Archivo de la categoría: Aleteia

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Marcha por la vida en EEUU

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La Marcha por la vida en Estados Unidos inundó Washington mostrando el apoyo de muchos católicos a la defensa de la vida. La marcha tiene lugar en conmemoración de la fecha en la que se legalizó el aborto en Estados Unidos con el fallo de Roe vs Wade en 1973.

Os mostramos en una galería como fue lo vivido en esta histórica jornada:

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Guatavita, la laguna donde nació la leyenda de El Dorado

A pocos kilómetros de la capital colombiana, a 3.100 metros de altura, está el mítico lugar que durante siglos ha tentado a conquistadores, aventureros y visitantes de todo el mundo

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

“Fantástica”, “única”, “impactante”, “fuera de serie”, “excepcional”. Estos son algunos de los calificativos que los turistas le dan a la laguna de Guatavita, el pequeño depósito de agua dulce donde las principales investigaciones históricas ubican el nacimiento de la leyenda de una fantástica ciudad de oro y de un hombre dorado que desde una balsa de juncos rendía tributo a sus dioses y recibía honores de sus súbditos.

Se trataba de la atávica ceremonia de posesión de un zaque, es decir, de uno de los grandes caciques muiscas o chibchas, la numerosa tribu que habitaba la extensa Sabana de Bogotá y algunas regiones de los actuales departamentos de Boyacá y Santander.

Durante ese ritual que se repetía cada vez que comenzaba un mandato, el zaque, desnudo y tapizado de oro en polvo de la cabeza a los pies, paseaba en su barca lanzando al agua objetos de oro y esmeraldas que, según la tradición, pretendían halagar a las deidades que habitaban en las profundidades de la laguna.

Además, hombres y mujeres ataviados con sus mejores galas y adornados con joyas, saludaban al nuevo jefe desde las orillas arrojándole alhajas, entre ellas, unas pequeñas figuras de oro macizo conocidas como ‘tunjos’. Como si fuera poco, la mitología muisca cuenta que allí vivía una hermosa cacica que al ser condenada por su infidelidad a un zaque fue obligada a vivir junto a su hijo en un espléndido palacio de oro macizo construido en el fondo de la laguna.

Estas y otras fantásticas historias despertaron la codicia de los conquistadores llegados a América del Sur en las primeras décadas del siglo XVI y los impulsaron a viajar a diferentes territorios como el Nuevo Reino de Granada —hoy Colombia— para encontrar ese sitio que los haría ricos por siempre.

Fue tan desmedida la ambición que grandes conquistadores españoles como Gonzalo Jiménez de Quezada, fundador de Bogotá; Sebastián de Belalcázar, fundador de Cali y Popayán, y el alemán Nicolás de Federmán, gobernador general de Coro, Venezuela, estuvieron a punto de ir a la guerra para apoderarse de unas tierras que solo en su imaginación estaban forradas en oro deslumbrante y adornadas con piedras exóticas que poco se conocían en Europa.

El Dorado, como desde un comienzo se conoció esta leyenda, obligó a otros conquistadores a buscar los tesoros muiscas en regiones distintas a la Nueva Granada, pero fue en lo que hoy es Colombia donde se afianzó la creencia de que ese lugar solo estaba en Cundinamarca, en la zona central de este país. Un primer intento, hacia 1540, lo encabezó Hernán Pérez de Quezada que según algunos cronistas hizo hallazgos cuantiosos. A él le siguieron otros españoles, Hernán de Sepúlveda y Lázaro Fonte, quienes intentaron secar la laguna con picos y palas, pero solo consiguieron algunos gramos de oro y unas pocas esmeraldas.

Muchas décadas después de terminada la Conquista una compañía británica desaguó parte de la laguna y aunque halló en el fondo una pesada capa de lodo en la que estaban enterradas algunas joyas y cerámicas, su proyecto fue un fracaso. Además de las inmersiones de avezados nadadores y buzos profesionales que en diferentes épocas se aventuraron a buscar el tesoro del zaque y la cacica en las frías aguas, hubo otros intentos modernos que terminaron en nada.

Uno de ellos, liderado por una empresa estadounidense, incluyó la apertura con dinamita de un inmenso boquete en una loma para permitir la salida del agua y facilitar el acceso al cráter en donde se suponía que podía estar el tesoro chibcha. Como consecuencia de esta intervención el paisaje natural se deterioró al quedar en evidencia un tremendo boquete que en opinión de algunos turistas “demuestra el desmedido afán de algunos hombres por poseer cosas materiales a cualquier costo”.

Respeto y admiración

Las dificultades y fracasos para hallar las riquezas del zaque hicieron pensar durante mucho tiempo que la leyenda de El Dorado era una estratagema inventada por los chibchas para engañar a los conquistadores. Sin embargo, en 1856 en la misma laguna de Guatavita o Siecha, fue hallada una hermosa obra de oro que confirmó la veracidad de los hechos. A pesar de su tamaño, en la pieza está claramente representada la historia del hombre dorado, con adornos en todo el cuerpo, su balsa de juncos, los tesoros a sus pies y la parafernalia de la ceremonia en la que el zaque asumía el poder. Esta ‘balsa muisca” desapareció y, al parecer, fue vendida a un museo alemán.

Por fortuna, una maravillosa pieza de orfebrería asombrosamente idéntica a la anterior fue hallada en 1969 dentro de una vasija de cerámica abandonada en una cueva de Pasca, Cundinamarca, un pueblo muy distante de Guatavita. Esta ‘balsa muisca’ de oro y cobre, encontrada por un campesino, fue elaborada con la técnica de vaciado a la cera perdida, tiene apenas 19,5 centímetros de largo, 10,2 de alto y 10,1 de ancho y se puede apreciar en el Museo de Oro, en Bogotá. Según una publicación del Museo Nacional esta es “una pieza excepcional porque se ha interpretado como la representación de la ceremonia de investidura del cacique del pueblo de Guatavita: la ceremonia de El Dorado”.

La enigmática laguna está en el pueblo de Sesquilé, a solo 57 kilómetros de la capital colombiana. Hasta sus inmediaciones se puede llegar en automóvil o en bus para luego ascender a pie unos 150 escalones que llevan al visitante a una altura de 3.100 metros sobre el nivel del mar. Desde la cúspide, acompañados por guías especializados oriundos de la región, se puede apreciar el impactante paisaje y disfrutar los tonos verdes y azules de las aguas sagradas del zaque. El entorno, la vegetación, la escasa fauna, el mito y hasta la absurda cicatriz incrustada en una de las paredes del lago, invitan a la reflexión y la contemplación.

La leyenda está presente en el imaginario colectivo de los colombianos, aunque materialmente se percibe en la laguna, en estampillas, algunos billetes, en la barca de oro, en la denominación de algunas empresas y en su principal aeropuerto, un lugar al que una ley le cambió su nombre original y al que por fuerza de la tradición se le sigue llamando El Dorado.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Los cristianos, perseguidos, violentados, encarcelados por su fe en todo el mundo

Nueva lista de persecución en el mundo

En la nueva Lista Mundial de la Persecución (LMP) 2019, 73 países del mundo alcanzan niveles de persecución “altos”, “muy altos” o “extremos”. La organización que la produce es Puertas Abiertas (Open Doors) que trabaja en los países más represivos del planeta para apoyar a los cristianos perseguidos.

Puertas Abiertas, además del informe anual, trabaja con los cristianos perseguidos “para que sepan que no se les olvida”. Además genera proyectos eficaces, adaptados a las circunstancias de los cristianos perseguidos en sesenta país en los que interviene. El organismo lleva, también, sesenta años de existencia y posee 25 oficinas distribuidas en todo el mundo.

Uno de cada nueve es perseguido

La LMP 2019 ratifica un año más que la persecución a cristianos a escala global no es un acontecimiento aislado, sino que vive una tendencia al alza que no parece tener límites.

La cifra de cristianos perseguidos a un nivel “alto, “muy alto” o “extremo”, según la estimación actualizada, es ya de cerca de 245 millones en todo el mundo solo para la suma de los países que conforman los primeros cincuenta puestos de la lista.

“Esto significa que, mínimo, un cristiano de cada nueve en el mundo sufre persecución a un nivel alto, muy alto o extremo. Esa realidad se agudiza en el continente asiático, donde uno de cada tres cristianos sufre persecución en uno de los tres niveles estipulados por Puertas Abiertas, mientras que en África se trata de uno de cada seis.

De los 150 países considerados y analizados, para la LMP 2019, 73 países han entrado en la categoría de persecución “alta”, “muy alta” o “extrema”, de los cuales 23 no aparecen en la lista de los primeros cincuenta.

El año pasado, solo ocho países con nivel de persecución “alta” no aparecieron en la LMP 2018. De los 73 países, 33 han sido calificados con nivel “alto” de persecución (más de 41 puntos sobre 100), 29 con nivel “muy alto” (más de 61 puntos) y 11 con nivel “extremo”.

“Tenemos evidencias estadísticas que respaldan nuestra experiencia acerca de que la persecución está creciendo tanto en intensidad como en el número de países y cristianos a los que afecta”, ha dicho Wybo Nicolai, fundador de la Lista Mundial de la Persecución hace ya 26 años y ahora director de operaciones externas de Puertas Abiertas Internacional.

“La Lista no rompe la tendencia de años anteriores, sino que es incluso peor que el año pasado”, añade Nicolai al presentar el documento para 2019.

Corea del Norte es desde 2002 el número uno de la LMP 2019, y le siguen Afganistán y Somalia quienes ocupan, en este orden, los tres primeros puestos de la lista que ya ocupaban en la LMP 218. Los dos primeros países tienen la misma puntuación (94 sobre 100) y se diferencian por pocas décimas, mientras que Somalia sigue con 91 puntos sobre un máximo de 100.

Nigeria, el país más mortífero

Respecto al número de cristianos asesinados, Nigeria vuelve a ser el escenario de mayores crímenes mortales contra aquellos que profesan seguir la fe cristiana: 3.731 personas, como mínimo, han sido asesinadas por razón de su fe cristiana en suelo nigeriano, casi el doble que la cifra de 2.000 registrada el año pasado.

La violencia en Nigeria también ha dejado aldeas cristianas totalmente despobladas donde los creyentes han tenido que huir por la llegada de sus atacantes, quienes se mueven por la región con total impunidad.

Nigeria recoge 87 por ciento de las 4.305 muertes registradas por Puertas Abiertas a causa de la fe cristiana de las víctimas. Esto supone un aumento de 29 por ciento respecto al mínimo de 3.066 muertes de la LMP 2018.

También se ha observado un alarmante aumento en el número de iglesias atacadas, de 783 en 2017 a 1.847 en 2018. Este apartado de violencia también lo lidera Nigeria, con 569 iglesias atacadas, seguido de China (171) y Myanmar (100).

Por su parte, el número de cristianos detenidos, procesados y encarcelados por causas directamente relacionadas con su fe es otro de los datos alarmantes en la LMP 2019: 3.150 contra los 1.905 casos registrados en la LMP 2018. En este caso, es China la que lidera la tabla con la vergonzosa cifra de 1.131, como mínimo.

Dejando de lado el nivel de violencia visible anticristiana, cabe destacar que la opresión sufrida en los cinco ámbitos considerados para el estudio (privado, familiar, social, nacional y eclesial) ha aumentado de una puntuación media de 52,9 en 2014 a 61,4 en 2019 para los primeros cincuenta países de la clasificación.

Cristianos, no

De la lista roja de once países con nivel de persecución “extrema”, solo Irak se queda fuera respecto a los resultados del pasado año gracias a la derrota definitiva del autoproclamado Estado Islámico y el receso del conflicto armado.

Por su parte, India sube una posición más y ya se sitúa en décimo lugar en una escalada de posiciones en la LMP que no se ha detenido desde 2011.

Gobiernos nacionalistas como la India o Myanmar continúan negando la libertad religiosa a una minoría cristiana que ya no es tan pequeña, enviando un mensaje claro de que para ser indio se debe ser hindú y para ser birmano se debe ser budista.

Por su parte, nuevas legislaciones en China y Vietnam muestran que ambos países están aumentando el control sobre toda forma de expresión religiosa. En China, la situación de libertad religiosa es la peor de la última década y empieza a recordar a la época de la Revolución Cultural de Mao.

La persecución extrema también se da a manos de los extremistas islámicos en países como Egipto, en cuya península del Sinaí opera todavía una red del autoproclamado Estado Islámico, así como en Libia, Somalia y regiones del Sahel africano y del África subsahariana.

En el Sureste Asiático, el triple atentado a iglesias de la ciudad de Surabaya en Indonesia ha sido uno de los actos terroristas contra cristianos más destacados en 2018.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Celebrar a San Sebastián en las Ovejas, Neuquén

El patrón de los pastores trashumantes de ovejas

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

De entre los festejos por San Sebastián que en todo el mundo se celebran por estos días, en tierras argentinas se destaca San Sebastián en Las Ovejas, Neuquén. Es que el santo, mártir del siglo III, y a cuyo patronazgo se encomiendan centenares de comunidades, situaciones y profesiones, es patrono además de los crianceros, como se le conoce por estas tierras patagónicas a los pastores trashumantes de ovejas. Y en este pequeño pueblo patagónico, que quintuplica su población para estos días, se lo celebra muy en grande.

Las jornadas comenzaron con la celebración de la Novena, como es habitual, con la colaboración de todo el pueblo. No es sólo una fiesta de la Iglesia local: el municipio y todos los vecinos se vuelcan de lleno para celebrar al santo, para alojar a los miles de peregrinos que arriban esos días de oración, pero también de encuentro, de fraternidad, de generosidad, de fiesta.

Durante estos días, de casas abiertas, se celebran múltiples sacramentos, se renuevan promesas matrimoniales, se reza por los enfermos, por el trabajo, por los niños, con los que se celebra el “San Sebastiancito” … También se peregrina, se pide, se ofrece.

El sábado partirá temprano desde Andacollo, a unos 40 kilómetros, una multitudinaria cabalgata que será recibida en el santuario por la tarde. Se trata de una tradicional peregrinación por una ruta de montaña, bordeando arroyos y ríos, tierra de crianceros, tierra de San Sebastián.

Tras su arribo, se celebrará la Misa de la vigilia de la Fiesta y la velación, tradicional procesión con velas que incluye el caminar descalzo de varios devotos

El 20, tras el temprano desayuno, se retira la imagen original del templo en el que se la conserva y se traslada en andas hasta la gruta, a unos tres kilómetros de Las Ovejas. Desde allí, en procesión, se regresa a la Capilla, donde tras la Misa, y entre bailes y cantos se invita al tradicional asado de San Sebastián, absolutamente gratuito para todos, preparado con animales generosamente donados por los devotos.

Ya en la década del 40 se sabe que en estos pagos se le tenía mucha devoción a San Sebastián, y todos los eneros, los lugareños acudían a Yumbel, localidad chilena con la que comerciaban frecuentemente y en la que ya se lo celebraba con solemnidad.

De hecho, como hemos escrito ya en Aleteia, hay rastros de la devoción a San Sebastián en Yumbel desde el siglo XVII. Es de esa tradición chilena que los crianceros patagónicos de estos pagos adoptaron el patronazgo del San Sebastián.

Pero en 1945, con inconvenientes en las fronteras, sin poder cruzar la Cordillera de los Andes, ¿adónde peregrinarían para agradecer y pedir el 20 de enero, para cumplir con las mandas?

El incansable misionero salesiano Marcelo Gardin junto con la población local erigió una capilla, la encomendó a San Sebastián, y se las ingenió para ingresar de contrabando una imagen encargada en Yumbel, que arribó a Las Ovejas intacta, con excepción de un dedo quebrado. Es la misma imagen que hoy, más de 70 años después, saldrá en procesión en la tradicional y colorida fiesta de San Sebastián en Las Ovejas.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya La paradójica felicidad de la vida perfecta

¿Sabrías enseñar a alguien a ser feliz?

En nuestros días la tendencia general es identificar felicidad con cosas que supuestamente nos dan bienestar, pasarlo bien en forma ininterrumpida, un placer continuo sin ninguna dirección y sin pausa.

Paradójicamente la pasión por tenerlo todo y vivir con la mayor seguridad y bienestar imaginable, es la raíz de mucha ansiedad y de situaciones que lamentamos, porque la vida está llena de frustraciones, sufrimientos y adversidades que en la mayoría de los casos escapan a nuestro control y no se pueden esquivar. 

Otros, a lo sumo viven con la esperanza de que algún día podrán ser felices, cuando alcancen objetivos que son posibles. Y es que en las sociedades desarrolladas y opulentas donde las familias se desestructuran con mayor facilidad, hay más suicidios y depresión, las aspiraciones humanas son más materiales y superficiales.

En una sociedad donde la vida se puede llenar de muchas maneras, las posibilidades de sentirse insatisfecho aumentan considerablemente. Todos los mensajes publicitarios remarcan: “Porque tú lo vales”, “Porque si quieres, puedes”, como si fuera un derecho y algo que solo depende de la voluntad de querer acceder a la satisfacción de necesidades creadas artificialmente. 

A su vez hoy asistimos a un exhibicionismo de una felicidad artificial. Hay que mostrar por todas partes que se es muy feliz y que se lo pasa muy bien. Las imágenes retocadas de las redes sociales, la selección de momentos “paradisíacos” para mostrar a todos lo bien que se vive, es lo que el filósofo francés G. Lipovetsky ha denominado: “Superexhibición de la felicidad”, donde consumismos el espectáculo de la vida “feliz” de los otros, especialmente de los “famosos” o de nuestros “contactos”. “Hacer alarde de satisfacción ha adquirido derecho de ciudadanía: las vacaciones fueron “geniales”, nuestros hijos “son los más lindos”, nuestro trabajo es “apasionante”, y la vida que llevamos es “fantástica, increíble”. 

Hemos pasado de buscar prudentemente la “felicidad” a proclamarla a los cuatro vientos en las redes sociales y reducida a pura “imagen”, pura fachada. La publicidad la ha vuelto un producto de mercado y las empresas la utilizan como una herramienta funcional para obtener mayor productividad. Asistimos a una presión social por ser feliz, o por aparentarlo, que antes no existía. Esto claramente no hace que seamos más felices, más bien crea mayores dramas existenciales. 

Ni el éxito, ni la riqueza, ni el prestigio

Aristóteles escribió con claridad que la mayoría de los hombres se equivoca cuando sitúa la felicidad en el éxito personal, la riqueza o el honor. Se equivocan porque todos estos objetivos son efímeros, demasiado materiales y nos obligan a vivir pendientes de ellos, con el constante temor a perderlos. La ética de Aristóteles se propone explicar que sólo intentando vivir moralmente y como es debido se puede ser feliz. El sentido original de la palabra que traducimos por felicidad se refería en los antiguos filósofos griegos a una “vida humana completa”, una vida plena, donde lo importante no era el “tener”, sino el “ser”. 

Los bienes inmateriales eran -para los clásicos- los que nutrían el espíritu y la vida buena, pero hoy no parecen ser una oferta atractiva, porque no se pueden comprar ni vender. Sin embargo, son los valores que las personas prefieren, especialmente los más jóvenes: la amistad, el amor en las relaciones familiares, la confianza, la fidelidad, etc. 

John Stuart Mill escribió al respecto que: “Pocas criaturas humanas consentirían pasar al estado de uno de los animales más inferiores con la promesa de conseguir el placer de las bestias… Un ser que tiene facultades superiores necesita algo más para ser feliz”. 

Cuando todo se me ofrece, nada me interesa. 

La filósofa española Victoria Camps escribe sobre la contradicción de los educadores de hoy en torno a la felicidad: “La contradicción no puede ser mayor. Los mismos padres que tanto cuidado tienen de que sus hijos no sean unos frustrados y que les dan todo lo que les piden consintiéndolos y sobreprotegiéndolos parecen no darse cuenta de que la insatisfacción de todos sus deseos y la creación de una expectativa tras otras, a la larga sólo causará más frustraciones, muchas más de las que derivan de un capricho momentáneo insatisfecho… Lo que los menores esperan de los adultos, aunque no sepan formularlo así, es que les enseñen a ser felices… en lugar de consentirles todos los caprichos estúpidos que se les ofrecen”. Y es que cuando los estímulos y ofertas son ilimitadas y todas posibles, todo termina siendo insustancial e irrelevante, todo termina aburriendo. A propósito del aburrimiento Schopenhauer escribió: “Cuando deseo lo que no tengo, padezco; cuando el deseo es satisfecho, me aburro”. Según esta ecuación, no hay forma de ser feliz. 

El neurólogo y psiquiatra judío, Víctor Frankl, sobreviviente de los campos de concentración nazis, enseña que la felicidad es la consecuencia de una vida con sentido, de una plenitud interior que no se ve aplastada por los factores externos, por más duros que sean.  Y el sentido lo da un amor grande, valores altos por los que vivir y una vida espiritual abierta a la trascendencia (Dios).

Si como enseña Frankl, la felicidad de las personas tiene más que ver con la voluntad de dar un sentido a la vida, una finalidad, una dirección, más que con pasarlo bien y tener todo lo que se desea, ¿no significa que los padres y educadores deberíamos preocuparnos por enseñarles a nuestros hijos a vivir con un propósito que brinde sentido a sus vidas, en lugar de obsesionarnos con que estén “siempre contentos”?