#diocesisdecelaya @diocesis_celaya La última frontera de los pedófilos: robar las fotos de los niños de Facebook y modificarlas

Publicar fotos de los hijos en la web para muchos papás es lo normal. Se hace para compartir un momento de alegría, para anunciar un nacimiento, para celebrar un cumpleaños.

Detrás de un gesto aparentemente tan inocuo existe un peligro. ¿En dónde termina todo lo que publicamos? ¿Quién protege las imágenes que compartimos en las redes sociales? Pone en guardia a padres y madres el Garante de la Privacidad (Vanity Fair, 7 de junio).

Sólo en 2016 se localizaron dos millones de imágenes de pornografía infantil en la web, el doble que en 2015. Atención cuando publicamos fotos de los niños en la web: “No tenemos que demonizar ni culpar a un papá que publica imágenes de sus hijos – revela el Garante de la Privacidad Antonello Soro, en la Relación Anual sobre la actividad del 2016 en el Parlamento – pero tenemos que ser conscientes que en la dimensión de la web las trampas son muchas. Los datos relacionados con la pornografía infantil confirman que la recogida de datos se realiza a través de las redes sociales y luego se vierten en la “dark web”, en la que se cometen los peores crímenes” (Radio Vaticano, 7 de junio).

La dark o deep web es el conjunto de esas zonas sumergidas en la red que vuelven difícil la identificación de los pedófilos, pues las imágenes circulan en páginas temporales y se borran en 24 horas, reduciendo mucho la ventana de intervención de las fuerzas del orden.

La relación de Meter Onlus – desde 1989 en primera línea contra la pedofilia – relativa a los datos sobre la pornografía infantil on line en 2016 no deja espacio a dudas: “El dato más alarmante es que más de la mitad de las fotos descargadas provienen de Facebook: fotos normales de familia pero un tesoro para los pedófilos, gracias también a las numerosas páginas que existen para modificar imágenes y convertirlas instantáneamente en porno. Facebook se vuelve también un lugar de intercambio, gracias a grupos secretos y páginas dedicadas” (Ultima Voce, 21 de mayo).

“Hoy existen verdaderas y propias comunidades de pedófilos, y es posible adquirir paquetes que llegan directamente a la bandeja de entrada de correo electrónico. Una sola foto de un recién nacido abusado puede llegar a los 500 u 800 euros”. denuncia don Fortunato Di Noto, fundador de Meter Onlus (Fanpage.it, 9 de mayo)

 Soro, en su relación, señala con el dedo a los “grandes hermanos que gobiernan la red”, esos gigantes de la web que disponen “de todos los recursos para dirigir su influencia hacia cada uno de nosotros, con la consecuencia que, un número cada vez más grande de personas – básicamente toda la humanidad – será sometida a una influencia decisiva”.

Lo que no se puede ignorar es la advertencia de la presidenta de la Cámara Laura Boldrini, que cita una entrevista reciente de Franco Bernabè para subrayar que “Google, Apple, Facebook y Microsoft, juntos, tiene una capitalización de bolsa equivalente al PIB de Francia”, “son más poderosos que los gobiernos”, gozan de “facturaciones estratosféricas”: de ahí la fuerte llamada a asumir la “responsabilidad”, sobre el nivel “fiscal”, “dejando recursos en los países en que hacen enormes beneficios”, pero también “editorial” (La Stampa, 7 de junio).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s