Archivo de la categoría: Oraciones

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Oraciones

var numposts = 100;
var standardstyling = true;

function showrecentposts(json) {
for (var i = 0; i < numposts; i++) {
var entry = json.feed.entry[i];
var posttitle = entry.title.$t;
var posturl;
if (i == json.feed.entry.length) break;
for (var k = 0; k < entry.link.length; k++) {
if (entry.link[k].rel == 'alternate') {
posturl = entry.link[k].href;
break;
}}
posttitle = posttitle.link(posturl);
if (standardstyling) document.write('

  • ‘);
    document.write(posttitle);}
    if (standardstyling) document.write(‘
  • ‘);
    }

    #diocesisdecelaya @diocesis_celaya Oración para despedir el año que termina y recibir el Año Nuevo.



    Eugenio Amézquita Velasco

    Te compartimos está oración para que en el momento oportuno, la realices con tu familia, tus amigos y conocidos, dando gracias a Dios por un año que termina y recibir el Año Nuevo.

    Señor, Dios, dueño del tiempo y de la eternidad,
    tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro.
    Al terminar este año quiero darte gracias
    por todo aquello que recibí de TI.

    Gracias por la vida y el amor, por las flores,
    el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuanto
    fue posible y por lo que no pudo ser.

    Te ofrezco cuanto hice en este año, el trabajo que
    pude realizar y las cosas que pasaron por mis manos
    y lo que con ellas pude construir.

    Te presento a las personas que a lo largo de estos meses amé,
    las amistades nuevas y los antiguos amores,
    los más cercanos a mí y los que estén más lejos,
    los que me dieron su mano y aquellos a los que pude ayudar,
    con los que compartí la vida, el trabajo,
    el dolor y la alegría.

    Pero también, Señor hoy quiero pedirte perdón,
    perdón por el tiempo perdido, por el dinero mal gastado,
    por la palabra inútil y el amor desperdiciado.
    Perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho,
    y perdón por vivir sin entusiasmo.

    También por la oración que poco a poco fui aplazando
    y que hasta ahora vengo a presentarte.
    Por todos mis olvidos, descuidos y silencios
    nuevamente te pido perdón.

    En los próximos días iniciaremos un nuevo año
    y detengo mi vida ante el nuevo calendario
    aún sin estrenar y te presento estos días
    que sólo TÚ sabes si llegaré a vivirlos.

    Hoy te pido para mí y los míos la paz y la alegría,
    la fuerza y la prudencia, la claridad y la sabiduría.

    Quiero vivir cada día con optimismo y bondad
    llevando a todas partes un corazón lleno
    de comprensión y paz.

    Cierra Tú mis oídos a toda falsedad y mis labios
    a palabras mentirosas, egoístas, mordaces o hirientes.

    Abre en cambio mi ser a todo lo que es bueno
    que mi espíritu se llene sólo de bendiciones
    y las derrame a mi paso.

    Cólmame de bondad y de alegría para que,
    cuantos conviven conmigo o se acerquen a mí
    encuentren en mi vida un poquito de TI.

    Danos un año feliz y enséñanos
    a repartir felicidad.

    ¿Qué traerá el año que comienza?
    ¡Lo que Tú quieras; Señor!
    Te pido Fe para mirarte en todo.
    Esperanza para no desfallecer.
    Caridad perfecta en todo lo que haga, piense y quiera.
    Dame paciencia y humildad.
    Dame desprendimiento y un olvido total de mi mismo.

    Dame, Señor, lo que Tú sabes me conviene y yo no sé pedir.
    ¡Que pueda yo amarte cada vez más; y hacerte amar de los que me rodean!
    ¡Que sea yo grande en lo pequeño!
    ¡Que siempre tenga el corazón alerta, el oído atento, las manos y la mente activas, el pie dispuesto!

    ¡Derrama, Señor tus gracias sobre todos los que quiero. Mi amor abarca el mundo y aunque yo soy muy pequeño, sé que todo lo colmas con tu bondad inmensa!

    Amén

    DOCE CAMPANADAS

    Para el nuevo año te ofrecemos doce frases, como doce campanadas:

    1. Agradece el pasado como don de Dios.

    2. Vive el presente con esperanzas y creatividad.

    3. Di “sí” al paso de Dios por tu vida.

    4. Confía, Dios te encomienda cosas grandes.

    5. Valora lo pequeño, llegarás a lo grande.

    6. Mira a la vida con sencillez y amor.

    7. Ten buen humor, pase lo que pase.

    8. Perdona y pide perdón.

    9. Haz algo por el otro y serás feliz.

    10. Atento, Dios te habla cada día.

    11. Dios cuenta contigo.

    12. Ama la vida, ama al mundo, ama a Dios.

    QUE DIOS TE BENDIGA HOY Y SIEMPRE

    #diocesisdecelaya @diocesis_celaya VIDEO: Ceremonia para acostar y arrullar al Niño Dios





    Familias católicas se reúnen a celebrar el nacimiento de Cristo.¡Que Jesús no sea un extraño en tu cena de navidad!. Ceremonia de Arrullo del Niño Dios

    Por Tere Fernández

    Las familias católicas se reúnen en la noche del 24 de diciembre, víspera de la Navidad, hacen una rica cena, en la que se acostumbra comer pavo y otros platillos propios de esta época. Se trata de una cena especial, distinta a la de todos los días, ya que se está celebrando el Nacimiento del Hijo de Dios.
    Esta costumbre nació en Europa y simboliza la abundancia que Cristo nos trae con su nacimiento.

    Antes de la cena, se reúne la familia junto al Nacimiento y se hace la ceremonia de Arrullo al Niño Dios.


    Ceremonia para acostar y arrullar al Niño Dios

    Preside el Papá o la Mamá.

    Papá: Para prepararnos a recibir a Dios, que se hizo hombre para salvarnos, reconozcamos que somos pecadores y que necesitamos su salvación.

    Todos:Yo confieso ante Dios todopoderoso y ante ustedes hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión.
    Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.
    Por eso, ruego a Santa María, siempre Virgen,
    a los ángeles, a los santos y a ustedes, hermanos que intercedan por mí ante Dios, nuestro Señor.

    Papá o Mamá:Recordemos lo que pasó aquella bendita noche hace casi dos mil años. Leer Evangelio de San Lucas 2, 1-14.

    1 Sucedió que por aquellos días salió un edicto de César Augusto ordenando que se empadronase todo el mundo.
    2 Este primer empadronamiento tuvo lugar siendo gobernador de Siria Cirino.
    3 Iban todos a empadronarse, cada uno a su ciudad.
    4 Subió también José desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por ser él de la casa y familia de David,
    5 para empadronarse con María, su esposa, que estaba encinta.
    6 Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento,
    7 y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento.
    8 Había en la misma comarca unos pastores, que dormían al raso y vigilaban por turno durante la noche su rebaño.
    9 Se les presentó el Angel del Señor, y la gloria del Señor los envolvió en su luz; y se llenaron de temor.
    10 El ángel les dijo: «No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo:
    11 os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor;
    12 y esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.»
    13 Y de pronto se juntó con el ángel una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo:
    14 «Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes él se complace.»

    Papá: Antes de colocar al Niño Jesús en el Nacimiento, _______(el más pequeño de la familia) va a dárnoslo a besar. (Ya que todos lo hayan besado, se colocará al Niño Dios en el pesebre).

    Villancico: Se canta o se escucha mientras se besa al Niño. Al acabar, se hacen las peticiones.



    Peticiones:
    Papá: Pidámosle al Niño Dios, que así como es el centro de este nacimiento hoy, sea todos los días, el centro de nuestra vida.
    Todos: Te lo pedimos, Señor.
    Papá: Que Jesús, que pudiendo haber nacido rico quiso nacer pobre, nos enseñe a estar contentos con lo que tenemos.
    Todos: Te lo pedimos, Señor.
    Papá: Que Jesús, que vino a perdonarnos, nos enseñe a no ser rencorosos con los demás.
    Todos: Te lo pedimos, Señor.
    Papá: Que Él, que vino a fundar la mejor familia del mundo, haga que en la nuestra reine siempre el amor, la unión y el deseo de ayudarnos mutuamente y a las demás familias.
    Todos: Te lo pedimos, Señor.

    Oración para la cena de Navidad

    Papá: Hoy, Nochebuena, tenemos de manera especial y como centro de nuestra familia, a Jesucristo, nuestro Señor. Vamos a encender un cirio en medio de la mesa para que ese cirio nos haga pensar en Jesús y vamos a darle gracias a Dios por habernos enviado a su Hijo Jesucristo.
    Gracias Padre, que nos amaste tanto que nos diste a tu Hijo.
    Señor, te damos gracias.
    Gracias Jesús por haberte hecho niño para salvarnos.
    Señor, te damos gracias.
    Gracias Jesús, por haber traído al mundo el amor de Dios.
    Señor, te damos gracias.
    Señor Jesús, Tú veniste a decirnos que Dios nos ama y que nosotros debemos amar a los demás.
    Señor, te damos gracias.
    Señor Jesús, Tú veniste a decirnos que da más alegría el dar que el recibir,
    Señor, te damos gracias.
    Señor Jesús, Tú veniste a decirnos que lo que hacemos a los demás te lo hacemos a Ti.
    Señor, te damos gracias.
    Gracias María, por haber aceptado ser la Madre de Jesús.
    María, te damos gracias.
    Gracias San José, por cuidar de Jesús y María.
    San José, te damos gracias.
    Gracias Padre, por esta noche de paz, noche de amor, que Tú nos has dado al darnos a tu Hijo. Te pedimos que nos bendigas, que bendigas estos alimentos que dados por tu bondad vamos a tomar y bendigas las manos que los prepararon, por Cristo Nuestro Señor, Amén.

    Pensamientos para leer en Nochebuena

    Si en tu corazón hay un poco más de amor, es Navidad.
    Si has decidido perdonar a alguien, es Navidad.
    Si buscas a Dios de verdad, es Navidad.
    Su aumenta el gozo de tu fe cristiana, es Navidad.
    Si en tu alma florece la esperanza, es Navidad.
    Si trabajas por la justicia entre los hombres, es Navidad.
    Si tienes deseos de vivir y los comunicas a los demás, es Navidad.
    Si sabes sufrir con amor, es Navidad.
    Si eres perseguido o se ríen de ti por causa del Evangelio, es Navidad.
    Si te alegras de ser hijo de Dios en la Iglesia, es Navidad.

    #diocesisdecelaya @diocesis_celaya Oración para rezar en familia ante el Pesebre en Nochebuena

    Lector 1:
    Querido Padre, Dios del cielo y de la tierra:

    En esta noche santa te queremos dar gracias por tanto amor. Gracias por nuestra familia y por nuestro hogar. Gracias por las personas que trabajan con nosotros.

    Bendícenos en este día tan especial en el que esperamos el nacimiento de tu Hijo. Ayúdanos a preparar nuestros corazones para recibir al Niño Jesús con amor, con alegría y esperanza. Estamos aquí reunidos para adorarlo y darle gracias por venir a nuestro mundo a llenar nuestras vidas.

    Hoy al contemplar el pesebre recordamos especialmente a las familias que no tienen techo, alimento y comodidad. Te pedimos por ellas para que la Virgen y San José les ayuden a encontrar un cálido hogar.

    Lector 2:
    Padre bueno, te pedimos que el Niño Jesús nazca también en nuestros corazones para que podamos regalarle a otros el amor que Tu nos muestras día a día. Ayúdanos a reflejar con nuestra vida tu abundante misericordia.
    Que junto con tus Ángeles y Arcángeles vivamos siempre alabándote y glorificándote.

    (En este momento alguien de la familia pone al Niño Jesús en el pesebre o si ya esta allí se coloca un pequeño cirio o velita delante de El).

    Lector 3:
    Santísima Virgen Maria, gracias por aceptar ser la Madre de Jesús y Madre nuestra, gracias por tu amor y protección. Sabemos que dia a dia intercedes por nosotros y por nuestras intenciones, gracias Madre.

    Querido San José, gracias por ser padre y protector del Niño Jesús, te pedimos que ruegues a Dios por nosotros para que seamos una familia unida en el amor y podamos ser ejemplo de paz y reconciliación para los demás.
    Amén

    Rezar: 1 Padre Nuestro, 1 Ave Maria, 1 Gloria

    #diocesisdecelaya @diocesis_celaya Primer Día de la Novena de Navidad

    1.- Oración para comenzar

    Benignísimo Dios de infinita caridad que nos has amado tanto y que nos diste en tu Hijo la mejor prenda de tu amor, para que, encarnado y hecho nuestro hermano en las entrañas de la Virgen, naciese en un pesebre para nuestra salud y remedio; te damos gracias por  tan inmenso beneficio. En retorno, te ofrecemos, Señor, el esfuerzo sincero para hacer de este mundo tuyo y nuestro, un mundo más justo, más fiel al gran mandamiento de amarnos como hermanos. Concédenos, Señor, tu ayuda para poderlo realizar. Te pedimos que esta Navidad, fiesta de paz y alegría, sea para nuestra comunidad un estímulo, a fin de que, viviendo como hermanos, busquemos más y más los caminos de la verdad, la justicia, el amor y la paz. Amén.

    Padre Nuestro

    2.- Oración para la familia

    Señor, haz de nuestro hogar un sitio de tu amor. Que no haya injuria porque Tú nos das comprensión. Que no haya amargura porque Tú nos bendices. Que no haya egoísmo porque Tú nos alientas. Que no haya rencor porque Tú nos das el perdón. Que no haya abandono porque Tú estás con nosotros. Que sepamos marchar hacia ti en tu diario vivir. Que cada mañana amanezca un día más de entrega y sacrificio. Que cada noche nos encuentre con más amor. Haz Señor con nuestras vidas, que quisiste unir, una página llena de ti. Haz Señor de nuestros hijos lo que anhelas, ayúdanos a educarlos, orientarlos por tu camino. Que nos esforcemos en el apoyo mutuo. Que hagamos del amor un motivo para amarte más. Que cuando amanezca el gran día de ir a tu encuentro nos conceda el hallarnos unidos para siempre en ti. Amén.

    3.- Oración a la Virgen

    Soberana María, te pedimos por todas las familias de nuestro país; haz que cada hogar de nuestra patria y del mundo sea fuente de comprensión, de ternura, de verdadera vida familiar. Que estas fiestas de navidad, que nos reúnen alrededor del pesebre donde nació tu Hijo, nos unan también en el amor, nos hagan olvidar las ofensas y nos den sencillez para reconocer los errores que hayamos cometido.

    Madre de Dios y Madre Nuestra, intercede por nosotros. Amén.

    4.- Oración a San José

    Santísimo San José, esposo de María y padre adoptivo del Señor, tú fuiste escogido para hacer las veces de padre en el hogar de Nazaret. Ayuda a los padres de familia; que ellos sean siempre en su hogar imagen del padre celestial, a ejemplo tuyo; que cumplan cabalmente la gran responsabilidad de educar y formar a sus hijos, entregándoles con un esfuerzo continuo, lo mejor de sí mismos. Ayuda a los hijos a entender y apreciar el abnegado esfuerzo de sus padres. San José modelo de esposos y padres intercede por nosotros. Amén.

    Padre Nuestro

    5.- Meditación del día

    Vamos a afianzar nuestros valores de modo que la navidad sea lo que debe ser; una fiesta dedicada a la RECONCILIACIÓN. Dedicada al perdón generoso y comprensivo que aprenderemos de un Dios compasivo.

    Con el perdón del Espíritu Santo podemos reconciliarnos con Dios y con los hermanos y andar en una vida nueva. Es la buena noticia que San Pablo exclamó en sus cartas, tal como leemos en su epístola a los Romanos 5. 1 – 11. Vivir la Navidad es cancelar los agravios si alguien nos ha ofendido, y es pedir perdón si hemos maltratado a los demás.

    Así, del perdón nace la armonía y construimos esa paz que los ángeles anuncian en Belén: paz en la tierra a los hombres que aman al Señor y se aman entre sí. Los seres humanos podemos hacernos daño con el odio o podemos ser felices en un amor que reconcilia. Y esa buena misión es para cada uno de nosotros: ser agentes de reconciliación y no de discordia, ser instrumento de paz y sembradores de hermandad.

    6.- Oración al niño Dios

    Señor, Navidad es el recuerdo de tu nacimiento entre nosotros, es la presencia de tu amor en nuestra familia y en nuestra sociedad. Navidad es certeza de que el Dios del cielo y de la tierra es nuestro Padre, que tú, Divino Niño, eres nuestro Hermano.

    Que esta reunión junto a tu pesebre nos aumente la fe en tu bondad, nos comprometa a vivir verdaderamente como hermanos, nos dé valor para matar el odio y sembrar la justicia y la paz. Oh Divino Niño, enséñanos a comprender que donde hay amor y justicia, allí estas tú y allí también es Navidad. Amén.

    Gloria al Padre

    7.- Gozos

    Dulce Jesús mío, mi Niño adorado. ¡Ven a nuestras almas! ¡Ven, no tardes tanto!

    – Oh sapiencia suma del Dios soberano, que a nivel de un niño te hayas rebajado. Oh Divino infante, ven para enseñarnos la prudencia que hace verdaderos sabios.

    Dulce Jesús mío, mi niño adorado. ¡Ven a nuestras almás! ¡Ven, no tardes tanto!

    – Niño del pesebre, nuestro Dios y Hermano, Tú sabes y entiendes del dolor humano; que cuando suframos dolores y angustias, siempre recordemos que nos has salvado.

    Dulce Jesús mío, mi niño adorado. ¡Ven a nuestras almás! ¡Ven, no tardes tanto!

    – Oh lumbre de oriente, sol de eternos rayos, que entre las tinieblas tu esplendor veamos, Niño tan precioso, dicha del cristiano, luzca la sonrisa de tus dulces labios.

    Dulce Jesús mío, mi niño adorado. ¡Ven a nuestras almas! ¡Ven, no tardes tanto!

    – Rey de las naciones, Emmanuel preclaro, de Israel anhelo, Pastor del rebaño. Niño que apacientas con suave cayado, ya la oveja arisca ya el cordero manso.

    Dulce Jesús, mío mi niño adorado. ¡Ven a nuestras almas! ¡Ven, no tardes tanto!

    – Ábrase los cielos y llueva de lo alto bienhechor rocío, como riego santo. Ven hermoso niño, ven Dios humanado; luce hermosa estrella, brota flor del campo.

    Dulce Jesús mío, mi niño adorado. ¡Ven a nuestras almas! ¡Ven, no tardes tanto!

    – Tú te hiciste Niño en una familia llena de ternura y calor humano. Vivan los hogares aquí congregados, el gran compromiso del amor cristiano.

    Dulce Jesús mío, mi niño adorado. ¡Ven a nuestras almas! ¡Ven, no tardes tanto!

    – Del débil auxilio, del doliente amparo; consuelo del triste, luz de desterrado. Vida de mi vida, mi sueño adorado; mi constante amigo, mi divino hermano.

    Dulce Jesús mío, mi niño adorado. ¡Ven a nuestras almas! ¡Ven, no tardes tanto!

    – Ven ante mis ojos de ti enamorados, bese ya tus plantas, bese ya tus manos. Prosternado en tierra te tiendo los brazos y aún más que mis frases te dice mi llanto.

    Dulce Jesús mío mi niño adorado. ¡Ven a nuestras almas! ¡Ven, no tardes tanto!

    – haz de nuestra patria una gran familia; siembra en nuestro suelo tu amor y tu paz. Danos fe en la vida, danos esperanza y un sincero amor que nos una más.

    Dulce Jesús mío, mi Niño adorado. ¡Ven a nuestras almas! ¡Ven, no tardes tanto!

    – Ven Salvador nuestro por quien suspiramos. ¡Ven a nuestras almas! ¡Ven, no tardes tanto!

    #diocesisdecelaya @diocesis_celaya Noveno día de la Novena a la Virgen de Guadalupe

    Acto de Contrición

    “Señor mío, Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, creador y redentor mío, por ser vos quien sois, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido. Propongo  enmendarme y confesarme a su tiempo y ofrezco cuanto hiciere en satisfacción de mis pecados, y confío por vuestra bondad y misericordia infinita, que me perdonaréis y me daréis gracia para nunca más pecar. Así lo espero por intercesión de mi Madre, nuestra Señora la Virgen de Guadalupe. Amén”.

    Noveno Día

    ¡Oh Santísima Virgen de Guadalupe! ¿Qué cosa habrá imposible para ti, cuando multiplicando los prodigios, ni la tosquedad ni la grosería del ayate le sirven de embarazo para formar tan primoroso tu retrato, ni la voracidad del tiempo en más de cuatro siglos ha sido capaz de destrozarle ni borrarle?

    ¡Qué motivo tan fuerte es este para alentar mi confianza y suplicarte que abriendo el seno de tus piedades, acordándote del amplio poder que te dio  la Divina Omnipotencia del Señor, para favorecer a los mortales, te dignes estampar en mi alma la imagen del Altísimo que han borrado mis culpas!

    No embarco a tu piedad la grosería de mis perversas costumbres, dígnate sólo mirarme, y ya con esto alentaré mis esperanzas; porque yo no puedo creer que si me miras no se conmuevan tus entrañas sobre el miserable de mí. Mi única esperanza, después de Jesús, eres tú, Sagrada Virgen María. Amén.

    Se dicen las intenciones de la novena y se reza un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria.

    Oración de San Juan Pablo II a la Virgen de Guadalupe

    ¡Oh Virgen Inmaculada
    Madre del verdadero Dios y Madre de la Iglesia!
    Tú, que desde este lugar manifiestas
    tu clemencia y tu compasión
    a todos los que solicitan tu amparo;
    escucha la oración que con filial confianza te dirigimos,
    y preséntala ante tu Hijo Jesús, único Redentor nuestro.
    Madre de misericordia, Maestra del sacrificio escondido y silencioso,
    a ti, que sales al encuentro de nosotros, los pecadores,
    te consagramos en este día todo nuestro ser y todo nuestro amor.
    Te consagramos también nuestra vida, nuestros trabajos,
    nuestras alegrías, nuestras enfermedades y nuestros dolores.
    Da la paz, la justicia y la prosperidad a nuestros pueblos;
    ya que todo lo que tenemos y somos lo ponernos bajo tu cuidado,
    Señora y Madre nuestra.
    Queremos ser totalmente tuyos y recorrer contigo el camino
    de una plena fidelidad a Jesucristo en su Iglesia:
    no nos sueltes de tu mano amorosa.
    Virgen de Guadalupe, Madre de las Américas,
    te pedimos por todos los obispos, para que conduzcan a los fieles por senderos
    de intensa vida cristiana, de amor y de humilde servicio a Dios y a las almas.
    Contempla esta inmensa mies, e intercede para que el Señor infunda
    hambre de santidad en todo el Pueblo de Dios, y otorgue abundantes
    vocaciones de sacerdotes y religiosos, fuertes en la fe
    y celosos dispensadores de los misterios de Dios.
    Concede a nuestros hogares
    la gracia de amar y de respetar la vida que comienza.
    con el mismo amor con el que concebiste en tu seno
    la vida del Hijo de Dios.
    Virgen Santa María, Madre del Amor Hermoso, protege a nuestras familias,
    para que estén siempre muy unidas, y bendice la educación de nuestros hijos.
    Esperanza nuestra, míranos con compasión,
    enséñanos a ir continuamente a Jesús y, si caemos, ayúdanos
    a levantarnos, a volver a Él, mediante la confesión de nuestras culpas
    y pecados en el sacramento de la penitencia,
    que trae sosiego al alma.
    Te suplicamos que nos concedas un amor muy grande a todos los santos sacramentos
    que son como las huellas que tu Hijo nos dejó en la tierra.
    Así, Madre Santísima, con la paz de Dios en la conciencia,
    con nuestros corazones libres de mal y de odios,
    podremos llevar a todos la verdadera alegría y la verdadera paz,
    que vienen de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo,
    que con Dios Padre y con el Espíritu Santo,
    vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

    #diocesisdecelaya @diocesis_celaya Oración al pasar bajo el Manto de la imagen de la Purísima Concepción de Celaya

    Eugenio Amézquita Velasco

    Compartimos a ustedes la oración que se acostumbra hacer por parte de los fieles celayenses que pasan bajo el manto de la imagen de la Purísima Concepción, durante las fiestas patronales de Celaya:

    Oración que se hace al pasar bajo el Manto de la imagen de la 
    Purísima Concepción de Celaya, patrona de la ciudad y de la Diócesis de Celaya

    Tengo mil dificultades: Ayúdame
    De los enemigos del alma: Sálvame
    En mis desaciertos: Ilumíname
    En mis dudas y penas: Confórtame
    En mis enfermedades: Fortaléceme
    Cuando me desprecien: Anímame
    En las tentaciones: Defiéndeme
    En las horas difíciles: Consuélame
    Con tu corazón maternal: Ámame
    Con tu inmenso poder: Protégeme
    Y en tus brazos al expirar: Recíbeme