#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Agenda internacional: El curso político comienza revuelto

El curso político en la agenda internacional ha comenzado con fuerza y en un ambiente revuelto y cargado de tensiones. Empezó con la Cumbre del G-7 en Biarritz, en la frontera franco-española, a finales de agosto con el conflicto entre Estados Unidos e Irán en medio. Por poco consigue el presidente francés, Emmanuel Macron, que los presidentes de Estados Unidos e Irán, Donald Trump y Hasán Rohaní, se encuentren de nuevo. Unos drones un poco misteriosos, en cuanto a su punto de partida, contra estructuras petrolíferas de Arabia Saudí lo han estropeado. Continúa el conflicto sobre la desnuclearización de Irán.

Por el lado británico, el premier Boris Johnson sigue con el brexit duro, sin acuerdo, para el 31 de octubre, y mientras tanto ha cerrado el parlamento. Los líderes europeos dicen que Johnson no ha presentado ninguna propuesta global nueva para negociar, a pesar de haberse entrevistado con las primeras autoridades de la Unión Europea. Johnson tiene ahora minoría en la Cámara de los Comunes, quiere elecciones (las quería para antes del brexit, pero no se lo aceptó el parlamento), y su partido está dividido. La economía europea, y por consiguiente la de medio mundo, está pendiente del brexit. Johnson está volcado en un populismo peligroso.

En el lado de los Estados Unidos, parece que Donald Trump quiere rebajar la tensión y ha sustituido su Asesor de Seguridad por cuarta vez, el halcón John Bolton, por el más negociador Robert O’Brien. Se ha suavizado la tensión solamente con Venezuela y con China, donde la guerra comercial no es tan dura. Donald Trump tiene para el año próximo elecciones presidenciales, y debe preparar un equipo que le permita la reelección, y no puede presentarse con un mundo lleno de tensiones y enfrentamientos en los que los Estados Unidos están plenamente implicados.

En la Unión Europea se renueva todo el equipo de gobierno, la Comisión, que ahora será presidida por la alemana Ursula von der Leyen, que dirigirá un colegio de comisarios en el que casi habrá una paridad entre hombres y mujeres. Esta alemana, ex ministra de Defensa con Angela Merkel, impulsará políticas contra el cambio climático y el mercado digital como prioridades. Mientras tanto, en Europa se vivirá la sucesión de Angela Merkel al frente de la CDU alemana. Italia ha dado un espectacular giro europeísta al quedar aparcado el populista Matteo Salvini, y España espera tener un gobierno que gobierne, sin depender de populismos ni independentismos. En Europa se ha suavizado el clima duro entre Rusia y Ucrania, con el intercambio de prisioneros.

Por el lado asiático, el conflicto del Hong Kong no termina. La ciudad autónoma, pero bajo soberanía de China, sigue con sus protestas. China ha decidido retirar el proyecto de ley que contemplaba cumplir condenas en el continente, pero ahora los hongkoneses piden elecciones libres y dejar de ser tutelados por China. De momento, las grandes potencias se abstienen y Hong Kong el año 2047 será integrado en China completamente, sin el status especial como tiene ahora.

Corea del Norte no parece caminar hacia la desnuclearización, y ha provocado un incidente naval con Rusia, al que esta ha dado cumplida respuesta.

La guerra comercial entre China y los Estados Unidos va a continuar a lo largo del curso con altos y bajos, y tal vez también la guerra comercial de Estados Unidos con Europa y Japón, porque “America first”.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha tenido un retroceso electoral en las municipales y sigue su pulso con Estados Unidos por las armas atómicas.

El Oriente Medio está lejos de la paz, con un Israel en equilibrio político interno inestable.

Mientras, la economía mundial sufre un enfriamiento, una desaceleración, que afecta sobre todo a los países industrializados, como acaba de anunciar el informe de la OCDE, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico, que ha rebajado el crecimiento económico al nivel más bajo desde la crisis financiera. Las guerras comerciales han influido a los países exportadores, como el caso de Alemania, que está al borde de la recesión. Junto a ello existe el riesgo de una subida del precio del petróleo, después de lo ocurrido en Arabia Saudí. La FED y el Banco Central Europeo han reducido sus tipos de interés, con el fin de que los bancos de los Estados Unidos y los bancos centrales europeos tengan liquidez suficiente, igual que las empresas.

La inestabilidad internacional, incluido el cambio de clima, crea una incertidumbre económica y una consiguiente falta de inversiones. Con todo esto, avanza la tecnología digital.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s