Archivo de la categoría: Aleteia

Mateo, una jubilación muy poco “light”

Escribir una biografía de Mateo no es fácil; es una persona normal y con “mucho arte”. A sus 84 años está jubilado, tras toda una vida dedicada a la banca. Sin embargo, uno no puede imaginarse su jubilación precisamente como tranquila y sosegada: dedica sus esfuerzos y su mejor tiempo a las personas más necesitadas, dirigiendo el Banco de Alimentos de Cádiz, con un buen humor constante, que le hace ser muy querido en toda la ciudad.

En 1998 se propuso fundar el Banco de Alimentos de Cádiz, iniciativa que había comenzado su andadura en otras ciudades de España desde los años 80 y que tiene como objetivo “recuperar excedentes alimenticios de nuestra sociedad y distribuirlos entre personas necesitadas”.

Lo dirige con un garbo y una alegría que aprendió de sus padres, y también en el Opus Dei, al que pertenece desde hace más de 30 años. Le animaron a dedicar su tiempo a los demás, organizando alguna entidad para ayudar a gente en apuros. Se lanzó y no lo cambiaría por nada. Recogen más de 3.000.000 de kg de alimentos cada año, llegando a un número de beneficiados imposible de calcular.

Los gaditanos son gente agradecida y con sentido del humor. Por eso, en una de sus fiestas tradicionales, dedicaron una chirigota como homenaje a la labor de Mateo y de la entidad que preside. ¡Pasen y vean!

La discapacidad vista por los niños

Noémi es una asociación francesa creada con el deseo de cambiar la forma como la sociedad mira a las personas con discapacidades múltiples, que es la concurrencia de dos o más discapacidades simultáneamente, sean discapacidades intelectuales, físicas o ambas combinadas.

Y lo que intentan hacer es que miremos a estas personas de una manera positiva y respetando su dignidad, mientras les ofrecemos alegría y un poco de felicidad.

Parece lejano, pero ¿qué tal si revertimos la perspectiva y reflexionamos sobre el esfuerzo que hacemos para potencializar nuestra individualidad, diferenciándonos del grupo, y volviéndonos más únicos y especiales?

En el vídeo, presenciamos un experimento social, donde padres e hijos fueron invitados a participar en un ejercicio en que diferentes personas hacían muecas.

Ambos tenían que imitar las caras y bocas que veían en la pantalla. Muchas risas después, el vídeo muestra a una niña con discapacidad múltiple haciendo una mueca. Justamente en esta escena se nos invita a reflexionar sobre las diferencias.

Si todos fuéramos niños, parece que Noémi tendría que revisar su objetivo y buscar algo nuevo para conquistar.

Asegúrate de que la diferencia no esté en tus ojos, sino en tu corazón.

El reto de hoy es desbordar en agradecimiento a Jesucristo

El otro día, cuando salí a limpiar la puerta de la iglesia, la acera se había limpiado de nieve gracias a la sal que habían echado. Ya sólo quedaba nieve en los bordes, acumulada en montículos, y… la persistente palomina que hay que limpiar todos los días. ¡Qué sucias son las palomas!

Barrí la palomina y la lancé junto a la nieve, pero ¡estaba tan feo! Instantáneamente arrastré con el escobón una capa de nieve sobre la palomina para taparla; de nuevo todo era blanco.

Al momento me acordé de una imagen que se usa para explicar el efecto de la gracia sobre nosotros. Cuando lo oí por primera vez, me impresionó mucho.

Me explicaron que, para los protestantes, la gracia es como una capa de nieve que cubre un montón de estiércol. Éste no desaparece, está debajo, cubierto. En cambio, los católicos decimos que la realidad de la gracia en nosotros es transformadora realmente: el estiércol desaparece; poco a poco, Jesucristo lo va transformando en nieve.

La diferencia es notoria, pero tan poco asequible a nuestra mentalidad razonadora, que, si queremos disfrutar de la realidad de que la gracia nos transforma, hemos de aparcar la lógica de la razón y creer en la promesa de Cristo.

Aquella misma tarde oí providencialmente en Radio María algo que me corroboró sólidamente la experiencia de la nieve. Un padre dominico hablaba del sacramento de la penitencia, cosas tan hermosas como acertadas; dijo que lo más maravilloso de este sacramento es ver la misericordia de Dios sobre el pecador, cómo destruye el pecado. Si perdura para nosotros, es sólo en nuestro recuerdo. Para Dios ya no existe.

Me hizo mucho bien todo esto, es como quitar un fardo de los hombros, porque a menudo ronda la culpabilidad que paraliza. Por eso, el reto de hoy es desbordar en agradecimiento a Jesucristo que nos hace tal regalazo como es ofrecernos la gracia y el sacramento del perdón. ¿Te atreves a experimentarlo? No es lo que te imaginas.

VIVE DE CRISTO

Hoy, hace dos años, renunciaba Benedicto XVI

Hoy, hace dos años, el Papa Benedicto XVI sorprendía al mundo al anunciar, en latín, durante el consistorio de los cardenales, su renuncia a la cátedra de san Pedro, la segunda de un Papa en toda la historia de la Iglesia. Los días siguientes se vivieron momentos históricos. Hoy queremos recordarlos contigo en este video

Hoy, hace dos años, el Papa Benedicto XVI sorprendía al mundo al anunciar, en latín, durante el consistorio de los cardenales, su renuncia a la cátedra de san Pedro, la segunda de un Papa en toda la historia de la Iglesia. Los días siguientes se vivieron momentos históricos. Hoy queremos recordarlos contigo en este video

Así son las duchas del Vaticano para los pobres

La Limosnería Apostólica informó este viernes que han concluido los trabajos para la instalación de las nuevas duchas en los baños bajo la Columnata de Bernini, completando así el proyecto de ampliación de este servicio para los pobres en la ciudad de Roma por medio de las parroquias que se adhirieron a la iniciativa, sobretodo en aquellas donde ya existían comedores y donde existe mayor concentración de personas sin hogar.

Los trabajos fueron proyectados, dirigidos y realizados por técnicos del Governatorato de la Ciudad del Vaticano. Fueron instaladas tres duchas y organizado un pequeño local para las peluquerías, restaurándose así el sector de baños existentes en el brazo derecho de la Columnata.

Todo fue realizado con gran sobriedad y dignidad, pero con el uso de técnicas modernas. Cada lavabo tiene agua caliente, lugar para jabón y chorro de aire caliente para secar las manos, todo activado a través de fotocélula. Para revestir las paredes se utilizó una resina especial que asegurar la máxima higiene.

Las duchas funcionarán diariamente, a excepción de los miércoles de Audiencia General o cuando sean realizadas grandes celebraciones en la plaza San Pedro o en la Basílica. Los lunes, jueves y sábados, el servicio estará al cuidado de los voluntarios de la UNITALSI – sector Roma.

La peluquería estará disponible los lunes, de 9:00 a 15:00 hrs. El servicio será garantizado por diversos peluqueros voluntarios y por estudiantes del último año de una escuela de peluqueros de Roma.

“Nuestros peregrinos sin techo – dice la nota de la Limosnería Apostólica – recibirán, para la ducha, ropa interior limpia y un kit con toalla, jabón, pasta de dientes, máquina de afeitar y espuma de afeitar, desodorante, todo según las exigencias personales de cada uno”.

La mayor parte del material será ofrecido gratuitamente por diversas empresas y donadores particulares. El material que falte será adquirido conforme a necesidad por la Limosnería Apostólica con dinero proveniente de las Bendiciones Apostólicas.

Algunos días de la semana, la acogida de los pobres será realizada por diversos voluntarios, comenzando por las Hermanas de la Caridad, las Hermanas Albertianas que atienden a la Guardia Suiza, las Vicentinas y por muchos otros voluntarios que ofrecieron su colaboración.

El Centro Televisivo Vaticano y el Servicio Fotográfico de L’Osservatore Romano tomaron fotos del nuevo local.

La Limosnería Apostólica agradece a todas las parroquias que participaron en el proyecto y en particular a todos aquellos que contribuyeron para la realización de las duchas bajo la Columnata y a todos los que, de alguna forma, contribuyeron para el proyecto a favor de los pobres.

La Limosnería Apostólica informó este viernes que han concluido los trabajos para la instalación de las nuevas duchas en los baños bajo la Columnata de Bernini, completando así el proyecto de ampliación de este servicio para los pobres en la ciudad de Roma por medio de las parroquias que se adhirieron a la iniciativa, sobretodo en aquellas donde ya existían comedores y donde existe mayor concentración de personas sin hogar.

Los trabajos fueron proyectados, dirigidos y realizados por técnicos del Governatorato de la Ciudad del Vaticano. Fueron instaladas tres duchas y organizado un pequeño local para las peluquerías, restaurándose así el sector de baños existentes en el brazo derecho de la Columnata.

Todo fue realizado con gran sobriedad y dignidad, pero con el uso de técnicas modernas. Cada lavabo tiene agua caliente, lugar para jabón y chorro de aire caliente para secar las manos, todo activado a través de fotocélula. Para revestir las paredes se utilizó una resina especial que asegurar la máxima higiene.

Las duchas funcionarán diariamente, a excepción de los miércoles de Audiencia General o cuando sean realizadas grandes celebraciones en la plaza San Pedro o en la Basílica. Los lunes, jueves y sábados, el servicio estará al cuidado de los voluntarios de la UNITALSI – sector Roma.

La peluquería estará disponible los lunes, de 9:00 a 15:00 hrs. El servicio será garantizado por diversos peluqueros voluntarios y por estudiantes del último año de una escuela de peluqueros de Roma.

“Nuestros peregrinos sin techo – dice la nota de la Limosnería Apostólica – recibirán, para la ducha, ropa interior limpia y un kit con toalla, jabón, pasta de dientes, máquina de afeitar y espuma de afeitar, desodorante, todo según las exigencias personales de cada uno”.

La mayor parte del material será ofrecido gratuitamente por diversas empresas y donadores particulares. El material que falte será adquirido conforme a necesidad por la Limosnería Apostólica con dinero proveniente de las Bendiciones Apostólicas.

Algunos días de la semana, la acogida de los pobres será realizada por diversos voluntarios, comenzando por las Hermanas de la Caridad, las Hermanas Albertianas que atienden a la Guardia Suiza, las Vicentinas y por muchos otros voluntarios que ofrecieron su colaboración.

El Centro Televisivo Vaticano y el Servicio Fotográfico de L’Osservatore Romano tomaron fotos del nuevo local.

La Limosnería Apostólica agradece a todas las parroquias que participaron en el proyecto y en particular a todos aquellos que contribuyeron para la realización de las duchas bajo la Columnata y a todos los que, de alguna forma, contribuyeron para el proyecto a favor de los pobres.

Hoy el reto del Amor es que experimentes saberte amado así como estás

La semana pasada me tocaba a mí hacer el lavado del Noviciado. Cuando acabaron las primeras lavadoras, dividí la ropa tomando todo lo que se podía meter en la secadora y la puse.

Lo demás tenía que tenderlo pero, al mirar las cuerdas que tenemos en el lavadero, me di cuenta de que estaba todo ocupado. De manera que busqué la solución que creí más apropiada y salí a uno de los claustros donde tenemos un tendedero a cubierto (aunque realmente el claustro esta totalmente abierto, al aire libre, el tendedero está bajo unos soportales). Comencé a tender mientras veía la nieve caer en el centro del claustro.

A la hora y media, volví a por las siguientes lavadoras y dividí la ropa igual que antes. Pero, cuando fui a tender, me di cuenta de que la ropa se había quedado escarchada, congelada, totalmente tiesa. ¡Menudo susto!

“¿Qué hago?”, pensaba rápido, “¿Cómo lo puedo hacer?” Pues me estaban esperando para empezar la clase.

Así que pensé que lo mejor sería cogerme el tendedero plegable del Noviciado y volver a tenderlo ahí, para así poder meter toda la ropa dentro y que se descongelara.

De manera que fui a por él y me puse a cambiar la ropa allí mismo, en el claustro: Tal cual cogía la ropa de las cuerdas del claustro, la tendía en el plegable, y realmente tender ahí era como meter una carta al buzón de lo tiesa que estaba.

Cuando ya lo había cargado, cogí el tendedero y lo llevé al lavadero pensado que ahí se secaría bien. Pero cuando al llegar fui a apoyarlo en el suelo, las patas hicieron… “¡crack!”.

No podía soltarlo porque, si lo hacía, se me caía hasta el suelo. Intenté de una manera y de otra, pero imposible, y encima comencé a ver cómo se doblaban las barras por donde yo lo estaba sujetado.

“Imposible, esto es imposible, pero si es hierro, ¿cómo se puede doblar así?”.

Intentaba buscar la razón lógica de aquello: que si el contraste le había dejado vulnerable y por eso se partió, que si por exceso de peso no podía ser porque muchas veces lo cargamos igual o más,…

Pero al final eso de nada me valía, así que lo volví a coger en volandas y me fui por la huerta con él hasta el Noviciado, donde estaban las demás, a pedir ayuda.

Por el camino ya comencé a reírme de mí misma, totalmente confiada de que ellas me iban a acoger, me iban a ayudar. Y así fue.

Hoy el reto del Amor es que experimentes saberte amado, así, como estás hoy, aunque todo te parezca un desastre porque te sale mal, se te congela la ropa y se rompe el tendedero… Si yo me acerqué con confianza a mis hermanas era porque sabía que me iban a acoger, y a acoger queriéndome.

Hoy, cuando te sientas desastre, acércate a donde sabes que te van a acoger, que te aman, que no te machacan, porque así te puedes querer tú. Este Amor sólo surge de saberse Amado por Cristo. Con Él tu ser descansa, no tienes que luchar por la perfección.

Si te aman como eres y como estás, más bien es ese Amor el que te transforma, porque puede hacer de tu peor día, de tu día desastre, un día de experimentar cómo eres amado. Así, en la medida en la que te sepas amado, podrás amar a los demás.

VIVE DE CRISTO

La semana pasada me tocaba a mí hacer el lavado del Noviciado. Cuando acabaron las primeras lavadoras, dividí la ropa tomando todo lo que se podía meter en la secadora y la puse.

Lo demás tenía que tenderlo pero, al mirar las cuerdas que tenemos en el lavadero, me di cuenta de que estaba todo ocupado. De manera que busqué la solución que creí más apropiada y salí a uno de los claustros donde tenemos un tendedero a cubierto (aunque realmente el claustro esta totalmente abierto, al aire libre, el tendedero está bajo unos soportales). Comencé a tender mientras veía la nieve caer en el centro del claustro.

A la hora y media, volví a por las siguientes lavadoras y dividí la ropa igual que antes. Pero, cuando fui a tender, me di cuenta de que la ropa se había quedado escarchada, congelada, totalmente tiesa. ¡Menudo susto!

“¿Qué hago?”, pensaba rápido, “¿Cómo lo puedo hacer?” Pues me estaban esperando para empezar la clase.

Así que pensé que lo mejor sería cogerme el tendedero plegable del Noviciado y volver a tenderlo ahí, para así poder meter toda la ropa dentro y que se descongelara.

De manera que fui a por él y me puse a cambiar la ropa allí mismo, en el claustro: Tal cual cogía la ropa de las cuerdas del claustro, la tendía en el plegable, y realmente tender ahí era como meter una carta al buzón de lo tiesa que estaba.

Cuando ya lo había cargado, cogí el tendedero y lo llevé al lavadero pensado que ahí se secaría bien. Pero cuando al llegar fui a apoyarlo en el suelo, las patas hicieron… “¡crack!”.

No podía soltarlo porque, si lo hacía, se me caía hasta el suelo. Intenté de una manera y de otra, pero imposible, y encima comencé a ver cómo se doblaban las barras por donde yo lo estaba sujetado.

“Imposible, esto es imposible, pero si es hierro, ¿cómo se puede doblar así?”.

Intentaba buscar la razón lógica de aquello: que si el contraste le había dejado vulnerable y por eso se partió, que si por exceso de peso no podía ser porque muchas veces lo cargamos igual o más,…

Pero al final eso de nada me valía, así que lo volví a coger en volandas y me fui por la huerta con él hasta el Noviciado, donde estaban las demás, a pedir ayuda.

Por el camino ya comencé a reírme de mí misma, totalmente confiada de que ellas me iban a acoger, me iban a ayudar. Y así fue.

Hoy el reto del Amor es que experimentes saberte amado, así, como estás hoy, aunque todo te parezca un desastre porque te sale mal, se te congela la ropa y se rompe el tendedero… Si yo me acerqué con confianza a mis hermanas era porque sabía que me iban a acoger, y a acoger queriéndome.

Hoy, cuando te sientas desastre, acércate a donde sabes que te van a acoger, que te aman, que no te machacan, porque así te puedes querer tú. Este Amor sólo surge de saberse Amado por Cristo. Con Él tu ser descansa, no tienes que luchar por la perfección.

Si te aman como eres y como estás, más bien es ese Amor el que te transforma, porque puede hacer de tu peor día, de tu día desastre, un día de experimentar cómo eres amado. Así, en la medida en la que te sepas amado, podrás amar a los demás.

VIVE DE CRISTO

El frigorífico de la caridad

Corvia, una institución de beneficencia en Bélgica, tuvo la idea maravillosa y sencilla de ayudar a quien lo necesita durante el invierno europeo a través de un frigorífico público.

Instalado en Bruselas, es el segundo frigorífico público en Bélgica y está “abierto 24 horas al día, durante los 7 días de la semana, y quien quiera puede dejar comida para personas que están pasando dificultades, para que puedan tener qué comer”.

Según el presidente de la institución, el frigorífico estará a disposición de manera indeterminada.

Corvia, una institución de beneficencia en Bélgica, tuvo la idea maravillosa y sencilla de ayudar a quien lo necesita durante el invierno europeo a través de un frigorífico público.

Instalado en Bruselas, es el segundo frigorífico público en Bélgica y está “abierto 24 horas al día, durante los 7 días de la semana, y quien quiera puede dejar comida para personas que están pasando dificultades, para que puedan tener qué comer”.

Según el presidente de la institución, el frigorífico estará a disposición de manera indeterminada.