#diocesisdecelaya @diocesis_celaya FOTOS: ¿Quiénes son los colombianos que beatificará el Papa Francisco?

BOGOTÁ, 13 Ago. 17 (ACI).- El próximo 8 de septiembre, en el marco de su visita a Colombia, el Papa Francisco presidirá la ceremonia de beatificación de Mons. Jesús Jaramillo Monsalve y del P. Pedro María Ramírez Ramos, conocido como el Cura de Armero.

La Misa se realizará en la ciudad de Villavicencio y se espera que asistan un millón de personas. Las virtudes heroicas de ambos mártires fueron reconocidas por el Santo Padre el pasado 7 de julio a través de un decreto.

Para conocer la importancia de esta beatificación para los colombianos, detallaremos los hechos que marcaron la vida de Mons. Jaramillo y el Cura de Armero.

Martirio y amor episcopal

Mons. Jesús Emilio Jaramillo nació el 14 de febrero de 1916 en Santo Domingo, departamento de Antioquia.

En información enviada a ACI Prensa por la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), se narra que a los 13 años Mons. Jaramillo ingresó al Seminario de Misiones Extranjeras de Yarumal y fue ordenado sacerdote en 1940, cuando tenía 24.

La biografía publicada en un sitio web creado en honor al mártir por los Misioneros de Yarumal indica que mientras estaba en el seminario, Mons. Jaramillo fue un buen estudiante y sentía predilección por el pensamiento filosófico de Santo Tomás de Aquino, doctor de la Iglesia.

Mons. Jaramillo en su juventud / Crédito: Cortesía Diócesis de Arauca

En sus primeros años como sacerdote, una de sus tareas pastorales era la capellanía de la Cárcel de Mujeres de Bogotá. También se destacó por sus sermones en Semana Santa y por su don de consejo por lo que fue director espiritual de religiosas y seminaristas.

En 1945 es nombrado profesor en el Seminario Mayor de los Misioneros de Yarumal donde enseñó las cátedras de Dogma, Sagrada Escritura, griego y hebreo. Un año después fue designado formador de los novicios y llegó a ocupar el cargo de superior general.

Se caracterizó por inculcar en los seminaristas el ideal de santidad, la oración constante ante el Sagrario y las virtudes sacerdotales.

En la biografía publicada por Misioneros de Yarumal es descrito como alguien que tenía “una risa abierta y cordial, una conversación llena de agudos chispazos, un acercarse siempre y no eludir situaciones difíciles, un consejo comprensivo y acertado, un amor de padre por sus hijos futuros misioneros”.

El 11 de noviembre de 1970 el Beato Pablo VI lo nombró Vicario Apostólico de Arauca y Obispo titular de Strumnitza. Su ordenación episcopal fue el 10 de enero de 1971. Después fue nombrado Obispo de Arauca en 1984 y ocupó este cargo hasta su muerte.

La información enviada por el CEC indica que durante años que se desempeñó como pastor en Arauca, primero como Vicario Apostólico y luego como Obispo, el mártir lideró programas educativos, de catequesis y de salud que beneficiaron a los campesinos y a los indios tunebos.

En ese entonces, como los habitantes de la localidad sufrían por los azotes de la fiebre amarilla, la malaria y el paludismo, el Prelado ayudó a fundar el hospital Ricardo Pampuri.

Por otro lado, su ministerio episcopal también estuvo marcado por los enfrentamientos entre el grupo guerrillero Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el gobierno. En medio de esta situación, Mons. Jaramillo denunció la violencia de los guerrilleros contra los pobladores y la Iglesia.

En uno de sus escritos, el mártir expresó que la Iglesia “tiene que ser imparcial como una madre cuyos hijos están peleando entre sí. Ella no puede ser testigo de un hijo contra el otro. Esta imparcialidad de la Iglesia no significa cobardía, no, compromiso. Al contrario, es una posición heroica, es un sacrificio cruento en favor del hombre”.

El ELN se sintió amenazado por la presencia del Obispo y el 2 de octubre de 1989 lo secuestraron y lo asesinaron a balazos. Tenía 73 años.

La biografía publicada por los Misioneros de Yarumal señala que Mons. Jaramillo estaba con un grupo de sacerdotes y laicos cuando fue detenido por los guerrilleros, y que el mártir les dijo “Si me necesitan a mí, déjenlos ir”.

La vida y obra de Mons. Jesús Emilio Jaramillo hicieron que San Juan Pablo II lo proponga como uno de los “testigos de la fe” en el siglo XX.

Tumba de Mons. Jaramillo / Crédito: Cortesía Diócesis de Arauca

El Cura de Armero

Pedro María Ramírez Ramos, nació en la provincia de Huila el 23 de octubre de 1899. Cuando tenía 16 años ingresó al seminario de María Inmaculada, ubicado en la localidad de Garzón. Sin embargo, se retiró en 1920 porque quiso discernir nuevamente su vocación.

Ocho años después entró al seminario en la localidad de Ibagué y fue ordenado sacerdote el 21 de junio de 1931.

Celebró su primera Misa en la parroquia de San Sebastián, ubicada en la localidad de La Plata, donde se bautizó y recibió su Primera Comunión.

En su primer año como sacerdote, el Obispo de Ibagué, Mons. Pedro Martínez, lo nombró párroco de una iglesia en Chaparral y, tras pasar por varias parroquias, en 1946 fue designado párroco de un templo en Armero, donde permaneció hasta su muerte.

En información enviada por la CEC a ACI Prensa, se indica que “su periodo en Armero fue el que marcó su camino a la santidad”.

El 9 de abril de 1948 estalló en Colombia una revolución por el asesinato de Jorge Eliecer Gaitán, que era candidato a la presidencia. La localidad de Armero no se salvó de los enfrentamientos provocados por los simpatizantes de Gaitán.

Ese día, el P. Ramírez estaba regresando a su casa después de visitar a los enfermos cuando escuchó el desorden que se estaba generando en el pueblo.

Corrió a refugiarse en la iglesia y durante la noche puso a los objetos sagrados y a un grupo de religiosas a salvo. Luego permaneció en oración.

En la tarde del 10 de abril un grupo de personas irrumpió en el templo, perpetró profanaciones y exigió al P. Ramírez que les entregara unas armas que supuestamente estaban escondidas en el lugar.

Sus asesinos no encontraron ningún arma y le pidieron al sacerdote que abandonara la ciudad. Este se negó y entonces fue llevado hasta el centro de la plaza donde lo mataron a machetazos.

Antes de morir, el P. Ramírez dijo: “Padre, perdónalos. Todo por Cristo”.

Placa sobre el lugar donde fue asesinado el Cura de Armero / Cortesía Luz Aidé Jiménez

También te puede interesar:

Avianca será la aerolínea oficial de la visita del Papa Francisco a Colombia https://t.co/HzPPIk9BlQ

— ACI Prensa (@aciprensa) 10 de agosto de 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s