#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Escuchar las notas de este órgano te acerca mucho más a Dios

El gigantesco instrumento musical de la Catedral de Bogotá -construido hace 127 años- estuvo olvidado durante medio siglo. Ahora es una joya disfrutada gratuitamente por el público

Amas de casa, universitarios, médicos, estudiantes, abogados, desplazados por la violencia, turistas, amantes de la música… Ellos, como muchos otros, hacen parte de un público variopinto que llena las bancas de la Catedral Primada de Bogotá para deleitarse con algo inusual en Colombia: la música clásica.

Aunque no son expertos en fugas, sonatas y tocattas, su fervor se debe al renacer de un órgano fabricado en 1891 ―del cual se dice que «es uno de los mejores de América»― y a la presencia de famosos intérpretes que han sido invitados a tocarlo. La afición es tan creciente que quienes desean escucharlo deben hacer largas filas para conseguir una de las 2.300 localidades dispuestas. Otra alternativa es sentarse en el suelo o pararse junto a un confesionario.

¿Y qué llama la atención? ¿El repertorio? ¿Los organistas? ¿La sobrecogedora catedral? ¿El órgano que pesa veinte toneladas? Las respuestas las tienen esos inusuales espectadores que le han sacado provecho a los conciertos organizados mensualmente por el Ministerio de Cultura de Colombia y la Arquidiócesis de Bogotá.

“Yo había escuchado el órgano de la parroquia de mi pueblo, pero era muy pequeño y no como este gigante en el que se pueden disfrutar obras maestras de Bach o Beethoven”, afirma con alegría Martha Buendía, una vendedora ambulante que nunca había asistido a recitales que los especialistas llaman ‘música culta’ o ‘erudita’.

Para Rodrigo Méndez, estudiante de música en una universidad estatal, también “es novedoso que se abran las puertas de una iglesia tan emblemática para disfrutar gratuitamente, con impecable acústica y maestros de altísimo nivel, unas melodías con las que la gente del común no está familiarizada”.

Heraldo Mosquera, afrodescendiente y desplazado por el conflicto armado, no se ha perdido ninguno de los dieciséis conciertos realizados durante el último año. Su opinión resume el encuentro de personas como él con una música desconocida y un instrumento que puede parecer exótico: “Antes solo escuchaba música folclórica de mi región, el Pacífico colombiano, pero gracias a estos conciertos me he apasionado por el órgano y su sonido… es una música diferente porque llena el ambiente y ayuda a meditar”.

Miguel Huertas Escallón, deán de la catedral bogotana, está satisfecho con la tarea cultural emprendida hasta ahora por la arquidiócesis, no obstante explica que la presencia de este tipo de música en los templos no debe extrañar a nadie porque las catedrales, desde la Edad Media y en períodos posteriores, eran centros religiosos en los que también había espacio para la música, la pintura y la escultura.

Mira la galería de imágenes 

Este prelado, responsable de preservar el rico patrimonio cultural existente en esta iglesia construida a principios del siglo XIX, dijo a Aleteia que esa relación entre religión y órgano es muy sólida debido a que “este instrumento siempre ha tenido un papel fundamental en la liturgia y la alabanza, y porque los fieles ―al escuchar sus notas― sienten que se acercan mucho más a Dios”.

Monseñor Huertas Escallón atribuye a la restauración, a la historia del órgano y a los conciertos recientes, el hecho de que la Catedral se haya convertido “en foco religioso, turístico y cultural de altísimo nivel”. Esa apreciación coincide con la opinión de los famosos organistas Peter Holder (Inglaterra), Christian Barthen (Alemania), Pavao Mašić (Croacia), Daniel Bruun (Dinamarca) y Thomas Gaynor (Nueva Zelanda), quienes además de declararse regocijados por haber tocado «un instrumento muy sensible», destacaron la calidez del público.

Una vieja historia

El monumental instrumento que es motivo de admiración fue construido en 1891 por Aquilino Amezua Juaristi, uno de los organeros más famosos del mundo. En su taller de Barcelona, España, también se fabricó el famoso órgano de la Catedral de Sevilla.

Desde su llegada a Bogotá, acompañó las principales celebraciones litúrgicas, pero en 1965 fue restaurado por el organero alemán Óskar Binder quien le introdujo cambios en el mueble, los 1.808 tubos originales y los teclados y lo ubicó en un lugar inadecuado. Las modificaciones y su escaso uso durante casi medio siglo hicieron que el órgano ―único de su género en América― perdiera calidad sonora, se deteriorara y quedara arrumado como un mueble viejo.

En 2013 los ministerios de Cultura y de Comercio, Industria y Turismo y la Arquidiócesis de Bogotá decidieron recuperar para la liturgia y la música del mundo esta joya histórica y artística. El proceso adelantado por la empresa española Gerhard Grenzing terminó tres años después con un órgano remozado en su estructura, nuevos registros sonoros, más de 4.000 tubos y una consola de cuatro teclados. Además fue afinado y armonizado con la acústica de la Catedral para obtener “un sonido vivo, vigoroso y cálido”.

El ‘rey de los instrumentos’ ha sido el protagonista de la reciente temporada de conciertos con obras de Johann Sebastian Bach, un compositor que según monseñor Huertas Escallón “escribía para el culto a Dios y para el pueblo”. Esta música es la que le ha permitido a Martha, Rodrigo y Heraldo enamorarse del viejo-nuevo órgano bogotano.

Let’s block ads! (Why?)

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Ecuador: Las 12 familias víctimas de un terremoto que Cristo consoló

Luego de varios meses de espera, finalmente logran tener su vivienda tras el cierre del último albergue en Manabí

“El dolor nos unió”. Estas palabras sencillas, pero cargadas de emoción fueron emitidas, en diálogo con El Comercio, por Aracely Montes, coordinadora de un albergue que recientemente cerró y que había sido establecido en la localidad de Manabí (Sucre, Ecuador).

Fue ahí donde se estableció el plan habitacional Cristo del Consuelo, un lugar que le dio refugio a cientos de personas damnificadas luego del terremoto del 16 de abril de 2016, una catástrofe que dejó más de 600 muertos y cuyos coletazos se siguen manifestando hasta el día de hoy.

Desde ese tiempo a esta parte fueron muchas las personas que tuvieron que establecerse en lugares transitorios, pero encontrando solución con el paso de los meses.

En los últimos días el tema volvió a ser noticia, en particular lo vinculado a 12 familias que de una vez por todas han encontrado su hogar en Cristo del Consuelo tras el anuncio del cierre del último de los albergues denominado La Montúfar.

La espera no fue sencilla, pero el sueño de volver a tener una vivienda se hizo realidad.  Según relatan estas personas al medio ecuatoriano, durante más de dos años los lazos de fraternidad entre los integrantes de estas 12 familias se vieron fortalecidos. Compartían, por ejemplo, un comedor, además de baños, además del festejo de cumpleaños y otros eventos para regocijar el alma.

Todo eso hizo que de alguna manera todos se convirtieran en una sola familia.  Incluso, según manifestaron, una de las grandes preocupaciones era si una vez otorgadas las nuevas viviendas las iban a separar. Debido a esto, cuentan, cada noche se unían en oración para permanecer juntos. El anhelo se cumplió. Cristo los consoló, pues todos permanecerán en el mismo espacio de urbanización.

“Es pequeña, pero acogedora. Afuera hay jardines. Todo es bonito, aún más cuando se vive en un albergue”, expresó a ese medio María Garcés, una mujer de 80 años que no tiene nietos, pero que gracias a la experiencia de tener que convivir con otras personas se ha transformado en la “abuelita” de todos.

“Todos son mi familia y aunque ya no vivamos juntos, siempre vienen a ver cómo estoy”, expresa.

El miedo de que haya algún nuevo sismo aún permanece en varias de estas personas, pero el hecho de tener una vez más una vivienda representa un ejemplo de esperanza y de que a pesar de la demora el sueño siempre puede hacerse realidad.

“Tengo mucha esperanza porque con una casita y un trabajo ya podemos sacar adelante a nuestros dos hijos”, dijo otra de las habitantes. He aquí el ejemplo de perseverancia y ganas de vivir de estas 12 familias. Nunca mejor puesto el nombre de Cristo del Consuelo para este espacio de urbanización.

Con información en base a El Comercio

Let’s block ads! (Why?)

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Evidencia arqueológica podría respaldar el evento de la ballena de Jonás

El Mediterráneo estuvo una vez lleno de ballenas, pero los romanos las cazaron hasta la extinción

La historia de Jonás siendo tragado por una ballena ha causado históricamente un poco de controversia, debido a la significativa falta de ballenas en el mar Mediterráneo. La pregunta es, ¿cómo pudo Jonás haber sido tragado por un animal que no es nativo de la región? Ahora, sin embargo, el debate podría darse por zanjado después de que una reciente excavación arqueológica en Gibraltar haya descubierto evidencias que sugieren que el Mediterráneo fue una vez el hogar de varias especies de ballenas.

Según ha informado, investigadores del Departamento de Arqueología de la Universidad de York descubrieron huesos de ballena en las ruinas de cinco fábricas romanas de procesamiento de pescado situadas en el Estrecho de Gibraltar. Durante el apogeo de la antigua Roma (400 a. C. – 500 d. C.), Gibraltar fue el hogar de una gran industria de procesamiento de pescado. Cientos de estas fábricas ahora en ruinas todavía salpican el paisaje.

Es inusual encontrar huesos de ballena en un yacimiento arqueológico, ya que se fragmentan fácilmente y gran parte del procesamiento de las ballenas tiene lugar en el mar, dejando pocos testimonios para los historiadores. Estos huesos, sin embargo, estaban intactos y en excelente estado para las pruebas de ADN, de cuyos resultados informa Breaking Israel News:

Utilizando análisis de ADN antiguo y huellas dactilares de colágeno, los investigadores identificaron los huesos como pertenecientes a la ballena franca del Atlántico Norte (Eubalaena glacialis) y a la ballena gris del Atlántico (Eschrichtius robustus). Hasta que sus hallazgos aportaron pruebas de que estas especies eran comunes en la región, se asumía que el mar Mediterráneo estaba fuera del hábitat histórico de las ballenas franca y gris.

La doctora Camilla Speller, coautora del estudio de la Universidad de York, comentó: “Nuestro estudio muestra que estas dos especies formaron parte del ecosistema marino mediterráneo y probablemente utilizaron la cuenca protegida como zona de parto”.

El informe sugiere que los romanos fueron los culpables de la desaparición de los grandes mamíferos marinos. Se sabe que a los antiguos romanos les gustaban los alimentos nuevos e inusuales y las ballenas habrían sido un manjar, ya que las ballenas de aguas profundas habrían sido demasiado difíciles de capturar. Ahora se da por sentado que los romanos cazaron la ballena franca y la ballena gris del Mediterráneo hasta su extinción.

La autora principal del artículo, la doctora Ana Rodrigues, del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia, explicó:

“Los romanos no disponían de la tecnología necesaria para capturar los tipos de grandes ballenas que se encuentran actualmente en el Mediterráneo, que son especies de alta mar. Sin embargo, las ballenas grises y sus crías habrían llegado muy cerca de la costa, convirtiéndolos en blancos tentadores para los pescadores locales”.

El rabino Shaul Judelman, antiguo director de Ecology Beit Midrash, ha realizado un estudio sobre las implicaciones religiosas de la relación del hombre con el medio ambiente. Según contó a Breaking Israel News:

“La civilización y la economía han tomado algo que Dios estableció en el mundo y lo han destruido. Este debería ser un mensaje grave para alguien que cree que Dios creó el mundo y designó al hombre para guardarlo. Tenemos que hacer una pausa y preguntarnos si aquí pasó algo bueno o malo”.

El rabino Judelman sugirió que tal vez la práctica romana de cazar ballenas llevó a que los romanos fueran descritos en el Talmud como hombres “que cazaban por un intenso deseo de consumir”.

“Los rabinos ciertamente identificaron este rasgo de devorar y de excesivo consumo en los romanos”, dijo. “Tal vez incluso fueron testigos de la caza de ballenas hasta su extinción solo por un nuevo sabor y por esta experiencia establecieron el retorno del leviatán como una parte necesaria de la geulá”.

En los últimos años, los avistamientos de ballenas se han vuelto un poco más frecuentes en el mar Mediterráneo. En 2010, después de avistar una ballena gris en la costa de Israel, Robert Brownell, un prominente investigador de cetáceos, comparó la visión con “encontrar un dinosaurio en tu patio trasero”. A principios de este año, una ballena azul fue vista por primera vez en la costa de Eilat, en el sur de Israel.

Let’s block ads! (Why?)

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Hoy es la fiesta de Santa María Magdalena, la primera mujer que vio a Cristo resucitado

REDACCIÓN CENTRAL, 22 Jul. 18 (ACI Prensa).- Santa María Magdalena es una de las discípulas más fieles y que el Señor escogió para ser testigo de su resurrección ante los apóstoles, asimismo es ejemplo para toda mujer de la Iglesia y de auténtica evangelizadora, es decir, de una evangelizadora que anuncia el mensaje gozoso central de la Pascua.

El 10 de junio del 2016 el Cardenal Robert Sarah, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos en el Vaticano, emitió un decreto en el que, siguiendo la voluntad del Papa Francisco, se estableció que la memoria litúrgica de Santa María Magdalena se eleve al rango de fiesta.

En referencia a ella, Benedicto XVI expresó en el 2006 que “la historia de María de Magdala recuerda a todos una verdad fundamental: discípulo de Cristo es quien, en la experiencia de la debilidad humana, ha tenido la humildad de pedirle ayuda, ha sido curado por él, y le ha seguido de cerca, convirtiéndose en testigo de la potencia de su amor misericordioso, que es más fuerte que el pecado y la muerte”.

En los Evangelios se habla de María Magdalena, la pecadora (Lc. 7, 37-50); María Magdalena, una de las mujeres que seguían al Señor (Jn. 20, 10-18) y María de Betania, la hermana de Lázaro (Lc. 10, 38-42).

La liturgia romana identifica a las tres mujeres con el nombre de María Magdalena, como lo hace la antigua tradición occidental desde la época de San Gregorio Magno.

María Magdalena siguió a Jesús hasta el Calvario y estuvo ante el cuerpo yacente del Señor. El domingo de Resurrección fue la primera que vio a Cristo resucitado y tuvo el honor de ser enviada por el Señor a anunciar esta buena noticia a los discípulos.

Oración

Señor, Dios nuestro, Cristo, tu unigénito, confió, antes que a nadie, a María Magdalena la misión de anunciar a los suyos la alegría pascual; concédenos a nosotros, por la intercesión y el ejemplo de aquella cuya fiesta celebramos, anunciar siempre a Cristo resucitado y verle un día glorioso en el reino de los cielos. Por nuestro Señor Jesucristo.

Más información de María Magdalena en los siguientes enlaces:

Biografía Cuatro Menciones en los Evangelios Oración a Santa María Magdalena Santa María Magdalena en el Código Da Vinci Santa María Magdalena en la Enciclopedia Católica Especial de Santa María Magdalena

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Toda América Latina ora por Nicaragua

Este domingo los obispos del CELAM piden a todos los católicos que se unan en una misma voz para detener la violencia en Nicaragua

Este domingo 22 de julio es el día convocado por el Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) para que los fieles católicos de todos los países que componen la región se unan en una misma voz en una jornada especial de oración para detener la violencia brutal que se vive en Nicaragua.

La violencia verbal y física en contra del pueblo y de la Iglesia nicaragüense se recrudeció tras la celebración el 19 de julio pasado del 39º aniversario de la caída de Anastasio Somoza y el triunfo de la revolución sandinista. Lejos de buscar la paz, el entonces comandante de la revuelta, Daniel Ortega Saavedra, arengó a sus huestes al combate.

En esta ocasión no fue otro su objetivo sino denostar a la Iglesia católica y atizar el fuego de los grupos a sueldo del Gobierno en su contra. En versión de Ortega, los obispos de Nicaragua se han convertido en “conspiradores” y “golpistas”, abandonando su papel de mediadores del conflicto.

“Pensé que eran mediadores, pero le pidieron al presidente (o sea, al propio Daniel Ortega) que saliera; son parciales, han maniobrado un golpe de Estado contra el Gobierno”, dijo en su discurso de aniversario.

No conforme, Ortega arremetió contra los fieles católicos del país centroamericano (él mismo se define como católico), y los acusó de no haber convocado “nunca” ha “manifestaciones pacíficas” desde que comenzó la insurrección popular el 18 de abril pasado.

Es más, subrayó Ortega, “si la policía entró en las iglesias es porque son cuarteles, ocultan armas”, en tanto que subrayaba que los prelados nicaragüenses, a cuyo frente se encuentra el presidente de la Conferencia Episcopal, el cardenal Leopoldo Brenes, son aliados de “fuerzas internas y externas”.

La alusión de Ortega es clara: la Iglesia católica se ha “aliado” con las fuerzas “contrarias a la revolución”, es decir, los empresarios y los grupos pro-derechos humanos, mientras que, al extranjero, lo están haciendo con Estados Unidos y la Organización de Estados Americanos (la OEA).

Cabe resaltar que el miércoles 18 de julio una resolución de la OEA pidió a Ortega apoyar “un calendario electoral” acordado en el diálogo nacional, en una fórmula que busca elecciones anticipadas como vía para salir de la crisis.

Los “demonios” de Ortega

En una velada alusión a esta “alianza” en su discurso de 39º aniversario pronunciado en Managua, Ortega señaló que los obispos le propusieron a comienzos de junio “adelantar las elecciones” y que él no se presente a la reelección, como medio para superar la grave crisis que vive el país centroamericano.

El pedido de los obispos –según Ortega– lo “sorprendió” y lo llevó a considerar que los prelados “están comprometidos con los golpistas” y “eran parte del plan con los golpistas”. Y ya encarrilado explicó a sus simpatizantes “Me duele mucho decir esto, porque yo le tengo aprecio a los obispos, les respeto, soy católico”, agregó.

“Exorcicen a los demonios que tienen allí”, recomendó Ortega a los prelados nicaragüenses en clara alusión a la jornada viernes 20 de julio en que éstos pidieron un día de ayuno y oración en el que se rezará una oración de exorcismo a San Miguel Arcángel en desagravio por las profanaciones de estos últimos meses contra Dios con la violencia.

Ante esta arremetida de Ortega, del Gobierno sandinista y de las fuerzas leales al régimen, el Celam convocó para hoy domingo una jornada de oración por la pacificación de Nicaragua: “Es nuestro deseo y pedimos que en todas nuestras celebraciones, en todas las comunidades de creyentes de todos nuestros países, se eleve una oración especial para el pueblo de Nicaragua”, dice el texto-invitación de los obispos latinoamericanos y del Caribe.

Como ha sucedido con Venezuela, la crisis de violencia y enfrentamiento entre el pueblo –sobre todo los jóvenes—y el Gobierno que se empeña en permanecer en el poder, además de los cerca de 400 muertos, cientos de heridos y desaparecidos—comienza a perfilar un grave éxodo de ciudadanos nicaragüenses, sobre todo hacia Costa Rica.

Este pequeño país fronterizo con Nicaragua, ha abierto dos sedes para dar cabida al creciente número de migrantes que huyen de Nicaragua. Según el canciller Epsy Campbell, en la última semana, todos los días “entre 100 y 150 personas han llegado por primera vez a Costa Rica”, procedentes de Nicaragua.

El nuncio apostólico en Nicaragua, el arzobispo Stanislaw Waldemar Sommertag, convocó el viernes a representantes de los medios de comunicación para manifestar su profunda preocupación por el “trágico momento” de Nicaragua: “Con toda mi fuerza humana y espiritual, invito a todas las conciencias humanas poder llegar a una tregua y permitir un rápido retorno al diálogo nacional para encontrar una solución adecuada en conjunto y luego resolver la crisis”.

Por su parte, el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, escribió en su cuenta de tuiter algo que debió calara profundamente en la conciencia de Ortega: “La Iglesia no sufre por ser calumniada, agredida y perseguida. Sufre por quienes han sido asesinados, por las familias que lloran, por los detenidos injustamente y por quienes huyen de la represión. Rezamos y estaremos a su lado siempre en nombre de Jesús”.

Let’s block ads! (Why?)

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya ¿Qué obispado tendría jurisdicción eclesial sobre la luna?

Hace 49 años el astronauta estadounidense Niel Armstrong pisaba por vez primera la superficie lunar

El pasado viernes 20 de julio se cumplieron 49 años de que un hombre, el astronauta estadounidense Niel Armstrong, pisara por vez primera la superficie lunar. Con motivo de ese aniversario, Adelaide Mena, quien escribe desde Washington para Our Sunday Visitor (OSV), ha escrito un curioso reportaje que intitulo “¿Tiene la Iglesia jurisdicción sobre la luna?”

Basado en una entrevista con el padre Richard Walsh, un sacerdote de origen irlandés recién ordenado por aquel entonces, que llegó en 1968 a la parroquia de Nuestro Salvador en Cocoa Beach, Florida, a solo unos kilómetros de distancia de las plataformas de lanzamiento del Centro Espacial Kennedy y de la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral, el reportaje muestra otra faceta de este acontecimiento histórico.

El Padre Walsh llegó a Cocoa Beach, poco antes de los lanzamientos de Apolo 9 y Apolo 10, vuelos tripulados que rodeaban la Tierra y la Luna, respectivamente. En el transcurso del programa Apolo, pudo presenciar varios lanzamientos “moonshot” y desarrolló relaciones con los equipos terrestres y espaciales de las misiones espaciales.

De hecho, casi toda la parroquia estuvo involucrada en el programa espacial, recordó el padre Walsh. Los astronautas fueron visitantes frecuentes a la rectoría del padre Walsh durante la Misión Apolo. Eugene Cernan, miembro de los vuelos Apolo 10 y Apolo 17, y el undécimo hombre en llegar a la luna, asistía regularmente a la parroquia, y el astronauta del Apolo 8, Bill Anders, incluso fue a desayunar a la rectoría de la parroquia.

Cambios en la vida de Florida Central

El programa espacial Apolo fue uno de los varios programas de vuelos espaciales humanos iniciados por la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) y el único que ubica a los seres humanos en la superficie de la luna.

Dedicado a cumplir la visión del presidente John F. Kennedy de “aterrizar a un hombre en la luna y devolverlo a salvo a la Tierra” antes de finales de la década de 1960, los científicos y astronautas del programa Apolo perseveraron hasta lograr que el 20 de julio de 1969, los astronautas del Apolo 11 Neil Armstrong y Buzz Aldrin aterrizaran en la superficie de la luna.

Sin embargo, la misión lunar no fue el único cambio que afectó a los católicos de la Florida Central a fines de la década de 1960. En junio de 1968, solo seis meses antes de que el Apolo 8 orbitara la luna por primera vez, se fundó la diócesis de Orlando, que abarca varios condados, incluido el condado de Brevard, donde están ubicados Cabo Cañaveral y el Centro Espacial Kennedy.

Después del alunizaje, el primer obispo de Orlando, el entonces obispo, más tarde arzobispo William Borders, afirmó al Beato Papa Pablo VI que el pontífice estaba hablando con el “obispo de la luna”.

¿Quién tiene jurisdicción?

De acuerdo con el Código de Derecho Canónico de 1917, que estaba vigente en ese momento, los territorios recién descubiertos caían bajo la jurisdicción de la diócesis de donde provenía la expedición, en este caso, la Diócesis de Orlando.

El obispo Borders no fue el único en reclamar jurisdicción sobre la luna bajo la ley canónica. El arzobispo de Nueva York, Terence Cooke, reclamó jurisdicción como vicario del Ordinariato Militar, que tenía jurisdicción sobre bases militares, incluida la de Cabo Cañaveral.

En particular, el Código de 1917 establecía que el Papa era el último responsable de delegar la jurisdicción territorial a las diócesis. Por lo demás, el padre John C. Giel, canciller de Asuntos Canónicos de la diócesis de Orlando, señaló que, en última instancia, la jurisdicción en el Código de Derecho Canónico “no significaba nada si no había nadie sobre quien tener jurisdicción”.

“Como todavía no hemos encontrado vida en la Luna”, dijo, “la historia solo enfatiza la naturaleza buena y humorística del obispo Border que le permitió ser un buen primer obispo para Florida Central”.

Aunque fuera por televisión

Independientemente de la jurisdicción eclesial de la luna, el programa Apolo fue una parte integral de la vida parroquial en la parroquia de Nuestro Salvador y en la vida personal del Padre Walsh, quien fue testigo de varios lanzamientos de Apolo, aunque, irónicamente, no estuvo presente en el del Apolo 11.

“Estuve presente en casi todos los grandes lanzamientos, excepto en el lanzamiento real de la luna”, dijo el padre Walsh, quien pasó la mayor parte del verano de 1969 en Washington continuando sus estudios en la Universidad Católica de América. Debido a esto, terminó viendo el lanzamiento en televisión con sus compañeros estudiantes.

“Me alegré de poder verlo, pero creo que hubiera sido mucho más feliz si hubiera estado en Cocoa Beach o en el Centro Espacial Kennedy para el evento real”, expresó con total naturalidad el padre Walsh. “Fue un evento tan histórico”.

*Con información de OSV Newaweekly*

Let’s block ads! (Why?)

Evangelización y Formación Cristiana Católica

A %d blogueros les gusta esto: