulto contemporáneo la propuesta humana está ausente; por ello solo puede dar al joven poder o vanidad, y solo puede dárselo a través de un lenguaje que comprenda: aventura, ganas de vivir, pero traducido a lujo, sexo, dinero. Desgraciadamente, los mayores suelen pensar que solo puede acercarse al joven con tonterías.

Clique nos presenta el funcionamiento de los grupos cerrados, pero también nos habla de este Occidente aislado en el que no hay proyecto para el chico que debe crecer. En este sentido la serie de Brittain pone en evidencia las dificultades de los jóvenes a la hora de construir una identidad en un mundo sin sentido, dominado por la apariencia y profundamente materialista. Sin finalidad no hay historia, solo tiempo que pasa hacia la nada. ¿Cómo va a hacer un chico de su vida una trama con significado, una narración?

Clique se aleja de esas series y películas americanas sobre institutos y universidades, donde reina la frivolidad y el jolgorio, el chisme. Esto no es Gossip girl. Las series británicas son más explícitas y menos naífs. Así que en la propuesta de Brittain hay alto voltaje sexual, violencia explícita, nihilismo cruel, oscuridad, terror, y un conjunto de ingredientes que la alejan del drama juvenil edulcorado.

Sin embargo, la serie no tiene ese glamour que pretende el tráiler. Y al poco de drama sociológico pasa a thriller psicológico (con recursivos flashbacks a la infancia turbia de Holly), para acabar en cine noir de poca monta. El argumento quiere enredarse demasiado con intrigas, traumas, conspiraciones, y todo tipo de giros casi siempre previsibles. Aunque la trama quede bien enlazada no hay un motivo creíble que justifique la posición de Holly y sus manías sobre la amistad.

Porque es cierto que Clique es también, y quiere ser sobre todo, una serie sobre la amistad y la redención. Pero, como ocurre con el materialismo que denuncia, al final la propuesta de la cadena BBC3 acaba en los mismos lodos. Así, el determinismo y los ancestros de la propia vida son lugares subterráneos que dominan al yo joven y al adulto. No hay escapatoria. ¿Libertad, total para qué? Si somos materia y esas pulsiones que nos dominan… Si no somos más que una mente dominada por los traumas y la inconsciencia… Parece extraño que la exigencia que HBO exige a sus producciones no la haya pedido a esta miniserie de BBC3. ¿Seguro que Clique es mejor que la cancelada Vinyl?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s