Archivo de la etiqueta: Servidoras de la Palabra

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Oración de liberación para tu familia



Hermanas Misioneras Servidoras de la Palabra

Se puede hacer todos los días

AL INICIAR

Persignarse: En el nombre del Padre, y … Amén.
Padre de infinita bondad, te consagro mi casa, este lugar en que vivo con mi familia.
Yo sé que muchas casas se vuelven lugares de pleitos, de disputas por herencias, de deudas económicas, lamentos y sufrimientos. Algunas son escenario de adulterio, otras se transforman en lugar de odio, venganza, prostitución, pornografía, libertinaje, robo, tráfico de drogas, falta de respeto, enfermedades graves, enfermedades psicológicas, agresividad, muertes y abortos. Por eso yo te pido, Señor, que destruyas todo eso de mí hogar.
Señor Jesús, yo sé que el enemigo se aprovecha de esas situaciones para instalarse para hacernos daño. Pero también sé que Tú tienes el poder de expulsar de aquí todo mal. Por eso, te pido que el demonio se vaya y nunca más regrese a esta casa.
Hoy tomo la decisión de consagrar esta casa a Ti. Pido que, así como fuiste a la casa de los novios de Caná de Galilea e hiciste tu primer milagro, vengas hoy a mi casa y expulses todo el mal que pueda estar merodeando y la posibles maldad impregnada en ella.
Señor Jesús, expulsa ahora, con tu poder, todo mal, falsa enfermedad, el espíritu de separación, el adulterio, los problemas económicos, los espíritus malignos de agresividad, de desobediencia, de bloqueos afectivos y familiares, toda y cualquier consagración al mal, hechizos o evocación a los muertos, uso de cristales, energización, todo tipo de figuras y ruidos (puede cita otros moles).

Que esos males sean expulsados, ahora, de este lugar, en nombre de Jesús, y no vuelvan nunca más, pues esta casa ahora te pertenece y a ti está consagrada. Quiero Señor vivir bajo tu protección, pero también queremos obedecer tus mandamientos y en ello encontrar nuestro gozo; para que resplandezca tu gloria y tu bondad.

Señor, expulsa de aquí toda la agresividad entre hermanos, toda pelea, falta de respeto y violencia entre padres e hijos, entre la pareja que vive aquí, entre los habitantes de esta casa y los vecinos.

Que los ángeles de Dios vengan a vivir con nosotros. Que cada lugar y espacio sean ahora habitados por ellos. Que nuestra casa sea una fortaleza habitada y protegida por tus santos ángeles, para que toda nuestra familia permanezca en oración, en la fidelidad del amor a Dios, y que en ella habiten la paz y concordia.

Muchas gracias Señor, por atender mis plegarias. Que cada día podamos servirte y que tengamos siempre la gracia de tu bendición. Jesús esta casa te pertenece. Quédate con nosotros, Señor, amén.

Se reza un Padrenuestro, Ave María y gloria; además se rocía con agua bendita todos los lugares de la casa. Y recuerda que la oración es más eficaz si se vive en gracia y en la práctica de los Sacramentos.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Matrimonios con fecha de caducidad



Hermanas Misioneras Servidoras de la Palabra


En las noticias  seguimos escuchando, cosas cada vez más absurdas, siguiendo con la tendencia de una cultura del descarte, ahora ante la LXIV legislatura de Aguascalientes, una  diputada propuso una iniciativa en la que los ciudadanos podrían casarse de manera temporal. La legisladora dijo que la figura del matrimonio en los últimos años ha ido decreciendo, por tal motivo invitó a reformar las leyes locales para crear una figura legal del matrimonio con posible refrendo.

Dicha iniciativa busca reformar algunos términos legales en la Ley de Unión Civil de Convivencia de Aguascalientes. (https://news.culturacolectiva.com/mexico/diputada-de-morena-propone-matrimonios-con-fecha-de-caducidad/).

Pero, ¿cuál es el significado de la palabra matrimonio?, proviene de las palabras latinas ‘múnus–eris’ (oficio, función, obligación, cargo) y ‘máter–tris’ (madre) deriva precisamente el término ‘matrimonio’, que significa, en consecuencia, oficio o función propios de la madre.

El término ‘matrimonio’ no significa, originariamente, ‘unión entre un hombre y una mujer’, sino ‘función maternal’. Esto conlleva a que es una responsabilidad compartida, que el matrimonio solo existe entre hombre y mujer, que es la base de la sociedad.

Lamentablemente algunas parejas ya no quieren casarse, ni de manera civil, mucho menos por la iglesia, diferentes razones pueden existir, pero si se decide estar con alguien lo mejor que sea de manera formal, porque en una verdadera unión existe el verdadero amor, comprensión, se forjan los verdaderos valores que se deben transmitir a los hijos, el amor se manifiesta en la fidelidad, Dios mismo se ha referido a la alianza con su pueblo con palabras de amor y fidelidad.

Así como Dios ama a los hombres con un amor fiel y sobrenaturalmente fecundo, de modo parecido, la íntima alianza conyugal de vida y amor debe establecerse sobre el consentimiento irrevocable de los esposos.

La Palabra de Dios nos dice en Mateo 19, 5-6 «Y dijo: Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre para unirse a su esposa, y los dos serán como una sola persona. Así que ya no son dos, sino uno solo. De modo que el hombre no debe separar lo que Dios ha unido ». El  matrimonio no es un juego, es un crecimiento mutuo. El catecismo de la iglesia católica indica en el punto 1643, “… más allá de la unión en una sola carne, conduce a no tener más que un corazón y un alma; exige la indisolubilidad y la fidelidad de la donación recíproca definitiva…”

En conclusión el matrimonio es una donación constante, llamada a la fidelidad, construida sobre el amor, es indisoluble. Fuera de esto es solo una relación sin sentido, sin objetivos, sin crecimiento. Quién decide casarse es para toda la vida, para crecer en un amor conyugal.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya No todo lo que brilla es oro



Hermanas Misioneras Servidoras de la Palabra

Esta frase para decirlo en otras palabras no todo lo que parece bueno en realidad lo es, cosas que pensamos son lo mejor, en muchos casos no lo son así, puede ser que sea algún mal, en el caso cuando juzgamos a las personas por las apariencias, no siempre será como creemos, hay que conocer a las personas por lo que son, por sus ideales.

También hemos escuchado “no todo lo que nos gusta nos hace bien”, por ejemplo el tomar refresco de manera frecuente, nos quita la sed, pero no nos dicen las consecuencias de la cantidad de azúcar.
Podemos pasar nuestras vidas, en pensar en cosas que quisiéramos hacer, sueños, ideas, proyectos, pero no llegamos a realizarlos, o gastar nuestras fuerzas por querer tener mucho dinero, en querer poseer muchas cosas.

Nos dice la Palabra de Dios en el Evangelio de San Mateo 6,19-21«No amontonen riquezas aquí en la tierra, donde la polilla destruye y las cosas se echan a perder, y donde los ladrones entran a robar. Más bien amontonen riquezas en el cielo, donde la polilla no destruye ni las cosas se echan a perder ni los ladrones entran a robar. Pues donde está tu riqueza, allí estará también tu corazón».

 Recordar que en esta vida no es solo tener más y más dinero, sino lo más importante es que hacemos por los demás, en que podemos servir, donde Dios conoce lo más íntimo de nuestro corazón, en nuestra parte interior es una lucha constante de bien y mal.

Lo más importante que debemos tener en cuenta en nuestras vidas es que cada día debemos esforzarnos en ser mejores personas, siendo coherentes con lo que decimos y lo que hacemos, que seamos esa luz que brilla para iluminar aquellas personas que necesitan ser escuchadas, a pesar de las críticas de algunas personas que no están de acuerdo con lo que hacemos o lo que pensamos, no nos detengamos en seguir sirviendo a aquellos hermanos más necesitados, recordemos que todos algún día vamos a llegar hacer adultos mayores y que vamos a necesitar también ayuda de alguien.

Oración: Señor el pasado a tu misericordia, el futuro a tu providencia, el presente a tu amor. Tú sabes Señor, que lo único que tengo es el día de hoy para amarte y por ti, a quienes me has dado.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Las mujeres y la amistad





Hermanas Misioneras Servidoras de la Palabra

Hace unos días tuve la oportunidad de platicar con un grupo de amigos varios de ellos  profesionistas sobre el tema: “la amistad con mujeres y entre mujeres”.

A continuación algunas conclusiones: las mujeres pueden ser hijas respetuosas, leales hermanas, buenas compañeras pero no amigas; en el mejor de los casos pueden ser aliadas o cómplices pero no amigas.

Al parecer de mis interlocutores la mujer es crítica y criticona; difícilmente nos calla algo, no sabemos disculpar y olvidar; con frecuencia discuten y de continuo reprochan las fallas de otros.
En el caso de la amistad con varones la relación es igualmente complicada, pues está de por medio la sensualidad y coquetería… de hecho decían, la amistad con la mujer la mayoría de las veces degenera relaciones que van más allá de la sana amistad.

A partir de estos criterios y opiniones he querido indagar un poco más en este tema así por ejemplo encontré que para Aristóteles la amistad es una necesidad del hombre en la felicidad y en el infortunio; el hombre no es dichoso de manera solitaria.

El filósofo afirma que las personas justas son más capaces de amistad y que la amistad es una belleza a la que nadie se resiste; de modo que quien es justo y bueno es también amistoso.
En su Ética a Nicómaco Distingue la amistad de tres modos:

Primero se da entre personas buenas e iguales en virtud, en tal caso la amistad es permanente; surge por el trato y conocimiento mutuo; entonces se defiende al amigo de las acusaciones, hay confianza y los agravios son difíciles.

Segundo la amistad por interés, es aquella que se da en la medida que se  beneficia el uno al otro. Los reclamos y reproches entran en este género de amistad. Los que se asocian por placer en cuanto que se satisfacen los propios gustos.

Desde este punto la amistad lleva a los celos, rencores y desconfianzas. Las conclusiones de Aristóteles son el resultado de la observancia de las relaciones humanas y sirven como termómetro para medir nuestra capacidad de ser buenos amigos; afirma que para la primera forma de amistad es necesaria la virtud – entendida como la capacidad de resistir al mal- y en las dos últimas la voluntad de abrirse a un amigo puede estar viciada.

En cuanto a si es posible la amistad entre un hombre y una mujer, diremos claramente que sí, por naturaleza fuimos hechos para la complementariedad; dicha amistad es posible cuando está de por medio fuerza y conciencia moral capaz de dominar los impulsos instintivos de poseer al otro en su tiempo, sus bienes y su corporeidad.

Ahora bien, la feminidad se siente atraída por la definida masculinidad y viceversa.
En esta relación es evidente la delicadeza del trato, la consideración mutua y el desenvolvimiento libre de cada uno en el espacio particular.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Mujeres en evolución





Hermanas Misioneras Servidoras de la Palabra

La evolución del mundo, el constante movimiento y transformación del universo, es un panorama maravilloso; que, de sólo pensarse, causa admiración y alegría; en este movimiento evolutivo estamos inmersos todos los seres.

Es este proceso, miles y miles de especies han desaparecido a lo largo de cientos de años, mientras que las especies más fuertes han sobrevivido, con su propia esencia.

En el proceso evolutivo, el género humano, a pesar, de su fragilidad ha sobrevivido a las transformaciones, por su extraordinaría capacidad de adaptación, propia de su naturaleza. La especie humana dotada de instinto e intelecto ha logrado su permanencia en el tiempo, por encima de su fragilidad.

El mundo moderno en el que nos desenvolvemos ha puesto las bases para defendernos mejor de las inclemencias de la naturaleza: terremotos, tsunamis, tornados, huracanes, … Curiosamente en este tiempo mueren más personas que  en otras épocas por abortos, suicidios, guerras, guerrillas, atentados, crimen organizado… El peor enemigo del ser humano es el hombre  mismo que posee armas  de fuego y tiene intereses egoístas…

En este contexto nos movemos las mujeres: portadoras de la vida  humana y custodia de la humanidad, en los momentos  más significativos o en los estados de mayor fragilidad del género humano, como madres, maestras, enfermeras, médicos, etc. Esto nos hace responsables de la evolución y supervivencia del género humano. Tenemos el compromiso de poner nuestras facultades: psicológicas, emocionales, espirituales y físicas al servicio de la vida. La frivolidad de una sociedad sensualista y consumista ha despojado a muchas  mujeres de su natural inclinación a la vida.

Son muchos los textos de la Biblia que describen la vocación de la mujer, inscrita  en su naturaleza y que bien vale la pena tener presente para reivindicar a la mujer en el papel que le corresponde: Dios creo al ser humano a imagen suya, macho y hembra (Gn 1, 27); … No es bueno que  el hombre este solo, voy hacerle la ayuda  adecuada (Gn 2, 18); El hombre llamó a su mujer Eva, por ser ella la madre de todos los vivientes (Gn 3, 20). Mientras que  el libro de los Proverbios 31 hace un elogio a la mujer ideal: Ella es esposa al cuidado de los de su casa; es proveedora, incluso de sus sirvientes; es laboriosa; tiene una extraordinaria visión para los negocios; con creatividad impulsa el trabajo de su familia como el de una empresa; es delicada, cariñosa, piadosa, aporta enormes beneficios a los de su casa. Es valiosa como una perla y digna de muchos honores.

Qué pena que el ambiente sensualista y permisivo en el que nos movemos deforme la personalidad de muchas mujeres; que se reducen a objetos sexuales; amantes destructoras de hogares; frívolas consumidoras; abúlicas adictas a los medios electrónicos; mentes caprichosas obsesionadas por su aspecto físico.

Quienes tienen el deseo de dominar al mundo se han encargado de atacar de modo directo la naturaleza, vocación y misión de la mujer.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya El inicio de muchos males: la superficialidad





Por Hermanas Misioneras Servidoras de la Palabra

Vivimos tiempos de mucha confusión e inversión de valores tremenda, a las personas que defienden la vida y la institución matrimonial les llaman: retrogradas, dogmáticos en sentido despectivo y poco incluyentes.

Hoy se cree importante defender a los “animales” aunque en sentido estricto les estemos destruyendo su medio ambiente; se hace  importante difundir información sobre la salud  y el cuidado nutricional y se permite que en el mercado se vendan productos altos en conservadores, azúcares y químicos  energéticos.

Otro aspecto que revela nuestra superficialidad, en muchos casos, es el uso de las redes sociales como facebook, instagram, twitter… en donde se puede exhibir actividades cotidianas que, en muchos casos, está muy alejada de la realidad o bien ilustran situaciones meramente superficiales como: la chica bonita que no da una en la escuela; el joven guapo que es perezoso; la familia feliz que en realidad están al borde de la separación…

Este estilo de vida deja como resultado relaciones efímeras, que tienen como inicio el retrato falaz de quienes no tienen el valor de mostrarse tal cual son.

Lo que implica un verdadero problema en el momento de querer establecer sólidas relaciones. Además los medios publicitarios engrandecen la calidad de determinados productos o servicios que al adquirirse no dan los resultados que se esperan. Y podríamos seguir poniendo ejemplos.

La superficialidad nos hace caer en el engaño a la hora de comprar un producto o establecer relaciones con personas; en el primer caso se pierde dinero, pero en el segundo caso se pierde más pues muchas personas no muestras lo que realmente son por estos medios y ahí tenemos desde los noviazgos virtuales que al conocerse personalmente decepcionan; hasta el engaño para actividades de trata de personas e incluso asesinatos y otro tipo de situaciones extremas.

En la Biblia Jesús dice a quienes se quedan sólo con los actos externos: “Bien habló el profeta Isaías acerca de lo hipócritas que son ustedes, cuando escribió: ‘Este pueblo me honra con la boca, pero su corazón está lejos de mí.

De nada sirve que me rinda culto: sus enseñanzas son tradiciones de hombres” (Mc 7, 1-7). 
El que vive de apariencias, de entrada es hipócrita miente con palabras  y acciones; podrá engañar a otro en algún momento, y en el peor de los casos, terminará cayendo en los engaños de otros.
Tal como ha pasado en numerosos casos.

Muchos de nuestros fracasos tienen su raíz en la superficialidad que magnifica el valor de lo pasajero y esconde la grandeza de lo trascendente.

Vivir  en al verdad, requiere el valor  de decir:
no puedo, no está  en mis posibilidad, debo trabajar más para obtener algo más valioso.
Dado que las cosas VALIOSAS REQUIEREN  MAYOR  ESFUERZO Y TIEMPO.

#diocesisdecelaya @diocesis_celaya Enseñar con el ejemplo



Por Hermanas Servidoras de la Palabra

En  este  tiempo muchos  nos quejamos de la falta  de valores en la  sociedad, del desenfreno  que viven los jóvenes, las fracturas matrimoniales, la deficiencia  en la  educación… y, ciertamente,  nuestro panorama  es  muy alarmante desde que vemos  el  aumento de  corrupción en todos  los  niveles.

Pero, no basta  con quejarnos, debemos  hacer  algo pronto: dar buen ejemplo.
El  buen ejemplo es la forma  más  eficaz  de educar  a las  nuevas  generaciones.

Es  necesario hacer conciencia de que la conducta se aprende, en mayor medida, por imitación, no al establecer  reglas; si bien las  reglas  delimitan la bondad o  maldad de las acciones, sólo el  buen ejemplo es capaz de infundir la medida de moralidad de una persona.

De manera que  si alguien ve que  su padre miente y su madre oculta  situaciones  trascendentes para  su vida familiar, esta personita crecerá con la conciencia turbia al punto de ver bien la mentira.
Si  alguien crece  en una  familia de ladrones, puede  ser que su oficio de  adulto sea  el de  ladrón; sin conciencia  que  le reclame.

El valor del buen ejemplo no tiene medida; una persona que da buen ejemplo tiene calidad moral, presencia profética; claridad de  ideas; pues  el buen  ejemplo no es actuación o diplomacia; sino conciencia clara de lo que es bueno y justo.
No se trata de  algo ensayado y planeado previamente, sino de la exquisita  conciencia.
Si eres  mamá no pidas a tus hijos  algo que  tú no eres capaz de hacer.
Si eres padre de familia, no quieras hacerte  su  amigo, sino un padre al que  le  deben  tener  confianza.

Todos los  adultos  tenemos una  deuda  con los  jóvenes.

No se vale pedirles  aquello que somos capaces  de realizar en primera  persona.
Para que exista un verdadero ejemplo de parte de los padres, debe existir ante todo la coherencia de vida, hago lo que digo de manera libre y consiente.

Un ejemplo lo tenemos en Jesucristo que actuaba con obras y palabras como lo dice la Sagrada Escritura en Lc 22, 25-27 «Jesús  les dijo: “Entre los paganos, los reyes gobiernan con tiranía a sus súbditos, y a los jefes se les da el título de benefactores.

Pero ustedes no deben ser así.  Al contrario, el más importante entre ustedes tiene que hacerse como el más joven, y el que manda tiene que hacerse como el que sirve.
Pues ¿quién es más importante, el que se sienta a la mesa a comer o el que sirve? ¿Acaso no lo es el que se sienta a la mesa?

En cambio yo estoy entre ustedes como el que sirve », esto nos da a entender que mismo Dios se hace como uno de nosotros, y dándonos ejemplo de que vino a servir a salvarnos.
Nosotros debemos con el ejemplo de nuestra propia vida, mostrarla a los que nos rodean principalmente a los niños, no ocultar los valores y principios que hemos aprendido de nuestros abuelos, de esta manera seguirán transmitiéndose las buenas costumbres.