Archivo de la etiqueta: Aleteia

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya ¿Por qué no se puede abusar del nombre de Dios?

Hoy mucha gente ha olvidado los mandamientos de la ley de Dios. Además algunos los consideran anticuados y superados. Por eso retomamos la cuestión tratando en concreto el segundo mandamiento: “No tomarás el nombre de Dios en vano” (Éxodo 20,7).

El nombre del Señor es santo. Es sagrado. Los judíos ni siquiera lo pronunciaban. En lugar de Yahvé decían Adonai, mi Señor. Y lo hacían por respeto.

Por eso el mandamiento dice que no podemos abusar del nombre de Dios. Debemos custodiarlo en la memoria, en un silencio de adoración amorosa.

El segundo mandamiento habla del respeto y del sentimiento ante todo lo que es sagrado. Y lo sagrado debe ser tratado como tal.

A veces hay profanaciones de lo que es sagrado, de lo que es santo. El cristiano está llamado a dar testimonio del nombre del Señor, confesando su fe, defendiendo las enseñanzas de la Iglesia.

San Cipriano de Cartagena tiene una frase maravillosa: “Quien no tiene a la Iglesia por madre, no tiene a Dios por padre”. El catecismo enseña que el segundo mandamiento prohíbe el uso indebido del nombre de Dios, de Jesucristo y de las cosas sagradas.

Esto se llama blasfemia, un pecado grave contra el segundo mandamiento porque consiste en proferir contra Dios, a nivel interior o exterior, palabras de odio, ofensa, desafío. La prohibición de blasfemar se extiende a todo lo que es divino.

Y Jesús lo expone en el Sermón de la montaña:

Habéis oído también que se dijo a los antepasados: No perjurarás, sino que cumplirás al Señor tus juramentos. Pues yo digo que no juréis en modo alguno: ni por el Cielo, porque es el trono de Dios, ni por la Tierra, porque es el escabel de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran rey. Ni tampoco jures por tu cabeza, porque ni a uno solo de tus cabellos puedes hacerlo blanco o negro. Sea vuestro lenguaje: “Sí, sí”; “no, no”: que lo que pasa de aquí viene del Maligno (Mt 5, 33 ss).

Dios llama a cada uno por su nombre. Por eso el nombre de cada persona es de algún modo sagrado. El nombre es el icono de la persona. Exige respeto en el signo de la dignidad de quien lo lleva. El nombre recibido es un nombre eterno.

En el Reino, el carácter misterioso y único de cada persona marcada con el nombre de Dios resplandecerá en la luz: “El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias: al vencedor le daré maná escondido; y le daré también una piedrecita blanca, y, grabado en la piedrecita, un nombre nuevo que nadie conoce, sino el que lo recibe” (Apocalipsis 2,17).

Por eso, el nombre de Dios no ha sido creado para ser dicho, manipulado, usado de modo indebido.

Por ejemplo, poner un nombre de santo a un lugar que después se usa como lugar de explotación de personas; esto hiere el segundo mandamiento.

O usar el nombre de Dios en una mentira, o jurar. Jesús nos ha pedido que no lo hagamos: “Sea en cambio vuestro lenguaje sí, sí; no, no; lo demás viene del maligno” (Mt 5, 33).

Permanezcamos firmes en vivir nuestra fe bendiciendo y santificando el santo nombre de Dios, como pide el segundo mandamiento.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya ¿La Masonería cree en Dios y en Jesús? ¿Qué dice de ellos?

¿Cuál es la relación entre la Masonería y Dios? ¿Y entre la Masonería y Jesús? ¿Se trata de relaciones negativas o positivas?

Ante todo, hay que decir que entre todas las reglas fundamentales de las asociaciones masónicas existe la creencia en la existencia de Dios como Gran Arquitecto del Universo. Ahora bien, el Gran Arquitecto del Universo no se identifica con el Dios-persona de los cristianos, sino que se refiere a una inteligencia divina no necesariamente distinta del cosmos y de la humanidad, o sea, es “la colectividad de estos seres individuales, considerada en su conjunto”.

La visión masónica del Gran Arquitecto del Universo es irreconciliable con el Dios-persona de la revelación cristiana.

© Flickr/MTSOfan/Creative CommonsMTSOfan

Así, para la Masonería, Jesús no es Dios, sino más bien un personaje más de la larga historia de los iniciados que trazaron el camino que la humanidad debe seguir para alcanzar su progresiva emancipación y encontrar su dignidad.

El masón Guido Francocci, en su libro La Masonería, en sus valores históricos e ideales, escribe:

“Rama, Zaratustra, Krishna, Buda, Hermes, Orfeo, Pitágoras, Platón, Lao Tse, Confucio, Moisés, Jesús, Mahoma dieron su palabra al mundo tomándola de las enseñanzas iniciáticas de los más remotos misterios”.

Como puede verse, para la doctrina masónica Cristo es considerado solo un gran iniciado, a la altura de Moisés o incluso a la altura de una figura mitológica como la de Orfeo.

Por tanto, los masones no reconocen la realidad de la encarnación de la segunda Persona de la Trinidad hecha hombre en un acontecimiento único, irrepetible, histórico y real.

De nuevo, uno de los fines últimos de la Masonería es la construcción del templo de la humanidad convirtiéndose ellos mismos en templos vivos. Brunelli, en su obra anteriormente citada, escribe:

“El trabajo del masón es doble y ninguno de los dos aspectos puede ponerse en segundo plano. Tiene que realizar un trabajo individual esotérico y contemporáneamente esotérico … dando por supuesto que el trabajo individual es la conditio sine qua non no sólo para permanecer en la Masonería, sino incluso para ser considerado masón”.

La construcción de este templo interior y al mismo tiempo social representa para los masones una realidad “metafísica”, que se convierte en el valor supremo y por tanto absolutizado de la doctrina masónica.

Se entiende que nos encontramos ante una elevación del hombre que no tiene nada que ver con la lógica de la gracia cristiana. La construcción del templo masónico es una conquista del hombre realizada a través de un camino iniciático de tipo esotérico.

Hace un tiempo, el semanario católico Il Sabato entrevistó al ex gran maestre del Gran Oriente de Italia, Armando Corona, el cual a la pregunta del periodista “¿Qué empuja a los jóvenes a entrar en la Masonería?”, respondió: “Los que no creen en la fe cristiana buscan una Iglesia laica y se dirigen a organizaciones laicas, pero que les den al mismo tiempo valores de vida”.

Por tanto, la Masonería ofrece valores alternativos a la fe cristiana y podemos considerar la Masonería como un movimiento pseudo-religioso que se presenta como alternativa al catolicismo.

© Public Domain

En resumen, la perversidad conspiradora de los masones puede seguramente parecer una enorme exageración, teniendo en cuenta, por una parte, la relativa discreción política de la masonería actual y, por otra, la moderación y la elevación moral de la Masonería histórica; es por tanto injusto atribuir a los masones la responsabilidad de todos los males de la sociedad.

Esto no quita que la Masonería fanáticamente anticlerical de finales del siglo XIX, es la consecuencia lógica de la Masonería Deísta del siglo XVIII.

Las constituciones masónicas de 1723 promueven “una religión con la que todos los hombres se encuentren de acuerdo, dejando que cada uno tenga sus propias opiniones, es decir, la de ser hombres buenos y leales, hombres de honor y de honradez, sean cuales sean las denominaciones que intervengan en distinguirles”. Este tipo de liberalismo religioso de matriz masónica excluye completamente cualquier autoridad revelada.

La Iglesia se opone a la Masonería porque en ella ha reconocido una filosofía fundamentalmente anticatólica, reservada a una élite, basada en una moral puramente naturalista y en un humanismo racionalista, y por tanto, en último término, inconciliable con la salvación que sólo en Cristo Jesús muerto y resucitado se ofrece a la humanidad.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya ¿Por qué no soy firme en mis decisiones?

Solemos empezar con mucha firmeza y motivación: propósitos nuevos, cambios radicales, horarios rígidos, etc. Sin embargo, con el paso de los días, esos propósitos, van perdiendo fuerza hasta que finalmente tiramos la toalla.

Como consecuencia de ello, sentimos una gran frustración e impotencia, falta de confianza en uno mismo, automachaque y, posiblemente, algún reproche de los demás ante nuestra falta de compromiso.

Factores que te hace poco firme en tus decisiones

pixabay

Autoexigencia

Es posible que te hayas creado una imagen idealizada de ti mismo, recubierta de autoexigencias y conductas no libres. En su día, esta imagen complaciente y cumplidora, te pudo ser útil para conseguir el afecto y la atención que necesitabas de los demás.

Por eso, dices que sí a todo, por no fallar a nadie, por no generar conflicto o por obligación. Sin embargo, esto solo te lleva a angustiarte y finalmente, a romper tus promesas, entrando en un bucle destructivo que crea desconfianza en los demás y en ti mismo. Para no asumir esta realidad, terminas culpabilizando a otros y justificándote.

El único camino hacia el compromiso real pasa por una mayor fidelidad a uno mismo, un reconocimiento de las propias carencias y un mayor entendimiento de nuestros sentimientos y necesidades reales.

WOMAN RUN HAIR

By vientocuatroestudio/Shutterstock

Inseguridades

El miedo a las posibles consecuencias del resultado de tu tarea (al qué dirán, a no ser capaz, a hacerlo mal, etcétera.) claramente te limitan a la hora de ser firme en tus compromisos. Al no tratarse de una elección libre, sino condicionada por estos pensamientos y sentimientos, el compromiso irá perdiendo fuerza en ti.

Recuérdate que tienes la capacidad de sobreponerte a tus sentimientos. Repítete la verdad y baja el listón: “Hoy hago lo que puedo y estoy dando mi 100% de este día y con estas circunstancias. Me felicito por no tirar la toalla ante las dificultades”.

EXERCISE

Shutterstock-GP Studio

Falta de disciplina

Este es el mayor hándicap. Una falta de entrenamiento hace que, a la mínima y desde el capricho, la pereza o la dejadez, termines aplazando o abandonando tus decisiones.

No te culpabilices. Quizás desarrollaste una cierta inconstancia porque se preocuparon más por pedirte resultados que por enseñarte a desarrollar tu constancia en las tareas.

Es necesario pasar por aceptar la realidad de tu estado actual: “Estoy desentrenado”. Pero estás a tiempo. Te puede ayudar ponerte metas cortas y realistas para poder ser firme y constante. Lo importante es empezar, no el resultado.

Comienza con un compromiso fácil y asequible para ti: “Hoy dedicaré 15 minutos a la lectura”. Programa el momento para hacerlo y cuando llegue, que nada te detenga. Demuéstrate que eres capaz. Esto te motivará para tu próximo objetivo.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya ¿Los ángeles cuándo fueron creados por Dios?

Bíblicamente hablando hay poco escrito sobre los ángeles. Estos mensajeros espirituales aparecen en todas sus páginas, pero su origen es muy misterioso.

¿La Biblia menciona cuándo creó Dios los ángeles?

Estrictamente hablando, no. La Biblia no dice: “Dios creó a los ángeles en este momento de la historia”. Sin embargo, hay algunas pistas que podrían señalarnos la dirección correcta.

La primera “criatura angelical” que aparece en la Biblia es Satanás. Llamado “la serpiente” en el libro de Génesis, Satanás se revela más tarde como una criatura espiritual que desobedeció a Dios en el principio. El Catecismo de la Iglesia Católica explica:

La Iglesia enseña que primero fue un ángel bueno, creado por Dios : “El diablo y los otros demonios fueron creados por Dios con una naturaleza buena, pero ellos se hicieron a sí mismos malos” (CIC 391).

De esta declaración queda claro que la caída de Satanás y sus demonios ocurrió antes de la caída de Adán y Eva en el Jardín del Edén. Esto naturalmente coloca la creación de los ángeles antes del sexto día de la creación.

Una de las teorías más plausibles afirma que todos los ángeles fueron creados el primer día de la creación y que la caída de Satanás ocurrió cuando Dios separó la luz de la oscuridad.

San Agustín explica parte de esta teoría en Ciudad de Dios.

Porque cuando Dios dijo: “Hágase la luz, y fue la luz”, si se justifica entender en esta luz la creación de los ángeles, entonces ciertamente ellos fueron creados participantes de la luz eterna que es la Sabiduría inmutable de Dios, por el cual todas las cosas fueron hechas, y a quien llamamos el Hijo unigénito de Dios; para que ellos, siendo iluminados por la Luz que los creó, puedan convertirse ellos mismos en luz y ser llamados “Día”, en participación de esa Luz y Día inmutable que es la Palabra de Dios, por quienes ellos mismos y todo lo demás fueron creados.

Esto parece tener sentido lógico ya que el “Sol” y la “Luna” no se crearon hasta el cuarto día.

Independientemente de en qué “día” se hicieron los ángeles, el Catecismo afirma que “los ángeles han estado presentes desde la creación y a lo largo de la historia de la salvación“. Permanecen activos en el mundo hoy y continúan afectando nuestras vidas, aunque nunca podamos verlos con nuestros ojos.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya El secreto de Juan Pablo II para tomar decisiones difíciles

Durante la presentación del libro en Roma, el prefecto emérito de la Congregación para los Obispos, cardenal Giovanni Battista Re, destacó que San Juan Pablo II era un “hombre de oración”, de “certezas”, seguro de sí debido a su relación con Dios y dotado de una “gran capacidad para comunicar con las personas”.

El cardenal Re ha sido testigo directo de los 26 años y medio de pontificado de Juan Pablo II y reveló el secreto que tenía Wojtyla para tomar decisiones difíciles: “rezaba por largo tiempo” y contó algunos episodios de la vida espiritual del santo y que consideraba las “necesidades del espíritu humano”, no inferiores a las del cuerpo.

Decisiones difíciles

“Cuando se discutía en varios momentos del día, por ejemplo en la hora de las comidas de proyectos importantes, de un problema, etc., y no se lograba llegar a una decisión adecuada, entonces, el Papa concluía siempre: debemos rezar aún más para que el Señor nos ilumine sobre este problema para que la mano de Dios venga a nosotros en auxilio”.

El cardenal Re, que fue substituto de la Secretaría de Estado, 1971-1977, narró de un caso urgente tratado en las reuniones del dicasterio más antiguo en la Curia Romana y del cual se discutía asiduamente.

El Papa había escuchado ya varias opiniones y parecía que asomaba una respuesta eficaz al problema. Entonces, los colaboradores del sucesor de Pedro le preguntaron si se podía pasar a la publicación de su decisión. “No, no-  dijo papa Wojtyla- necesito rezar todavía un poco más sobre la cuestión”.

El cardenal Re fue nombrado Secretario de la Congregación para los Obispos en 1987 y recordó otra anécdota para ilustrar el criterio espiritual de Juan Pablo II antes de la determinación definitiva adoptada en un asunto que tocaría la vida de miles de fieles, por ejemplo el nombramiento de un obispo.

“Recuerdo una plenaria de la Congregación, los obispos estaban divididos respecto al voto: 50% y 50%. Algunos eran a favor del primer candidato y otro más por el segundo. Dos candidatos excelentes por tradición, conocimiento del lugar y experiencia.

Le expusimos todo lo que era necesario saber, el papa Juan Pablo II toma las hojas en las manos, siendo un sábado en la noche, y me dice: ‘Lunes en la mañana celebraré la misa por estas intenciones y luego tomaré una decisión’. No sé porque no me dijo que lo haría el domingo, día en el que también celebraba misa, creo que probablemente ya tenía una larga lista de intenciones”, comentó.

Pasan los días, cuenta el cardenal Re, “el lunes, en la tarde, monseñor Dziwisz (histórico secretario del Papa) me transmite las hojas del Papa con el nombre escrito (del obispo), como había prometido”.

SAINT POPE JOHN PAUL II

MASSIMO SAMBUCETTI / AP POOL / AFP

Primera tarea 

También el cardenal Re rememoró la peregrinación del papa Wojtyla al santuario mariano de la Mentorella, uno de los más antiguos de Italia y de Europa, el 29 de octubre de 1978. Allí el Papa expresó al mundo que “la primera tarea del Papa es orar”.

Desde la inauguración del Concilio Vaticano II, el Papa polaco había tenido posibilidad de residir en Roma varias veces, sea por los trabajos conciliares, sea por otras tareas qua le encomendaba el Papa Pablo VI. En ese tiempo, él amaba visitar la ‘Madre de las Gracias’, distante 74 kilómetros del Vaticano,  santuario “escondido entre los montes me atraía de modo especial”, decía.

Así, en las temporadas de su estancia en Roma, delante a la Virgen crece en Wojtyla el “hambre por la oración” para hacer la voluntad de Dios, además en un momento decisivo para la Iglesia y el mundo.

El cardenal Re recuerda la frase del Papa en su peregrinaje: “La oración, que es expresión en distintos modos de la relación del hombre con el Dios vivo, es también la primera tarea y como el primer anuncio del Papa, del mismo modo que es el primer requisito de su servicio a la Iglesia y al mundo”.

El cardenal Re reconoció la coherencia en los gestos y en las palabras del Papa: “El Papa oraba para encontrar su pensamiento profundo y estaba convencido de que la primera cosa que tenía que hacer es pedir ayuda a Dios para después tomar una decisión, hacer su voluntad en la solución a una cuestión”.

“En fin, Juan Pablo II era un místico y esto se deducía cuando sus colaboradores lo veíamos en el momento de sus paseos al aire libre, en un lugar campestre bonito, cuando lo teníamos que dejar solo para que rezara y contemplara el panorama. Ahí se veía el místico que era”.

El cardenal Re comentó que en el libro publicado por la editorial vaticana: “Cristo, la Iglesia y el Mundo” que contiene las catequesis inéditas del Arzobispo de Cracovia (1965), Wojtyla “pone el acento en que sin Cristo no se entiende el mundo, no se abraza el misterio del hombre”.

Asimismo, compartió el hecho de que “cada catequesis esté precedida por una frase en latín, una oración. Una oración que no está relacionada con el texto que encabeza”. De esa manera, “quería que cada página fuera un acto de oración para que, antes de comenzar la lectura, se dirigiera un pensamiento a Dios”.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Se busca a quien este verano intentó incendiar dos templos y la catedral de El Paso (Texas)

Para el Buró Federal de Investigaciones (FBI) de los Estados Unidos, el motivo de que tres templos católicos, apenas distantes uno de los otros, hayan sufrido ataques incendiarios en menos de cinco semanas de este verano, sigue siendo un misterio.

Pero para muchos católicos de El Paso, población fronteriza con México, los ataques tienen mucho que ver con la defensa que esta población y la Iglesia católica han hecho de los migrantes de origen hispano.

La matanza perpetrada en el Walmart de El Paso por un pistolero que quería “salvar” a Texas de la “invasión” de los mexicanos el sábado 3 de agosto pasado y que asesinó a 22 personas (ocho mexicanos), da pie más que justificado a esta sospecha.

Los atentados

La diócesis de El Paso, con poco más de 80 por ciento de su población de origen hispano (el mayor en Estados Unidos) y una población católica total de 686.000 personas, ha sido tomada como un objetivo central de los embates racistas.

La parroquia de San Mateo fue destrozada el 7 de mayo y la catedral de San Patricio, el 13 de mayo. En San Mateo, se arrojó un dispositivo incendiario contra una ventana, pero no se abrió paso y quemó parte de una pared exterior del templo .

En la catedral de San Patricio, sede de uno de los obispos más activos a favor de los migrantes, monseñor Mark J. Seitz, se arrojó un dispositivo incendiario a través de una vidriera. Rompió el cristal, pero el dispositivo no entró a la catedral.

En San Judas Tadeo, el otro templo que sufrió un intento de incendio provocado, el dispositivo causó daños por humo y quemó un banco dentro de la iglesia. Como los otros dos templos, en San Judas Tadeo se celebran prácticamente todas las misas en español.

Hay recompensa

Según informó JD Long-García, editor la revista América, de los jesuitas estadounidenses, la semana pasada la Oficina de Campo de El Paso del FBI, la Oficina del Jefe de Bomberos de El Paso, el Departamento de Policía de El Paso y la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de los Estados Unidos buscaron ayuda pública para identificar a los responsables de los ataques incendiarios en los templos.

De que se están tomando en serio estos ataques lo demuestra el hecho que el FBI esté ofreciendo una recompensa de 5.000 dólares para cada templo, por información que conduzca a un arresto.

Por su parte, la diócesis de El Paso también ha entrado en el tema y está ofreciendo otros 5.000 dólares adicionales por cada templo. Los oficiales de la diócesis creen que es el mismo responsable.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Netflix: algunas de las películas más esperadas de otoño

A pesar de las críticas que le caen de vez en cuando a Netflix, hemos de reconocer y aplaudir los proyectos cinematográficos que pone en marcha: los grandes estudios ya no quieren saber nada de repartos protagonizados por viejas glorias ni filmados en blanco y negro ni con duraciones excesivas salvo si versan sobre superhéroes o son secuelas de algún éxito.

De ahí la importancia de esta plataforma, que financia y programa películas como Roma, A ciegas, Emboscada final, La balada de Buster Scruggs, Mudbound, Máquina de guerra o Aniquilación, y maravillosos documentales del estilo de Wild Wild Country, Jim y Andy, Desenterrando Sad Hill o Rolling Thunder Revue.

Hablamos de actores maduros, de cintas protagonizadas por mujeres, de historias con contenido humano y no sólo concebidas para desplegar efectos digitales y de filmes de riesgo comercial que ponen en pie cineastas del calibre de los Hermanos Coen, Alfonso Cuarón, Martin Scorsese o Alex Garland.

La nueva temporada de Netflix, para este otoño y parte del invierno, a priori parece prometedora. Son filmes por los que las productoras a la caza del blockbuster fugaz no apostarían y que representan un soplo de aire fresco frente a esas carteleras invadidas por Disney y sus numerosas franquicias destinadas a públicos infantiles. Veamos un avance de lo que llegará:

1 – The Two Popes (Los dos Papas) 

THE TWO POPES

Netflix

Fernando Meirelles, el aplaudido director de Ciudad de Dios y El jardinero fiel, que lleva unos años inmerso en asuntos televisivos y arrastrando algún que otro fracaso cinematográfico, regresa por la puerta grande con un filme que explora la relación entre el Papa Francisco (Jonathan Pryce) y el Papa Benedicto (Anthony Hopkins), dos miradas contrapuestas para la Iglesia Católica al situarse el primero en el reformismo y el segundo en el tradicionalismo.

Visto el tráiler, y leídas las primeras y favorables críticas, podemos esperar un duelo interpretativo entre estos dos grandes actores, apoyados en diálogos sobre la fe, los valores espirituales y las diferencias entre los seres humanos. Estreno en Netflix: 20 de diciembre. 

2 – Marriage Story (Historia de un matrimonio):

MARRIAGE STORY

Netflix

Noah Baumbauch es un cineasta en cuyas películas siempre hay mordiente. Su filmografía avala su voluntad de riesgo y su tendencia a retratar relaciones familiares; véanse, a este respecto, sus notables Una historia de Brooklyn, Margot y la boda, Greenberg, Frances Ha, Mientras seamos jóvenes o Mistress América, sin olvidarnos de su documental De Palma y su anterior trabajo, estrenado exclusivamente en Netflix y que aquí recomendamos: The Meyerowitz Stories, una historia de padres e hijos y de hermanos que deben superar los celos y las rivalidades.

Historia de un matrimonio, con Adam Driver y Scarlett Johansson, nos contará las vicisitudes de una pareja en crisis. Estreno en Netflix: 6 de diciembre.

3 – Klaus (La leyenda de Klaus):

KLAUS

Netflix

Dirigida por el español Sergio Pablos, cuenta la historia de los orígenes de Santa Claus (o Papá Noel) a través de los problemas de un cartero para conseguir localizar a un fabricante artesanal de juguetes. El tráiler, bastante extenso, proporciona una idea de lo que encontraremos: situaciones cómicas y una atmósfera adecuada para la temporada navideña. Estreno en Netflix: 15 de noviembre.     

4 – The King:

THE KING

Netflix

El siempre interesante David Michôd (Animal Kingdom, The Rover, Máquina de guerra) se encarga de la enésima revisión sobre Enrique V (Timothée Chalamet) y otros personajes como Falstaff (Joel Edgerton), El Delfín de Francia (Robert Pattinson) y Enrique IV (Ben Mendelshon).

Escrita junto al propio Edgerton, quien tiene ya una breve pero sólida trayectoria como director y guionista, no estará exenta de polémica al apostar por un filme que parece dirigido a los espectadores adolescentes. En cualquier caso le será difícil superar la épica shakespeareana de Kenneth Branagh. Estreno en Netflix: 1 de noviembre.

5 – The Laundromat (Dinero sucio):

THE LAUNDROMAT

Netflix

Un filme sobre los Papeles de Panamá, dirigido por Steven Soderbergh y con Meryl Streep, Gary Oldman, Antonio Banderas, Will Forte, James Cromwell y Robert Patrick, parece una apuesta segura. Pero pudo verse en Venecia y no todos los críticos se mostraron benévolos.

No obstante, Soderbergh siempre merece la pena, aunque últimamente haya estado más lúcido en la televisión que en el cine: la serie The Knick y el telefilme Detrás del candelabro son sus mejores obras de los últimos años. Estreno en Netflix: 18 de octubre.

6 – The Irishman (El irlandés):

THE IRISHMAN

Netflix

La película estrella de la temporada, con Martin Scorsese al mando de uno de los proyectos más esperados por los cinéfilos y un reparto deslumbrante: Robert De Niro, Al Pacino, Joe Pesci, Harvey Keitel, Anna Paquin, Jesse Plemons y Bobby Carnavale, y que ya ha generado cierta controversia desde que se anunció la duración del montaje previsto: 210 minutos.

Todo indica que será uno de los filmes más sobresalientes y prestigiosos del director, con una trama que mezcla política, sindicalismo y crimen organizado. Estreno en Netflix: 27 de noviembre.