Archivo de la categoría: Hermano Asno

Hagamos caridad para los reclusos

Reclusos del CERESO de Celaya en oración.


Donemos papel de baño, barras de jabón de lavandería y de tocador

Por El Hermano Asno OFS

Cada año, mis hermanos de la Orden Franciscana Seglar realizan -entre otras muchas actividades- durante los días previos a la Navidad, la posada para los hermanos reclusos del Centro de Readaptación Social -CERESO- de Celaya.

Además de la bolsita de dulces, cacahuates y otras golosinas que se les llevan a quienes están privados de la libertad, se hace oración, se reza el Santo Rosario y se lleva la alegría fraterna propia del franciscano.

Sin embargo, sus necesidades son muchas. Es por ello que mis hermanos franciscanos seglares están invitando a todos los celayenses a ser misericordiosos y a vivir el perdón y la caridad, regalándoles a los hermanos reclusos papel de baño, así como barras de jabón de tocador y barras de jabón de lavandería.

¿A dónde llevar estos dones? Se ha seleccionado un lugar adecuado para ello y es el templo parroquial de Nuestra Señora de la Salud, en la colonia Latinoamericana que se ubica al final del Andador Honduras, en el cruce de la calle de Chile.

Templo de Nuestra Sra. de la Salud. Colonia Latino.

Se generoso. Acude a la Oficina de la Notaría Parroquial en horarios de oficina, de lunes a viernes de 10:00 a 14:00 horas y de las 17:00 a las 19:00 horas y los sábados de 10:00 a 12:00 horas. El teléfono para pedir información es el 61 406 03, con la secretaria, la Sra. Carmelita.

Están mis hermanos buscando otros lugares de acopio y con oportunidad te lo informarán.
Comparte un poco de lo tuyo, no des lo que te sobre. recuerda las palabras del Papa Francisco y apliquémoslas: “Limosna que no duele, no es limosna”.

Para mi, estos días son de mucho trabajo; mis hermanos aprovechan mi capacidad de carga para amarrarme en los lomos el jabón, ya que de esta manera se puede hacer llegar desde diversas partes de la ciudad estos obsequios. Es en el CERESO, cuando platican mis hermanos con los reclusos, cuando se da uno cuenta de la misericordia de Dios y el vivir realmente la penitencia.

En la soledad de sus celdas, el silencio y y el no tener el goce de la libertad además de vivir el alejamiento forzosos de sus familias, son medios de sufrimiento pero a la vez de reflexión.

Así, mis hermanos de la Orden Franciscana Seglar, de la Fraternidad de la Purísima Concepción, que tiene sus instalaciones a un costado de la Tercera Orden, en el centro de la ciudad de Celaya, te invitan a que compartas lo que la Divina Providencia te da semanal o quincenalmente.

Comparte lo que puedas, pero comparte; entre más hermanos seamos generosos, podremos dar un poco más a nuestros hermanos que están recluidos, privados de la libertad, purgando su pena.
Aunque tu no vayas al CERESO, nosotros llevaremos tu mensaje de saludo y tu caridad a Cristo preso.

La fiesta de San Martín de Terreros

por el Hermano Asno OFS

Este 11 de noviembre es la fiesta de San Martín de Tours o de San Martín Caballero, como la gente lo conoce. Esto ha obligado al Sr. Cura a tenerme listo para la cabalgata que año con año se hace a San Martín de terreros, una comunidad que cuenta con un templo con más de 50 años de haberse construido.
Claro que ir en esa cabalgata junto a cerca de 3,000 caballos, como que me pone aprietos, pero no me dejo intimidar, ya que precisamente a quien llevo en ancas es el párroco de mi pueblo, El Burral.

le escuché al padre Primitivco Rayas González, rector del Seminario Diocesano de Celaya quién es San Martín Caballaro. “Nació en Panonia, hacia el año 316, de padres paganos. Habiendo recibido el bautismo y renunciado a la milicia, fundó un monasterio en Ligugé (Francia), donde practicó la vida monástica bajo la dirección de san Hilario. Más tarde, fue ordenado sacerdote y elegido obispo de Tours.

Fue un modelo de buen pastor y fundó otros monasterios, trabajó en la formación del clero y evangelizó a los pobres. Murió el año 397.

El hecho más famoso de su vida, dijo el padre, es aquel en que “siendo un joven militar en Amiens (Francia), un día de invierno muy frío se encontró por el camino con un pobre hombre que sufría por su poca ropa”.

Martín, como no llevaba nada más para regalarle, sacó la espada y dividió en dos partes su capa, y le dió la mitad. Esa noche vio en sueños que Jesucristo. Se le presentaba vestido con la media capa que él había regalado al pobre y oyó que le decía: “Martín, hoy me cubriste con tu capa”.

Por la intercesión de San Martín recordemos que todo favor hecho al prójimo lo hacemos a Jesucristo, agregó el sacerdote diocesano.

En mis burriles reflexiones, me emociona esta festividad. La gente va a pie desde diferentes lugares, caminando a la orilla de la carretera o en los senderos que conducen por el campo hasta el templo de San Martín de Terreros.

 Al llegar al campo, se observa un pequeña comunidad, pero que en el día de la fiesta se transfoma en una gran ciudad. Ya aprovecharé para acudir con el padre a confesarme, a arrepentirme de tantas burradas cometidas y que en medio de mi jumentud, me enseñe a ser más caritativo y misericordioso.