#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Si Dios es inmutable, ¿no siente alegría, tristeza o enojo?

¿Dios es inmutable? Sí, veamos algunos textos bíblicos:

“Yo soy el que soy” (Ex 3,14).

“He aquí que me ha tocado bendecir; bendeciré y no me retractaré” (Nm 23, 20).

“El plan de Yahveh subsiste para siempre, los propósitos de su corazón por todas las edades” (Sal 33, 11).

“Ellos perecen, mas tú quedas,…Pero tú siempre el mismo, no tienen fin tus años” (Sal 102 (101), 27-28).

“Que yo, Yahveh, no cambio, y vosotros, hijos de Jacob, no termináis nunca”(M 3, 6).

“Si somos infieles, él permanece fiel, pues no puede negarse a sí mismo” (2 Tm 2, 13).

“Ellos perecerán, mas tú permaneces;…Pero tú eres el mismo y tus años no tendrán fin” (Hb 1, 12).

“Toda dádiva buena y todo don perfecto viene de lo alto, desciende del Padre de las luces, en quien no hay cambio ni sombra de variación” (St 1, 17).

Dios es inmutable, pero hay que saber entender en qué consiste su inmutabilidad o su inalterabilidad. Cuando decimos que Dios es inmutable o que no se inmuta no estamos hablando de sentimientos humanos y menos aún de indiferencia, por ejemplo, con respecto al acontecer humano, sino de que Dios eternamente será el mismo ayer, hoy y siempre (Hb 13, 8).

“No es Dios un hombre, para mentir, ni hijo de hombre, para volverse atrás. ¿Es que él dice y no hace, habla y no lo mantiene?” (Nm 23, 19)

En Dios no hay ningún cambio o transformación o variación o algo por el estilo. Dios es inmutable en su esencia, en sus atributos y en sus propósitos.

Él, siendo 3 veces santo, no puede desviarse a lo que es malo ni Él, quien es la fuente de luz, puede ser la causa de la oscuridad, “porque Dios ni es tentado por el mal ni tienta (al mal) a nadie (St1, 13). La Biblia es clara en que Dios no cambia en su forma de ser, “pensar”, ni en su voluntad o naturaleza.

¿Y por qué Dios es inmutable?

Es imposible que Dios cambie, porque si cambiara dejaría de ser Dios. Dios es inmutable por varios motivos, especialmente porque este atributo está interrelacionado con los demás atributos.

1.- La inmutabilidad divina está interrelacionada con su omnisciencia. Cuando alguna persona, en un sentido u otro, cambia su manera de actuar o su forma de pensar e, incluso, su manera de ser generalmente es por tres motivos: porque ha aprendido algo o porque le ha llegado alguna nueva información, o porque alguna circunstancia lo ha hecho cambiar. Estas variables exigen en las personas alguna actitud o acción diferente. Como Dios es omnisciente, Él no puede ‘aprender’ cosas nuevas que lo hagan cambiar o modifiquen su esencia.

2.- La inmutabilidad de Dios está ligada a su perfección. Si algo cambia ha debido cambiar forzosamente por algo, algunas cosas cambian para bien (si lo que llega, faltaba) y otras para mal (si algo que era necesario, se pierde). Pero como Dios es perfecto Él no necesita nada nuevo ni nada le sobra, ni nada puede perder; en caso contrario no sería Dios. Por lo tanto, Él no puede cambiar en ningún sentido.

3.- La inmutabilidad de Dios también está vinculada a su eternidad. Si algo cambia, cambia en el tiempo, y el cambio se realiza en un orden cronológico: hay un antes y hay un después. Debe haber un momento antes del cambio y un momento después del mismo. Los cambios se realizan en el tiempo, cosa que no es posible en Dios, quien es eterno y existe fuera de los límites del tiempo.

4.- La inmutabilidad de Dios también está relacionada con su impasibilidad, pero hay que saber entender este atributo. Humanamente hablando, la impasibilidad es la capacidad que tiene alguien para impedir que un estímulo o una impresión externos altere su estado de ánimo.

Una persona impasible no se altera o se perturba o muestra emoción alguna ante algo que produciría turbación o desencadenaría alguna emoción. Lastimosamente la impasibilidad tiene, por una errada interpretación, una connotación negativa pues se le relaciona con la indiferencia o con la insensibilidad o con la apatía o con la inacción.

En Dios la impasibilidad no significa inacción o desinterés o algo que se le parezca: que Dios sea inmutable o impasible no significa, por ejemplo, que sea algo inerte, inactivo o estático, o como una piedra.

Dios no cambia, es el ser humano quien cambia; el ser humano siempre será mutable. Nuestras decisiones, propósitos y acciones dependen de las circunstancias, nuestro carácter es endeble, y nuestras emociones cambian constantemente.

Dios es inmutable, no se inmuta ni en sus atributos ni en sus propósitos y promesas: ya sea, por ejemplo, en el caso de salvar o condenar. Es decir, Él nunca dejará de ser quien es. Si Dios es inmutable será siempre el mismo, todos sus atributos serán siempre los mismos.Dios, en relación con el ser humano, siempre será, entre otras cosas, imparcial, justo y misericordioso.

Si el hombre permanece en su pecado, y peor aún, en un pecado creciente, Dios aplicará su justicia; pero si el hombre se convierte, comenzando por el arrepentimiento, Él aplicará su misericordia. Por lo tanto, no es Dios el que cambia, sino es el ser humano quien cambia en su ser y en su manera de relacionarse con Dios.

En consecuencia la inmutabilidad de Dios es como una espada de doble filo: así como su misericordia puede causar confianza, igualmente su justicia puede infundir inquietud o temor. ¿Por qué? Porque si Dios es justo y ha prometido ejercer su justicia ‘castigando’ (sabiendo entender este castigar) al malvado por causa de su pecado, entonces Él cumplirá lo prometido y no habrá segundas oportunidades en el día del Juicio.

Y, por el contrario, si Dios ha prometido perdonar a todo aquel que ponga su confianza en Él, con todo lo que esto implica, entonces tengamos la certeza de que lo hará y que la vida eterna podrá ser una certeza.

Ahora bien, si Dios es puro espíritu, como bien dijo Jesús (Jn. 4, 24), ¿por qué encontramos textos en los que se le pone sentimientos humanos a Dios como, por ejemplo, cuando se dice que “le pesó a Yahvéh de haber hecho al hombre en la tierra, y se indignó en su corazón” (Gn6, 6).

Pero aquí como siempre es necesario entender el tipo de lenguaje que se usa para no distorsionar lo que los autores de la Biblia querían transmitir.

Cuando la Sagrada Escritura dice que Dios se‘arrepintió’ o ‘le pesó’, no se refiere a que Dios haya querido, por ejemplo, anular su creación por ira o que su ‘arrepentimiento’ sea igual al arrepentimiento que experimenta el ser humano cuando yerra o peca, como si Dios se hubiera equivocado en sus propósitos.

Dios no es un ser humano para arrepentirse. Cuandola Biblia usa ese lenguaje para hablar de Dios, lo que comunica, según el ejemplo antes citado, es que a Dios le desagrada el pecado del hombre, no estará nunca de acuerdo con el pecado. Así que, teniendo esto como contexto, se puede entender mejor qué es lo que un determinado texto bíblico quiere comunicar.

La Sagrada Escritura le atribuye a Dios algunas emociones humanas, lo que se conoce con el término antropopatía y también algunas cualidades humanas al utilizar un lenguaje antropomórfico.

La Biblia nos presenta a Dios con elementos que nos son familiares utilizando un lenguaje muy humano para comprender, en medio de nuestras limitaciones humanas, quién es Dios y no tanto para hacer una descripción literal de cómo sea Él en su naturaleza divina.

Todo lo que podamos ‘hablar’ de Dios son meros intentos de aproximación a la realidad de Dios, realidad que nos sobrepasa y que nunca lograremos encapsular en nuestra inteligencia pues nuestro lenguaje y nuestros esquemas mentales son limitados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s