Archivo de la categoría: ACIPrensa

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Hoy se celebra a Santa Ángela de Merici, fundadora de las Ursulinas

ROMA, 27 Ene. 20 (ACI Prensa).- “Si alguna persona, por su estado de vida, no puede vivir sin riquezas y posición, que al menos mantenga su corazón vacío del amor a estas”, solía decir Santa Ángela de Merici, fundadora de la primera orden de mujeres dedicada a la enseñanza y llamada las Ursulinas. Su fiesta se celebra cada 27 de enero.

Santa Ángela, nació en Desenzano, cerca de Brescia al norte de Italia, por el 1470 o el 1474. A los 10 años quedó huérfana, entonces ella, su hermana y hermano fueron criados por un tío con mucho dinero.

Su hermana mayor falleció de repente y se quedó muy preocupada porque había muerto sin los sacramentos. Es así que cierto día tuvo su primera experiencia de éxtasis en la que se le apareció la Virgen María.

A los 13 años se hace terciaria franciscana y vivió con mucha austeridad, en ocasiones alimentándose sólo de pan y vegetales. No quería tener bienes, ni siquiera una cama, así como Jesús, que no tenía dónde recostar su cabeza.

Cuando tenía 20 años, muere su tío y Santa Ángela vuelve a su tierra natal, donde da catecismo a los pobres. Su baja estatura no le impidió servir a Dios con gran amor. En una ocasión viajó a Tierra Santa y perdió la vista en Creta, pero mantuvo su devoción en el viaje, y la recuperó en el mismo lugar que la perdió.

En 1525 fue a Roma y se encontró con el Papa Clemente VII. El Pontífice le pidió que se encargara de un grupo de enfermeras en Roma, pero la santa le reveló que había tenido una visión donde doncellas ascendían al cielo en una escalera de luz. Esto la inspiró a formar un noviciado informal.

En la visión, las santas vírgenes estaban acompañadas por ángeles que tocaban dulces melodías con arpas doradas. Todas portaban coronas con piedras preciosas. Pero de pronto, la música cesó y Jesús en persona la llamó por su nombre y le dijo que creara una sociedad de mujeres.

De esta manera el Santo Padre le otorgó el permiso para formar la comunidad. Santa Úrsula se le aparece y Santa Ángela la nombra patrona de la comunidad.

Un 25 de noviembre de 1535, en la Iglesia de San Afra en Brescia, Ángela y 28 compañeras más jóvenes se unieron ante Dios para entregar sus vidas al servicio de la educación de las niñas. Es así que surge la Compañía de las Ursulinas.

Las de la orden no usaban hábito, salvo un sencillo vestido negro, no hacían votos, ni vida de clausura, ni vida comunitaria. Se dedicaban a la educación religiosa de niñas, especialmente de las pobres, y al cuidado de los enfermos. Las ursulinas fueron reconocidas por el Papa Pablo III en 1544 y se organizaron como Congregación en 1565.

Santa Ángela partió a la Casa del Padre en 1540, cuatro años después de la fundación y no lograría ver mucho de la expansión, pero su ejemplo de paciencia y amabilidad con los pobres, enfermos y los de poca o casi nula instrucción quedaría para siempre en la historia.

Al morir, sus últimas palabras fueron el nombre de “Jesús” y un rayo de luz brilló sobre la santa. En 1568, San Carlos Borromeo llamó a las Ursulinas a Milán y las persuadió de ingresar a la vida de clausura.

San Borromeo, en un sínodo provincial, dijo a sus Obispos vecinos que no conocía una mejor forma de reformar una diócesis que introducir a las Ursulinas en las comunidades pobladas.

Más información:

Biografía Infancia de una santa Nueva morada Terciaria Franciscana Peregrinaciones a Jerusalén y a Roma Fundación de las Ursulinas Superiora General y muerte Oración de Santa Ángela de Merici Especial de Santa Ángela de Merici

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Anuncian año jubilar por el 40 aniversario del martirio de Mons. Romero

, 26 Ene. 20 (ACI Prensa).- Este 23 de enero, en el marco de los 40 años del martirio de Mons. Óscar Romero, la Conferencia Episcopal de El Salvador (CEDES) anunció un año jubilar martirial.

Con el mensaje “La Reconciliación es Fruto de la Verdad y la Justicia”, los obispos dieron un saludo a los fieles y personas de buena voluntad, donde señalaron que, reflexionando en la realidad nacional, decidieron proclamar este año especial.

“El martirio es el mayor testimonio de la fe, pues reproduce fielmente a Cristo, al entregar la propia vida para que otros tengan vida en abundancia”, comentaron los obispos.

Entre las actividades planteadas por CEDES se resaltan varias fechas de martirio, celebrándose el 12 de marzo el 43 Aniversario del martirio del Padre Rutilio Grande, el 24 de marzo el 40 Aniversario del martirio de San Óscar Arnulfo Romero y el 14 de junio el 40 Aniversario del martirio del Padre Cosme Spessotto.

Además, los obispos anunciaron una gran Peregrinación a Ciudad Barrios, lugar de nacimiento de Mons. Romero, para el 31 de julio, el 1 y 2 de agosto.

También se contará con un congreso nacional sobre los mártires salvadoreños, cerrando el año conmemorando los 50 años del martirio del Padre Nicolás Antonio Rodríguez y el 40 Aniversario del martirio de las Hermanas Misioneras de Norte América.

Finalmente, los obispos hicieron un llamado al pueblo a “continuar trabajando sin desmayo por la reconciliación y la paz de nuestro país”, y a confiar en Dios, orando y trabajando incansablemente “por la verdad, la justicia y el bien común, como lo hicieron nuestros mártires”.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Diplomado ayuda a fortalecer la lucha contra los abusos en la Iglesia en América Latina

CIUDAD DE MÉXICO, 26 Ene. 20 (ACI Prensa).- La segunda edición del diplomado “La Prevención en la Iglesia Latinoamericana”, organizado por el Centro de investigación y formación interdisciplinar para la protección del menor (CEPROME) con el respaldo de la Universidad Pontificia de México, capacita en la lucha contra los abusos sexuales a un centenar de representantes de la Iglesia en distintos países de América Latina.

El diplomado se realiza del 20 de enero al 14 de febrero de 2020 en la sede de la Universidad Pontificia de México al sur de Ciudad de México e incluye materias como “Psicopatología y atención integral de los victimarios”, “Atención psico-espiritual de la víctima”, “La prevención del abuso en la Iglesia” y “Discernimiento vocacional y prevención”.

Maestros del #DiplomadoLA @antoniocarron 🇪🇸@ines_franck 🇦🇷@danielportillot 🇲🇽@JosAndrsMurillo 🇨🇱@ang_rin 🇮🇹
Marcela Aranda 🇨🇱
Jordi Bartomeu 🇪🇸
Mario Medina Balam 🇲🇽
Patricia Espinosa 🇲🇽
Ilva Hoyos 🇨🇴
Jesús Ma Aguiñaga 🇲🇽
Luis Alfonso Zamorano🇪🇸#FormaciónyPrevención pic.twitter.com/VHWXhlhPQn

— CEPROME (@cepromeupm) January 14, 2020

En diálogo con ACI Prensa, el P. Daniel Portillo, director del CEPROME, destacó que “resulta importante la formación interdisciplinar, puesto que una manera para poder enfrentar el tema concretamente del abuso y la manera para ir combatiendo este tipo de casos es a partir de la capacitación”.

En este diplomado, dijo, “se están considerando varios aspectos como el canónico, el legislativo civil, el clínico, psiquiátrico, sociológico, de comunicación, teológico”, con la participación de “especialistas desde distintas partes del mundo”.

“Un primer paso elemental que debe dar la Iglesia para poder implementar la prevención es a partir de la capacitación, porque si nuestros laicos, nuestra comunidad eclesial se encuentra capacitada, es consciente de las situaciones, de los daños”, señaló.

El P. Portillo remarcó además la importancia que tiene este diplomado para “la formación y capacitación para los latinoamericanos”.

Además, dijo, “implica un esfuerzo concreto para poder capacitar a los representantes de las distintas conferencias episcopales y de las conferencias de religiosos a nivel nacional en el tema de la prevención”.

En esta edición, señaló, participaron 50 mexicanos y 100 estudiantes de otros países de América Latina.

El sacerdote mexicano indicó que un punto importante de este diplomado es que los participantes “puedan hacer réplica de este tipo de formación en sus países, que vayan a transmitir a sus países y congregaciones aquello que han recibido aquí”.

“Por eso se les insiste a las conferencias episcopales que manden personas que van a estar concretamente trabajando en esta área”, dijo.

Con estos participantes, destacó, se podrá “ir generando una red cada vez más amplia de prevención a nivel de Latinoamérica”.

El P. Portillo dijo luego que CEPROME desarrollará diversos espacios de formación con las conferencias episcopales en América Latina, de forma concreta en Perú, Venezuela, Costa Rica, El Salvador, Colombia y República Dominicana.

“Además de estos espacios de formación, creemos que es importante para nosotros desarrollar una tercera edición del diplomado”, dijo, y destacó que es posible que la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) brinde nuevamente su apoyo para dar becas a diversos participantes.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Diplomado ayuda a fortalecer la lucha contra los abusos en la Iglesia en América Latina

CIUDAD DE MÉXICO, 26 Ene. 20 (ACI Prensa).- La segunda edición del diplomado “La Prevención en la Iglesia Latinoamericana”, organizado por el Centro de investigación y formación interdisciplinar para la protección del menor (CEPROME) con el respaldo de la Universidad Pontificia de México, capacita en la lucha contra los abusos sexuales a un centenar de representantes de la Iglesia en distintos países de América Latina.

El diplomado se realiza del 20 de enero al 14 de febrero de 2020 en la sede de la Universidad Pontificia de México al sur de Ciudad de México e incluye materias como “Psicopatología y atención integral de los victimarios”, “Atención psico-espiritual de la víctima”, “La prevención del abuso en la Iglesia” y “Discernimiento vocacional y prevención”.

Maestros del #DiplomadoLA @antoniocarron 🇪🇸@ines_franck 🇦🇷@danielportillot 🇲🇽@JosAndrsMurillo 🇨🇱@ang_rin 🇮🇹
Marcela Aranda 🇨🇱
Jordi Bartomeu 🇪🇸
Mario Medina Balam 🇲🇽
Patricia Espinosa 🇲🇽
Ilva Hoyos 🇨🇴
Jesús Ma Aguiñaga 🇲🇽
Luis Alfonso Zamorano🇪🇸#FormaciónyPrevención pic.twitter.com/VHWXhlhPQn

— CEPROME (@cepromeupm) January 14, 2020

En diálogo con ACI Prensa, el P. Daniel Portillo, director del CEPROME, destacó que “resulta importante la formación interdisciplinar, puesto que una manera para poder enfrentar el tema concretamente del abuso y la manera para ir combatiendo este tipo de casos es a partir de la capacitación”.

En este diplomado, dijo, “se están considerando varios aspectos como el canónico, el legislativo civil, el clínico, psiquiátrico, sociológico, de comunicación, teológico”, con la participación de “especialistas desde distintas partes del mundo”.

“Un primer paso elemental que debe dar la Iglesia para poder implementar la prevención es a partir de la capacitación, porque si nuestros laicos, nuestra comunidad eclesial se encuentra capacitada, es consciente de las situaciones, de los daños”, señaló.

El P. Portillo remarcó además la importancia que tiene este diplomado para “la formación y capacitación para los latinoamericanos”.

Además, dijo, “implica un esfuerzo concreto para poder capacitar a los representantes de las distintas conferencias episcopales y de las conferencias de religiosos a nivel nacional en el tema de la prevención”.

En esta edición, señaló, participaron 50 mexicanos y 100 estudiantes de otros países de América Latina.

El sacerdote mexicano indicó que un punto importante de este diplomado es que los participantes “puedan hacer réplica de este tipo de formación en sus países, que vayan a transmitir a sus países y congregaciones aquello que han recibido aquí”.

“Por eso se les insiste a las conferencias episcopales que manden personas que van a estar concretamente trabajando en esta área”, dijo.

Con estos participantes, destacó, se podrá “ir generando una red cada vez más amplia de prevención a nivel de Latinoamérica”.

El P. Portillo dijo luego que CEPROME desarrollará diversos espacios de formación con las conferencias episcopales en América Latina, de forma concreta en Perú, Venezuela, Costa Rica, El Salvador, Colombia y República Dominicana.

“Además de estos espacios de formación, creemos que es importante para nosotros desarrollar una tercera edición del diplomado”, dijo, y destacó que es posible que la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) brinde nuevamente su apoyo para dar becas a diversos participantes.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Un sacerdote uruguayo, nuevo secretario personal del Papa Francisco

VATICANO, 26 Ene. 20 (ACI Prensa).- El Papa Francisco nombró al sacerdote uruguayo P. Gonzalo Aemilius como su secretario personal.

De esta manera, el P. Aemilius sustituirá al P. Fabian Pedacchio y trabajará junto al actual secretario particular, P. Yoannis Lahzi Gaid. El P. Pedacchio, sacerdote argentino que trabajó junto al Papa desde 2013 hasta 2019, regresó el pasado mes de diciembre a su trabajo en la Congregación de los Obispos.

Así lo comunicó la Oficina de Prensa del Vaticano por medio de una declaración de su director, Matteo Bruni.

El P. Gonzalo Aemilius nació en Montevideo, Uruguay, el 18 de septiembre de 1979. Recibió el orden sacerdotal el 6 de mayo de 2006 y es doctor en teología. Además, fue director del Liceo Jubilar Juan Pablo II en Uruguay.

El Papa Francisco conoció al P. Aemilius desde el año 2006, cuando el entonces Cardenal Jorge Mario Bergoglio, al frente de la Archidiócesis de Buenos Aires, mantuvo una conversación telefónica con el P. Aemilius para conocer de primera mano su trabajo con jóvenes de la calle.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya El Papa invita a leer todos los días un fragmento de la Biblia

VATICANO, 26 Ene. 20 (ACI Prensa).- El Papa Francisco invitó a los cristianos a leer todos los días un versículo de la Biblia: “Comencemos por el Evangelio; mantengámoslo abierto en casa, en la mesita de noche, llevémoslo en nuestro bolsillo, veámoslo en la pantalla del teléfono, dejemos que nos inspire diariamente”.

El Santo Padre se expresó así durante la Misa celebrada este domingo 26 de enero en la Basílica de San Pedro del Vaticano la Misa por la primera Jornada de la Palabra de Dios, instituida mediante el Motu Proprio Aperuit Illis del 30 de septiembre de 2019.

El Pontífice explicó que, de esa manera, “descubriremos que Dios está cerca de nosotros, que ilumina nuestra oscuridad, que nos guía con amor a lo largo de nuestra vida”. En definitiva, pidió que se haga espacio “a la Palabra de Dios”.

En su homilía, el Papa Francisco reflexionó sobre los orígenes de la predicación de la Palabra.

Señaló que la predicación de Jesús comenzó “con una frase muy simple: ‘Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos’. Esta es la base de todos sus discursos: Nos dice que el reino de los cielos está cerca”.

Ahora bien, ¿qué es el reino de los cielos? ¿Y qué significa que esté cerca?, planteó Francisco.

“Por reino de los cielos se entiende el reino de Dios, es decir su forma de reinar, de estar ante nosotros”. A continuación, Jesús dice que ese reino está cerca, “que Dios está cerca”. Es precisamente ahí donde radica la novedad del mensaje: “Dios no está lejos, el que habita los cielos descendió a la tierra, se hizo hombre. Eliminó las barreras, canceló las distancias. No lo merecíamos: Él vino a nosotros, vino a nuestro encuentro”.

Se trata de “un mensaje de alegría”, aseguró el Papa. “Dios asumió nuestra humanidad porque nos ama y libremente quiere darnos esa salvación que nosotros solos no podemos darnos”.

Por otro lado, el Santo Padre llamó la atención sobre el origen de la predicación de Jesús. No se fue al atrio del Templo de Jerusalén, no a los palacios, sino que comenzó a predicar “en las regiones que entonces se consideraban ‘oscuras’”.

Galilea era una de esas regiones oscuras, y de hecho era conocida como “Galilea de los gentiles”, es decir, “la región donde Jesús inició a predicar se llamaba así porque estaba habitada por diferentes personas y era una verdadera mezcla de pueblos, idiomas y culturas”.

Por lo tanto, “no era el lugar donde se encontraba la pureza religiosa del pueblo elegido”.

Sin embargo, “Jesús comenzó desde allí: no desde el atrio del templo en Jerusalén, sino desde el lado opuesto del país, desde la Galilea de los gentiles, desde un lugar fronterizo, desde una periferia”.

Dentro de esa lógica, Jesús tampoco empezó a predicar a los expertos en las escrituras, a los intelectuales o a los poderosos, sino que “los primeros destinatarios de la llamada fueron pescadores; no personas cuidadosamente seleccionadas en base a sus habilidades, ni hombres piadosos que estaban en el templo rezando, sino personas comunes y corrientes que trabajaban”.

“En medio de tantas palabras diarias, necesitamos escuchar esa Palabra que no nos habla de cosas, sino de vida”, concluyó el Papa Francisco.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Homilía del Papa Francisco en el Domingo de la Palabra de Dios

VATICANO, 26 Ene. 20 (ACI Prensa).- El Papa Francisco presidió este domingo 26 de enero en la Basílica de San Pedro del Vaticano la Misa con motivo de la primera Jornada de la Palabra de Dios, instituida por el mismo Pontífice en el Motu Proprio Aperuit Illis del 30 de septiembre de 2019.

En su homilía, el Santo Padre invitó a hacer espacio para el Evangelio en la rutina diaria:

“Hagamos espacio a la Palabra de Dios. Leamos algún versículo de la Biblia cada día. Comencemos por el Evangelio; mantengámoslo abierto en casa, en la mesita de noche, llevémoslo en nuestro bolsillo, veámoslo en la pantalla del teléfono, dejemos que nos inspire diariamente. Descubriremos que Dios está cerca de nosotros, que ilumina nuestra oscuridad, que nos guía con amor a lo largo de nuestra vida”.

A continuación, la homilía completa del Papa Francisco:

«Jesús comenzó a predicar» (Mt 4,17). Así, el evangelista Mateo introdujo el ministerio de Jesús: Él, que es la Palabra de Dios, vino a hablarnos con sus palabras y con su vida. En este primer domingo de la Palabra de Dios vamos a los orígenes de su predicación, a las fuentes de la Palabra de vida. Hoy nos ayuda el Evangelio (Mt 4, 12-23), que nos dice cómo, dónde y a quién Jesús comenzó a predicar.

1. ¿Cómo comenzó? Con una frase muy simple: «Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos» (v. 17). Esta es la base de todos sus discursos: Nos dice que el reino de los cielos está cerca. ¿Qué significa? Por reino de los cielos se entiende el reino de Dios, es decir su forma de reinar, de estar ante nosotros.

Ahora, Jesús nos dice que el reino de los cielos está cerca, que Dios está cerca. Aquí está la novedad, el primer mensaje: Dios no está lejos, el que habita los cielos descendió a la tierra, se hizo hombre. Eliminó las barreras, canceló las distancias. No lo merecíamos: Él vino a nosotros, vino a nuestro encuentro.

Es un mensaje de alegría: Dios vino a visitarnos en persona, haciéndose hombre. No tomó nuestra condición humana por un sentido de responsabilidad, sino por amor. Por amor asumió nuestra humanidad, porque se asume lo que se ama.

Y Dios asumió nuestra humanidad porque nos ama y libremente quiere darnos esa salvación que nosotros solos no podemos darnos. Él desea estar con nosotros, darnos la belleza de vivir, la paz del corazón, la alegría de ser perdonados y de sentirnos amados.

Entonces entendemos la invitación directa de Jesús: “Convertíos”, es decir, “cambia tu vida”. Cambia tu vida porque ha comenzado una nueva forma de vivir: ha terminado el tiempo de vivir para ti mismo; ha comenzado el tiempo de vivir con Dios y para Dios, con los demás y para los demás, con amor y por amor. Jesús también te repite hoy: “¡Ánimo, estoy cerca de ti, hazme espacio y tu vida cambiará!”.

Es por eso que el Señor te da su Palabra, para que puedas aceptarla como la carta de amor que escribió para ti, para hacerte sentir que está a tu lado. Su Palabra nos consuela y nos anima. Al mismo tiempo, provoca la conversión, nos sacude, nos libera de la parálisis del egoísmo. Porque su Palabra tiene este poder: cambia la vida, hace pasar de la oscuridad a la luz.

2. Si vemos dónde Jesús comenzó a predicar, descubrimos que comenzó precisamente en las regiones que entonces se consideraban “oscuras”. La primera lectura y el Evangelio, de hecho, nos hablan de aquellos que estaban «en tierra y sombras de muerte»: son los habitantes del «territorio de Zabulón y Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles» (Mt 4,15-16; cf. Is 8,23-9,1).

Galilea de los gentiles: la región donde Jesús inició a predicar se llamaba así porque estaba habitada por diferentes personas y era una verdadera mezcla de pueblos, idiomas y culturas.

De hecho, estaba la Vía del mar, que representaba una encrucijada. Allí vivían pescadores, comerciantes y extranjeros: ciertamente no era el lugar donde se encontraba la pureza religiosa del pueblo elegido.

Sin embargo, Jesús comenzó desde allí: no desde el atrio del templo en Jerusalén, sino desde el lado opuesto del país, desde la Galilea de los gentiles, desde un lugar fronterizo, desde una periferia. De esto podemos sacar un mensaje: la Palabra que salva no va en busca de lugares preservados, esterilizados y seguros. Viene en nuestras complejidades, en nuestra oscuridad.

Hoy, como entonces, Dios desea visitar aquellos lugares donde creemos que no llega. Cuántas veces preferimos cerrar la puerta, ocultando nuestras confusiones, nuestras opacidades y dobleces. Las sellamos dentro de nosotros mientras vamos al Señor con algunas oraciones formales, teniendo cuidado de que su verdad no nos sacuda por dentro. Pero Jesús —dice el Evangelio hoy— «recorría toda Galilea […], proclamando el Evangelio del reino y curando toda enfermedad» (v. 23).

Atravesó toda aquella región multifacética y compleja. Del mismo modo, no tiene miedo de explorar nuestros corazones, nuestros lugares más ásperos y difíciles. Él sabe que sólo su perdón nos cura, sólo su presencia nos transforma, sólo su Palabra nos renueva. A Él, que ha recorrido la Vía del mar, abramos nuestros caminos más tortuosos; dejemos que su Palabra entre en nosotros, que es «viva y eficaz, tajante […] y juzga los deseos e intenciones del corazón» (Hb 4,12).

3. Finalmente, ¿a quién comenzó Jesús a hablar? El Evangelio dice que «paseando junto al mar de Galilea vio a dos hermanos […] que estaban echando la red en el mar, pues eran pescadores.

Les dijo: “Venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres”» (Mt 4,18-19). Los primeros destinatarios de la llamada fueron pescadores; no personas cuidadosamente seleccionadas en base a sus habilidades, ni hombres piadosos que estaban en el templo rezando, sino personas comunes y corrientes que trabajaban.

Evidenciamos lo que Jesús les dijo: os haré pescadores de hombres. Habla a los pescadores y usa un lenguaje comprensible para ellos. Los atrae a partir de su propia vida. Los llama donde están y como son, para involucrarlos en su misma misión. «Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron» (v. 20).

¿Por qué inmediatamente? Porque se sintieron atraídos. No fueron rápidos y dispuestos porque habían recibido una orden, sino porque habían sido atraídos por el amor. Los buenos compromisos no son suficientes para seguir a Jesús, sino que es necesario escuchar su llamada todos los días. Sólo Él, que nos conoce y nos ama hasta el final, nos hace salir al mar de la vida. Como lo hizo con aquellos discípulos que lo escucharon.

Por eso necesitamos su Palabra: en medio de tantas palabras diarias, necesitamos escuchar esa Palabra que no nos habla de cosas, sino de vida.

Queridos hermanos y hermanas: Hagamos espacio a la Palabra de Dios. Leamos algún versículo de la Biblia cada día. Comencemos por el Evangelio; mantengámoslo abierto en casa, en la mesita de noche, llevémoslo en nuestro bolsillo, veámoslo en la pantalla del teléfono, dejemos que nos inspire diariamente. Descubriremos que Dios está cerca de nosotros, que ilumina nuestra oscuridad, que nos guía con amor a lo largo de nuestra vida.