#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Mensaje del Papa Francisco sobre el deporte y el papel que la Iglesia tiene en él

VATICANO, 01 Jun. 18 (ACI Prensa).- Con motivo de la publicación del documento “Dar lo mejor de uno mismo”, sobre la perspectiva cristiana del deporte y la persona humana, elaborado por el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, el Papa Francisco ha escrito un mensaje en el que resalta el papel de la Iglesia en este campo.

Entre otras cosas, explica que el deporte “es una riquísima fuente de valores y virtudes que nos ayudan a mejorar como personas”.

“Como el atleta durante el entrenamiento, la práctica deportiva nos ayuda a dar lo mejor de nosotros mismos, a descubrir sin miedo nuestros propios límites, y a luchar por mejorar cada día”, dice también.

A continuación, el texto completo del mensaje:

Al venerado hermano Señor Cardenal Kevin Farrell

Prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida

Con alegría recibí la noticia de la publicación del documento “Dar lo mejor de uno mismo”, sobre la perspectiva cristiana del deporte y la persona humana, que el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida ha preparado con el objetivo de resaltar el papel de la Iglesia en el mundo del deporte y de cómo el deporte puede ser un instrumento de encuentro, de formación, de misión y santificación.

El deporte es un lugar de encuentro donde personas de todo nivel y condición social se unen para lograr un objetivo común. En una cultura dominada por el individualismo y el descarte de las generaciones más jóvenes y de los más mayores, el deporte es un ámbito privilegiado en torno al cual las personas se encuentran sin distinción de raza, sexo, religión o ideología y donde podemos experimentar la alegría de competir por alcanzar una meta juntos, formando parte de un equipo en el que el éxito o la derrota se comparte y se supera; esto nos ayuda a desechar la idea de conquistar un objetivo centrándonos solo en uno mismo. La necesidad del otro abarca no solo a los compañeros de equipo sino también al entrenador, los aficionados, la familia, en definitiva, todas aquellas personas que con su entrega y dedicación hacen posible llegar a “dar lo mejor de uno mismo”. Todo esto hace del deporte un catalizador de experiencias de comunidad, de familia humana. Cuando un padre juega con su hijo, cuando los chicos juegan juntos en el parque o en la escuela, cuando el deportista celebra la victoria con los aficionados, en todos esos ambientes se puede ver el valor del deporte como lugar de unión y encuentro entre las personas. ¡Los grandes objetivos, en el deporte como en la vida, los logramos juntos, en equipo!

El deporte es también un vehículo de formación. Quizás hoy más que nunca debemos fijar la mirada en los jóvenes, puesto que, cuanto antes se inicie el proceso de formación, más fácil resultará el desarrollo integral de la persona a través del deporte. ¡Sabemos cómo las nuevas generaciones miran y se inspiran en los deportistas! Por eso, es necesaria la participación de todos los deportistas, de cualquier edad y nivel, para que los que forman parte del mundo del deporte sean un ejemplo en virtudes como la generosidad, la humildad, el sacrificio, la constancia y la alegría. Del mismo modo, deberían dar su aportación en lo que se refiere al espíritu de equipo, el respeto, la competitividad y la solidaridad con los demás. Es esencial que todos seamos conscientes de la importancia que tiene el ejemplo en la práctica deportiva, ya que es buen arado en tierra fértil que facilitará la cosecha siempre que se cuide y se trabaje adecuadamente.

Por último, quisiera resaltar el papel del deporte como medio de misión y santificación. La Iglesia está llamada a ser un signo de Jesús en medio del mundo, también a través del deporte en los “oratorios”, en las parroquias y en las escuelas, en las asociaciones, etc. Siempre es ocasión de llevar el mensaje de Cristo, “a tiempo y a destiempo” (2 Tim 4,2). Es importante llevar, comunicar esta alegría que transmite el deporte, que no es otra que descubrir las potencialidades de la persona, que nos llaman a desvelar la belleza de la creación y del propio ser humano puesto que está hecho a imagen y semejanza de Dios. El deporte puede abrir el camino a Cristo en aquellos lugares o ambientes donde por diferentes motivos no es posible anunciarlo de manera directa. Y las personas con su testimonio de alegría, con la práctica deportiva en comunidad, pueden ser mensajeras de la Buena Noticia.

Dar lo mejor de uno mismo en el deporte, es también una llamada a aspirar a la santidad. Durante el reciente encuentro con los jóvenes en preparación al Sínodo de los Obispos manifesté la convicción de que todos los jóvenes allí presentes físicamente o a través de las redes sociales, tenían el deseo y la esperanza de dar lo mejor de uno mismo. He utilizado la misma expresión en la reciente exhortación apostólica, recordando que el Señor tiene una forma única y específica de llamada a la santidad para todos nosotros: “Lo que interesa es que cada creyente discierna su propio camino y saque a la luz lo mejor de sí, aquello tan personal que Dios ha puesto en él” (Gaudete et Exsultate, 11).

Es necesario profundizar en la estrecha relación que existe entre el deporte y la vida, para que puedan iluminarse recíprocamente, para que el afán de superación en una disciplina atlética sirva también de inspiración para mejorar siempre como persona en todos los aspectos de la vida. Tal búsqueda, con la ayuda de la gracia de Dios, nos encamina a aquella plenitud de vida que nosotros llamamos santidad. El deporte es una riquísima fuente de valores y virtudes que nos ayudan a mejorar como personas. Como el atleta durante el entrenamiento, la práctica deportiva nos ayuda a dar lo mejor de nosotros mismos, a descubrir sin miedo nuestros propios límites, y a luchar por mejorar cada día. De esta forma, “en la medida en que se santifica, cada cristiano se vuelve más fecundo para el mundo” (ibidem, 33). Para el deportista cristiano, la santidad será entonces vivir el deporte como un medio de encuentro, de formación de la personalidad, de testimonio y de anuncio de la alegría de ser cristiano con los que le rodean.

Ruego al Señor, por intercesión de la Santísima Virgen, para que este documento produzca frutos abundantes tanto en el compromiso eclesial con la pastoral del deporte, como más allá de las fronteras de la Iglesia. A todos los deportistas y los agentes de pastoral que se reconocen en el gran “equipo” del Señor Jesús les pido por favor que recen por mí y envío de corazón mi bendición.

Vaticano, 1 de junio de 2018. Fiesta de San Justino, mártir.

FRANCISCUS

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Ayuda a la Iglesia Necesitada anima a sostener a sacerdotes en Venezuela

MADRID, 01 Jun. 18 (ACI Prensa).- La Fundación Pontifica Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN España) ha lanzado una campaña urgente de oración y ayuda para sostener a los sacerdotes de Venezuela, a través del ofrecimiento de estipendios de Misas.

Según explican desde ACN España en una nota de prensa, “Venezuela está atravesando una de las crisis económicas y políticas más fuertes de su historia, y la Iglesia en el país se está dejando la vida en sostener, acompañar y consolar al pueblo venezolano”.

En ese sentido precisan desde la fundación pontificia que en los últimos meses algunos sacerdotes “se han visto obligados a dejar el país por falta de medicinas necesarias para curar sus enfermedades y cuatro sacerdotes por la misma razón han fallecido”.

Sin embargo, frente a la ola migratoria sin precedentes en el país, “la gran mayoría de los pastores han decidido quedarse con su pueblo compartiendo sus desafíos y sufrimientos”.

ACN España destaca el trabajo pastoral que sacerdotes y religiosas venezolanos están llevando a cabo “siempre al lado de las familias y del pueblo ahora en graves dificultades para seguir adelante” por eso subrayan que “al sostener a los sacerdotes, permitimos que la sociedad no pierda la esperanza y ayude a construir un país en paz, unidad y por el bien común”.

El cardenal Jorge Urosa, Arzobispo de Caracas, declaró recientemente a ACN: “Desde la Conferencia Episcopal venezolana hemos levantado nuestra voz para denunciar esta emergencia social o crisis humanitaria que existe en el país”.

El Arzobispo de Caracas también destacó que “la gente ante el sufrimiento y sin encontrar una respuesta está descorazonada”, “pero no debemos dejar de orar por nuestro país y anhelar una solución pacífica”.

Ayuda a la Iglesia Necesitada ha hecho un llamamiento para sostener a los sacerdotes que se encuentran en este país a través de los estipendios de Misas y anima a realizar una campaña de oración para que se llegue a una solución pacífica a al crisis que sufre Venezuela.

Más información sobre esta campaña AQUÍ.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Esta es la intención de oración del Papa Francisco para junio

VATICANO, 01 Jun. 18 (ACI Prensa).- En el mes de junio que comienza este viernes, el Papa Francisco tiene como intención de oración que las redes sociales “favorezcan la solidaridad y el respeto del otro en sus diferencias”.

Así lo informó la Red Mundial de Oración del Papa en el mes de enero.

En más de una ocasión el Papa se ha referido a la importancia de las redes sociales y al mundo digital.

En su mensaje por la Jornada Mundial de las Misiones que se celebrará el 21 de octubre y que fue dado a conocer el pasado 19 de mayo, Francisco escribió a los jóvenes que “los confines de la tierra” hoy son para ellos “muy relativos y siempre fácilmente ‘navegables’”.

“El mundo digital, las redes sociales que nos invaden y traspasan, difuminan fronteras, borran límites y distancias, reducen las diferencias. Parece todo al alcance de la mano, todo tan cercano e inmediato. Sin embargo, sin el don comprometido de nuestras vidas, podremos tener miles de contactos pero no estaremos nunca inmersos en una verdadera comunión de vida”, dijo.

El Santo Padre resaltó que “la misión hasta los confines de la tierra exige el don de sí en la vocación que nos ha dado quien nos ha puesto en esta tierra”, es por ello que, “para un joven que quiere seguir a Cristo, lo esencial es la búsqueda y la adhesión a la propia vocación”.

La Red Mundial de Oración del Papa, también llamado Apostolado de la Oración, difundió a principios de año las intenciones de oración del Pontífice para todo el año 2018.

Esta red “responde a los desafíos de la humanidad y de la misión de la Iglesia expresados en las intenciones mensuales del Papa y los temas que le preocupan”, indica en su sitio web.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Esta es la intención de oración del Papa Francisco para junio

VATICANO, 01 Jun. 18 (ACI Prensa).- En el mes de junio que comienza este viernes, el Papa Francisco tiene como intención de oración que las redes sociales “favorezcan la solidaridad y el respeto del otro en sus diferencias”.

Así lo informó la Red Mundial de Oración del Papa en el mes de enero.

En más de una ocasión el Papa se ha referido a la importancia de las redes sociales y al mundo digital.

En su mensaje por la Jornada Mundial de las Misiones que se celebrará el 21 de octubre y que fue dado a conocer el pasado 19 de mayo, Francisco escribió a los jóvenes que “los confines de la tierra” hoy son para ellos “muy relativos y siempre fácilmente ‘navegables’”.

“El mundo digital, las redes sociales que nos invaden y traspasan, difuminan fronteras, borran límites y distancias, reducen las diferencias. Parece todo al alcance de la mano, todo tan cercano e inmediato. Sin embargo, sin el don comprometido de nuestras vidas, podremos tener miles de contactos pero no estaremos nunca inmersos en una verdadera comunión de vida”, dijo.

El Santo Padre resaltó que “la misión hasta los confines de la tierra exige el don de sí en la vocación que nos ha dado quien nos ha puesto en esta tierra”, es por ello que, “para un joven que quiere seguir a Cristo, lo esencial es la búsqueda y la adhesión a la propia vocación”.

La Red Mundial de Oración del Papa, también llamado Apostolado de la Oración, difundió a principios de año las intenciones de oración del Pontífice para todo el año 2018.

Esta red “responde a los desafíos de la humanidad y de la misión de la Iglesia expresados en las intenciones mensuales del Papa y los temas que le preocupan”, indica en su sitio web.