Archivo de la etiqueta: Noticias

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya 8 apuñalados en Finlandia, uno muerto

Teemu Aria, profesor en el Departamento de Religiones Comparadas de las Universidad de Turku, en Finlandia, nos explica desde el lugar de los hechos, Turku, en Finlandia, que la policía ha confirmado que ha habido 8 apuñalados, dos muertos, y que por el momento ha sido todo obra de una sola persona.

El ataque se ha producido esta tarde de viernes 18 de agosto en pleno centro de la ciudad.

No se está investigando este hecho como un ataque terrorista, y la investigación permanece abierta. El atacante está herido en el hospital en esta ciudad al oeste de Helsinki, de unas 180.000 personas. Las fuerzas del orden creen que habría otros cómplices.

La ministra del interior, Paula Risikko, ha declarado que “todavía no sabemos si el ataque está relacionado con el terrorismo”.

El gobierno finlandés no ha estado implicado en operaciones relacionadas con la llamada “Guerra al terrorismo”. Es por esto que Finlandia se ve como una “isla” cuando nos referimos al terrorismo, relata a Aleteia Aria.

“De todos modos, esto se aplicaría a al-Qaeda, que no busca el target en países aleatorios, o al menos esto no era su estrategia”. Ahora, prosigue Teemu Aria, “ISIS es una organización clave, las cosas son distintas, sobretodo desde que están perdiendo territorios están animando a la agente a atacar individualmente “allí donde estén”. Y en este sentido, “Finlandia no debería ser vista como una isla”, precisa.

Por otra parte, una gran porción de jóvenes musulmanes finlandeses se han unido al ISIS, con lo cual claramente “algo está pasando en Finlandia”, confirma Aria.

En Finlandia, “la gente no está asustada pensando que puede haber ataques en su vida diaria. La gente es capaz de lidiar con lo que suceda, pensemos en los disparos en una escuela en Finlandia hace unos años, siguiendo el ejemplo de los Estados Unidos”.

“No está directamente relacionado con la integración, pero es cierto que en general, Finlandia tiene menores problemas con el terrorismo islámico que Dinamarca, Noruega o Suecia”, añade.

Con las informaciones del momento, no se puede confirmar que el ataque sea de matriz radical fundamentalista, precisa Aria, que advierte del “peligro de los rumores”.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Por qué “hacerse la difícil” es un mal consejo para las mujeres

Nunca olvidaré la alegría de mis amigos y familiares cuando les conté que un chico estupendo me había pedido salir. Mis amigos de la universidad, mi familia e incluso totales desconocidos me ofrecieron sus ánimos y su entusiasmo. Estaba rodeada de apoyo, discursos motivacionales pre-cita, recomendaciones de ropa, historias divertidas para una primera cita y consejos para citas en abundancia.

Cuando vuelvo la vista atrás y recuerdo todos los consejos que recibí, no me cabe duda de que todos fueron bienintencionados. Sin embargo, no tardé en darme cuenta de que no todos los consejos sobre relaciones son iguales. Después de aquella primera cita con Joseph (¡que ahora es mi marido!), comprobé unos cuantos de esos consejos que me dieron. Algunos resultaron ser inútiles y otros eran directamente destructivos al aplicarlos.

El consejo con el que más crítica he llegado a ser fue el de “hacerme la difícil”, porque supuestamente es una forma segura de ganarse el corazón de un hombre. Es algo que una madre podría decir a su hija, pero dudo que los hombres reciban ese consejo cuando se preparan para una cita.

Sin embargo, la idea de hacerse la difícil no es nueva en el panorama de citas. La doctora Kirby Goldin, una psicóloga clínica que actualmente está completando su beca de postdoctorado en la Universidad de Nueva York, estudió recientemente el fenómeno de jugar a hacerse de rogar y descubrió que tiene unas raíces antiguas.

“El ejemplo más antiguo que tenemos de hacerse de rogar se documentó allá por el siglo IV a. C., cuando Sócrates aconsejó a una mujer que, para atraer a más pretendientes, tenía que ser agradable pero también saber cuándo contener sus afectos”, explicaba Goldin. “Se dice a las mujeres que no deben mostrar demasiado su deseo por el romance, así que jugar a hacerse la dura es casi como un esfuerzo desesperado por ganar cierto poder en la relación. Es la capacidad para fingir desinterés y jugar a, en cierto modo, reafirmarse una misma”.

Cuando empecé a conocer a Joseph, era tentador esperar un poco más para responder a sus mensajes o fingir estar atareada cuando me pedía salir en otra cita. Me preocupaba dar la sensación de estar necesitada si respondía de inmediato o que pareciera demasiado ansiosa por tener una segunda cita. Sin embargo, aprendí rápidamente que cuando me hacía de rogar me perdía oportunidades para conectar de forma genuina con él.

Cuando alguien juega a hacerse de rogar, está centrada en tener la sartén por el mango y controlar la relación. “Cuando te decides a hacerte la dura para impresionar a alguien, pierdes de vista lo que quieres realmente. ¿Cómo se supone que vas a desarrollar una conexión genuina si estás centrada en ganar siempre ventaja con respecto al otro?”, afirmaba Goldin. “Las relaciones se construyen sobre una atracción y un compromiso compartidos, de modo que fingir desinterés no concuerda con lo que realmente quieres”.

Quizás lo más peligroso sobre jugar a hacerse de rogar es lo fácil que se pierde de vista cómo quieres que sea la relación. La persona en la que tienes interés se convierte en un objetivo que alcanzar y dejas de verla como una persona en toda su complejidad. Y si no pasas tiempo con esa persona cuando quieres ni le hablas cuando te apetece hablar, esa persona tampoco te está conociendo por completo.

Cuando el centro de atención es la preocupación por cuánto esperar antes de responder a un mensaje, nadie está conociendo bien al otro. En vez de preocuparte sobre cómo conquistar a alguien, el enfoque debería estar en cómo conocer a alguien de forma genuina.

Goldin no es la única psicóloga que cree que jugar a hacerse la dura puede dañar las relaciones. El doctor John Buri, psicólogo profesor en la Universidad de Saint Thomas y autor del libro Intentional Dating, también anima a las personas a ser auténticas cuando invierten en una relación romántica seria. “Cuando las personas buscan de forma intencionada una relación íntima de amor y respeto a largo plazo, entonces jugar a hacerse de rogar no será un enfoque fructífero”, explicó.

Así que, ¿cómo romper el círculo vicioso del tira y afloja? La respuesta es más simple de lo que pensé: “Saber qué quieres y decirlo con sinceridad”, aconseja Goldin.

Hay muchas cosas que hay que tener en cuenta a la hora de discernir lo que esperas de una relación romántica. El doctor Buri recomienda hacerte preguntas en profundidad: “¿Esta persona va a alguna parte con su vida? ¿Es digna de confianza? ¿Es una persona egoísta o egocéntrica? ¿Sientes cariño, admiración y aprecio hacia esta persona?”.

Jugar a hacerse de rogar es dañino cuando intentas de verdad invertir en una relación con alguien. La próxima vez que te veas haciéndolo, tómate un minuto para pensar sobre si de verdad estás disfrutando la experiencia. Si estás interesada (o interesado) en alguien, sé directa. No darás la impresión de necesitada, sino que estarás mostrando vulnerabilidad y confianza en ti, algo que es mucho más atractivo que esperar una hora antes de responder a un mensaje.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Las novias actuales prefieren zapatos de color

El vestido, los accesorios, el ramo… y por supuesto, ¡los zapatos! El accesorio fetiche de toda mujer cobra un protagonismo especial en novias por separado. Ya que, como te habrás podido dar cuenta echando un ojo en revistas especializadas y en redes sociales, entre tanto blanco, se lleva por encima de todo aportar un toque de color al look nupcial.

Es cierto que muchas lo consiguen apostando por coloridos y frondosos ramos, -un recurso sencillo pero algo pasado de moda-, pero otras, sin embargo, esconden bajo sus metros de encaje y tules, zapatos joya, sandalias metalizadas o stilettos interminables a color, pasando totalmente desapercibidos o sorprendiendo con cada paso que dan.

Los blogs de bodas, los perfiles de fotógrafos y wedding planners en Instagram hablan por si solos. El clásico salón blanco de toda la vida ha sido destronado casi en su totalidad por una invasión de modelos asequibles y superponibles. Obviamente, resulta mucho más rentable invertir en un bonito zapato de color que luego va a tener muchos más usos que uno blanco que, después del gran día, quedará guardado en un armario, con suerte, hasta las bodas de plata.

Lo cierto es que sobre colores no existe una regla exacta ni una tendencia clara. La novia que decide casarse con zapatos de color, elige uno por alguna razón: su favorito, el más favorecedor, el de temporada, el de moda o el que rompe todas las reglas. Tantas opciones posibles como novias haya.

Y pese a que por Pinterest ya podía verse alguna que otra foto de novias innovadoras con zapatos en colores pastel o incluso rojo, no fue hasta hace unas temporadas atrás cuando la moda imponía por completo el primer importante  cambio: los zapatos metalizados. La pasarela de Alta Costura Primavera 2014 inspiró las bridal weeks más reconocidas del mundo con un must común: hacer que las novias brillasen de abajo a arriba empleando para ello zapatos metalizados. Destellos en oro y plata que se fundían a la perfección con el blanco vestido aportando sofisticación  y un toque de elegancia. Pronovias y Rosa Clará, entre otros, incluyendo el gran Jimmy Choo, no tardaron en lanzar colecciones especiales de novia que fueron un rotundo éxito.

Pero a pesar del gran boom, a día de hoy, muchas novias no ven apropiado tanto oro y tanta plata para bodas de día, por ejemplo, o para pleno verano. Lo cierto es que el glitter recuerda un poco a fiesta y, dependiendo del modelo, a zapato de fin de año. Por eso, ahora, muchas chicas prefieren para su boda un zapato de color que vaya igual de bien con su vestido de novia que con un look de invitada o incluso con uno más informal. Claros, oscuros, lisos, estampados… infinitas opciones pero una sola ganadora.

¿Estás buscando cuál es el que mejor te va? Si tienes dudas, estos sencillos tips te ayudarán a verlo más claro:

– La temporada. Un primer paso algo obvio pero superimportante. Boda en primavera, verano, otoño o invierno. Por mucho que Pantone diga, hay colores que son veraniegos siempre, como los tonos intensos y cálidos, otros primaverales, como los pastel y otros invernales, como los burdeos, los verdosos y grises.

–  La hora: de día o de tarde. Será más fácil verte con colores intensos o llamativos en bodas de día al igual que con neutros, oscuros y metálicos si es de tarde.

– El resto de accesorios. La máxima: conseguir una perfecta armonía entre todos los elementos del look. Esto no quiere decir que todos tengan que tener  estrictamente el mismo color sino que lo ideal sería que al menos estén dentro de la misma gama cromática. Hay que tener en cuenta que por mucho que se intente ocultar, los zapatos de novias se ven y suelen ser objeto de atención de muchos, sobre todo, de los fotógrafos. Conseguir el perfecto bodegón de accesorios está muy de moda en los reportajes. Piensa que cualquier descuido puede ser inmortalizado para siempre.

– El ramo de novia. Aunque esto es bastante personal, es muy recomendable que exista unidad entre las flores y el resto de complementos. Lo mejor será que te dejes asesorar por el florista, él sabrá qué diseño floral es el apropiado.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya ¿Eres multitarea? ¿Sabes gestionar tu tiempo?

¿Te suena el término multitarea? Esta palabra la utilizamos hoy en día para describir la capacidad que tienen las computadoras de ejecutar 2 o más tareas al mismo tiempo de manera independiente. Sin embargo, en esta era tecnológica ahora este término también aplica para las personas que buscan realizar varias actividades al mismo tiempo con la finalidad de ahorrar tiempo. Pero, ¿sabes cuáles son los pros y los contras de ser Multitarea?

Tratar de realizar varias cosas a la vez puede hacernos sentir que somos muy capaces, pero en realidad nos vuelve menos eficientes. De acuerdo al Instituto Tecnológico de Massachussetts (MIT), estar en modo multitarea en realidad afecta la productividad y es un obstáculo para la creatividad. Además de que nos lleva a cometer errores.

Según los expertos de esta institución, nuestro cerebro nos engaña cuando nos lleva a pensar que podemos hacer más. Ya que cuando alternamos entre tareas, el proceso parece constante, pero en realidad requiere de una serie de pequeños cambios o ajustes.

Por ejemplo: estás redactando un escrito y dejas de hacerlo para contestar un correo electrónico que te ha llegado, cuando finalmente regresas a tu escrito, tu cerebro ya ha gastado energía mental invaluable y al volver a la redacción primero recuerdas dónde te quedaste, después arreglas errores y terminas por iniciar desde el principio.

Por otro lado, al ser multitarea nuestro proceso creativo se ve afectado, ya que este requiere de periodos largos de concentración para generar ideas. De igual manera nuestra memoria se ve afectada porque al realizar varias actividades al mismo tiempo se tiene mayor dificultad para recordar lo que se acaba de hacer.

Aunado a esto, las personas multitarea presentan padecimientos relacionados al estrés como insomnio, gastritis, dolor de cabeza, colitis y dolores musculares. Además les cuesta trabajo aprender cosas nuevas, debido a la falta de concentración y a la fatiga crónica.

Es cierto que debido al ritmo de vida que llevamos actualmente, somos bombardeados por infinidad de estímulos que en realidad no podemos procesar y esto nos lleva a querer poner nuestra atención en varias cosas a la vez. Sin embargo, es importante tratar de dejar a un lado el modo multitarea.

En Red Familia te damos algunos tips que pueden ayudarte a dejar este hábito:

Es cierto que por naturaleza necesitamos estar alerta y tendemos a distraernos en busca de nueva información; sin embargo, es muy importante que busquemos focalizarnos en una actividad a la vez para realizar bien y mejor las cosas. Fomenta en tu familia la concentración y la perseverancia, porque en la familia está la solución.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya ¿Quiénes están enterrados más cerca de san Pedro?

Con el sobrenombre de “grutas vaticanas”, la necrópolis papal situada bajo la basílica de San Pedro reúne en torno a las reliquias del príncipe de los apóstoles los suntuosos sarcófagos de 21 pontífices, entre ellos uno recién llegado en mármol sin inscripción, desinado a un futuro papa difunto. Los restos de los papas beatificados y canonizados se exponen habitualmente en el piso superior, en la basílica. En cambio, ciertos personajes polémicos, como Alejandro VI Borgia, ya no están presentes en la cripta. Sí encontramos a seis laicos, tres hombres y tres mujeres, así como un sacerdote y cuatro cardenales.

No todos son santos, ni mucho menos. El emperador del Sacro Imperio Otón II, conocido como “El sanguinario”, descansa en el fondo de la cripta. Coronado el día de Navidad del año 967 en Roma por el papa Juan XIII, su apodo le viene del hecho de haber invitado a los señores romanos a un gran festín para así poder asesinarlos mejor. Murió en Roma a los 28 años de una crisis de paludismo.

En el ala izquierda de la cripta se encuentra un sarcófago en mármol travertino que contiene desde 1939 a los tres últimos Estuardo, pretendientes católicos al trono de Gran Bretaña. Reyes de Escocia desde el siglo XIV, la dinastía de los Estuardo fue derribada en 1688 por los anglicanos. Exiliado en Roma en 1717, Jacobo III, después de muchos intentos de reconquista, pasó el relevo a sus hijos: primero Carlos Eduardo Estuardo, luego el cardenal Enrique Benedicto Estuardo, arcipreste de la basílica de San Pedro durante más de medio siglo.

Junto a la tumba de Pablo VI y Juan Pablo I, reposa la extravagante Cristina de Suecia, “reina de los godos, los suecos y los vándalos”, según lee su epitafio en latín. Nacida luterana, reinó desde 1632 hasta su abdicación del trono de Suecia en 1654, por deseo de convertirse a la fe católica. Emblema de la Reforma católica, recibe la primera comunión de manos de Alejandro VII en Roma. A su muerte, el papa rechaza su petición de ser enterrada en el Panteón. Alejandro VII dirá de ella que es “reina sin reino, cristiana sin fe y mujer sin honra”, a causa de sus hábitos promiscuos después de su conversión…

Junto a estas personalidades dispares figuran también auténticos siervos de la Iglesia. Es el caso del cardenal checo Josep Beran, “mártir” del comunismo, muerto en exilio en Roma en 1969. Había pasado 17 años en prisiones nazis y luego comunistas. Nombrado arzobispo de Praga, pronunciaba sermones vigorosos desde su púlpito contra la privatización de la libertad religiosa bajo el comunismo. Pablo VI lo hizo cardenal en 1965.

En cuanto al cardenal español Rafael Merry del Val, secretario de Estado de san Pío X de 1903 a 1914, su proceso de beatificación fue abierto por Pío XII. Es el autor de las famosas Letanías de la humildad:

“Jesús, manso y humilde de corazón (…), del deseo de ser alabado, líbrame Señor…”.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Estas monjitas han vestido a Lady Gaga, Katy Perry y Rihanna

Hace un par de años, 11 hermanas de origen peruano y de la orden Carmelitas Descalzas llegaron al convento de clausura Cumbres Mayores, edificado en 2014 y ubicado en un pequeño municipio de la provincia andaluza de Huelva, al sur de España. Sin embargo, nunca imaginaron que su habilidad al coser terminaría llevándolas a confeccionar los atuendos que usan celebridades de la talla de Lady Gaga, Miley Cyrus, Katy Perry y hasta Rihanna.

Todo inició cuando un familiar de María Lemus, directora creativa de la afamada marca María Ke Fisherman, le comentó a la diseñadora sobre la existencia de estas monjitas que eran unas verdaderas maestras con el punto y el ganchillo, tejido que esta firma emplea mucho en sus creaciones.

Enseguida Lemus se vio interesada y llevó diferentes tipos de hilos (más tecnológicos y con mejor ajuste al cuerpo) para ver cómo resultaban las piezas de estas Carmelitas. Se enamoró del resultado y enseguida les planteó un intercambio donde las hermanas realizan varias de sus piezas mientras ellas les colabora monetariamente para sus diferentes obras de caridad.

Por supuesto, no se sabe qué tanto María Ke Fisherman aporta, pero esperemos que sea mucho, considerando que una pieza de esta firma (que tarda varios días o incluso semanas en hacerse) puede costar entre 500 y 1.300 euros.

Lo más curioso es que estas hermanas, que están en clausura y no cuentan ni siquiera con un radio o una televisión, no tienen ni idea de que sus creaciones han estado en las más destacadas pasarelas y que a las cantantes más famosas de la actualidad les encanta usar las prendas hechas por ellas y con el diseño moderno (y a veces un tanto atrevido, aunque esto no las ha detenido) de María Lemus y su socio Víctor Alonso.

En su localidad, estas once monjas son superfamosas entre los escasos dos mil habitantes, quienes sólo las ven cuando pueden acercarse al convento a comprarles los dulces que también hacen para sus gastos diarios y beneficencia. Incluso el párroco las elogia porque han logrado que una creación de Cumbres Mayores esté en Estados Unidos y hasta Japón.

Razón tenían nuestras abuelitas de decirnos que la mayoría de las monjas tejen como ángeles, pero quién diría que también lo harían como todas unas expertas en moda.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya ¿Tenían devoción a la Virgen María los primeros cristianos?

En el año 313 el cristianismo fue despenalizado por el Emperador Constantino y en el 380 el Emperador Teodosio declaró que sería la única religión oficial (o lícita) del Imperio. Medio siglo después, en el 431, el Concilio de Éfeso decretó que María podía ser honrada con el título de Theotokos (“la que dio a luz a Dios”). Desde entonces se multiplican los signos de devoción de los cristianos a la Virgen.

Muchos protestantes, y también algunos neopaganos y racionalistas, dan por sentado que la devoción a la Virgen es, pues, muy tardía, y quizá una incorporación posterior de divinidades femeninas paganas camufladas. Consideran que es una devoción que los cristianos anteriores a Constantino (la despenalización) o a Éfeso (el dogma de María como Madre de Dios) no habrían tenido. Para los cristianos del siglo I, II y III María habría sido sólo una sencilla mujer de los Evangelios, dócil al Señor, que amaba a Dios y su hijo.

Ahora, Rachel Fulton Brown, profesora de Historia en la Universidad de Chicago, analiza en la revista ecuménica conservadora First Things el libro de Stephen J. Shoemaker Mary in Early Christian Faith and Devotion (“María en la temprana devoción y fe cristiana”) publicado en Yale University Press.

Rachel Fultone explica que durante décadas nadie ha intentado investigar ni rastrear en serio los orígenes de la devoción mariana. Shoemaker es el primero en muchos años.

Shoemaker, que es más bien protestante y un experto en los textos apócrifos cristianos y el cristianismo bizantino, repasa una serie de textos apócrifos de los siglos II y III donde María tiene un papel importante. Muchas de las escenas e ideas de esos textos enseguida arraigaron en las tradiciones cristianas e incluso, luego, en el arte medieval.

La conclusión de Shoemaker es que María, en los primeros siglos, sí era objeto de mucho recuerdo, respeto y admiración, más del que los protestantes suelen creer y admitir. Pero no considera que deba llamarse “devoción” a lo que tenían esos cristianos, porque piensa que no solían tenerla como intercesora: si no le pides milagros, no es “devoción”.

Shoemaker dice que María era, básicamente, “una santa entre otros santos, reverenciada por su pureza excepcional y santidad, y su intimidad con su hijo, un estatus más modesto que el tiene en el Oriente cristiano hoy”.

Rachel Fulton critica esta conclusión. Le parece insuficiente, Por un lado, porque los cristianos antiguos sí piden intercesión a la Virgen. Por otro lado, porque la devoción no es sólo pedir intercesión, sino reconocerle un status de sacralidad.

Y María en muchos textos apócrifos y antiguos sí es vista como un “vaso sacro” colocado “aparte, para Dios”, es decir, un objeto sagrado para recibir lo Sagrado. Y los cristianos lo expresaban con exhuberancia de símbolos que luego pasarían a los grandes himnos e iconos bizantinos.

Esto está ya en el Apocalipsis 11,19 y 12, que se escribió hacia el año 96 d.C. Cuenta cómo se abrió el Templo y se vio al Arca de la Alianza, y hubo rayos y truenos y terremoto y aullidos… y entonces se vio a una mujer vestida de sol con doce estrellas como corona y la luna como pedestal, que estaba embarazada, llevando en su seno a quien vencerá al dragón y juzgará las naciones.

El biblista ex-protestante Scott Hahn, experto en Apocalipsis, señala que el autor quiere indicar que María, la Madre de Jesús, es esa mujer y es también el Arca de la Alianza. Igual que el Arca tiene en su interior el maná, la vara de Aarón y las Tablas de la Ley, María tiene en su interior al Pan de Vida, al Verdadero Sacerdote y a la Ley hecha carne que es Jesús.

Hahn cree que para los lectores antiguos esto era patente: igual que el Rey David danzaba ante el Arca y el bebé Juan Bautista “danza” ante María, igual que David comenta “¿cómo puede venir el Arca a mí” e Isabel comenta, sobre María, “¿Cómo es que viene a mí la madre de mi Señor?”.

Esta tradición de señalar a María como un gigantesco, sagrado, objeto portador de Dios, es el que se repite en la literatura apócrifa de los siguientes siglos. Los cristianos expresaron con ese tipo de enfoque y símbolos su devoción a María y a su oficio.

En el Protoevangelio de Santiago, del siglo II, Shoemaker cree que hay poco interés por María. Rachel Fulton no está de acuerdo.

En ese libro, dice, “María es descrita como alguien o algo preparado especialmente por Dios para un propósito específico, es concebida milagrosamente después de que sus padres oraran para tener hijos; a los 3 años es enviada al Templo para ser educada allí. En la pubertad es prometida a José para protegerla y cuando el ángel se le aparece está hilando la púrpura y escarlata para el velo del Templo“.

Shoemaker admite que son símbolos de María como “corporalización física de santidad, como lo es el templo, que sirve de lugar de santidad divina en la tierra”.

Otro caso que comentan es el Libro del Reposo de María del siglo III, que tenemos por su versión etíope en lengua ge’ez (la lengua litúrgica etíope, antaño lengua imperial allí, hoy sin hablantes). Hay también fragmentos en siríaco y georgiano antiguo. Es la versión más antigua (que tengamos escrita) sobre la muerte de María y su ascensión al Cielo.

En ese libro el apóstol Pedro dice: “La luz de la lámpara de nuestra hermana María llena el mundo y no se extinguirá hasta el fin de los días, para que los que han decidido salvarse reciban seguridad en ella. Y si reciben la imagen de luz, recibirán el descanso y bendición de ella”.

Esto, según Rachel, no son fantasías gnósticas, sino el tipo de halagos de base bíblica que cristalizarán en la poesía bizantina. Por eso, el famoso himno Akathistos del siglo V, lleno de “piropos” a María, la alaba como “antorcha llena de luz, que brilla sobre aquellos en las tinieblas”.

Que María es intercesora queda claro en este texto del siglo III: una vez sube al Cielo su cuerpo, junto al árbol de la vida, donde allí los ángeles devuelven el alma al cuerpo de ella, los ángeles la llevan a un infierno a ver a los condenados (o quizá almas purgantes).

Ellos piden así a María: “María, te suplicamos, María, luz y madre de la luz; María, vida y madre de los apóstoles; María, lámpara dorada que llevas cada lámpara justa; María, nuestra maestra y madre de nuestro maestro; María, nuestra reina, suplica a tu hijo que nos de un poco de respiro”. María intercede por ellos y el Señor les concede “9 horas de descanso en el Día del Señor”.

Después, los apóstoles y María van al Paraíso, se sientan bajo el árbol de la vida con los Patriarcas y las almas de los buenos. Después suben al Séptimo Cielo, “donde se sienta Dios”. Allí, los apóstoles ven a María sentada a la derecha de Dios, junto a Cristo con sus heridas, con 10.000 ángeles rodeando a María en su trono, cantando.

He aquí, por lo tanto, un texto del siglo III con María como reina, intercesora, junto a Dios y llena de halagos del máximo rango.

Para Shoemaker, “no se trata de María la Madre de Dios sino de la madre del Gran Querubín de Luz”. Pero Rachel Fulton señala que es María la madre de Jesús vestida con los ropajes devocionales que le daban los cristianos de ese siglo.

Rachel Fulton cree que no tiene sentido que desde el siglo XXI exijamos que los cristianos del siglo II o III representen a María con criterios de realismo historicista, como una “campesina judía de Galilea”, cuando ellos tratan de expresar sus títulos eternos y celestiales.

Podemos ver otro ejemplo (que sonará a cualquiera que haya leído alguna vez el popular himno bizantino Akathistos) está en el “Evangelio” o “Cuestiones de Bartolomé”, otro apócrifo del siglo III.

Jesús invita a los apóstoles a ver al demonio encadenado, y les anima a golpear al demonio en el cuello. El apóstol Bartolomé invoca a la Virgen pidiéndole coraje (lo que ya demuestra que era una intercesora para los cristianos del siglo III, aún en época de persecuciones).

En vez de decir “María, ayúdame”, empieza una lista de títulos gloriosos: “Oh vientre más amplio que la envergadura de los cielos, oh vientre que contienes a quien los Siete Cielos no contienen; lo contuviste sin dolor, mantuviste en tu seno, a quien cambió su ser en la más pequeña de las cosas; oh, vientre que llevó, escondido en cuerpo, al Cristo que ha sido visible a muchos; oh vientre que se hizo más espacioso que la creación completa…”.

Incluso Shoemaker ve que aquí, en pleno siglo III, está la idea que la liturgia ortodoxa repetirá: “más amplia que los Cielos”, “que contiene a quien no puede ser contenido”.

En el siglo IV, con el cristianismo ya despenalizado, pero antes de Éfeso, tanto en Jerusalén como en Constatinopla se pudo celebrar a lo grande la fiesta de “María en Jerusalén”. La liturgia decía en esos días ya: “Álzate, oh Señor, en tu lugar de descanso; tú y el arca, que tú has santificado”, añadiendo: “Contemplad, he aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo”.

Rachel Fulton anima a buscar a María en las liturgias y textos antiguos con este lenguaje clave y poético (el mismo que perduró y se amplió luego en la poesía e himnos bizantinos). Si no, dice, “somos como lo nazis de la película En Busca del Arca Perdida, que cavamos en el sitio equivocado”.