#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Oración de liberación para tu familia



Hermanas Misioneras Servidoras de la Palabra

Se puede hacer todos los días

AL INICIAR

Persignarse: En el nombre del Padre, y … Amén.
Padre de infinita bondad, te consagro mi casa, este lugar en que vivo con mi familia.
Yo sé que muchas casas se vuelven lugares de pleitos, de disputas por herencias, de deudas económicas, lamentos y sufrimientos. Algunas son escenario de adulterio, otras se transforman en lugar de odio, venganza, prostitución, pornografía, libertinaje, robo, tráfico de drogas, falta de respeto, enfermedades graves, enfermedades psicológicas, agresividad, muertes y abortos. Por eso yo te pido, Señor, que destruyas todo eso de mí hogar.
Señor Jesús, yo sé que el enemigo se aprovecha de esas situaciones para instalarse para hacernos daño. Pero también sé que Tú tienes el poder de expulsar de aquí todo mal. Por eso, te pido que el demonio se vaya y nunca más regrese a esta casa.
Hoy tomo la decisión de consagrar esta casa a Ti. Pido que, así como fuiste a la casa de los novios de Caná de Galilea e hiciste tu primer milagro, vengas hoy a mi casa y expulses todo el mal que pueda estar merodeando y la posibles maldad impregnada en ella.
Señor Jesús, expulsa ahora, con tu poder, todo mal, falsa enfermedad, el espíritu de separación, el adulterio, los problemas económicos, los espíritus malignos de agresividad, de desobediencia, de bloqueos afectivos y familiares, toda y cualquier consagración al mal, hechizos o evocación a los muertos, uso de cristales, energización, todo tipo de figuras y ruidos (puede cita otros moles).

Que esos males sean expulsados, ahora, de este lugar, en nombre de Jesús, y no vuelvan nunca más, pues esta casa ahora te pertenece y a ti está consagrada. Quiero Señor vivir bajo tu protección, pero también queremos obedecer tus mandamientos y en ello encontrar nuestro gozo; para que resplandezca tu gloria y tu bondad.

Señor, expulsa de aquí toda la agresividad entre hermanos, toda pelea, falta de respeto y violencia entre padres e hijos, entre la pareja que vive aquí, entre los habitantes de esta casa y los vecinos.

Que los ángeles de Dios vengan a vivir con nosotros. Que cada lugar y espacio sean ahora habitados por ellos. Que nuestra casa sea una fortaleza habitada y protegida por tus santos ángeles, para que toda nuestra familia permanezca en oración, en la fidelidad del amor a Dios, y que en ella habiten la paz y concordia.

Muchas gracias Señor, por atender mis plegarias. Que cada día podamos servirte y que tengamos siempre la gracia de tu bendición. Jesús esta casa te pertenece. Quédate con nosotros, Señor, amén.

Se reza un Padrenuestro, Ave María y gloria; además se rocía con agua bendita todos los lugares de la casa. Y recuerda que la oración es más eficaz si se vive en gracia y en la práctica de los Sacramentos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s