#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Ven Señor, que te necesitamos

Pbro. Carlos Sandoval Rangel

Primer domingo de Adviento

“Velen y estén preparados, porque no saben cuándo llegará el momento” (Mc. 13, 33). Con esta invitación, Jesús quiere exhortarnos a una mística de vida: estar siempre en continua vigilancia. La vigilancia es propia de quienes están dispuestos siempre a atender las oportunidades que la vida nos ofrece, desde las más pequeñas hasta las más sublimes.

Ojalá que nuestras esperanzas no están enfocadas solo a un nivel meramente terrenal, que en sí son buenas, pero no suficientes. En el corazón humano late un ansia de plenitud, de trascendencia, que no se puede satisfacer sólo con los logros humanos. Éstos son transitorios y el corazón necesita algo más basto, como solo Dios lo puede ofrecer.  El hombre, como enseña Benedicto XVI, “tiene muchas esperanzas, más grandes o más pequeñas, diferentes, según los periodos de su vida” (Salvados en la esperanza n. 30). Mas, esta dinámica de la vida debe crearnos la conciencia de que, “cuando las esperanzas pasajeras se cumplen, se ve claramente que esto, en realidad, no lo era todo. El hombre necesita una esperanza que vaya más allá”. Quien tenía la esperanza de tener una casa, un carro u otra cosa, al lograrlo, se da cuenta que la vida sigue, que aquello es importante pero que en realidad no lo es todo.

Por eso el Adviento, que estamos iniciando, nos invita a que la vigilancia esté enfocada especialmente al Señor que quiere renovar su presencia en nuestras vidas. Que le da una altura y  anchura más excelsas a nuestra vida. El Adviento nos prepara a la Navidad, que no es un rito más ni un simple recuerdo, sino la oportunidad de renovar nuestra vida a partir de un Dios que quiere ser cercano, que quiere ser parte de nuestra vida.

Por desgracia, en el tiempo actual, muchos se han quedado atrapados sólo en esperanzas terrenales, por lo que han quitado a Dios de sus vidas. De ahí, las enormes insatisfacciones y ambiciones humanas que enferman personas e instituciones. En una perspectiva así, a veces también se puede hablar de Dios, pero solo en la medida que colabore a las pretensiones individualistas, mas no como Alguien que convenza con sus propuestas de amor y de vida.

El Adviento nos recuerda que el único que puede satisfacer el ansia de plenitud, propia del corazón humano, es Dios. “Él es el fundamento de toda esperanza; pero no se trata de cualquier dios, aclara Benedicto XVI, sino el Dios que tiene un rostro humano y que nos ha amado hasta el extremo” (Salvados en la esperanza, n. 31).

“Velen y estén preparados, porque no saben cuándo llegará el momento”. Pero no olvidemos, el momento de Dios es cada instante. Todo tiempo es sagrado y oportuno para el encuentro con Dios. Por eso, el Adviento significa esperar siempre a Jesús que viene a nosotros de modo continuo, en cada acontecimiento; el Adviento es Jesús que llama sin cesar a la puerta de cada corazón. Y la apertura permanente a Jesús que pasa, es lo que nos permitirá identificarlo en el momento definitivo.

Vigilar, como lo expresa el evangelio, significa estar en casa: “Velen ustedes, pues no saben a qué hora va regresar el dueño de casa (Mc. 13, 35). Por eso cada sacramento, cada acto de oración, cada obra buena, etc., es reafirmar nuestra pertenencia; es sentirnos amados y capaces de amar. De esto se deriva el sentido de pertenencia más profundo. La casa es la imagen de la comunidad de creyentes, en la que fortalecemos nuestra fe, alabamos a Dios y compartimos la vida. Venzamos los sentimientos de autosuficiencia, de indiferencia y de conformismo, sólo así podemos reafirmar lo que sí es fundamental: nuestra pertenencia a Dios.

¡Señor, que no olvidemos que fuimos creados para ser colmados de ti! ¡Fuera de ti, dónde más podría tener significado nuestra vida!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s