Archivo de la categoría: Aleteia

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya La estatua más grande de Jesús en toda África

Aunque la estatua de bronce del Monumento al Renacimiento Africano de 160 pies de altura en Senegal es sin duda la estatua más alta de África, la estatua de Jesús no se queda atrás. Es definitivamente la estatua más alta de Jesús en el continente, con casi 8 metros y medio (28 pies) de altura en la aldea de Abajah (estado de Imo) en el sur de Nigeria.

Tiene la mitad del tamaño de la Gran Esfinge de Giza (siendo la quinta escultura más alta de África). El Gran Jesús fue patrocinado por Obinna Onuoha, un devoto empresario católico, que contrató a una empresa china para tallar la estatua de mármol blanco en 2013. Con un peso de alrededor de 40 toneladas, la estatua ha sido descrita por Onuoha como “un símbolo de paz” en un país que para entonces ya había visto más de 17.000 personas asesinadas por Boko Haram, principalmente en el norte.

 La estatua es parte de la parroquia de la Iglesia Católica San Aloysius en Abajah.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Por qué el mundo es mejor contigo

Todos necesitamos momentos para apreciar lo valiosos que somos. Es innegable que uno de los mayores sufrimientos que padece el ser humano en nuestro tiempo es la falta de un auténtico amor propio. Nos cuesta vernos como Dios nos ve, mirarnos con ojos de amor y de misericordia.

1. Eres bueno y digno de amor

Un gran paso para amarte a ti mismo es abrazar el amor que se te da libremente en este preciso momento. Porque eres, en este instante de tu vida, profundamente amado.

Sí en este momento. No más tarde, no después de haber perdido peso. No después de que alcances el éxito. No cuando logres resolver tu vida. No después de que seas popular. No más tarde, una vez que obtengas el liderazgo en tu grupo de amigos, ni una vez que ese chico o chica linda te note.

Hay alguien que está amándote antes de que algo de eso suceda. Con seguridad, y lo más importante, incluso si nada de eso sucede.

YOUNG MAN IN A FOREST

Shutterstock

Dios no está esperando alguna versión 2.0 de ti para amarte. Dios no te ama por lo que haces, ni por lo que logras. Dios te ama por ti.

Eres sostenido por el amor. El hecho de que existas es un acto de amor. Hay un Dios amoroso que decidió que el mundo sería mejor contigo, y es gracias al amor profundo y personal de este creador por ti, que en cada instante puedes respirar, pensar y ser.

2. No necesitas un amor romántico para ser feliz

Otro gran momento de amor propio ocurre cuando aceptamos que una pareja romántica no es necesaria para validarnos como seres humanos.

En serio, ¿quién dijo que el romance lo era todo? Muchos como Shakespeare han escrito historias bastante convincentes que nos han entretenido a todos, historias que capturan nuestra imaginación y nos hacen pensar sobre qué es el amor.

Pero aquí hay un punto: Jesús no dijo: “bienaventurados los casados porque de ellos es el reino de los cielos” o “ama a Dios y ama a tu pareja romántica como a ti mismo”. Y esto se debe a que el amor romántico no es la respuesta a nuestro deseo de felicidad.

Sí, es verdad, fuimos creados para el encuentro, para amar y ser amados, pero a veces limitamos muchísimo lo que eso significa.

Tanto en el sermón de la montaña (Mateo 5), como en el pasaje sobre el mandamiento más importante de todos (Mateo 22), Jesús nos propone un enfoque más creativo para las relaciones; uno que está ordenado al Amor. Un Amor con mayúscula, uno que va un poco más allá de lo que puedo sentir.

Te puede interesar: ¿Qué es el amor?

Tristemente nuestro mundo ha separado el amor humano en todas sus formas reduciéndolo a algo puramente “mundano” donde Dios está de más, incluso molesta. En el mundo encontramos un eros sin ágape y entre los creyentes encontramos un ágape sin eros.

El eros sin ágape es un amor romántico, muy a menudo pasional. Un amor de conquista que reduce al otro a un objeto de placer e ignora toda dimensión de fidelidad y de donación de sí. Es lo que el lenguaje común entiende, actualmente, como “amor”.

El agape sin eros es como un “amor frío”, un “amar con la cabeza”, sin participación de todo el ser, más por imposición de la voluntad que por un impulso íntimo del corazón.

Si el amor mundano es un cuerpo sin alma, el amor practicado así es un alma sin cuerpo. El ser humano no es un ángel, es decir, un puro espíritu; es alma y cuerpo sustancialmente unidos: todo lo que hace, incluyendo amar, debe reflejar esta estructura suya” (Raniero Catalamessa).

Tenemos una urgencia de redescubrir el amor en su unidad. El amor verdadero comprende el eros y el agape. No podemos separar estas dos dimensiones del amor sin destruirlo.

FRIENDS

Shutterstock

Si dejas que Jesús te ame podrás amarte, y si te amas, podrás amar bien y descubrirás un montón de felicidad, de belleza y de esperanza. El amor de Dios conduce al amor propio, conduce al amor al prójimo.

3. Eres capaz de amarte a ti mismo

Crecer en el amor propio es una práctica continua. Requiere esfuerzo todos los días. Muchas serán las circunstancias de la vida que afectarán tu capacidad de hacerlo bien, pero vale la pena luchar por ello.

No quiero que pienses que soy una experta en el amor propio, también tengo mis días malos. Pero estoy agradecida de estar en un lugar donde puedo tratar de hacer una cosa todos los días para mostrarme el amor que recibo como una hija amada de Dios.

Aquí hay algunas cosas pequeñas, pero útiles, que pueden servir:

  • Deja de seguir cualquier cuenta en las redes sociales que te haga sentir menos que la persona increíble que eres.
  • Dedica un tiempo de tu semana para pasar tiempo contigo. Ya sean 15 o 30 minutos. Desconéctate y pasa un rato tranquilo orando, pensando en ti.
  • Tómate 15 minutos para sentarte o acostarte y pensar en todo lo que tu cuerpo es capaz de hacer: parpadear, respirar, crecer, bombear sangre, lo que sea, y presta atención a lo genial que es que el Señor hizo todo esto para ti.
  • Toma letras de canciones inspiradoras, citas de la Biblia o citas de santos. Conviértelas en carteles para poner en tu cuarto y recordarte que eres amado.

Dondequiera que te encuentres en el viaje hacia el amor propio, recuerda que en este instante eres profundamente amado.

MOTHER AND DAUGTHER

Foto di Daria Obymaha di Pexels

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Cuando el amor te sitúa ante una decisión muy difícil

El otro día me quedé pensando en el poder que tiene el amor. Puedo entregar la vida por amor. Sin guardarme nada, sin reservarme. El amor saca lo mejor de mi alma y me hace capaz de sueños imposibles. El amor que doy, el amor que recibo.

El que ama desea a la persona amada. Busca su amor, su cuidado, su cercanía. Busca incluso poseerla, retenerla a su lado, guardarla en su camino.

El amor crece en la entrega y va cambiando. El amor maduro es el que busca el bien de la persona amada, su crecimiento. Comenta Jorge Bucay:

“El verdadero amor no es otra cosa que el deseo inevitable de ayudar al otro para que sea quien es”.

FOOTBALL

Monkey Business Images – Shutterstock

Cuando amo de forma madura no deseo que el otro sea como yo quiero que sea. No quiero que se comporte como a mí me viene bien.

No busco que desee mi bien, más bien deseo yo el suyo. Y busco que mi amor saque la mejor versión de él escondida en su interior.

Mi amor, cuando es maduro, toma decisiones difíciles por amor al otro. A veces decisiones incomprendidas, decisiones que parecen muy radicales.

Son renuncias en el camino, opciones que elijo porque amo. Amo a una persona y renuncio a lo que a esa persona no le hace bien.

Te puede interesar: Claves para tomar una decisión importante

Por amor elijo caminos que nunca hubiera elegido sin amor. Por amor dejo incluso lo que amo por seguir el camino de quien me ama. Santa Teresita decía:

“Dios me dio el atractivo de un destierro total, me hizo comprender todos los sufrimientos que encontraría en Él y me preguntó si quería beber ese cáliz hasta las heces. Quise tomar inmediatamente esa copa que Jesús me presentaba, pero Él, retirando su mano, me hizo comprender que se contentaba con mi aceptación”.

SAINT THERESE

Wikipedia PD

A veces el amor de Dios es así. Me pide la renuncia, la entrega. Y luego retira la mano. Me libera como en Moria a Isaac ante los ojos sorprendidos de Abrahán. Basta con mi sí por amor. El amor es lo que cuenta.

¿Qué estoy dispuesto a entregar por amor?

Parece paradójico renunciar al amor por amor. Renunciar al bien de mi vida por amor. Renunciar a lo que me llena plenamente por amor.

Pero así de loco se vuelve el que ama de verdad, con un amor maduro. Con ese amor que busca sólo el bien de aquel al que ama.

El amor que se humilla y abaja para servir desde los pies. Como Jesús lavando a sus discípulos. Un amor que sabe elegir lo que me hace crecer, no sólo el camino fácil.

¿Qué es lo que me pide Dios cuando me ama, cuando le amo? Decía santa Teresita:

Me parece que ahora nada me impide levantar vuelo porque ya no tengo grandes deseos si no es el de amar hasta morir de amor. Ahora de todo corazón quiero estar enferma toda mi vida si eso le place a Dios y hasta consiento en que mi vida sea muy larga. La única gracia que deseo es dejar que mi vida sea totalmente molida por el amor”.

Te puede interesar: Anhelando la segunda conversión, la entrega total

No sé si soy capaz de amar a Dios de esa manera. Hasta besar la cruz que me hace daño. O beber el cáliz que está ente mis ojos.

Mi vida molida por amor. ¿Es que el amor no me hace vivir siempre con paz y alegría? ¿No se disfruta siempre amando? El amor se curte en el dolor de la entrega. El amor conlleva sufrimiento y sacrificio.

La mesa familiar donde una familia comparte el amor es mesa de sacrificios. El que ama da más que recibe. Aunque luego reciba más de lo que espera.

Te puede interesar: Amar es dar y sufrir

A menudo veo que no amo bien, con madurez. Lo veo cuando siento que me cuesta decir que sí a lo que me pide Dios con su amor. O me resulta difícil seguir el camino marcado cuando yo hubiera tomado otro. O elegir lo correcto, habiendo podido elegir lo que no me hace crecer como persona.

¡Cuánto cuesta optar por lo que Dios me pide! Opto por amor, no por deber. Que es distinto. Y elijo el amor que es para siempre. Mis elecciones son para siempre. Decía san Juan Pablo II:

“Quien no se decide a querer para siempre, es difícil que pueda amar de veras un solo día”.

Decido amar siempre. No guardarme, no esconderme, no secarme. Elijo no tener mi plan lejos del plan que Dios me insinúa. Elijo sus días, no los míos. Elijo sus caminos, no mis atajos.

Opto por el amor que es eterno, no por el caduco. Elijo renunciar por un bien más alto, cuando es lo que aparece ante mis ojos.

Elijo la vida antes que la muerte. La verdad antes que vivir en mentiras. Elijo el amor que dura, no el placer efímero. Elijo lo que me sana, no lo que me enferma. Elijo lo que me hace libre, dejando de lado lo que me encadena.

Elijo el bien del otro por encima del mío. Que brille su rostro más que el mío. Que sea más feliz que yo. Que sea más pleno, aunque yo no lo sea.

Elijo el amor que es servicio callado, oculto en la noche. El amor que sonríe en medio de dolores. Elijo la paz en medio de la tormenta. Y el amor que sabe morir por el que ama.

Así es el amor que sueño, no la pálida caricatura de ese amor que a veces vivo. Quiero pedirle a Jesús que me enseñe a amar hasta dar la vida. A morir amando. A vivir muriendo.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Pompeya: Donde la Virgen logró la conversión de un espiritista

Italia está salpicada de santuarios marianos. Y ciertamente, uno de los más amados es el de la Virgen del Rosario de Pompeya. El inicio de la construcción de este santuario se remonta al mes de mayo de 1876, cuando el icono de la Virgen del Rosario fue llevado a Pompeya por petición del abogado Bartolo Longo, que había vivido una fuerte experiencia espiritual mientras caminaba en el campo.

La inspiración era bastante especial, ya que había sido una voz la que le sugirió: “Si buscas la salvación difunde el Rosario. Es promesa de María, quien propaga el Rosario es salvo”.

En 1901 el Papa León XIII, que observó la gran afluencia de los peregrinos, bautizó este santuario como la “Parroquia del Mundo”. La construcción comenzó como una iniciativa de Bartolo Longo, proclamado beato por el papa Juan Pablo II el 26 de octubre de 1980, y se hizo posible gracias a los donativos y ofrendas provenientes de todo el mundo. Fue particularmente significativo la aportación de “un centavo al mes” de todos los habitantes del Valle de Pompeya.

Bartolo Longo, promotor de la devoción a la Virgen del Rosario de Pompeya, ha escrito numerosos textos y oraciones, algunos de los cuales son considerados verdaderos “bestsellers” de la literatura mariana Mundial. El deseo que tuvo el día de la inauguración de la fachada del santuario, de ver alguna vez al Papa bendecir la multitud de fieles e invocar la paz en el mundo desde lo alto de su balcón, se hizo realidad el 21 de octubre de 1979 cuando Juan Pablo II fue por primera vez en peregrinación al santuario de Pompeya.

El Papa polaco regresó por segunda vez el 7 de octubre de 2003 para clausurar el año del Rosario que él mismo había instituido. También el papa Benedicto XVI visitó el Santuario el 19 de octubre de 2008 y dio a la Virgen como homenaje la “Rosa de Oro”, una distinción honorífica de reconocimiento que el Papa daba antiguamente a los soberanos. La “Rosa de Oro” ha sido recibida asimismo por otros santuarios ilustres, como el de Fátima en Portugal, Aparecida en Brasil, Luján en Argentina y Guadalupe en México.

Oración:

“Reina gloriosa del Santo Rosario, que elegiste el Valle de Pompeya para un nuevo trono de tu poder, Hija de Dios Padre, Madre de Dios Hijo y Esposa de Dios Espíritu Santo, yo te ruego, por tus alegrías, por tus dolores, por tu gloria y por el Misterio de la Encarnación, en cuyo honor me he acercado a la Santa Misa, dígnate concederme esta gracia. (Aquí le pedimos la gracia) Amén”.

Marie de Nazaret
Santuario de Pompeya

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya El cirujano jubilado que salva vidas en África

Jorge Parise tiene 72 años y es cirujano. Vive en España pero en los últimos años descubrió que con su trabajo podía salvar vidas en África.

Todo comenzó cuando fue a Kenya para operar a personas que no disponían de recursos económicos y ahí descubrió su motivación en la vida.

Salvar la vida de una persona que estaba a punto de morir aporta, explica el doctor, “una emoción muy intensa, una alegría muy grande. La mente se relaja. Uno descansa… e inmediatamente piensa en el siguiente”. Así es como este médico sigue apasionado con su trabajo “y lo haré mientras tenga fuerzas”, dice. 

El doctor Parise asegura que esta forma de enfrentar los retos de trabajar en África, operando a personas desfavorecidas, ha resultado ser un modo estupendo de ver que “la vida es agradable de ser vivida”. Eso es lo que transmite a otros colegas y amigos.

Te puede interesar: Nunca olvidará esta lección de su viejo profesor

Ayudar a África desde donde estemos

Es consciente de que no todo el mundo puede viajar a África por motivos de salud o de situación personal, pero cuando se jubilan todavía pueden ayudar mucho.

Él cuenta con sus ideas, su ayuda, su colaboración y ha decidido dar forma organizada a toda esa cooperación a través de la Asociación Infancia y Cirujía, que desde 2014 trabaja concretamente en Benín, junto con los sanitarios locales.

Te puede interesar: Este bebé es un milagro para su madre enferma de cáncer de mama

Aquello que comenzó como un viaje de voluntariado a África para descubrir sonrisas, se logra en cada operación de cirujía y en toda la ayuda médica que hoy desarrolla la asociación fundada por Parise. Es así como se cierra “el círculo de la vida”, como él mismo explica en este vídeo:

Te puede interesar: Marleen: “Me amputé la pierna y aprendí que no pasa nada por ser diferente”

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya “El obispo de barrio”, ¿próximo santo? 

“¿Podría el obispo Alphonse Gallegos convertirse en el próximo santo canonizado de California?” Con esa pregunta el vice postulador de su causa, el Padre Eliseo González, abre su contribución de esta semana en Angelus News.

El obispo Gallegos –que lo fuera por una década de la diócesis de Sacramento—murió en un accidente de automóvil el lunes 6 de octubre de 1991. Era un firme defensor de las preocupaciones de los hispanos, en especial, de los trabajadores hispanos en granjas de California.

Fueron muy conocidas sus marchas solidarizándose con la United Farm Workers; su oposición a los recortes en la educación bilingüe, y su trabajo con pandillas en todo el Estado de California alejó a muchos jóvenes de las drogas y del crimen.

“Recordar su vida es recordar su celo misionero” escribe en Angelus News el Padre González.

Un agustino recoleto

Según comenta el vice postulador de su causa, Gallegos nació en Albuquerque, Nuevo México, el 20 de febrero de 1931. Cuando era niño, su familia se mudó a Watts, California. En 1950, ingresó en la Orden de Agustinos Recoletos en Kansas City, Kansas. Siempre batalló con una severa miopía.

Fue ordenado sacerdote en el monasterio de Tagaste, Suffern, Nueva York, en 1958. Permaneció allí durante 14 años después de su ordenación, realizando incluso tareas de servicio mientras también se desempeñaba como maestro de estudiantes en el monasterio y como capellán de hermanas religiosas y de un hospital local.

En 1972, su orden lo envió la Iglesia de San Miguel en Watts, la misma parroquia donde había sido servidor del altar. Aún más que hoy, la situación en Watts estaba plagada de pobreza, violencia de pandillas y desempleo.

A su llegada, organizó el Consejo Pastoral Parroquial, queriendo involucrar a toda la parroquia para llevar la alegría de Cristo a la comunidad. Caminaba por las peligrosas calles de noche en busca de la “oveja perdida”. Creía que la educación era clave para detener el círculo vicioso de pobreza y violencia en Watts.

Viraje hacia los hispanos

Más adelante, el Padre Gonzalez narra que 1978, fue nombrado pastor de la Iglesia de Cristo Rey en el área de Atwater Village de Los Ángeles. “A Gallegos también le gustaba caminar por esas calles, saludando y alentando a su comunidad, visitando familias en sus hogares y comiendo lo que le pusieran delante”.

En 1979 fue nombrado primer director de Asuntos Hispanos para los obispos de California con sede en Los Ángeles. Allí coordinó con los obispos de California y los de Baja California (México) para abogar en nombre de la creciente población hispana en California.

Después fue enviado a Sacramento donde fue nombrado obispo auxiliar por el Papa San Juan Pablo II y consagrado el 4 de noviembre de 1981. Estuvo muy cerca del célebre activista hispano César Chávez.

“Como obispo, Gallegos continuó haciendo lo que más amaba: estar entre su rebaño, con olor a oveja. Viajó de arriba abajo por la diócesis de Sacramento: confirmaciones, funerales, visitas a enfermos, cárceles, campamentos de migrantes…”, escribe el Padre González.

El día en que murió

El 6 de octubre de 1991 fue un día bastante típico para el obispo Gallegos, según escribe en Angelus News el vice postulador de su causa.

“Esa mañana pasó tiempo con las mujeres guadalupanas en el salón parroquial de la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, en Sacramento, ayudándoles a hacer tamales. Más tarde fue a una manifestación pro-vida, visitó a un joven que moría en el hospital de SIDA y, por la noche, presidió la Misa en la Iglesia del Sagrado Corazón en Gridley, donde confirmó a 50 adolescentes”.

González relata que en el camino de regreso a Sacramento, su auto se detuvo en la autopista 99, perdiendo potencia y luces. Él y su chófer discutieron quién empujaría el auto fuera de la autopista. Gallegos decidió que él lo empujaría. Un auto lo golpeó y lo mató al instante.

“Su vida terminó como la había pasado la mayor parte: en el camino, en las calles, llevando las buenas nuevas de Jesucristo a sus hermanos y hermanas”, rememora el Padre González.

Una figura muy cercana

En 1997, la ciudad de Sacramento erigió un monumento en su memoria. Su causa de canonización se abrió el 4 de diciembre de 2005, y el Papa Francisco lo declaró venerable el 8 de julio de 2016.

El obispo Gallegos está enterrado en el Santuario Nacional de Nuestra Señora de Guadalupe en Sacramento, la parroquia donde sirvió como pastor durante varios años. “A menudo llamado ‘el obispo del barrio’, Gallegos era un verdadero misionero, un contemplativo en acción que tenía celo por las almas y era un testigo vivo de Cristo”, escribe el Padre González.

Como él diría: “Estamos llamados a la santidad, pero debemos alcanzar la santidad”. El “obispo Al”, como lo llamaron muchos, tenía un profundo deseo de ser santo. Va en camino.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Tras 12 años ingresada en el hospital, esta niña recibe el alta y marcha a casa

El 18 de octubre, el Hospital y Pronto Socorro Infantil, en Manaus (Brasil), fue el escenario de una gran emoción: Letícia Kerollen de Souza Oliveira recibió el alta y, finalmente, puede ir a casa después de pasar 12 años internada. Tiene 14 años.

El diagnóstico de Atrofia Musucular Espinal (AME) fue realizado cuando tenía 1 año y 7 meses y vivía con sus padres en Coari, en el interior del Amazonas. A los primeros síntomas le siguieron convulsiones, desmayos, dificultad para respirar. Letícia tuvo que vivir durante nada menos que 8 años en la UTI (Unidad de Terapia Intensiva).

Su enfermedad es irreversible. Ha de estar conectada a un aparato para respiración, a un aspirador, tiene una sonda de alimentación y pañales. Además necesita ser atendida por profesionales cualificados como un enfermero, un terapeuta, un psicólogo y un logopeda. El tratamiento a domicilio solo es posible gracias al programa Mejor en Casa, que pone a disposición un equipo multidisciplinar para los pacientes acogidos en este programa.

Leticia rara vez salía del hospital. Cuando salió de la UCI, fue acompañada por el personal médico a un centro comercial y a la iglesia en Navidad. Aparte de eso, solo podía experimentar breves caminatas frente al hospital.

A pesar del desafío casi sobrehumano de crecer sin poder siquiera respirar sin ayuda de aparatos, Letícia es una niña alegre y optimista. El equipo ha intentado garantizarle la “máxima dignidad posible”, como lo ha contado la fisioterapeuta Morgana Peixoto:

“Ella estudia, tiene clases en la habitación y hace exámenes. Es muy inteligente. Le encanta pintarse las uñas, maquillarse, plancharse el pelo y usar cintas para el pelo. Es una niña normal, solo que no tiene movimientos. Todos los niños aquí (con esa misma condición) tienen la cara 100% paralizada, pero Letícia logra sonreír. Ella responde muy bien al tratamiento de fisioterapia y logopedia”. 

El alta del hospital, que parecía imposible hace algún tiempo, ha emocionado al hospital entero.

“Nunca pensamos que este día pudiera llegar. He trabajado con ella desde que llegó a la UTI. Para mí, es como una hija. Para mí es una felicidad inmensa verla salir así. Ella siempre lo pedía, desde pequeña. ¡Y hoy lo ha conseguido! Era difícil de imaginar, porque tienen esa mejora y luego retroceden, pero ella siempre ha sido optimista” (Nubia Belfort, enfermera).

“La expectativa de vida es alrededor de 20 años. Dar de alta a un paciente con este tipo de enfermedad es difícil, dado todo el contexto, donde la niña necesita un respirador, enfermeros y un equipo múltiple” (Luiz Afonso, pediatra).

“Va a ser nuestra primera Navidad. Es un sueño hecho realidad traer a Letícia para casa y poder convivir con ella” (Thiago Santos de Lima, padrastro).

[Antes de salir], Letícia dijo que estaba alegre, pero triste al mismo tiempo. Ella dijo:¡ aquí está mi familia! Desde que ella tiene uso de razón está aquí dentro. Por lo tanto, todos los profesionales de salud son su familia” (Júlia Marques, directora de la unidad de salud).

Cuando Letícia y su madre entraron en la ambulancia que, finalmente las llevaría a casa, las lágrimas y las palmas irrumpieron mezcladas y sonoras en la puerta del hospital. En casa, el recibimiento fue una fiesta con música y una gran presencia de familiares, amigos y funcionarios del hospital.

La mamá de Letícia, Irlene, resume así el alta del hospital de su hija tan especial:

“Es un sueño hecho realidad. Gracias a Dios y a toda la gente del hospital, que cuidaron de ella desde que era bebé”. 

___________

Por portal G1