Archivo de la etiqueta: Sacerdotes

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya La noche del profeta: La historia del Padre Pío de Pietrelcina

TITULO ORIGINAL:
La notte del Profeta

DURACION:
78 minutos

IDIOMA:
Español

PRODUCCIÓN:
EWTN

DIRECTOR:
Jean-Marie Benjamin

AÑO:
1995.

PAÍS:
Italia

REPARTO:
Regia Jean Marie Benjamin, Sergio Fiorentini, (Ettore Rossi) Rodolfo Corsato, (Padre Pio en la infancia) Paride Cabras, (Padre Agostino) Tonino Pulci, (Maria Pyle) Cristina Grado, (Obispo) Sergio Pierattini

GÉNERO:
Documental. Religión. Cine religioso. Vidas de santos. Histórico. Basado en hechos reales. Sacerdotes. Franciscanos.

SINOPSIS:
La dramatización de la historia del Padre Pío de Pietrelcina, sacerdote que recibió los estigmas de Cristo desde los primeros años de sacerdocio y los padeció durante cincuenta años. Francesco Forgione es un muchacho nacido en el seno de una pobre familia campesina que desde niño ha tenido visiones de la Virgen María, de Jesús y también del Diablo. Todo ello forja en él el deseo de llegar a ser sacerdote. Tras entrar en la orden de los Capuchinos con el nombre de Pío de Pietrelcina, se hace evidente para los miembros del convento que tiene unos poderes para los que no hay explicación científica: sana a enfermos, conoce el nombre y los problemas de desconocidos a quines predice el futuro… Todo ello empieza a movilizar a la gente que acude al Padre Pío en busca de milagros. Cuando en 1918 aparecen estigmas en sus manos y pies, los devotos seguidores se multiplican, provocando en el Vaticano una reacción de acoso y desprestigio, acusándole de embaucador. A pesar de no permitírsele ejercer como sacerdote, la gente sigue creyendo en sus milagros. Poco antes de su muerte en 1968, la Iglesia reconoce una obra que lo llevará a ser santificado en 2002 por Juan Pablo II, el mismo a quien décadas atrás, cuando sólo era Karol Wojtyla, el Padre Pío le predijo que llegaría a ser Papa. “La notte del profeta”, rodada en 1995 bajo la dirección de Jean-Marie Benjamin. El padre Jean-Marie Benjamin es un sacerdote que pertenece a la Fundación del Beato Angelico.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya La noche del profeta: La historia del Padre Pío de Pietrelcina

TITULO ORIGINAL:
La notte del Profeta

DURACION:
78 minutos

IDIOMA:
Español

PRODUCCIÓN:
EWTN

DIRECTOR:
Jean-Marie Benjamin

AÑO:
1995.

PAÍS:
Italia

REPARTO:
Regia Jean Marie Benjamin, Sergio Fiorentini, (Ettore Rossi) Rodolfo Corsato, (Padre Pio en la infancia) Paride Cabras, (Padre Agostino) Tonino Pulci, (Maria Pyle) Cristina Grado, (Obispo) Sergio Pierattini

GÉNERO:
Documental. Religión. Cine religioso. Vidas de santos. Histórico. Basado en hechos reales. Sacerdotes. Franciscanos.

SINOPSIS:
La dramatización de la historia del Padre Pío de Pietrelcina, sacerdote que recibió los estigmas de Cristo desde los primeros años de sacerdocio y los padeció durante cincuenta años. Francesco Forgione es un muchacho nacido en el seno de una pobre familia campesina que desde niño ha tenido visiones de la Virgen María, de Jesús y también del Diablo. Todo ello forja en él el deseo de llegar a ser sacerdote. Tras entrar en la orden de los Capuchinos con el nombre de Pío de Pietrelcina, se hace evidente para los miembros del convento que tiene unos poderes para los que no hay explicación científica: sana a enfermos, conoce el nombre y los problemas de desconocidos a quines predice el futuro… Todo ello empieza a movilizar a la gente que acude al Padre Pío en busca de milagros. Cuando en 1918 aparecen estigmas en sus manos y pies, los devotos seguidores se multiplican, provocando en el Vaticano una reacción de acoso y desprestigio, acusándole de embaucador. A pesar de no permitírsele ejercer como sacerdote, la gente sigue creyendo en sus milagros. Poco antes de su muerte en 1968, la Iglesia reconoce una obra que lo llevará a ser santificado en 2002 por Juan Pablo II, el mismo a quien décadas atrás, cuando sólo era Karol Wojtyla, el Padre Pío le predijo que llegaría a ser Papa. “La notte del profeta”, rodada en 1995 bajo la dirección de Jean-Marie Benjamin. El padre Jean-Marie Benjamin es un sacerdote que pertenece a la Fundación del Beato Angelico.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Toribio Romo, Santo: El patrono de los migrantes

Santo Toribio Romo González (*Jalostotitlán, 16 de abril de 1900- + ídem. 25 de febrero de 1928) fue un sacerdote mexicano, es Santo mártir y patrono de los “mojados” o migrantes indocumentados.

Infancia

Toribio Romo González nació en la localidad de Santa Ana de Guadalupe ─según el Censo de Población y Vivienda 2010, INEGI, esta localidad contaba con 311 habitantes─ perteneciente al municipio de Jalostotitlán, en la zona de Los Altos de Jalisco, México. Sus padres fueron Patricio Romo Pérez y Juana González Romo. Toribio recibió el bautismo en la parroquia de la Virgen de la Asunción.
En aquella época los niños iban a la escuela parroquial, así lo hizo también Toribio. A los 11 años de edad ingresó al seminario auxiliar de San Juan de los Lagos, con la autorización de sus padres. María era la hermana de Toribio y ella se preocupó por que la educación de Toribio fuera de lo mejor. Los padres de Toribio no consentían con agrado que el estudiara pues ellos preferían que ayudara con las labores del campo, más aún finalmente respetaron la decisión de Toribio de seguir

Sacerdocio

A los ocho años de haber ingresado al seminario de San Juan de los Lagos, ingresó al Seminario de Guadalajara. A los 21 años de edad debió solicitar dispensa de edad a la Santa Sede antes de proceder a la recepción del orden presbiteral. El señor arzobispo Francisco Orozco y Jiménez le confirió el diaconado el 22 de septiembre de 1922, y el 23 de diciembre del mismo año administró la ordenación sacerdotal. Prestó su servicios ministeriales en Sayula, Tuxpan, Yahualica y Cuquío. En la parroquia de esta última se encontró con el señor cura Justino Orona.

La persecución callista contra la Iglesia Católica enardeció los ánimos de los habitantes de Cuquío y el 9 de noviembre de 1926 se levantaron en armas más de trescientos hombres para rebelarse en contra de la opresión del Gobierno, que perseguía a muerte a párrocos y sacerdotes, quienes tenían que vivir escondidos en el campo huyendo de un lugar a otro, esperando de un momento a otro la muerte; ya que su presencia entre los alzados era considerada como complicidad avalando la rebelión1 . El padre Toribio escribió en su diario: …”Pido a Dios verdadero mande que cambie este tiempo de persecución. Mira que ni la Misa podemos celebrar; sácanos de esta dura prueba …vivir los sacerdotes sin celebrar la Santa Misa… Tormenta de duras persecuciones ha dejado Dios venir sobre mi alma pecadora. Bendito sea El. decía Toribio. hasta el 24 de junio, diez veces he tenido que huir escondiéndome de los perseguidores, unas salidas han durado quince días otras ocho… unas me han tenido sepultado hasta cuatro largos días en estrecha y hedionda cueva; otras me han hecho pasar ocho días en la cumbre de los montes a toda la voluntad de la intemperie; a sol, agua y sereno. La tormenta que nos ha mojado, ha tenido el gusto de ver otra que viene a no dejarnos secar, y así hasta pasar mojados los diez días…”

El 2 de julio de 1926 se publicó en el diario oficial de la Federación la famosa “Ley Calles” la cual limitaba, en el Art. 17, a celebrar el culto exclusivamente dentro de los templos. El 31 de julio los obispos mexicanos, en patente desafío al gobierno, llamaron a la suspensión del culto en todo el país. De modo que la celebración de la misa se suspendió, no por orden del gobierno, sino por orden del clero2 . La Secretaría de Gobernación ordenó que todos los sacerdotes abandonaran los campos y pueblos procediendo a concentrarse en las ciudades para su posterior registro con la advertencia de que si no lo hacían se ejecutaría en su contra la ley.

En 1927 bajo órdenes del obispo fue enviado a Tequila Jalisco, con mucho pesar pues esa diócesis estaba dominada por las fuerzas federales del presidente Calles. En Tequila encontró una antigua destilería que utilizó para celebrar misa a escondidas. En diciembre del mismo año se ordenó sacerdote el hermano menor de Toribio y fue a Tequila a ayudar a este, ambos vivían escondidos en una barranca cerca del rancho de Agua Caliente que pertenecía al señor León Aguirre.

Martirio

El miércoles de Ceniza, el 22 de febrero, el padre Toribio pidió al padre Román (su hermano) que le oyera en confesión sacramental y le diera una larga bendición; antes de irse le entregó una carta con el encargo de que no la abriera sin orden expresa.
El 25 de febrero una tropa compuesta por soldados federales y agraristas, avisados por un delator, sitió el lugar, brincaron las bardas y tomaron las habitaciones del señor León Aguirre, testigos recuerdan a un agrarista quién gritó: “¡Éste es el cura, mátenlo!”
La tropa entró en su habitación y en ella disparó al padre Toribio. Estando muerto amarraron con ropas el cadáver espalda con espalda a su hermana que acudió al lugar, mientras armaban una camilla de ramajes para transportar el cuerpo del Padre Toribio.

Los verdugos lo despojaron de sus vestiduras y saquearon la casa para después llevarse presa a su hermana María a pie hasta el poblado de “La Quemada”, caminaron pasando frente a la presidencia municipal con el cadáver del mártir Toribio sobre la camilla improvisada con palos que transportaban unos vecinos, los soldados silbaban y cantaban obscenidades al tiempo que los demás rezaban.

María, viajó tan pronto como fue liberada a pie hasta Guadalajara, a casa de sus padres, para cobijarse en el amor paterno y llorar con los suyos la pérdida de su querido hermano. La familia consiguió permiso de velarlo en su casa y al día siguiente, domingo 26 de febrero, entre una multitud, lo sepultaron en el panteón municipal.

Pasados algunos días su hermano el Padre Román, abrió la carta en Guadalajara, encontrándose con que era el testamento del Padre Toribio y leyó su contenido: “Padre Román, te encargo mucho a nuestros ancianitos padres, haz cuanto puedas por evitarles sufrimientos. También te encargo a nuestra hermana María que ha sido para nosotros una verdadera madre… a todos, a todos te los encargo. Aplica dos misas que debo por las Almas del Purgatorio, y pagas tres pesos cincuenta centavos que le quedé debiendo al señor cura de Yahualica…”

Canonización

Toribio murió como mártir de la fe católica el 25 de febrero de 1928. Veinte años después de su sacrificio, su restos regresaron a su lugar de origen, y fueron depositados en la capilla construida por él, en Jalostotitlán. El 22 de noviembre de 1992 fue beatificado, y el 21 de mayo de 2000 fue canonizado por el papa Juan Pablo II junto con 24 compañeros. El 25 de febrero se celebra el día de Santo Toribio Romo.

Altares Conocidos

En Santa Ana de Guadalupe, Jal. lugar de su nacimiento, fue edificado y consagrado el santuario de Santo Toribio, en el cual se encuentran los restos en una urna de bronce. Este santuario fue diseñado por Fray Gabriel Chavez De La Mora.
En la ciudad de Mexicali existe un altar dedicado a este santo. Cualquiera que quiera visitarlo puede hacerlo en el parque municipal de Mexicali junto a la línea internacional, a un costado de la Casa de la Cultura.
Otro altar importante se ubica en el rancho llamado “Agua Caliente” a 10 minutos de Tequila, Jalisco, lugar donde fue ejecutado. Este Santuario erigido en su honor, fue comenzado por el Ing. José Manuel Martínez Aguirre, quien cedió la propiedad para su construcción. Más tarde se formó un patronato encargado de la culminación de la edificación. En este sitio, a un costado del templo, se encuentra la casa donde vivió Santo Toribio y fue apresado por las tropas federales. En la pequeña casa de adobe se encuentran varias de sus pertenencias que utilizó durante su úlitma etapa refugiado de las tropas federales. Mensualmente el domingo mas cercano al día 25 se celebran misas en su honor en el Santuario, mientras el triduo que recuerda su martirio es celebrado del 23 al 25 de Febrero, festividad con auge creciente año con año.

Otra iglesia dedicada a el, esta en Tijuana, B.C. en Santa Fe.

En esta misma Parroquia es en donde nace el Coro de Niños y Adolescentes “Angeles de Santo Toribio”.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Toribio Romo, Santo: El patrono de los migrantes

Santo Toribio Romo González (*Jalostotitlán, 16 de abril de 1900- + ídem. 25 de febrero de 1928) fue un sacerdote mexicano, es Santo mártir y patrono de los “mojados” o migrantes indocumentados.

Infancia

Toribio Romo González nació en la localidad de Santa Ana de Guadalupe ─según el Censo de Población y Vivienda 2010, INEGI, esta localidad contaba con 311 habitantes─ perteneciente al municipio de Jalostotitlán, en la zona de Los Altos de Jalisco, México. Sus padres fueron Patricio Romo Pérez y Juana González Romo. Toribio recibió el bautismo en la parroquia de la Virgen de la Asunción.
En aquella época los niños iban a la escuela parroquial, así lo hizo también Toribio. A los 11 años de edad ingresó al seminario auxiliar de San Juan de los Lagos, con la autorización de sus padres. María era la hermana de Toribio y ella se preocupó por que la educación de Toribio fuera de lo mejor. Los padres de Toribio no consentían con agrado que el estudiara pues ellos preferían que ayudara con las labores del campo, más aún finalmente respetaron la decisión de Toribio de seguir

Sacerdocio

A los ocho años de haber ingresado al seminario de San Juan de los Lagos, ingresó al Seminario de Guadalajara. A los 21 años de edad debió solicitar dispensa de edad a la Santa Sede antes de proceder a la recepción del orden presbiteral. El señor arzobispo Francisco Orozco y Jiménez le confirió el diaconado el 22 de septiembre de 1922, y el 23 de diciembre del mismo año administró la ordenación sacerdotal. Prestó su servicios ministeriales en Sayula, Tuxpan, Yahualica y Cuquío. En la parroquia de esta última se encontró con el señor cura Justino Orona.

La persecución callista contra la Iglesia Católica enardeció los ánimos de los habitantes de Cuquío y el 9 de noviembre de 1926 se levantaron en armas más de trescientos hombres para rebelarse en contra de la opresión del Gobierno, que perseguía a muerte a párrocos y sacerdotes, quienes tenían que vivir escondidos en el campo huyendo de un lugar a otro, esperando de un momento a otro la muerte; ya que su presencia entre los alzados era considerada como complicidad avalando la rebelión1 . El padre Toribio escribió en su diario: …”Pido a Dios verdadero mande que cambie este tiempo de persecución. Mira que ni la Misa podemos celebrar; sácanos de esta dura prueba …vivir los sacerdotes sin celebrar la Santa Misa… Tormenta de duras persecuciones ha dejado Dios venir sobre mi alma pecadora. Bendito sea El. decía Toribio. hasta el 24 de junio, diez veces he tenido que huir escondiéndome de los perseguidores, unas salidas han durado quince días otras ocho… unas me han tenido sepultado hasta cuatro largos días en estrecha y hedionda cueva; otras me han hecho pasar ocho días en la cumbre de los montes a toda la voluntad de la intemperie; a sol, agua y sereno. La tormenta que nos ha mojado, ha tenido el gusto de ver otra que viene a no dejarnos secar, y así hasta pasar mojados los diez días…”

El 2 de julio de 1926 se publicó en el diario oficial de la Federación la famosa “Ley Calles” la cual limitaba, en el Art. 17, a celebrar el culto exclusivamente dentro de los templos. El 31 de julio los obispos mexicanos, en patente desafío al gobierno, llamaron a la suspensión del culto en todo el país. De modo que la celebración de la misa se suspendió, no por orden del gobierno, sino por orden del clero2 . La Secretaría de Gobernación ordenó que todos los sacerdotes abandonaran los campos y pueblos procediendo a concentrarse en las ciudades para su posterior registro con la advertencia de que si no lo hacían se ejecutaría en su contra la ley.

En 1927 bajo órdenes del obispo fue enviado a Tequila Jalisco, con mucho pesar pues esa diócesis estaba dominada por las fuerzas federales del presidente Calles. En Tequila encontró una antigua destilería que utilizó para celebrar misa a escondidas. En diciembre del mismo año se ordenó sacerdote el hermano menor de Toribio y fue a Tequila a ayudar a este, ambos vivían escondidos en una barranca cerca del rancho de Agua Caliente que pertenecía al señor León Aguirre.

Martirio

El miércoles de Ceniza, el 22 de febrero, el padre Toribio pidió al padre Román (su hermano) que le oyera en confesión sacramental y le diera una larga bendición; antes de irse le entregó una carta con el encargo de que no la abriera sin orden expresa.
El 25 de febrero una tropa compuesta por soldados federales y agraristas, avisados por un delator, sitió el lugar, brincaron las bardas y tomaron las habitaciones del señor León Aguirre, testigos recuerdan a un agrarista quién gritó: “¡Éste es el cura, mátenlo!”
La tropa entró en su habitación y en ella disparó al padre Toribio. Estando muerto amarraron con ropas el cadáver espalda con espalda a su hermana que acudió al lugar, mientras armaban una camilla de ramajes para transportar el cuerpo del Padre Toribio.

Los verdugos lo despojaron de sus vestiduras y saquearon la casa para después llevarse presa a su hermana María a pie hasta el poblado de “La Quemada”, caminaron pasando frente a la presidencia municipal con el cadáver del mártir Toribio sobre la camilla improvisada con palos que transportaban unos vecinos, los soldados silbaban y cantaban obscenidades al tiempo que los demás rezaban.

María, viajó tan pronto como fue liberada a pie hasta Guadalajara, a casa de sus padres, para cobijarse en el amor paterno y llorar con los suyos la pérdida de su querido hermano. La familia consiguió permiso de velarlo en su casa y al día siguiente, domingo 26 de febrero, entre una multitud, lo sepultaron en el panteón municipal.

Pasados algunos días su hermano el Padre Román, abrió la carta en Guadalajara, encontrándose con que era el testamento del Padre Toribio y leyó su contenido: “Padre Román, te encargo mucho a nuestros ancianitos padres, haz cuanto puedas por evitarles sufrimientos. También te encargo a nuestra hermana María que ha sido para nosotros una verdadera madre… a todos, a todos te los encargo. Aplica dos misas que debo por las Almas del Purgatorio, y pagas tres pesos cincuenta centavos que le quedé debiendo al señor cura de Yahualica…”

Canonización

Toribio murió como mártir de la fe católica el 25 de febrero de 1928. Veinte años después de su sacrificio, su restos regresaron a su lugar de origen, y fueron depositados en la capilla construida por él, en Jalostotitlán. El 22 de noviembre de 1992 fue beatificado, y el 21 de mayo de 2000 fue canonizado por el papa Juan Pablo II junto con 24 compañeros. El 25 de febrero se celebra el día de Santo Toribio Romo.

Altares Conocidos

En Santa Ana de Guadalupe, Jal. lugar de su nacimiento, fue edificado y consagrado el santuario de Santo Toribio, en el cual se encuentran los restos en una urna de bronce. Este santuario fue diseñado por Fray Gabriel Chavez De La Mora.
En la ciudad de Mexicali existe un altar dedicado a este santo. Cualquiera que quiera visitarlo puede hacerlo en el parque municipal de Mexicali junto a la línea internacional, a un costado de la Casa de la Cultura.
Otro altar importante se ubica en el rancho llamado “Agua Caliente” a 10 minutos de Tequila, Jalisco, lugar donde fue ejecutado. Este Santuario erigido en su honor, fue comenzado por el Ing. José Manuel Martínez Aguirre, quien cedió la propiedad para su construcción. Más tarde se formó un patronato encargado de la culminación de la edificación. En este sitio, a un costado del templo, se encuentra la casa donde vivió Santo Toribio y fue apresado por las tropas federales. En la pequeña casa de adobe se encuentran varias de sus pertenencias que utilizó durante su úlitma etapa refugiado de las tropas federales. Mensualmente el domingo mas cercano al día 25 se celebran misas en su honor en el Santuario, mientras el triduo que recuerda su martirio es celebrado del 23 al 25 de Febrero, festividad con auge creciente año con año.

Otra iglesia dedicada a el, esta en Tijuana, B.C. en Santa Fe.

En esta misma Parroquia es en donde nace el Coro de Niños y Adolescentes “Angeles de Santo Toribio”.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya VIDEO: Siguen los asesinatos de sacerdotes en México: 3 más en tres días

Asesinato del Padre Alcántara, en Cuautitlán Izcalli

Eugenio Amézquita Velasco

En México, las casualidades no existen aunque a veces existen interesados en así presentarnos los hechos. Somos el país número uno en asesinatos de sacerdotes católicos y pareciera que a las autoridades no les interesa. Las manos que están detrás de estos hechos parecieran saber que le están pegando en donde más le duele al pueblo de México: en sus pastores, en sus ministros.

Y el grado de cinismo de algunas autoridades llega a tal nivel, que cuando un obispo, como el de Chilpancingo-Chilapa, Mons. Fray Salvador Rangel OFM, habla, señala y hasta dialoga con quien hace el mal pidiéndole que deje de hacerlo, se manifiestan dichas autoridades como “ofendidas”, y no faltan los corifeos que hablan de “pactos con la delincuencia”, como si la población no supiera a través de los rumores y hasta de la misma televisión, el cine y las telenovelas con temas sobre el narco, de los entendidos -no precisamente para buscar la paz- entre altas esferas y la delincuencia y entonces sí, de eso se guarda silencio.

Asesinan a sacerdote de la Diócesis de Cuautitlán Izcalli

Padre Rubén Alcántara Díaz, asesinado en el estado de México.

 El P. Rubén Alcántara Díaz, vicario judicial de la Diócesis de Cuautitlán Izcalli (México), fue asesinado con un arma blanca al interior de una iglesia este miércoles 18 de abril.

Con esta muerte ya son 22 los sacerdotes asesinados desde 2012, informó el Centro Católico Multimedial.

Según los medios locales, la Fiscalía de Justicia del Estado de México confirmó que el asesinato ocurrió este 18 de abril a las 7:00 p.m. (hora local) en la iglesia de Nuestra Señora del Carmen, en la colonia Cumbria.

Se indicó que el sacerdote de 50 años fue apuñalado por una persona que huyó luego del crimen y que aún no ha sido identificada.

Las fuentes oficiales no confirmaron si había más personas en la iglesia durante el homicidio.
Por su parte, la Diócesis de Cuautitlán Izcalli expresó su dolor por la muerte del presbítero.
“Mientras se llevan a cabo las averiguaciones pertinentes por parte de los peritos, rogamos a Dios por su eterno descanso y pido a todos se unan a esta intención”, indica en un comunicado.

Asimismo, el secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Mons. Alfonso Miranda, expresó en su cuenta de Twitter sus condolencias por la muerte del P. Alcántara Díaz y de “todas las víctimas de la enorme violencia en México. Dios nos ayude”.

El Arzobispo de México, Cardenal Carlos Aguiar Retes, también lamentó “con mucho pesar el asesinato del sacerdote Rubén Alcántara Díaz, de la diócesis de Izcalli”, y pidió que “la esperanza en la Resurrección fortalezca a su obispo y a los fieles”.

En un mensaje en Twitter del 19 de abril, el arzobispo primado de México, Cardenal Carlos Aguiar Retes, señaló que “lamento con mucho pesar el asesinato del sacerdote Rubén Alcántara Díaz, de la diócesis de Izcalli, que la esperanza en la Resurrección fortalezca a su obispo y a los fieles”.

En marzo de 2018, el Obispo de Cuernavaca, Mons. Ramón Castro Castro, dijo que el asesinato de sacerdotes en México es “un fenómeno muy triste y doloroso que ha oscurecido el horizonte del país”.

El Prelado alentó a los fieles a luchar por erradicar del país el cáncer del crimen organizado con el Evangelio, buscando siempre la justicia y la paz.

Localizan cadáver de sacerdote desaparecido en la Arquidiócesis de Puebla

Padre Lucino Flores Sánchez

La Arquidiócesis de Puebla, en México, informó que el P. Lucino Flores Sánchez, desaparecido durante casi una semana, fue hallado sin vida.

En un comunicado publicado el 20 de abril, la arquidiócesis mexicana informó “con profunda pena que fue hallado el día de hoy, el cuerpo sin vida del Padre Lucino Flores Sánchez”.
“Le pedimos a Dios Nuestro Señor lo reciba con Misericordia y fortalezca en estos momentos a sus seres queridos”.

En un Twitter de la Arquidiócesis de Puebla se señala textualmente que “Arqui_Puebla pide a Dios que reciba al P.Lucino Flores y agradece a todos el apoyo durante su búsqueda.
— Arquidiócesis Puebla (@Arqui_Puebla) 21 de abril de 2018

La mañana del 21 de abril, la Arquidiócesis de Puebla indicó que el cuerpo del sacerdote llegará a las 5:30 p.m. (hora local) a la parroquia de San Hipólito Xochiltenango, donde será velado.
Mons. Eugenio Lira, que fue Obispo Auxiliar de Puebla antes de ser nombrado Obispo titular de Matamoros, en México, expresó también su “profunda pena”, a través de su cuenta en Twitter.
Con profunda pena y en la esperanza en la vida eterna que Jesús resucitado nos ofrece,

@DiocesisMat se une a @Arqui_Puebla por el sensible fallecimiento del P. Lucino Flores, por cuyo eterno descanso elevamos oraciones al Señor
— Mons Eugenio Lira R (@MonsLira) 21 de abril de 2018

Mons. Lira señaló además que “en la esperanza en la vida eterna que Jesús resucitado nos ofrece, la Diócesis de Matamoros se une a la Arquidiócesis de Puebla por el sensible fallecimiento del P. Lucino Flores, por cuyo eterno descanso elevamos oraciones al Señor”.

Asesinan sacerdote en Guadalajara

Padre Juan Miguel Contreras García.


El P. Juan Miguel Contreras García, de 33 años, fue asesinado a balazos la tarde del 20 de abril, al interior de la iglesia de San Pío de Pietrelcina, en Guadalajara, Jalisco (México).

El asesinato del P. Contreras García suma el segundo crimen contra sacerdotes en menos de una semana en México, tras la muerte del P. Rubén Alcántara Díaz, vicario judicial de la Diócesis de Cuautitlán Izcalli, el 18 de abril.

De acuerdo al Centro Católico Multimedial de México, con este crimen suman 23 sacerdotes asesinados en el país en los últimos seis años.

En un mensaje difundido por la Arquidiócesis de Guadalajara, el Arzobispo, Cardenal Francisco Robles Ortega, sus obispos auxiliares, el presbiterio y los fieles, expresaron “nuestra más profunda consternación”.

“Nos unimos a la pena y el dolor que embarga a sus familiares, amigos y comunidad parroquial por la irreparable pérdida de este joven sacerdote”, expresaron.

La Arquidiócesis de Guadalajara exigió “a las autoridades estatales y municipales que se investigue y se esclarezca este lamentable acontecimiento”.

Además, hizo un llamado “a quienes cometen estas atrocidades en contra de la vida de las personas, a que recapaciten el daño que hacen a la sociedad y el clima de angustia que propician en los ciudadanos, para que su mente y su corazón se muevan a la conversión de sus actos”.
“Nos unimos en oración para que cese el clima de violencia que azota a nuestro estado de Jalisco”.
De acuerdo a la Fiscalía General del Estado de Jalisco, el sacerdote mexicano habría sido atacado por dos hombres en la colonia Hacienda Santa Fe, en Tlajomulco, dentro del área metropolitana de Guadalajara.

Los asesinos, indicó la Fiscalía, “ingresaron a la sacristía de la parroquia y agredieron directamente al occiso, para posteriormente huir en un vehículo compacto”.

“La víctima fue encontrada en la iglesia con varios impactos por arma de fuego”, señaló.
Los Obispos de México también se pronunciaron en un comunicado, manifestando “nuestra tristeza y consternación, ante el asesinato de un sacerdote más, en días consecutivos”.

“Hacemos un urgente llamado para construir una cultura de paz y de reconciliación. Estos lamentables acontecimientos nos llaman a todos, a una conversión mucho más profunda y sincera. Es tiempo de mirar con honestidad nuestra cultura y sociedad, para preguntarnos por qué hemos perdido el respeto a la vida, y a lo sagrado”.

“Pedimos a los fieles católicos, acompañar a sus sacerdotes, con la oración, sobre todo, en el servicio pastoral de las comunidades que se les han encomendado”, alentaron, al tiempo que exhortaron “a aquellos que menosprecian y arrebatan la vida por cualquier causa, a dejarse mirar por el rostro bondadoso de Dios, para deponer no solo las armas, sino el odio, el rencor, la venganza, y todo sentimiento destructivo”.

“A nuestras autoridades competentes, solicitamos con firmeza, una vez más, investigar exhaustivamente, hasta aclarar los hechos, para actuar conforme a la justicia, y no permitir que éste, ni los demás crímenes en nuestra nación, queden impunes”.

Para el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, “el incremento de la violencia es innegable” en México.

En su último listado anual de las 50 ciudades más violentas en el mundo, figuran 12 ciudades mexicanas.

De hecho, la municipalidad de Los Cabos, en el estado mexicano de Baja California Sur, encabeza el listado mundial, con 365 homicidios en 2017 para una población de poco más de 328 mil habitantes.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Padre Samuel, gracias por existir: Hoy es su cumpleaños

Por Eugenio Amézquita OFS

Uno de los sacerdotes jóvenes de la Diócesis de Celaya ha cumplido años el día de hoy, 23 de julio de 2017. Se trata del padre Samuel Damián Pascual, vicario en la Catedral de Celaya.

Un día como hoy, pero de 1983, vio por primera vez la luz en Villahermosa, Tab. Vino a iluminar, como hijo primogénito, el hogar de sus papás, dos personas muy sencillas pero de buen corazón y con ellos generar familia: Don Santiago Damián y Doña Nelly Pascual.

Primero de cinco hermanos, fue llamado por el Señor a la vocación sacerdotal, siendo ordenado presbítero en nuestra Diócesis de Celaya el 31 de marzo de 2016.

Nuestro obispo, Mons. Benjamín Castillo Plasencia le encomendó la tarea de ser coordinador de la Dimensión Prensa Escrita de la Diócesis de Celaya, convirtiéndose así en el director del Periódico Redes que quincenalmente circula en los 11 municipios guanajuatenses que comprende la jurisdicción diocesana.

Desde hace varios meses ha venido impulsando los medios de comunicación y los medios digitales en la Catedral de Celaya, desde la encomienda de coordinador de Medios en el decanato Catedral, que comprende varias parroquias de la zona centro de la ciudad de Celaya. Inició las primeras transmisiones via TV digital en redes sociales de la Santa Misa así como de eventos litúrgicos del decanato.

Las palabras son insuficientes para felicitarlo y agradecerle por su trabajo, por su amistad y por su fraternidad. Quizá las mejores palabras de saludo y felicitación que podamos dirigirle al padre Samuel, sean unas empleadas por Santa Clara de Asís, en la alegría de saberse amada por Dios y que en esta ocasión podemos emplear como muestra de nuestro cariño fraterno y de la manifestación del amor que Dios tiene por el Padre Samuel: Gracias, Señor, porque lo creaste.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Ha entrado a la Casa del Padre el Pbro. Lucio Pérez López

Pbro. Lucio Pérez López. Descanse en paz.

El sacerdote diocesano y quien fuera párroco de la Parroquia San Felipe de Jesús, Pbro. Lucio Pérez López, ha entrado a la casa del Padre luego de varios meses de un padecimiento oncológico. El ya descansa en paz.

El día 16 de junio, entregó su alma al Creador este sacerdote que naciera el 13 de diciembre de 1976 en Dolores Hidalgo, CIN, Gto., y ordenado presbítero el 2 de octubre de 2004, en celaya, Gto. Es así que tenía 40 años de edad y 12 de sacerdote.

Se había desempeñado  como Vicario Parroquial en la Parroquia San Francisco de Asís, en Comonfort, Gto., y como párroco en la Parroquia San Felipe de Jesús, en la colonia Benito Juárez, en la ciudad de Celaya, Gto.

Este 27 de junio de 2017 fue celebrada la Santa Misa de funeral en ese mismo templo, presidiendo el acto litúrgico Mons. Benjamín Castillo Plasencia, obispo de Celaya, además de cerca de 20 sacerdotes diocesanos.

El padre Lucio era muy recordado desde sus tiempos como seminarista, luego de haber sido el encargado del espacio “Adsumitos” en la revista “Adsumus”, del Seminario Diocesano de Celaya.

Le damos gracias a Dios por habernos permitido la presencia del Padre Lucio entre nosotros, de habenoslo prestado para el servicio a Dios y a nosotros sus hermanos. Ahora se lo regresamos y le pedimos por el eterno descanso de su alma.

El cuerpo será llevado a Dolores Hidalgo para darle cristiana sepultura.

Que el Señor le dé su paz y la vida eterna.