Archivo de la categoría: Aleteia

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Audiencia General 24.04.2019

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya 5 ideas para ser un poco más feliz

Propuestas sencillas para que tu día a día resulte positivo para ti y para los tuyos

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Ser feliz es nuestro mayor reto en la vida. Es el motor que nos lleva a poner en marcha acciones que nunca habríamos imaginado. Es el naipe que cambiaríamos por el resto de la baraja.

Seguro que ya estamos en camino para ser felices y hemos puesto medios para serlo, pero uno nunca tiene suficiente y resulta muy positivo aprender de la experiencia de otras personas para ser, al menos, un poco más felices.

Raúl Gómez es un viajero aventurero que lleva años paseándose por platós de televisión y por los lugares más insólitos del planeta. Además es runner. Y de todo lo que ha hecho hasta ahora ha ido extrayendo lecciones de vida que finalmente han cristalizado en el libro “La vida mola”.

No pretende ser un gurú espiritual, ni escribir la panacea. Su libro son más bien capítulos de memorias recientes contadas de modo que pueden ayudar a otros que se encuentran en un momento de bajón, de dificultad o enfermedad.

“La vida mola” contiene muchos inputs, pero aquí van las 5 ideas que pueden ayudarnos a cambiar de actitud y de perspectiva para la próxima temporada:

  1. La risa te cambia por dentro, te mejora, te alivia: es la mejor medicina.

Busca el modo de  sonreír, no solo por ti sino porque ayudarás a los demás a llevar mejor la tarea que tienen entre manos. Escucha chistes, trata de ser gracioso al contar las cosas para que los demás disfruten escuchándote. Ante diversos modos de tomarse un asunto, tómatelo de la forma más positiva.

2. Ponerte metas y plazos realistas te evitan una buena cantidad de frustraciones, lesiones y el sentimiento de fracaso innecesario.

Los libros de autoayuda suelen estar cargados de frases grandilocuentes como “tú puedes llegar a la excelencia”. Luego uno se pone a intentarlo y la realidad se encarga de darle un baño considerable. Así que es mejor escarmentar en cabeza ajena. Recuerda que lo normal, lo humano, es equivocarse, no acertar del todo a la primera. Cuenta con otras personas, pide ayuda, trabaja en equipo.

3. Si el plan no funciona, cambia el plan, pero no cambies la meta.

No seas cenizo. Uno puede equivocarse pero para eso existe la posibilidad de volver a la casilla cero. Posición inicial y vuelta a empezar. A pesar de eso, no cambies la meta: tener una familia, por ejemplo. No hay que renunciar a eso por no disponer de medios económicos suficientes. Los grandes corazones tienen grandes planes y al final saben encontrar un atajo. Por el momento, disfruta de las pequeñas victorias de cada día y comparte esa alegría con los que más quieres.

4. Cada uno vive las carreras de forma diferente, las siente suyas, propias, y cada persona tiene un motivo diferente para correr. Y eso hace tan especial cada meta alrededor del mundo.

No te impongas el suplicio de querer imitar en todo a otra persona porque es muy posible que no tenga tu mismo temperamento ni tu carácter. De nada sirve tener envidia de algo o alguien que es inalcanzable. Mira lo que has construido hasta el momento y piensa cómo sacarle el mayor partido.

5. Si algo bueno te pasa, viaja para celebrar. Si algo malo te pasa, viaja para olvidar. Si nada te pasa, viaja para que algo pase.

El viaje es un buen sistema para conocer a otras personas y para conocerse a uno mismo. Nos abre horizontes, nos ayuda a ganar en ilusión y en aprendizaje (de culturas, de historia). Nos reoxigena. Viaja con intención de aprender.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Los “justicieros” contra inmigrantes resurgen en frontera suroeste de EEUU

Los estados del suroeste de Estados Unidos limítrofes con México tienen una larga historia de grupos paramilitares que dirigen sus baterías en contra de los inmigrantes hispanos

La detención, por parte de agentes federales estadounidenses de Larry Mitchell Hopkins (alias Johnny Horton Jr.), un hombre de 69 años de edad y uno de los líderes del grupo paramilitar Patriotas Constitucionales Unidos (United Constitutional Patriots, UCP) ha vuelto a poner en la palestra la larga historia de grupos paramilitares de ultraderecha que actúan en contra de los inmigrantes provenientes del lado mexicano.

El arresto de Hopkins fue anunciado por el fiscal general de Nuevo México, Héctor Balderas, luego de que el grupo detuviera extrajudicialmente a cerca de 200 inmigrantes, la mayoría familias con niños pequeños, que ya habían cruzado la frontera cerca de Sunland Park, en el Estado de Nuevo México, teatro de operaciones del grupo.

Además de acorralar a las familias que iban con la intención de solicitar asilo en Estados Unidos, personas de los UCP hicieron circular un largo video de cómo trataban a los inmigrantes y cómo los entregaban ellos mismos a la Patrulla Fronteriza.  Según Balderas, Hopkins enfrentará cargos de posesión de armas de fuego y, probablemente, de secuestro e usurpación de funciones (se hacía pasar por policía, miembros de fuerzas armadas o funcionario federal).

Nuevo México, Arizona y California, los estados del suroeste de Estados Unidos limítrofes con México, tienen una larga historia de grupos paramilitares que dirigen sus baterías –bajo el paraguas del patriotismo y la defensa de los intereses de raza—en contra de los inmigrantes hispanos, primero mexicanos y ahora que ha decrecido notablemente la migración de éstos, de centroamericanos que viajan en “unidades familiares”, según la denominación de las autoridades fronterizas.

Los grupos de “justicieros” de la frontera estadounidense incluyen a una patrulla del tristemente célebre Ku Klux Klan creada en la década de 1970, hasta los Minutemen, que de ser colonos civiles que se organizaron de manera independiente para formar compañías de milicias durante la Guerra Civil, a cazar inmigrantes en la última parte del siglo XX.

Por lo demás, dos han sido los factores que, según los especialistas, han hecho resurgir este tipo de milicias paramilitares formadas por civiles: la exacerbación del sentimiento antiinmigrante como parte del esfuerzo de reelección que ha emprendido el presidente Trump en fechas recientes y el récord en detenciones recientes de migrantes centroamericanos (92.000 detenciones nada más en el mes de marzo).

“Desde hace tiempo, los paramilitares auto proclamados han operado a lo largo de la frontera con el propósito de detener el flujo de migrantes indocumentados a Estados Unidos. Sin embargo, el hecho de que se centren en la llegada reciente de familias, a quienes legalmente se les permite solicitar asilo y que por lo general se entregan de inmediato a los agentes de la Patrulla Fronteriza, ha sido objeto de críticas de los activistas de derechos humanos”, informó The New York Times en Español.

El rotativo neoyorquino también señaló que la gobernadora de Nuevo México, Michelle Luján Grisham, mencionó en una declaración que era “totalmente inaceptable” que las familias migrantes “sean de alguna manera amenazadas o estén bajo algún tipo de peligro cuando llegan a nuestra frontera”.  Y agregó: “Huelga decir que los ciudadanos civiles no tienen autoridad alguna para arrestar ni detener a nadie”.

Quizá la detención de Hopkins contribuya a disminuir la acción de estos “justicieros”, pero las declaraciones de otros de sus miembros hacen pensar que seguirán actuando hasta que se construya el muro fronterizo o hasta que las autoridades impidan el paso a inmigrantes, muchas familias que vienen huyendo de la violencia brutal de sus países y se encuentran con esta otra violencia directa en su contra.

Con información de NYT en Español

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya 20 cosas que al profesor de tu hijo le gustaría decirte

Tras leer estos puntos ciertamente mirarás a los educadores con más empatía

Por costumbre, ética o educación -o incluso por falta de valor u oportunidad- muchos profesores no siempre le dicen a los papás de los alumnos lo que quisieran. Ciertamente, estos 20 temas son las cosas que a todo educador le gustaría decirle a los padres o responsables por los estudiantes:

1. Los profesores se dan cuenta del buen comportamiento de tu hijo

Los niños deben decir “por favor”, “gracias” y “con permiso”. Esas expresiones deben enseñarlas los papás y el uso está supervisado por los profesores en el contexto escolar.

2. Tu hijo es especial… así como el de tu vecino

Sin darse cuenta, muchos papás educan a sus hijos con la sensación de que ellos son el centro del universo. Eso es un error, pues muchos niños sufren al llegar a la escuela dándose cuenta que comparten la atención del profesor con otros 20 amiguitos.

Por pasar muchas horas de sus días en medio de collages, pinturas y juegos con plastilina, un profesor muchas veces oye que su trabajo es fácil. Comentarios como ese normalmente son dichos por personas que olvidan que, cuando están lejos de los padres, los niños demuestran otras características de sus personalidades.

4. Tenemos muchas responsabilidades

En nuestro trabajo terminamos por asumir diariamente papeles de madre, padre, psicólogo, amigo y consejero. Sin contar con que tenemos que estar todo el tiempo atento a las dificultades de aprendizaje, bullying, problemas en casa e incluso drogas.

5. Los profesores enseñan, los padres educan

A nadie le gusta recibir impresiones externas en relación a su trabajo, por lo tanto no subestimes la manera como el profesor administra su plan escolar.

6. Papás y profesores son amigos

Estamos del mismo lado entonces no nos vuelvas villanos esperando que nuestras reglas sean más duras que las que usted impone en su casa. Trabajamos conjuntamente para que tu hijo sea disciplinado y responsable.

7. Los niños mienten… y mucho

Eso es un hecho. Así como muchos adultos, ellos también mienten para librarse de problemas.

8. Y también son humildemente sinceros

Muchas veces hablas sobre asuntos íntimos acerca de tu hijo imaginando que él no está prestando atención. ¡Feliz engaño! Tanto sobre deudas, la opción partidista o las fricciones con un pariente, los niños conocen todos los secretos de sus papás y suelen revelarlos en la escuela.

9. No cubras las disculpas de tu hijo

Él no hizo el trabajo de casa y por eso falta a clase. La solución que encuentras es enviar al profesor una nota justificando la disculpa que el niño inventó. Es hora de revisar el gesto.

10. Los niños pueden – y deben – cometer errores

Por más que las actitudes de los papás estén llenas de buenas intenciones, existe un momento en que es necesario dejar a los hijos libres para que tomen sus decisiones y cometan errores. Cuando los papás están 100% disponibles, los niños no se sienten motivados a resolver sus problemas, pues sienten que siempre tendrán ayuda. Reflexiona: ¿de qué forma tu hijo aprenderá el mejor camino si le indicas el atajo?

11. Lee con tu hijo la mayor cantidad de libros que puedas

Reserva un tiempo de tu día para estimular ese hábito en tu hijo, el dominio y el gusto por la lectura garantizará su buen rendimiento en la clase.

12. La tarea de casa es de tu hijo

Un profesor sabe identificar cuando es el niño, o su padre, quien hace la tarea. Antes de ayudarlo, recuerda que al día siguiente tú no estarás al lado si se le pregunta sobre ese tema o ejercicio. La parte que cabe a los padres es orientar y responder dudas, pero nunca terminar la tarea.

13. Mi trabajo es movido por el amor y la vocación

Los salarios de los educadores son una prueba de eso, pues los profesores no se enriquecen con el magisterio. Por lo tanto, recuerda que mi dedicación a los alumnos está motivada por el entusiasmo y el placer por enseñar.

14. Verifica lo que tu hijo dice

Siempre es bueno verificar cuando tu hijo dice que ya hizo la tarea. Por más que él no tenga el hábito de mentir, debes verificar todas las noches si la tarea ha sido hecha.

15. Platica con tu hijo

Conforme crecen, los niños crean preferencias por determinados dibujos y películas, juegos, libros y deportes. Tú puedes incentivarlos en sus hobbies comprando cosas como la consola de videojuegos preferido o la playera del equipo de fútbol que le gusta, pero recuerda lo más importante: a los niños les gusta sentir que los papás están interesados en sus vidas y eso debe suceder de manera espontánea. En el día a día, no dejes de platicar sobre el mundo de tu hijo. La charla puede ser sobre el nivel de dificultad de determinado juego, el resultado de tal libro, si determinado equipo pasó a la 1ª división, entre otras cosas.

16. La tecnología ha vuelto a los niños más introspectivos

Antiguamente los niños solían salir a jugar después de terminar la tarea, lo que permitía una interacción con otros niños y el contacto con diferentes juegos. En la actualidad, las pantallas de los celulares y computadoras volvieron los juegos virtuales, lo que ha dejado de estimular las habilidades de comunicación y la creatividad. Los papás deben estar atentos, pues en ese contexto los niños enfrentan dificultades en exponer sentimientos y frustraciones, principalmente en la clase, obstaculizando el trabajo de los profesores.

17. Es necesario que haya reglas en el uso de los smartphones

Aunque debieran permanecer lejos de las clases, los celulares terminan siendo un recurso para los papás que necesitan mantenerse conectados con los hijos. Sin embargo, es necesario recordar que esos aparatos son una gran distracción para los niños y adolescentes. Por lo tanto, los papás deben, desde temprano, enseñar a los hijos a usar esos dispositivos racionalmente, apagándolos durante las clases.

18. La gran meta no debe ser entrar en la universidad de los sueños

Los niños no deben ser educados para ser genios de la matemática ni futuros ganadores del Premio Nobel. Tanto el ambiente doméstico como el escolar deben apreciarse para que el niño desarrolle nociones de responsabilidad y ciudadanía, que son la base para una buena formación educacional.

19. Los profesores también nos cansamos, por eso lo niños amables hacen toda la diferencia

Estudiantes irrespetuosos y padres negligentes hacen que el acto de enseñar deje de ser placentero para muchos educadores. Pero la sonrisa de un niño cariñoso lleva alegría a la rutina de un profesor.

20. Ayuda a tu hijo a ser el mejor alumno

Las notas o calificaciones altas no son garantía de que tu hijo es el 1º de la clase en todas las cuestiones. Para los profesores, los alumnos que se destacan son felices, amables y demuestran tener buen corazón.