Archivo de la etiqueta: Noticias

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Hoy quiero elegir vivir en la verdad, aunque suponga incertidumbre

Jesús me invita a caminar por la vida llevado de su mano. Me conduce con su paso rápido y ligero porque su carga es liviana. Quiere que lo deje todo por amor a Él. Lo que me da seguridad. Lo que me pesa. Quiere que renuncie incluso a mis deseos más profundos por un amor más grande. Quiere que busque mi seguridad sólo en Él.

Hoy escucho: Te llamé por tu nombre, te di un título, aunque no me conocías. Yo soy el Señor y no hay otro; fuera de mí, no hay dios. No hay otro Dios fuera de Él.

A veces busco el dios del poder, del dinero, del éxito. Todo lo oriento persiguiendo a esos dioses fugaces e inciertos. Pero no soy feliz. Ni cuando los busco. Ni cuando los retengo con mano firme pensando que durarán siempre. No es lo que me da paz. No es lo que me llena de verdad.

Puede ser que no sepa bien lo que Dios me pide. Con frecuencia no distingo el camino correcto ni sé la forma cómo quiere que actúe.

Pero sí sé que quiere que esté a su lado en medio de la tormenta y aprenda a caminar por sus caminos cuando nada parezca claro. Quiere que confíe y aprenda a vivir tranquilo en la incertidumbre. Aunque no pueda controlarlo todo.

A menudo tengo miedo del poder de los hombres. Me asustan el odio y la mentira que crea ese deseo enfermizo por ser poderoso, en esa lucha por marcar el rumbo de los caminos, el destino de los hombres.

A veces no sé siquiera manejar el pequeño poder que tengo. Es tan difícil ser justo, amar desde el poder, permanecer humilde. ¡Qué fácil despreciar al que tiene menos poder!

Decía Jean Vanier: A veces, aquellos de nosotros que tenemos más poder, más dinero, más tiempo o más conocimientos nos inclinamos ante quienes tienen menos poder, menos conocimiento o menos riqueza; hay un movimiento desde lo superior a lo inferior.

Así lo hizo Jesús. Desde su poder se hizo impotente. Se abajo y pasó por uno de tantos. No hizo alarde de su fortaleza.

A mí me cuesta renunciar a mi poder y descender sobre el que nada puede. Me escondo en mis poderes. No renuncio. Incluso el poder de la mentira me vale.

¡Cuánto poder puede tener la mentira que asumo como verdadera! Confundo muchas cosas en mi alma. Y me convenzo de estar haciendo lo que Dios me pide cuando tal vez sólo hago lo que yo deseo. No lo sé muy bien.

Me abrazo al Dios de mi historia que me hizo un día dejarlo todo para seguir sus pasos. Por amor. Yo lo sigo. Tal vez tengo que aprender a vivir más en las profundidades de mi alma para conocer bien lo que hay dentro de mis mares. Y dejar de lado esas superficies de mis pasos donde no descanso.

Allí en lo hondo sé que es donde puedo encontrarme con Dios escondido en los pliegues de mi alma. Tengo tantos deseos de hacer bien las cosas. Quiero construir un mundo nuevo, lleno de paz y esperanzas.

Me gustaría unir los lazos rotos. Sanar las heridas profundas causadas por el odio, estando yo herido. Me gustaría calmar la ira que surge muy dentro de los hombres, desde mi propia rabia pacificada. Someter las mentiras que se confunden con verdades, renunciando a mis propias mentiras. Levantar puentes en medio de vidas rotas cuando hay tantas barreras elevadas hacia al cielo que me impiden el paso.

Quiero salvar a los que están perdidos y no encuentran el rumbo. Quiero saber lo que Dios me pide a mí, sin compararme con otros, sin vivir ansiando ese poder que yo no tengo. Por eso elijo la verdad y no la mentira como estilo de vida.

Opto por lo que construye, dejando de lado la violencia que me mata. Me abajo desde mi poder para acercarme al que no es poderoso. Desde arriba desciendo hacia abajo. Aunque en verdad no hay arriba ni abajo, sólo somos hombres en camino.

Quiero sembrar un mundo más humano a mi alrededor. Construir caminos de paz mientras el mundo viaja a la deriva en medio de guerras. Entre el ego personal que confunde las miradas elijo el amor al otro que siempre es un descenso de las alturas. Elijo el amor que es servicio y entrega.

Salgo de mí mismo para no perderme por los caminos que no deseo. Acepto que las cosas no sean como yo quiero. Quizá otros tengan más razón que yo y su postura sea más verdadera.

Decido vivir seguro en medio de las incertidumbres que no controlo. Esas que me duelen tanto y me hacen temer por lo que aún no sucede. Quiero elegir la verdad siempre. Quiero que Jesús me enseñe cómo se ama. Que sea de verdad mi maestro.

Decía el P. Kentenich: Nadie puede quitar el idealismo a quien trabaje en su propia purificación. Él experimentará en sí mismo el poder de las ideas de la verdad y del bien [1].

Quiero que Jesús me enseñe la verdad de mi vida y así no perder nunca mi idealismo. La verdad del camino que me manda seguir. Si me esfuerzo por amar la verdad y el bien en mi interior. Dios me dará la gracia de vivir en la verdad. Es el camino que deseo seguir.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Reino Unido contra el término “mujer embarazada” en la ONU

El gobierno del Reino Unido se opuso a la utilización del término “mujer embarazada” en la declaración sobre el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. En dicha declaración se afirma que “la mujer embarazada” debe ser protegida y no estar sujeta a la pena de muerte”.

Según informa The Sunday Times desde el gobierno británico se ha presentado una enmienda en la que afirman que el término “excluye” a las personas transgénero y por tanto deberían ser reemplazado por “gestantes”.

“Solicitamos que el comité de derechos humanos de la ONU dejara claro que el mismo derecho (a la vida para las mujeres embarazadas) se extiende a las personas transgénero embarazadas”, dijo la Foreign and Commonwealth Office (FCO) en un comunicado.

Desde hace un tiempo el gobierno del Reino Unido está siguiendo una política para fomentar la inclusión de las personas transgénero en la sociedad. Ahora el gobierno de May ha ido más allá y lo políticamente correcto está irritando hasta a las feministas.

Según explica Sunday Times, la feminista Sarah Ditum se habría mostrado molesta y califica esta propuesta como “insultante”. “Tener un cuerpo femenino y saber lo que eso significa para la reproducción no te convierte en excluyente. Forzarnos a evitar cualquier referencia a nuestro sexo bajo la amenaza de ser llamados fanáticos es un insulto “.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya No, lo que nos mantiene unidos no son, ni deberían ser, los hijos

La RAE define a la intimidad como una amistad íntima, como una zona espiritual íntima y reservada de una persona o de un grupo, especialmente de una familia.

Cuando hago esta pregunta a las parejas invariablemente obtengo la misma respuesta. ¿Cuál es el lazo más fuerte e indestructible que siempre les mantendrá unidos? Y me responden que los hijos. Y claro, tiene lógica. Pero… Si de verdad fuera tan fuerte e indestructible, ¿por què sigue habiendo tanto divorcio?

Entonces no son los hijos los que nos mantienen unidos, sino nuestra capacidad de amor y compromiso mutuos, de entrega y de mantenernos como prioridad uno del otro. Los hijos son fruto de nuestro amor y una enorme bendición la cual -desafortunadamente- para muchas parejas ese amor -el más puro de los amores- no es suficiente para luchar contra sus egoísmos personales y evitar el divorcio.

Me explico mejor. Los hijos es lo más bello que la vida nos puede dar y por supuesto que hay que amarlos incondicionalmente, dedicarles nuestro tiempo, esfuerzo, etc. pero sin descuidar a ese ser quien en nuestro matrimonio debe seguir siendo prioridad, incluso antes que los hijos: nuestro cónyuge.

La intimidad en la vida marital va mucho más allá de un mero encuentro sexual. Es el permitir conocernos verdaderamente desnudos, pero del alma. Es comunicarnos nuestros espíritus sin miedo a ser juzgado porque entre nosotros solo existe amor, mismo que nos hace abrirnos a compartirnos todo de nosotros de una manera segura. Es permitir a nuestros corazones que dialoguen entre sì, muchas veces sin palabras. La idea es que nuestra relación matrimonial sea la más íntima de todas las relaciones humanas.

Ahora te voy a pedir que te remontes a aquellos años de cole, a tus clases de matemáticas cuando te enseñaban acerca de los conjuntos. Te pedían que pusieras 2 círculos unidos. De esa unión resultaba una intersección -algo en común- que quedaba en medio de ambos y que puede ser tan grande o pequeña como los círculos estuvieran uno de otro. A mayor lejanía de estos, más pequeño el vínculo. A menor separación, más grande el vínculo.

Pues justo esa intersección es lo que es nuestro vínculo matrimonial, todo eso que nos une y tenemos en común aparte de los hijos. Si durante los años hemos procurado hacer todo y de todo por mantenernos unidos por medio del amor, del respeto, de la compasión, del servicio mutuo, del perdón, de la Fe, compartiendo alegrías y tristezas, éxitos y fracasos, etc. significa que nuestro vínculo ha estado bien alimentado lo que significará que tendremos una unión sólida, impenetrable cual ciudad amurallada.

Si, por el contrario, cada uno ha hecho de su vida lo que ha querido apartándonos de nuestro fin en común que es hacernos mutuamente felices y ser uno del otro camino hacia plenitud. Si de alguna manera hemos caído en el egoísmo y nuestras prioridades de vida están alteradas o no coinciden, pues ya sabremos cual será el resultado.

Y esto lo podemos ver en la epidemia de divorcios que hay en los matrimonios cuando los hijos se han ido del hogar. Son parejas que se perdieron en el camino, que se olvidaron de que antes de haber sido padres fueron pareja. Se dedicaron a ser solo padres y se olvidaron de ser esposos, amigos, amantes, confidentes, socios, compañeros de camino, ayuda idónea uno del otro.

Pasan los años y cada vez tuvieron menos cosas en común porque se descuidaron de nutrir sus nexos de pareja. Los hijos, el único vínculo que les mantenía unidos ya no están. Ahora son dos perfectos desconocidos -emocionalmente hablando- viviendo bajo el mismo techo, comiendo en la misma mesa y durmiendo en la misma cama. Y claro, como esa sensación de soledad acompañada no es nada agradable, entonces se separan o, peor aún, se divorcian pensando que esa es la solución.

Insisto, para que nuestra intimidad crezca y que así nuestro vínculo sea cada vez más sólido es importante que la alimentemos a diario por medio detalles, de compartir actividades y gustos, de decirnos palabras de afirmación, etc. Créanme que es mucho más sencillo de lo que parece. También sugiero tomar en cuenta estos puntos.

Conviene cuidar y nutrir nuestra intimidad como pareja porque será el vehículo que alimentará nuestro vínculo, ese que por más que pasen las tormentas, por más que las crisis nos visiten a nuestro hogar, será tan sólido que no habrá nada ni nadie que lo destruya. Además, se torna tan impenetrable que un tercero jamás tendrás cabida. Recordemos que para que un tercero entre se necesita que haya suficiente espacio entre los dos.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Pelé, el jugador que recibió el fútbol… de Dios

Un día como hoy cumple años Pelé (1940), el futbolista considerado por muchos el mejor de toda la historia de ese deporte. El Comité Olímpico Internacional lo definió “el mejor futbolista del siglo XX”.

 “Dios me dio el fútbol y sólo Él me lo puede quitar”, decía cuando se atrevían a vaticinar el fin de su reinado futbolístico. Desde 1962 dijeron que ese reinado había terminado: luego lo repitieron en 1966… “El hecho es que aquí estoy, dispuesto a jugar otra Copa del Mundo. Lo que Dios da, sólo Dios lo quita”.

Decía que Edson Arantes do Nascimiento, mejor conocido como Pelé, hablaba con la tranquilidad de un clérigo medieval.

“- ¿No se siente en ocasiones prisionero de su propia fama? – le preguntó un periodista en 2015-

– Bueno, algunas veces, pero Dios sabe a quién da las cosas y si Él me dio la fama, el cariño de millones de personas, la curiosidad de centenares de periodistas, el dinero, el don de saber jugar fútbol, también me dio la paciencia para soportar lo desagradable que esas circunstancias pudieran traer. Soy Pelé. Lo sé. Pelé es un conjunto de cosas y nada valdría aceptar las gratas y rechazar aquellas que no son”.

Pelé, uno de los más admirados y poderosos astros del balompié es ícono y modelo para sus fanáticos y un “dios” para los brasileros. Pero él tenía al suyo, al verdadero y único Dios. No tenía el menor interés en disimularlo. Era uno de esos ídolos de este mundo que parecía dispuesto a involucrarlo en su día a día cada vez que viniera a cuento, de manera sencilla y muy natural. Tal vez por ello ha llevado su carrera sin divismo, sin la prepotencia y hasta los escándalos que acompañan la trayectoria de algunos famosos de las canchas.

Cuando se comentaba que sus habilidades parecían declinar, dijo: “Dios me dio el fútbol y sólo Él me lo puede quitar – repuso Pelé -. Desde 1962 dijeron que ese reinado había terminado; luego lo repitieron en 1966… el hecho es que aquí estoy dispuesto a jugar otra Copa del Mundo. Lo que Dios da, sólo Dios lo quita”. Era la víspera del Mundial de México 1970 y Pelé seguía siendo la figura indiscutible de la selección de Brasil.

Confesó que ganaba menos que muchos otros futbolistas, sin embargo, colocaba al dinero en el puesto correcto: “Yo tengo dinero, pero ese dinero no me servirá de nada si no tuviera la conciencia tranquila y la certeza de que si lo tengo es porque lo he ganado con un gran esfuerzo y en forma totalmente honesta”.

Consideraba su actuación en las canchas deportivas un producto, más que de sus habilidades y cualidades, “un don del cielo, algo que me dio Dios”.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya ¿Cómo hablar con los niños de la muerte?

Uno de los aspectos más difíciles de explicar cuando hablamos a los hijos de la muerte es el tema de los sentimientos que ésta nos produce. La mayoría de las veces ni siquiera nosotros podemos aceptar los sentimientos de tristeza, rabia o frustración ante la muerte de un ser querido, y esto hace difícil que podamos guiar a nuestros hijos a través de esta experiencia.

Es muy importante ayudarlos a reconocer estos sentimientos y ensenarlos a validarlos: no tiene nada malo llorar o estar triste. Hay que tener mucho cuidado con las frases que podemos decir que los llevan a reprimir esos sentimientos: “no tienes que llorar”, o “no tenemos que estar tristes porque al abuelo no le gustaría vernos así”. Es esencial que ellos puedan sentir libremente y que puedan encontrar en sus padres apoyo y reconocimiento a esas emociones que están sintiendo.

Vivir estas emociones no significa que debemos quedarnos estancados: es recomendable también reconocer todas las emociones buenas que vivimos con esas personas. Los recuerdos son esenciales para poder transformar los sentimientos de tristeza y rabia en amor y agradecimiento.

No es sano dejar de hablar de las personas que se han ido, más bien, es indispensable que nuestros hijos sepan que pueden hablar de ellos, de los recuerdos felices y de todos los momentos que vivieron juntos. Esto también los ayudará a reconocer que todos en nuestro momento seremos recordados por nuestros seres queridos.

Otro tema que debemos considerar es que nuestros hijos no pueden ver la muerte como un castigo. A veces, sin querer, hablamos de la muerte como algo que sólo le pasa a ciertas personas y es un castigo de Dios, esto confunde a los niños sobre todo cuando alguien cercano a ellos muere. Nuestros hijos deben saber que la muerte es algo que nos llega a todos, algunos más temprano que a otros, y que no tiene nada que ver con nuestra conducta o si somos buenas personas.

También debemos alejar los miedos de nuestros hijos y tratar de que vivan el hoy y el ahora sin preocuparse tanto por el momento de la muerte. Muchos niños cuando viven la muerte de una persona cercana pueden quedar marcados pensando en cuándo será su turno, o el turno de sus padres o familiares más cercanos. En estos casos debemos tranquilizarlos reafirmando que nadie sabe el momento de su muerte, que lo normal es que las personas vivan muchos años y que debemos aprovechar y querer mucho a las personas que tenemos a nuestro alrededor mientras estén cerca de nosotros.

Indudablemente son temas muy difíciles de tocar con nuestros hijos, pero mientras seamos sinceros, comprensivos y reconozcamos sus emociones, ellos sabrán acudir a nosotros pues confían en lo que les decimos y sabrán que cuentan con nuestro apoyo incondicional.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Colombia y una minería sumergida en la ilegalidad

“Es un tema que inquieta y duele porque la minería ilegal está devastando amplias zonas del territorio nacional”.

Así se expresó el contralor general de Colombia, Edgardo Maya Villazón, en diálogo con la prensa luego de que se diera a conocer el informe anual del estado de los Recursos Naturales y del Ambiente (2016-2017).

Pero al mismo tiempo deslizó un dato alarmante: en Colombia, el 80% de la explotación minera es ilegal, aspecto que lo llevó a reflexionar acerca de la “ineficaz acción del Estado” para abordar el tema de la explotación minera.

En base al Ministerio de Defensa Nacional, el informe establece que la minería ilícita ocurre en 25 departamentos del territorio colombiano y los minerales que concentran la mayor parte de la minería ilegal son: carbón (40%), materiales de construcción (60%) y metales preciosos (85%).

Por otro lado, en el informe se hace foco en el tema de las sanciones y cómo a lo largo de los años las normas mineras en Colombia de alguna manera han amparado a las actividades denominadas “ocasionales, tradicionales, informales y artesanales” inscritas en los procesos de formalización a pesar de la omisión en cuanto a licencias ambientales, etcétera.

A consecuencia de esta actividad se generan impactos negativos ambientales de carácter irreversibles y devastador, por lo cual es de orden la necesidad de contar con una licencia ambiental. Por ende, las actividades mineras ilícitas, al no tener control y seguimiento, termina configurando “pasivos ambientales”, siendo otros de los puntos de rápida atención.

“Son muy pocos los casos en que se cierra la actividad minera, no en todas las sanciones imponen medidas de reparación y compensación, en muchos casos caduca la facultad sancionatoria”, señala el informe

“No se percibe que las acciones del Estado relacionadas con la fiscalización, seguimiento, monitoreo y control conduzcan al cierre efectivo de las minas cuya explotación se realiza ilegalmente”, establece el informe.

“Los agentes que incumplen las normas, causando impactos o daños ambientales no deben asumir los costos de reparación y compensación del daño ambiental. Por lo tanto, no se logra ni atenuar ni disminuir la generación de pasivos ambientales”, indica.

Estas son tan solo algunas de las pinceladas que esboza el informe y en particular su capítulo cuarto, que no en vano se titula: La minería ilegal en Colombia: una política por construir.

“Tenemos que detener el avance del deterioro de los recursos naturales. Desde octubre del año pasado presentamos un proyecto al Congreso para combatir la extracción ilícita de minerales, con el cual buscamos tener nuevas herramientas para combatirlo”, expresó a El Colombiano el ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, quien recordó la necesidad del apoyo a nivel del Congreso para avanzar en los temas que pone sobre la mesa Contraloría,

Una vez más esta situación vuelve a poner sobre la mesa el dilema entre el desarrollo económico del país y de qué manera se explotan los recursos para tales fines. La minería en Colombia está sumergida en la ilegalidad, quizás no es novedoso pues desde hace años se viene luchando contra ello, pero sí llama la atención el avance y merece rápida acción.

Sin dudas una situación que también debe hacer recordar que detrás de todo esto hay personas que deben ganarse su sustento diario, pero a costa de exponerse a los riesgos que conlleva la ilegalidad: informalidad laboral, riesgos para salud, entre otras tantas cosas, como las medioambientales.

Con información de Informe Anual del Estado de los Recursos Naturales y del Ambiente (2016-2017) y El Colombiano 

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya 5 tips de belleza que los hombres podrían aprender de nosotras

¿En verdad un “hombre es menos hombre” si cuida de su aspecto? ¿Qué hay de un Napoleón que usaba 50 frascos de colonia al mes (de esto ya hablaremos después) o un George Clooney que no puede dejar sus baños de vapor? La piel humana, como órgano, no distingue género y por eso es importante seguir estos tres pasos, que lo único que hace es convertirte en una persona que se preocupa y ocupa de sí misma tanto por salud como por presencia. El exfoliante (quizá el producto más controversial por ser el considerado más “femenino”, aunque en el mercado existan líneas exclusivas para hombres) es esa especie de cremita granulada que no sólo te ayudará a remover las células muertas (que para los caballeros es sinónimo de una superficie más lisa a la hora de afeitarse) sino que también te ayudará a que no se te incrusten los vellos faciales. La hidratación para ustedes es vital porque, además de los factores ambientales y los asociados al estrés, la piel sufre por el afeitado al aplicar productos en su rostro que lo pueden maltratar y resecar más de lo normal. Y, finalmente, está el uso del protector solar que no es sólo por cuestiones anti-edad sino sobre todo para prevenir un posible cáncer de piel. Todo esto combinado, por supuesto, con una buena alimentación y algo de actividad física.

No, no es algo demasiado femenino, es una parte esencial del cuidado de tu cabello para mantenerlo suave y evitar que se quiebre (independientemente si lo tienes largo o corto). Además, si tienes barba, también puedes aplicar un poco de producto en ella para no acabar con la epidermis de tu esposa o novia al besarla.

Bueno, siendo sinceras, hay mujeres que también necesitan un recordatorio de este consejo; pero en general los hombres suelen bañarse más en perfume por la falsa creencia de que porque sudan más y tienen más vellos corporales les dura menos. Lo que deben revisar es su método de aplicación: usen unos 5 minutos antes una crema sin olor para que la colonia se funda con ella, aplíquenlo en las zonas donde tengan más pulso para estimular las notas (como cuello, muñecas y pliegue anterior del codo) y no lo froten. Si igual sientes que no te dura, puede ser algo del fijador de la colonia que utilizas (por algo las buenas cuestan lo que cuestan) y es mejor que compres un pequeño atomizador recargable que puedas llevar contigo y retocarlo cada cierto tiempo. Un exceso de colonia es tan desagradable como un mal olor.

Hay hombres con mucho vello facial que optan por afeitar esta parte de su rostro para evitar el look a lo Frida Kahlo. Pero al usar una hojilla, no sólo te durará poco tiempo, sino que además te pueden salir granitos (es un área muy sensible) o surgir algún tipo de irritación. Lo mejor es que saques esos vellitos de sobra (yo particularmente no creo que el perfilado de cejas perfecto le quede bien a los hombres por sus facciones, pero en algunos casos sí una pequeña “limpieza” puede ser necesaria) con una pinza (que sí, puede ser un poco doloroso, pero nada insoportable) o con cera caliente si te atreves. Ah, y no te olvides de recortarlas, eso ayuda mucho para que luzcan prolijas (cepíllalas hacia arriba y recorta el exceso con una tijera pequeña).

A ustedes los hombres ya de por sí (en general) no les gusta preguntar algo tan simple como una dirección, así que pedir información o ayuda por un producto de belleza debe ser una cosa inconcebible, sobre todo por todos los prejuicios que hay en cuanto al cuidado masculino. Sé que entrar en una tienda especializada como Sephora puede ser intimidante, pero allí hay personas entrenadas para atenderte (hombres incluidos) y recomendarte lo que necesitas, desde algo tan sencillo como una colonia hasta toda una línea de cuidado para tu piel. Si ya tomaste la decisión de cuidar más de tu aspecto físico, es mejor que preguntes a que compres un producto que no es ideal para ti o que no necesitas sólo por pena.