#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Hacer un lugar para Dios

IV Domingo De Adviento Ciclo C
Miq 5, 1-4; Sal 79; Heb 10, 5-10; Lc 1, 39-45

Hacer un lugar para Dios

 Contamos con estos últimos días que nos separan de la Navidad. Serán días cargados de sentido, si preparamos un lugar para el nacimiento del Niño Dios.
 El Evangelio nos presenta ese momento brillante en que María, una vez que hizo lugar para el Hijo de Dios, se encamina a las montañas de Judea para servir a su prima Isabel. Es una escena que conocemos bien; sin embargo, necesitamos profundizar en ella. El encuentro de estas dos mujeres, responde con toda nitidez al designio trazado desde antiguo. María e Isabel son portadoras de una doble esperanza. Ambas son madres prodigiosas de un hijo prodigioso. Isabel concibe en su ancianidad y María en su virginidad. Esto prueba que en Dios no hay imposibles y que Él siempre cumple sus promesas.
 Al hacer un lugar para Dios en su seno, María se convirtió, por decirlo así, en el primer sagrario del mundo. Pero no se queda ensimismada, por más que pudiera justificarse un embarazo de contemplación, no se marea ante el misterio que lleva dentro. No guarda su tesoro para sí misma, sino que una vez que ha aceptado el plan de Dios, se dispone a servir a los más necesitados.
 Permitir que Jesús nazca es, quizás, lo medular de nuestra preparación final para esta Navidad. Implica ponerse en camino al encuentro de quienes más necesitan, empezando por los que son de casa.  Se requiere leer las señales de vida que Dios nos va dando. Reconocer su acción en nuestras vidas y creer que sus promesas se cumplen.
 ¿Cuántas veces has hecho un lugar para alguien a quien esperas? ¿Cuándo te has preparado como lugar donde Dios habite?
 Qué importante hacer hoy un lugar para que nazca el Hijo de Dios, sobre todo cuando vivimos en un mundo en el que parece que ya nadie cabe; en el que se han suprimido los espacios de donación personal.
 Podemos llenarnos de alegría y de esperanza si decidimos preparar nuestra casa interior y nuestra casa familiar para que nazca Jesús.
Intentemos estos tres lugares:

1-En todo encuentro

 Miqueas en la primera lectura nos presenta como una carta de navegación para precisar los tiempos y los lugares de la venida del Hijo de Dios al mundo. Lo explica como un designio de paz.
 Hoy podemos experimentar que somos co-portadores de ese designio, saliendo al encuentro de los demás. Podemos tomarnos la tarea de borrar toda duda y relativizar nuestras mutuas heridas del pasado. Implica hacerse pequeños como un nuevo Belén o como María en su humildad.

2 -En el servicio

 A semejanza de María en las montañas que hace presente a Dios encarnado. Y de Cristo que entra al mundo haciendo la voluntad de Dios, sacrificándose para suprimir todo sacrificio ritual, nosotros podemos servir y sacrificar un poco para comunicar la dicha del Nacimiento del Salvador.
 No cualquier servicio es lugar del nacimiento de Dios, sino aquel que responde a la voluntad de Dios. Servir así, implica sacudirse las influencias del mundo para actuar nuestra caridad con libertad y alegría.

3 -En el parentesco

 María e Isabel, en su encuentro de las montañas, han ido más allá del parentesco de sangre; han alcanzado un parentesco espiritual que es más profundo. Gracias a esta nueva manera de relacionarse, María comunica el Espíritu Santo a Isabel y al niño que lleva en su seno.
 Llenas de la presencia del Salvador, las primas hablan palabras en tono profético porque han descubierto el misterio de Dios en que están envueltas. De ese momento en adelante, las une un parentesco de amistad, de fe y de esperanza. Juntas están haciendo un lugar para Dios.
 Nosotros podemos, igual que ellas, hacer un lugar para que nazca Jesús, desde nuestro parentesco con los demás. Si Jesús nace en nosotros y entre nosotros, seguro que vendrá la vida nueva y la paz.
 ¿Con quién te sientes en parentesco espiritual? ¿Quién necesita de tu atención o servicio?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s